Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

La tumba de los mártires de Almagro

Victor in vínculis

11 marzo 2014



Entre la mucha documentación de Fray Antonio Trancho, que ha tenido a bien hacerme llegar su familia, está una descripción detallada de la tumba de los mártires. Sin embargo, entre lo más preciado del envío, doña Carmen Fernández Corredera, hija de sobrino carnal, me ha escaneado unas cartas fechadas el 28 de abril, el 4 de junio (“No sabemos en qué parará todo este malestar que atravesamos. Corrieron rumores de una pronta disolución de las Órdenes religiosas, pero son completamente falsos. Hace unos días escribió un diputado a un religioso de esta, diciéndole que ni remotamente se pensaba en la disolución de las Órdenes religiosas. Quiera Dios que sea verdad todo esto”) y el 7 de julio de 1936 (“Por aquí tranquilidad absoluta, sin que nadie nos moleste lo más mínimo…”). Cierro esta serie con esta foto coloreada del Padre Trancho.



La revista “Veritas” (año I, nº II), revista de los estudiantes dominicos de la provincia Bética recoge en unos de sus artículos la historia de los “Mártires de Almagro”. En sus páginas el famoso Fray Abelardo Lobato OP (1925-2012), que fue de los primeros profesos tras la persecución religiosa en septiembre de 1942, hace esta descripción del sepulcro donde han colocado a los mártires.
 
La tumba de los mártires

En nuestra iglesia se ha erigido la tumba destinada a guardar los restos de los gloriosos mártires de Almagro. No intentamos aquí describirla minuciosa y científicamente. Sólo daremos una sencilla idea de lo que es y de lo que significa.

El que viene de la calle, una vez pasado el atrio del templo, encuentra este monumento a mano izquierda, bajo el techo de bovedilla que sostiene el coro. Por hallarse en este ángulo del templo y como incrustado en el mismo muro de la torre y ser escasa la luz que aquí llega de las altas ventanas pierde la tumba algo de su aspecto llamativo. Llegado a él, podemos contemplarle a nuestro sabor. La primera impresión es de majestad y de tristeza, semejante a la que se experimenta al entrar en un cementerio. Aquella cruz negra y ancha, clavada en el sepulcro y sobre un fondo blanco se impone de pronto a nuestra mirada.



El sarcófago y la cruz, rodeados de un arco, son las líneas esenciales de la tumba. Toda ella es de mármol, excepto la columna y el arco labrados en piedra azulada Bateig. El estilo en nada desdice del que tiene la iglesia a quien parece querer imitar en sus rasgos generales. Pero más bien podemos afirmar ser estilo propio del buen gusto del artista que lo ha construido.

Las pilastras que estriban en el mismo pavimento, dan apoyo al fuste. Fasciculado éste en tres columnillas se eleva adosado al muro y remata en un capitel con dos series de hojas de acanto. De aquí arranca el arco, conopial, como el que lleva la puerta que da acceso a la torre desde la iglesia, del que sólo se distingue por terminar en tres grandes hojas de acanto. Se eleva la tumba tanto como el coro le permite: unos cinco metros aproximadamente. De una pilastra a otra se extiende una gran losa de mármol con las siguientes inscripciones: SUPRASIGNATI FRATRS NECATI SUNT IN PERVIGILIO ASSUMPTIONIS S. MARIAE VIRGINIS ANNO DOMINI 1936 PROPTER DEI HONOREM ET PATRIAE LIBERATIONEM.

Y más abajo dos estrofas del Himno de los Santos de la Orden
 
Salvete cedro Libani
plantae virentis Ordinis,
quae prata nunc coelestia
impletis almo germine.
O inclytae propagines
vestros juvate filios
in valle maesta debile
nos roborar surculos
 
Sobre esta losa hay una especie de repisa y en ella se apoyan tres pares de columnillas gemelas y fasciculadas, de solo dos módulos, que sostiene el sarcófago. Por ser el fuste de tan pequeñas dimensiones, los capiteles de estilo corinto y las volutas poco pronunciadas el monumento adquiere un aspecto agradable, sencillo y elegante.

El sarcófago es una obra de arte. El mármol de Macael -símil Italia- adquiere allí todo su esplendor y luce toda su blancura de nieve. La mitad se oculta en el muro. La cima va elevándose como la tierra de los sepulcros. Su altura no llega a medir un metro. En medio y en los extremos de su cara exterior lleva ornatos y molduras geométricas, con trifolios y lazos, que semejan cristalerías de ventanas góticas. Pero lo más saliente son los dos escudos de la Orden, colocados entre esas molduras, uno a cada lado del sarcófago. Aquí el primor y la fineza del artista no pudieron llegar a más. Hasta las cuentas del rosario que rodean a uno como la cinta que lleva el lema “laudare, benedicere et praedicare” en torno del otro, llaman la atención por la delicadeza con que están labrados. Ambos prisioneros en un marco caprichoso y ondulante. Aquí se encuentran las riquezas del arte. Aquí hablan ideas encerradas en las piedras.

Y sobre el sarcófago la cruz. Cruz de riquísimo mármol negro mañaria. Cruz ancha, muy ancha, que extiende sus brazos y cobija los rostros de aquellos que en vida amaron la cruz y se abrazaron con ella. En el mármol blanco de Monóbar (Alicante) aparecen sus nombres bajo aquellos brazos, como gotas de sangre desprendidas del madero.

Cruz negra en un monumento blanco. Blanco y negro: colores enlazados como la palma y la corona de los mártires, como la tierra parda y la sangre roja. Sobre la tierra de los sepulcros la cruz, siempre la cruz que extiende sus brazos sobre el mundo y mira a lo alto. La redención pide un calvario. Sólo en esa cruz se puede partir de la tierra para arribar al cielo. Recuerdo y lección. Blanco y negro juntos como la alegría y el dolor, como la vida y la muerte en este mundo, como el hábito que llevaron nuestros mártires.

Ahí queda la piedra cantando a los mártires y ahí quedan los restos de los mártires ocultos en la piedra. Desde el ángulo del templo en el silencio y en la paz de la tumba, seguirán rezando su ferviente oración: la oración del martirio y el canto de la victoria. Allí, bajo el coro, donde cantamos nosotros, nos enseñarán a vivir y con sus ejemplos aprenderemos a morir. Vivir cantando para morir triunfando.
Por lo que cuestan dos cervezas al mes ayudas a mantener Religión en Libertad
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Jorge López Teulón
Jorge López Teulón (Madrid 1970). Tras cursar los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor de San Ildefonso, recibe la ordenación sacerdotal, el 25 de junio 1995. Sus años de ministerio sacerdotal los ha desarrollado en la ciudad de Talavera de la Reina (Toledo). Delegado de Medios de Comunicación Social en la Vicaría de Talavera (1996-2005). Se le encargó durante un quinquenio (1998-2002) la retransmisión para el territorio nacional de la Misa dominical retransmitida por la Cadena COPE. Desde 1996 es el Capellán del Colegio Compañía de María de la Orden de Hijas de María Nuestra Señora en Talavera.

En el año 2002 fue nombrado Postulador de una Causa de más de 900 mártires de la persecución religiosa de 1936 a 1939, para la Provincia eclesiástica de Toledo y la diócesis de Ávila.

Ha creado la página www.persecucionreligiosa.es , primera página en lengua española dedicada exclusivamente a este tema.

También ha creado la página www.cardenaldonmarcelo.es

Jorge López Teulón, jorgelteulon@gmail.com, es autor, editor y responsable del Blog Victor in vínculis, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
MARZO 2014

II Jornadas Martiriales en Barbastro

Decor Carmeli

Beato Ángel de Cañete, capuchino (y 2)

Beato Ángel de Cañete, capuchino (1)

Fray Mateo de Almagro

La tumba de los mártires de Almagro

Trancho-Barbado-Estenaga

P. Antonio Trancho de Almagro

Fray Ubaldo de Almagro

Ver posts de otros meses

JUNIO 2017 (10 artículos)

MAYO 2017 (18 artículos)

ABRIL 2017 (23 artículos)

MARZO 2017 (24 artículos)

FEBRERO 2017 (19 artículos)

ENERO 2017 (18 artículos)

DICIEMBRE 2016 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (18 artículos)

OCTUBRE 2016 (24 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (11 artículos)

AGOSTO 2016 (13 artículos)

JULIO 2016 (17 artículos)

JUNIO 2016 (30 artículos)

MAYO 2016 (31 artículos)

ABRIL 2016 (23 artículos)

MARZO 2016 (13 artículos)

FEBRERO 2016 (13 artículos)

ENERO 2016 (14 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (7 artículos)

AGOSTO 2015 (9 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (13 artículos)

MAYO 2015 (13 artículos)

ABRIL 2015 (13 artículos)

MARZO 2015 (10 artículos)

FEBRERO 2015 (8 artículos)

ENERO 2015 (14 artículos)

DICIEMBRE 2014 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (13 artículos)

AGOSTO 2014 (15 artículos)

JULIO 2014 (10 artículos)

JUNIO 2014 (12 artículos)

MAYO 2014 (20 artículos)

ABRIL 2014 (26 artículos)

MARZO 2014 (9 artículos)

FEBRERO 2014 (9 artículos)

ENERO 2014 (10 artículos)

DICIEMBRE 2013 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (12 artículos)

OCTUBRE 2013 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (11 artículos)

AGOSTO 2013 (10 artículos)

JULIO 2013 (9 artículos)

JUNIO 2013 (8 artículos)

MAYO 2013 (11 artículos)

ABRIL 2013 (9 artículos)

MARZO 2013 (8 artículos)

FEBRERO 2013 (9 artículos)

ENERO 2013 (14 artículos)

DICIEMBRE 2012 (18 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (17 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (10 artículos)

AGOSTO 2012 (12 artículos)

JULIO 2012 (8 artículos)

JUNIO 2012 (11 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (9 artículos)

MARZO 2012 (9 artículos)

FEBRERO 2012 (6 artículos)

ENERO 2012 (9 artículos)

DICIEMBRE 2011 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (36 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (35 artículos)

AGOSTO 2011 (47 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (8 artículos)

MAYO 2011 (7 artículos)

ABRIL 2011 (8 artículos)

MARZO 2011 (9 artículos)

FEBRERO 2011 (9 artículos)

ENERO 2011 (9 artículos)

DICIEMBRE 2010 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (12 artículos)

OCTUBRE 2010 (8 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS