Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Religión en Libertad
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Martes, 22 de julio de 2014 | 13:10 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
«¡Miren que el amor del que habla Juan no es el amor de las telenovelas!», dice el Papa
Actualizado 10 enero 2014  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 4
Radio Vaticana   
«¡Miren que el amor del que habla Juan no es el amor de las telenovelas!», dice el Papa
El Papa explicó que el amor cristiano se concreta más en obras que en palabras
 «Los Magos de Oriente nos enseñan a no contentarnos con una vida mediocre», dice Francisco
 «Me gustaría decir a los alejados de la Iglesia: el Señor te llama también a ti, con respeto y amor»
 «El bautismo no es sólo un rito», avisa el Papa, «no os dejéis robar la identidad cristiana!»
 El Papa previene de falsos profetas y del espíritu del Anticristo: contra ellos, humildad y servicio
El amor cristiano tiene siempre la característica de ser “concreto”. Por tanto, es un amor que “está más en las obras que en las palabras”, está “más en el dar que en el recibir”. Lo dijo en la mañana de este jueves el Papa Francisco en la homilía de la Misa celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta.

"Ninguna sensiblería: o es un amor altruista y solícito, que se arremanga y mira a los pobres, que prefiere dar más que recibir, o no tiene nada que ver con el amor cristiano". El Papa Francisco fue neto sobre la cuestión y se dejó guiar en su reflexión ante todo por las palabras contenidas en la primera Carta de Juan, en la que el Apóstol insiste en repetir: “Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros y el amor de él es perfecto en nosotros”. A la vez que observó que la experiencia de la fe, está precisamente en este “doble permanecer”:

El Espíritu permanece
“Nosotros en Dios y Dios en nosotros: ésta es la vida cristiana. No permanecer en el espíritu del mundo, no permanecer en la superficialidad, no permanecer en idolatría, no permanecer en vanidad. No, no: permanecer en el Señor. Y Él retribuye esto: Él permanece en nosotros. Pero, primero, permanece Él en nosotros. Tantas veces lo echamos y nosotros no podemos permanecer en Él. Es el Espíritu el que permanece”.

Una vez aclarada la dinámica del espíritu que mueve el amor cristiano, el Papa Francisco pasó a considerar la carne. “Permanecer en el amor” de Dios, afirmó, no es tanto un éxtasis del corazón, “una cosa bella que sentimos”:

Concreción y no ilusiones
“¡Miren que el amor del que habla Juan no es el amor de las telenovelas!
No, es otra cosa. El amor cristiano tiene siempre una cualidad: la concreción. El amor cristiano es concreto. El mismo Jesús, cuando habla del amor, nos habla de cosas concretas: dar de comer a los hambrientos, visitar a los enfermos y tantas cosas concretas. El amor es concreto. La concreción cristiana. Y cuando no existe esta concreción, se puede vivir un cristianismo de ilusiones, porque no se comprende bien dónde está el centro del mensaje de Jesús. Este amor no llega a ser concreto: es un amor de ilusiones, como estas ilusiones que tenían los discípulos cuando, viendo a Jesús, creían que era un fantasma”.

El “fantasma” es aquel que precisamente –en el episodio del Evangelio– los discípulos vislumbran maravillados y temerosos que va hacia ellos caminando sobre el mar. Pero su estupor nace de una dureza del corazón, porque –como dice el mismo Evangelio– “no habían comprendido” la multiplicación de los panes que había tenido lugar poco antes. “Si tú tienes el corazón endurecido –comentó el Papa Francisco– no puedes amar y piensas que el amor es eso de figurarse cosas. No, el amor es concreto”. Y esta concreción, añadió, se funda en dos criterios:

Dar más que recibir
“El primer criterio: amar con las obras, no con las palabras. ¡A las palabras se las lleva el viento! Hoy estoy, mañana no estoy. El segundo criterio de concreción es que en el amor es más importante dar que recibir. El que ama da, da... Da cosas, da vida, se da a sí mismo a Dios y a los demás. En cambio quien no ama, quien es egoísta, siempre trata de recibir, siempre trata de tener cosas, tener ventajas. Permanecer con el corazón abierto, no como era el de los discípulos, que estaba cerrado, que no entendían nada: permanecer en Dios y Dios permanece en nosotros; permanecer en el amor”.
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 4
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


Maite C
11/01/2014
Ay! estas homilías en santa Marta... II).
¿Tan difícil le resulta hablar con altura y claridad?. Ningún Pontífice de los que he conocido y oído en mi vida han hablado o escrito de esta manera. Y casi diría que ningún sacerdote.

Hay que rezar mucho más a Dios nuestro Señor por Francisco. El Vicario de Cristo tiene que hablar a semejanza de Él, no como una persona cualquiera.

Maite C
11/01/2014
Ay! estas homilías en Santa Marta... I).
Para hablar del amor cristiano, Amor en mayúsculas, considero totalmente fuera de lugar y por tanto innecesario matizar que ´´no es el amor de las telenovelas´´.

En general el amor es más dar que recibir, esto está claro. La homilía como ya es habitual, es confusa, cuando resultaría muy sencillo explicarlo de otra manera. He oído sermones sobre el Amor y no es necesario complicar tanto las cosas.

La verdad es que el Papa no ayuda mucho en hacernos llegar el mensaje que pretende transmitirnos. Hay que leerlo y reeerlo para llegar a alguna conclusión, sí es que no se interpreta erróneamente.

Antonio Fabregat
10/01/2014
Vivir en el otro .
Es cierto que la palabra AMOR ha degenerado en algo muy distinto a lo que significa. Es concreto, es palpable, es tan claro, que deja una huella en el alma de quien lo disfruta. Amor evangélico es vida que se te mete en las venas, como un dardo que se parece al éxtasisi de Bernini en Santa Teresa. Ese amor es tan maravilloso, que raras veces lo sentimos de verdad, pero cuando vive en nosotros nos adelanta un poquito de cielo. Amar es vivir en cada persona a la que amamos. Si es en Dios, entonces ya no sé cómo definirlo.
Manuel
10/01/2014
Amor cristiano.
Amar a Dios es cumplir sus palabras, como se lee muchas veces en el Evangelio, y los tres primeros mandamientos se refieren directamente a amar a Dios, no al pròjimo, anunque luego esto último se convierte en la prueba de que de verdad hacemos lo primero. El amor cristiano nos tiene que llevar primero a arder por extender la doctrina, no a las obras de caridad. Saludos.
Lo más leído
1 México tiene unos 100 exorcistas pero necesita más, y más formación: curso con el exorcista de Padua
2 Muere en un accidente de moto Tony Palmer, el amigo y gran contacto del Papa con los pentecostales
3 Las vacaciones del Papa: estar por casa y charlar con los obispos de la Antártida y Patagonia
4 La sociedad dominicana rechaza los provocaciones de activismo gay del embajador de Estados Unidos
5 Setenta años hoy de la Operación Walkiria para acabar con Hitler
6 República democrática, pacífica, próspera y confesionalmente católica, ¿Costa Rica ha de cambiar?
7 Los Carrillo han mejorado mucho
8 La familia cristiana, educadora de valores
9 La carcoma del ambiente
10 Era abortista, anticlerical y lesbiana: escuchando testimonios en Medjugorje su vida se transformó