Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

11.05.1931, en dos actos (2)

Victor in vínculis

11 mayo 2014



Al dirigirme a mi casa, después de terminado el horario laboral de la mañana, ya muy cerca de ella, podía verse desde la calle de Carranza, cómo el Colegio de Jesuitas de Alberto Aguilera ardía, pues de él se elevaba una densa humareda. Crucé Monteleón y la Glorieta de San Bernardo. Me era preciso ser testigo presencial. Según se iba produciendo mi aproximación, esta, obstaculizada por una multitud de curiosos como yo, era más lenta. Tenía que abrirme paso a codazos y empujones. Pero conseguí situarme en primera fila.

El colegio, de muy grandes dimensiones arquitectónicas, emplazado entre cuatro calles, se quemaba solo de manera parcial. No se veían llamas por su exterior: solo una grande y espesa columna de humo negrísimo se elevaba como con solemnidad… Pero había sido saqueado… En medio de la calzada se mezclaban confusamente los restos heterogéneos de cuanto en ella habían arrojado con el objetivo malsano, rencoroso de hacerlo desaparecer, destruyendo la menor posibilidad de que nadie pudiera aprovecharse. Así corría el vino de tres o cuatro barricas destruidas por entre las piedras del pavimento, mezclándose con el aceite vertido de no sé cuántas vasijas. Sobrenadando en este viscoso líquido verdi-rojo, se rebozaban pasteles, pastas, confituras, pellas de amarillenta mantequilla y fideos, macarrones, que se esparcían por todas partes, al haber sido estrelladas violentamente contra el suelo las bolsas de papel que les servía de envoltorio.

Unos hombres muy jóvenes, jovencísimos, salieron del interior del colegio… Serían una media docena… Portaban cálices, copones, custodias, casulla, capas sacerdotales y disfrazados con ellas, utilizando los grandes copones y cálices para cubrirse la cabeza, bailaban una extraña melopea burlesca, encima de aquellos elementos tan groseramente desparramados en la vía pública, como muestra significativa, muy gráfica y expresionista de un odio y rencor manifestado sin recato ni disimulo, sino con límpido descaro y manifiesta agresividad.



Si presenciar el primer incendio de la mañana conmovió lo más íntimo de mi ser, semejante cuadro, tan sorpresivo e inesperado, creo que debió parar el latido de mi corazón.

Y una nueva sorpresa se produjo cuando llegó la fuerza pública, pues esta, respetando a los incendiarios, arremetió contra nosotros, los que allí estábamos como simples espectadores… Sonó un toque de clarín y los guardias de caballería comenzaron “su carga” inmisericorde. Corrió el gentío en todas direcciones. Yo, un tanto alocadamente, corrí por la calle Galileo… Los guardias nos perseguían con el sable desenvainado haciendo “carne” en todo aquel que se ponía a “tiro”…



Sentí muy cerca los cascos de un caballo; al volver la cabeza, vi la calle desierta despoblada, los portales cerrados, las tiendas con sus cierres hasta abajo, y el guardia galopando hacia mi persona como único objetivo posible y cercano… Pensé arrojarme a la acera acurrucándome junto a la pared; cuando iba a hacerlo, pude introducirme, casi a rastras, en el interior de una lechería, cuyo cierre bajaban en aquel momento… Llena de personas del todo atemorizadas, no se oía, sin embargo, ni el suave jadeo de nuestras respiraciones, alteradas por la carrera y su pálpito emocional.

Salimos poco después, con las lógicas precauciones… Los guardias habían desaparecido. La calle poco a poco, recuperaba su habitual fisonomía, aunque sus viandantes no disimulasen su miedo y contrariedad.

Regresé a casa tras un ligero rodeo, por las calles adyacentes, hasta salir a San Bernardo. Quería no encontrarme de nuevo con aquella Fuerza Pública tan absurda y contradictoria, capaz de no abordar el verdadero conflicto de desorden, para enfrentarse con quien solo presenciaba pasivamente, unos con espanto, otros, acaso con complacencia, el hecho siniestro -desusado y único- protagonista de la jornada.

Los republicanos, el republicanismo, no debían de estar satisfechos. Fui pensando por el camino… Los actos de sádico vandalismo no podían suceder con la aprobación masiva de la sociedad. Pero mucho menos protegidos por los Gobiernos encargados de la custodia. Y este primer Gobierno de la República, confesaba su culpabilidad con su definitiva inhibición, dejando crecer las llamas en iglesias y conventos y admitiendo que proliferaban saqueos, robos y profanaciones.

Mis dudas de siempre, mi escepticismo, mi falta de fe, sobre las virtudes hipotéticas del régimen republicano se fortalecieron con idéntica rapidez que las fogatas incendiarias… Las libertades, el sentido democrático, el parlamentarismo abierto a todas las opiniones, me parecían difícilmente dirigibles para un pueblo de tan escasa y elemental preparación y unos gobernantes fáciles, inexpertos e inseguros ante su propio concepto de responsabilidad.

El renovado Estado español, en el primer artículo de su nueva Constitución, en estudio, decía que, España era una República de trabajadores de todas clases. Y evidentemente, mucho habría que trabajar entre todas las clases, siquiera para conseguir que la República no degenerase en un turbulento “caos” que parecía inevitable.
ReL te regala todos los días un trozo de Cielo… pero necesitamos tu ayuda para seguir haciéndolo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
1 COMENTARIO
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

ricardo de Barcelona
11/05/2014
Mayo 1931.
Gracias por todo.
Un agradecimiento también a La Rosa Blanca por recordarnos las mentiras con la que nos engañan día tras día por la TV Nacional?
(Ver los comentarios de el artículo anterior)
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Jorge López Teulón
Jorge López Teulón (Madrid 1970). Tras cursar los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor de San Ildefonso, recibe la ordenación sacerdotal, el 25 de junio 1995. Sus años de ministerio sacerdotal los ha desarrollado en la ciudad de Talavera de la Reina (Toledo). Delegado de Medios de Comunicación Social en la Vicaría de Talavera (1996-2005). Se le encargó durante un quinquenio (1998-2002) la retransmisión para el territorio nacional de la Misa dominical retransmitida por la Cadena COPE. Desde 1996 es el Capellán del Colegio Compañía de María de la Orden de Hijas de María Nuestra Señora en Talavera.

En el año 2002 fue nombrado Postulador de una Causa de más de 900 mártires de la persecución religiosa de 1936 a 1939, para la Provincia eclesiástica de Toledo y la diócesis de Ávila.

Ha creado la página www.persecucionreligiosa.es , primera página en lengua española dedicada exclusivamente a este tema.

También ha creado la página www.cardenaldonmarcelo.es

Jorge López Teulón, jorgelteulon@gmail.com, es autor, editor y responsable del Blog Victor in vínculis, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
MAYO 2014

Las matanzas de septiembre de 1792

El Terror francés

Pod płaszczem gwiazd: ¡premiados en Niepokalanow!

Invención del cuerpo de Santa Juana de Lestonnac

El "martirio" de san Pascual Bailón

"El martirio más horrible, cruel y despiadado"

El "martirio" de Santa Juana de Lestonnac

Violencia anticlerical. Primavera de 1936

11.05.1931, en dos actos (2)

11.05.1931, en dos actos (1)

San Juan Pablo II (y 25)

San Juan Pablo II (24)

San Juan Pablo II (23)

San Juan Pablo II (22)

San Juan Pablo II (21)

San Juan Pablo II (20)

San Juan Pablo II (19)

San Juan Pablo II (18)

San Juan Pablo II (17)

San Juan Pablo II (16)

Ver posts de otros meses

MARZO 2017 (22 artículos)

FEBRERO 2017 (19 artículos)

ENERO 2017 (19 artículos)

DICIEMBRE 2016 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (18 artículos)

OCTUBRE 2016 (24 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (11 artículos)

AGOSTO 2016 (13 artículos)

JULIO 2016 (17 artículos)

JUNIO 2016 (30 artículos)

MAYO 2016 (31 artículos)

ABRIL 2016 (23 artículos)

MARZO 2016 (13 artículos)

FEBRERO 2016 (13 artículos)

ENERO 2016 (14 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (7 artículos)

AGOSTO 2015 (9 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (13 artículos)

MAYO 2015 (13 artículos)

ABRIL 2015 (13 artículos)

MARZO 2015 (10 artículos)

FEBRERO 2015 (7 artículos)

ENERO 2015 (14 artículos)

DICIEMBRE 2014 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (13 artículos)

AGOSTO 2014 (15 artículos)

JULIO 2014 (10 artículos)

JUNIO 2014 (12 artículos)

MAYO 2014 (20 artículos)

ABRIL 2014 (26 artículos)

MARZO 2014 (9 artículos)

FEBRERO 2014 (9 artículos)

ENERO 2014 (10 artículos)

DICIEMBRE 2013 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (12 artículos)

OCTUBRE 2013 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (11 artículos)

AGOSTO 2013 (10 artículos)

JULIO 2013 (9 artículos)

JUNIO 2013 (8 artículos)

MAYO 2013 (11 artículos)

ABRIL 2013 (9 artículos)

MARZO 2013 (8 artículos)

FEBRERO 2013 (9 artículos)

ENERO 2013 (14 artículos)

DICIEMBRE 2012 (18 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (17 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (10 artículos)

AGOSTO 2012 (12 artículos)

JULIO 2012 (8 artículos)

JUNIO 2012 (11 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (9 artículos)

MARZO 2012 (9 artículos)

FEBRERO 2012 (6 artículos)

ENERO 2012 (9 artículos)

DICIEMBRE 2011 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (36 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (35 artículos)

AGOSTO 2011 (47 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (8 artículos)

MAYO 2011 (7 artículos)

ABRIL 2011 (8 artículos)

MARZO 2011 (9 artículos)

FEBRERO 2011 (9 artículos)

ENERO 2011 (9 artículos)

DICIEMBRE 2010 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (12 artículos)

OCTUBRE 2010 (8 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS