Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

San Juan Pablo II (15)

Victor in vínculis

30 abril 2014

32. EL PAPA HA MUERTO
 
A las 21.37, nuestro Santo Padre ha regresado a la Casa del Padre”. Con estas palabras, rotas por el llanto, el arzobispo Leonardo Sandri, sustituto de la Secretaría de Estado, anunció el fallecimiento del Papa.
 
Eran las diez de la noche hora local. Le escuchaban más de 60.000 personas en la Plaza de San Pedro del Vaticano que acababan de rezar el Rosario por Juan Pablo II.
 
Inmediatamente, la muchedumbre conmovida entonó el Salve Regina y después siguió un largo aplauso. A continuación, el cardenal Angelo Sodano inició la oración del “De profundis" en latín e italiano. La mayoría de los fieles se pusieron de rodillas, muchos de ellos con lágrimas en los ojos.
 
A los pocos minutos repicaron a muerto las campanas de la Basílica de San Pedro.


 
El Beato Juan Pablo II recibió el calor y la oración de su gente hasta el último momento. La Plaza de San Pedro no se quedó vacía ni un segundo desde que el jueves se conocieron sus graves condiciones de salud. En la noche del viernes el ambiente de recogimiento dominó por horas en la conocida plaza, convirtiéndose en el último regalo que los fieles, en particular los jóvenes, ofrecieron a este Papa, que siguió la vigilia de oración plenamente consciente desde su cama.
 
Unas 130.000 personas se congregaron en la mañana del domingo 3 de abril de 2005 en la plaza de San Pedro del Vaticano y en la Vía de la Conciliación para participar en la misa de sufragio por Juan Pablo II presidida por el cardenal Angelo Sodano.
 
«En la vigilia del Domingo de la Divina Misericordia pasó el Ángel del Señor por el Palacio Apostólico Vaticano y le dijo a su siervo bueno y fiel: "entra en el gozo de tu Señor"», aseguró el purpurado italiano durante la homilía.
 
El cardenal dejó por momentos a un lado los papeles para tranquilizar a los presentes, informando que en su lecho de muerte el Papa vivió sus últimas horas en «una actitud de profunda serenidad». Grandes pantallas permitieron seguir la celebración, arrancando aplausos de los fieles cuando proyectaban imágenes de Juan Pablo II.
 
La celebración tuvo lugar en un clima de profundo recogimiento y conmoción, con participación de personas de los cinco continentes, aunque la mayoría de los presentes eran habitantes de la ciudad de Roma.
 
Durante más de 26 años, Juan Pablo II ha llevado a todas las plazas del mundo el Evangelio de la esperanza cristiana, enseñando a todos que nuestra muerte no es más que un paso hacia la patria del cielo…
 
Juan Pablo II, o más bien, Juan Pablo II el Grande, se convierte así en el heraldo de la civilización del amor. Concibiendo este término como una de las definiciones más bellas de la “civilización cristiana”. Sí, la civilización cristiana es civilización del amor, diferenciándose radicalmente de esas civilizaciones del odio que fueron propuestas por el nazismo y el comunismo”.


 
 

33. LAS PÁGINAS DE LA VIDA DE UN SANTO
 
El mes de abril de 2005 quedará siempre marcado en la historia de nuestras vidas, en lo íntimo de nuestros corazones. El final terrenal de Juan Pablo II, tras días de agonía seguida por los fieles con intensidad excepcional, nos llenó de profunda tristeza. Nos quedábamos huérfanos. Es un apabullante misterio.
 
Al conocer al nuevo Pontífice, nuestro Santo Padre Benedicto XVI, el querido Cardenal Ratzinger, nuestras gargantas gritaron con devoción y cariño: ¡Viva el Papa!, ¡Viva el Papa!... Y a la vez, otro gran misterio: su muerte provocó para nosotros el contar con un nuevo intercesor, aupado en el mismo dintel de la Puerta de los Cielos por aquellas tiernas viejecitas, Madre Teresa de Calcuta y Sor Lucía de Fátima. Allí están los tres, junto a la muchedumbre de los santos de la que nos habla el libro del Apocalipsis. Se asomarán desde la ventana de su morada en el Reino de los Cielos y nos bendecirán. Y así, desde ahora nuestra admiración se convierte en devoción.
 
El viento de aquella mañana del 8 de abril de 2005 terminó cerrando el Evangeliario colocado sobre el ataúd del Papa. Algún articulista se había preguntado: “¿Está el viento agitando las hojas del Evangelio o está pasando las páginas de la vida de un santo...?


 
En su testamento dejó escrito:
 
Deseo una vez más confiarme totalmente a la gracia del Señor. Él mismo decidirá cuándo y cómo tengo que terminar mi vida terrena y mi ministerio pastoral. En la vida y en la muerte Totus tuus con la Inmaculada”.
 
Ese día asistimos a un funeral excepcional, a un hecho mediático impresionante y sin precedentes. Millones de personas en Roma y en Polonia, y miles de millones de personas desde nuestros televisores. Nos convocaba nuevamente Su Santidad el Papa.
 
Nunca nos ocultó las implicaciones morales que comporta el bello programa de las Bienaventuranzas. La fuerza de su mensaje residió en su coherencia. Su rostro había sido tapado con un sencillo velo de seda blanco. Un rostro en cuyas facciones se esculpían los zarpazos de una agonía feroz. Un rostro macilento como un mapa que transparentase las geografías del Gólgota.
 
Ese rostro sufriente, como sus manos entrelazadas por un rosario, nos hablaban del final victorioso en la carrera de la vida. La vida eterna que vence a la muerte terrena. Y su cuerpo reposó en la austeridad de una caja de ciprés condecorada con el escudo de las únicas armas con las que siempre nos enseñó a vencer: la cruz de Cristo y el nombre de María. El Papa termina en su Testamento espiritual con estas palabras: Quiero decir a todos sólo una cosa: “Que Dios os recompense”.

Religión en Libertad existe gracias a tu ayuda
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Jorge López Teulón
Jorge López Teulón (Madrid 1970). Tras cursar los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor de San Ildefonso, recibe la ordenación sacerdotal, el 25 de junio 1995. Sus años de ministerio sacerdotal los ha desarrollado en la ciudad de Talavera de la Reina (Toledo). Delegado de Medios de Comunicación Social en la Vicaría de Talavera (1996-2005). Se le encargó durante un quinquenio (1998-2002) la retransmisión para el territorio nacional de la Misa dominical retransmitida por la Cadena COPE. Desde 1996 es el Capellán del Colegio Compañía de María de la Orden de Hijas de María Nuestra Señora en Talavera.

En el año 2002 fue nombrado Postulador de una Causa de más de 900 mártires de la persecución religiosa de 1936 a 1939, para la Provincia eclesiástica de Toledo y la diócesis de Ávila.

Ha creado la página www.persecucionreligiosa.es , primera página en lengua española dedicada exclusivamente a este tema.

También ha creado la página www.cardenaldonmarcelo.es

Jorge López Teulón, jorgelteulon@gmail.com, es autor, editor y responsable del Blog Victor in vínculis, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
ABRIL 2014

San Juan Pablo II (15)

San Juan Pablo II (14)

San Juan Pablo II (13)

San Juan Pablo II (12)

San Juan Pablo II (11)

San Juan Pablo II (10)

San Juan Pablo II (9)

San Juan Pablo II (8)

San Juan Pablo II (7)

San Juan Pablo II (6)

San Juan Pablo II (5)

San Juan Pablo II (4)

San Juan Pablo II (3)

San Juan Pablo II (2)

San Juan Pablo II (1)

Juan Pablo II: el amigo de toda la humanidad

"Amamos a España" (San Juan XXIII)

Santísimo Cristo Mutilado de Málaga

SD Pedro Nart Fontova (2)

BSO de "Bajo un manto de estrellas"

"Bajo un manto de estrellas" en Polonia

Barbastro y Juan Pablo II

Barbastro y Ntra. Sra. del Pueyo

Barbastro y el beato Francisco Castelló

Barbastro: ¡más sobre mártires! y otro regalo

Barbastro: ¡más sobre mártires! y un regalo

Ver posts de otros meses

ABRIL 2017 (20 artículos)

MARZO 2017 (24 artículos)

FEBRERO 2017 (19 artículos)

ENERO 2017 (19 artículos)

DICIEMBRE 2016 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (18 artículos)

OCTUBRE 2016 (24 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (11 artículos)

AGOSTO 2016 (13 artículos)

JULIO 2016 (17 artículos)

JUNIO 2016 (30 artículos)

MAYO 2016 (31 artículos)

ABRIL 2016 (23 artículos)

MARZO 2016 (13 artículos)

FEBRERO 2016 (13 artículos)

ENERO 2016 (14 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (7 artículos)

AGOSTO 2015 (9 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (13 artículos)

MAYO 2015 (13 artículos)

ABRIL 2015 (13 artículos)

MARZO 2015 (10 artículos)

FEBRERO 2015 (8 artículos)

ENERO 2015 (14 artículos)

DICIEMBRE 2014 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (13 artículos)

AGOSTO 2014 (15 artículos)

JULIO 2014 (10 artículos)

JUNIO 2014 (12 artículos)

MAYO 2014 (20 artículos)

ABRIL 2014 (26 artículos)

MARZO 2014 (9 artículos)

FEBRERO 2014 (9 artículos)

ENERO 2014 (10 artículos)

DICIEMBRE 2013 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (12 artículos)

OCTUBRE 2013 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (11 artículos)

AGOSTO 2013 (10 artículos)

JULIO 2013 (9 artículos)

JUNIO 2013 (8 artículos)

MAYO 2013 (11 artículos)

ABRIL 2013 (9 artículos)

MARZO 2013 (8 artículos)

FEBRERO 2013 (9 artículos)

ENERO 2013 (14 artículos)

DICIEMBRE 2012 (18 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (17 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (10 artículos)

AGOSTO 2012 (12 artículos)

JULIO 2012 (8 artículos)

JUNIO 2012 (11 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (9 artículos)

MARZO 2012 (9 artículos)

FEBRERO 2012 (6 artículos)

ENERO 2012 (9 artículos)

DICIEMBRE 2011 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (36 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (35 artículos)

AGOSTO 2011 (47 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (8 artículos)

MAYO 2011 (7 artículos)

ABRIL 2011 (8 artículos)

MARZO 2011 (9 artículos)

FEBRERO 2011 (9 artículos)

ENERO 2011 (9 artículos)

DICIEMBRE 2010 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (12 artículos)

OCTUBRE 2010 (8 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS