Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

Gómez Rojí y Teresa Neumann (y 2)

Victor in vínculis

26 diciembre 2013

Al día siguiente, viernes 11, la vi en éxtasis. A la media noche empieza a sufrir, sus padres la atienden, muy de mañana acude el párroco y le da la sagrada comunión; a esas horas ya llevan sangre sus ojos y mana sangre de su cabeza y costado; hasta las nueve, que termina la celebración de las misas, no entra nadie a verla, por voluntad decidida de sus padres.

Yo entré a las nueve y media. Teresa estaba en su cama sentada: en la cabeza el pañuelo blanco, una blusa con listas y cubierta con el clásico edredón en  estos países.

 

Cuando yo entré me advirtió el párroco que contemplaba la cuarta estación del Vía Crucis, y explicó a un señor Obispo holandés y a mí (únicos que permanecíamos dentro de la habitación, mientras desfilaba la gente viéndola unos instantes), lo que significaban los gestos y las acciones de su rostro y manos; a la caída del Señor, se abalanzó como para recogerle.

Su modo de estar y accionar es grave, sereno, pacífico. A veces se excita más por sus dolores o por los afectos de su compasión a Jesús; dos veces tuvimos que salirnos de la habitación el Sr. Obispo y yo, porque la vienen accesos de asfixia: dos veces volvimos a entrar hasta el éxtasis de la novena estación del Vía-Crucis.

Tenía sangre en la cabeza por detrás, no mucha; la blusa estaba bien empapada en la parte de la llaga del costado, y de sus ojos manaba abundante, coagulándosela en las dos mejillas; tenía más en la izquierda.

Las llagas de las manos no manaban sangre; por la parte exterior tienen costra; su anchura, como la de dos céntimos, por la parte interior, aparecen muy pequeñas y más rojas.

Pude advertido todo bien y con calma, y, además, en un momento, el párroco, el Sr. Obispo holandés y yo nos acercamos a la cama, porque vio el párroco que se excitaba bastante y la habló; ella le respondió. Yo no pude entenderla bien, pero creo que habló de Simón Cirineo, al que ella invitaba a ayudar mejor a Jesús.

Otra vez se excitó; nos salimos; ella habló alto y su madre, algo alborotada, la dice unas palabras y a mí me hace señas que bajara.

Bajé aquellas escaleras impresionado muy honda y suavemente.

Volví a las doce a presenciar el éxtasis de la crucifixión; Teresa padecía muchísimo y tenía más sangre. A la primera palabra de Jesús, se enternece grandemente. Pone sus labios como quien quiere besar; sus manos como quien acaricia: a veces vuelve su cabeza horrorizada por las escenas de crueldad de los sayones; mueve sus pies por el dolor que siente; imita con sus dedos los estremecimientos de los nervios de las manos de Jesús, atravesadas por los clavos.

Los asistentes nos vamos afectando demasiado, un sacerdote se arrodilla. El párroco da algunas explicaciones.

A las doce y media termina con la contemplación de la muerte de nuestro adorable Redentor.

La iglesia del pueblo se ve concurridísima -la gente y los sacerdotes hacen el Vía Crucis- desde el amanecer hay misas y ¡cuánto fervor se nota en todos los sacerdotes!, la casa de Teresa se ve cercada de personas.

Quise hablar con el señor párroco; fui a su casa, pero no estaba; pasó toda la tarde en casa de Teresa; las visiones habían tenido interés particular, además Teresa quedó muy fatigada.

Su madre la había lavado la sangre, la había tendido, pero Teresa no pudo descansar.

A las ocho pude hablar con el párroco, con el fin de que me concediera ver a Teresa al día siguiente; me dio que por la mañana veríamos, aunque suponía no iba a ser posible.

En efecto, el sábado a las cinco y media de la mañana, me dijo el párroco en la sacristía, que Teresa estaba gravísima, que no la podía ver nadie, sino al llevarla la comunión, lo que haría un señor Obispo.

Teresa ese día sufría para obtener la conversión de una joven, que tiene que morir pronto y no está preparada, ni mucho menos; así me lo explicó el párroco.

El Sr. Obispo que la llevó la comunión, me describió después los ojos radiantes y la cara risueña de Teresa, al ver la sagrada Hostia.

Ese día recibió toda la Hostia entera; esto solo sucede cuando, al prepararse para la comunión, ve en visión a Nuestro Señor Jesucristo; se conoce esto, porque al ver la Hostia extiende las dos manos con gran ímpetu.

Por esto, cuando comulga en la iglesia, se sienta en un sillón, construido para el caso, en ese sillón, que tiene dos series de brazos, se la sujeta y detrás del altar mayor es donde comulga.

Esos días que recibe toda la Hostia, en cuanto esta es dejada sobre la lengua, desaparece, y milagrosamente pasa a su pecho; pues sabido es que Teresa tiene el esófago obstruido; hace ya tres años no come ni bebe nada en absoluto, ni una gota de agua; me repetía con énfasis el párroco.

Los días que no ve al Salvador, al prepararse para la comunión, se la da solo una partícula muy pequeña y para comulgar pasa horrores de muerte.

Teresa goza de la presencia sacramental de una a otra comunión; así me dice el párroco, que lo asegura ella.

Esta narración completamente objetiva, no tiene ni pretensiones de estudio del caso, ni juicio sobre el asunto, en el que la autoridad eclesiástica dirá en su día su última palabra.

Un padre benedictino, profesor de Teología en Roma, un sacerdote polaco, profesor en Varsovia de Apologética y autor de una obra sobre Telepatía y Mística, y yo, conveníamos en la apreciación de ingenuidad, de sencillez y de maravilla, que en todo y por todo brillan en este caso.

Los lectores de Vida Sobrenatural tienen una narración de lo que se ve en Konnesreuth, exacta y sin adorno alguno.

Que con su lectura se enfervoricen y rueguen por los que hemos visto el sorprendente caso de Teresa Neuman.

 

Ricardo G. Rojí

Canónigo de Burgos

Viena, 15 de julio de 1930

Religión en Libertad existe gracias a tu ayuda
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
1 COMENTARIO
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

ricardo de Barcelona
27/12/2013
Teresa Newman.
Muy reveladora la narracion del Rvdo. Ricardo G. Rojí, sobre los éxtasis y comuniones de Teresa Newman.
D. Ricardo debió ver la entrada de Teresa en el cielo 26 años mas tarde de su llegada a el en 1936.
Pongo de nuevo la dirección de la Biblioteca de autores católicos que relatan la vida y vivencias de Teresa.
No se la pierdan.

http://www.autorescatolicos.org/PDF050/AAAUTORES01226.pdf

RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Jorge López Teulón
Jorge López Teulón (Madrid 1970). Tras cursar los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor de San Ildefonso, recibe la ordenación sacerdotal, el 25 de junio 1995. Sus años de ministerio sacerdotal los ha desarrollado en la ciudad de Talavera de la Reina (Toledo). Delegado de Medios de Comunicación Social en la Vicaría de Talavera (1996-2005). Se le encargó durante un quinquenio (1998-2002) la retransmisión para el territorio nacional de la Misa dominical retransmitida por la Cadena COPE. Desde 1996 es el Capellán del Colegio Compañía de María de la Orden de Hijas de María Nuestra Señora en Talavera.

En el año 2002 fue nombrado Postulador de una Causa de más de 900 mártires de la persecución religiosa de 1936 a 1939, para la Provincia eclesiástica de Toledo y la diócesis de Ávila.

Ha creado la página www.persecucionreligiosa.es , primera página en lengua española dedicada exclusivamente a este tema.

También ha creado la página www.cardenaldonmarcelo.es

Jorge López Teulón, jorgelteulon@gmail.com, es autor, editor y responsable del Blog Victor in vínculis, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
DICIEMBRE 2013

¡Mártires de España, rogad por nosotros!

14 de febrero de 2014 (2)

Gómez Rojí y Teresa Neumann (y 2)

"Yo te nombro, libertad"

Gómez Rojí y Teresa Neumann (1)

14 de febrero de 2014

Ave Gratia Plena

En tu pura Concepción

Ricardo Gómez Rojí (2)

3 de diciembre, Catedral de Barcelona

Ver posts de otros meses

AGOSTO 2017 (14 artículos)

JULIO 2017 (21 artículos)

JUNIO 2017 (14 artículos)

MAYO 2017 (18 artículos)

ABRIL 2017 (23 artículos)

MARZO 2017 (24 artículos)

FEBRERO 2017 (19 artículos)

ENERO 2017 (18 artículos)

DICIEMBRE 2016 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (18 artículos)

OCTUBRE 2016 (24 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (11 artículos)

AGOSTO 2016 (13 artículos)

JULIO 2016 (17 artículos)

JUNIO 2016 (30 artículos)

MAYO 2016 (31 artículos)

ABRIL 2016 (23 artículos)

MARZO 2016 (12 artículos)

FEBRERO 2016 (5 artículos)

ENERO 2016 (14 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (7 artículos)

AGOSTO 2015 (9 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (13 artículos)

MAYO 2015 (13 artículos)

ABRIL 2015 (13 artículos)

MARZO 2015 (10 artículos)

FEBRERO 2015 (8 artículos)

ENERO 2015 (14 artículos)

DICIEMBRE 2014 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (12 artículos)

AGOSTO 2014 (15 artículos)

JULIO 2014 (10 artículos)

JUNIO 2014 (12 artículos)

MAYO 2014 (20 artículos)

ABRIL 2014 (26 artículos)

MARZO 2014 (9 artículos)

FEBRERO 2014 (9 artículos)

ENERO 2014 (10 artículos)

DICIEMBRE 2013 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (12 artículos)

OCTUBRE 2013 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (11 artículos)

AGOSTO 2013 (10 artículos)

JULIO 2013 (9 artículos)

JUNIO 2013 (8 artículos)

MAYO 2013 (11 artículos)

ABRIL 2013 (9 artículos)

MARZO 2013 (8 artículos)

FEBRERO 2013 (9 artículos)

ENERO 2013 (14 artículos)

DICIEMBRE 2012 (18 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (17 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (10 artículos)

AGOSTO 2012 (12 artículos)

JULIO 2012 (8 artículos)

JUNIO 2012 (11 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (9 artículos)

MARZO 2012 (9 artículos)

FEBRERO 2012 (6 artículos)

ENERO 2012 (9 artículos)

DICIEMBRE 2011 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (36 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (35 artículos)

AGOSTO 2011 (47 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (8 artículos)

MAYO 2011 (7 artículos)

ABRIL 2011 (8 artículos)

MARZO 2011 (9 artículos)

FEBRERO 2011 (9 artículos)

ENERO 2011 (9 artículos)

DICIEMBRE 2010 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (12 artículos)

OCTUBRE 2010 (8 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS