Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Religión en Libertad
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Jueves, 24 de julio de 2014 | 12:37 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
«Me han dicho siempre que Tú no existes»
La conmovedora oración de un soldado soviético convertido antes de morir en la batalla
La conmovedora oración de un soldado soviético convertido antes de morir en la batalla
Un joven soldado ruso escribe durante la guerra
El predicador del Papa, el padre Raniero Cantalamessa, cuenta el testimonio de un joven soldado ruso, al que cuando murió en la II Guerra Mundial encontraron una preciosa oración en el bolsillo de su chaqueta.
Actualizado 13 noviembre 2013  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 9
Javier Lozano / ReL   
 La colina de las cruces: el lugar que humilló una y otra vez a la URSS y al KGB
 «Yo fui un adolescente ateo en la Unión Soviética», explica el cura de Villardeciervos, en Zamora
 Un español en orfanatos soviéticos: se bautizó porque «las niñeras buenas eran creyentes todas»
Una de las esencias del comunismo que se ha evidenciado de manera más clara allá donde esta ideología totalitaria se ha puesto en práctica ha sido la de intentar arrancar el alma a la persona, intentar arrebatarle su ser espiritual para que pase a ser únicamente un número, un ente al servicio de los intereses del partido o del estado. China, Corea del Norte o la URSS son algunos ejemplos de ellos.
 
La URSS fue un claro ejemplo de ello e intentó eliminar la religión y la fe de su pueblo. Su radical programa de ateísmo ha dejado un país muy mermado espiritualmente, con mucha gente que no conoce a Dios y que no encuentra un sentido a su vida. Sin embargo, el comunismo no pudo vencer y son numerosos los ejemplos de conversión en medio de la persecución y de la perseverancia en una fe inquebrantable que ningún partido ni ningún cuerpo de inteligencia pudo borrar.
 
La persecución alimenta la fe y así quedó acreditado. En la URSS florecieron vocaciones en medio de una educación ateísta y anticristiana e incluso en ocasiones las autoridades soviéticas no pudieron frenar la religiosidad popular del pueblo.
 
Esto mismo ocurrió con miles de jóvenes soldados rusos durante la II Guerra Mundial. Pese a que habían sido educados en el ateísmo soviético muchos de ellos se encomendaban a la Virgen de Kazán y otros tantos aunque no habían oído hablar de Dios, encontraban la fe en medio de la batalla. Cómo ocurría esto sólo Dios lo sabe.
 
De hecho, el predicador de la Casa Pontificia, el padre Raniero Cantalamessa durante una homilía recordó una preciosa historia sobre uno de estos jóvenes soldados rusos durante la II Guerra Mundial.
 
Contaba el fraile capuchino como introducción a esta historia que “la fe no exime a los creyentes de la angustia de tener que morir, pero la alivia con la esperanza. El prefacio de la misa de mañana dice: ‘si nos entristece la certeza de tener que morir, nos consuela la esperanza de la inmortalidad futura’.
 
De este modo, enmarca este “conmovedor testimonio” en la Rusia soviética y cuenta como en 1972 se publicó en una revista clandestina la oración encontrada en el bolsillo de la chaqueta del soldado Aleksander Zacepa.

Lo hallaron muerto pero la oración había sido escrita pocas horas antes de la batalla en la que perdió la vida durante la guerra. Había sido preparado por Dios para este momento.
 
El joven soldado se dirige a un Dios que no conocía, del que no le habían hablado. Pero en medio de la muerte lo había descubierto y aún sabiendo que su vida estaba en juego confesaba ya no tener miedo a morir pues había descubierto precisamente dónde estaba la verdadera vida.
 
Esta es la oración íntegra hallada en el bolsillo de Aleksander Zacepa:
 
¡Escucha, oh Dios! En mi vida no he hablado ni una sola vez contigo,
pero hoy me vienen ganas de hacer fiesta.
Desde pequeño me han dicho siempre que Tú no existes...
Y yo, como un idiota, lo he creído.
 
Nunca he contemplado tus obras,
pero esta noche he visto desde el cráter de una granada el cielo lleno de estrellas
y he quedado fascinado por su resplandor.
En ese instante he comprendido qué terrible es el engaño...
 
No sé, oh dios, si me darás tu mano,
 pero te digo que Tú me entiendes...
¿No es algo raro que en medio de un espantoso infierno
se me haya aparecido la luz y te haya descubierto?
 
No tengo nada más que decirte.
Me siento feliz, pues te he conocido.
A medianoche tenemos que atacar,
pero no tengo miedo,
Tú nos ves.
 
¡Han dado la señal!
Me tengo que ir.
¡Qué bien se estaba contigo!
Quiero decirte, y Tú lo sabes, que la batalla será dura:
quizá esta noche vaya a tocar a tu puerta.
Y si bien hasta ahora no he sido tu amigo, cuando vaya,
 ¿me dejarás entrar?
 
Pero, ¿qué me pasa? ¿Lloro?
Dios mío, mira lo que me ha pasado.
Sólo ahora he comenzado a ver con claridad...
Dios mío, me voy... Será difícil regresar.
Qué raro, ahora la muerte no me da miedo".
 
¿Te ha gustado esta historia? Ayúdanos a que llegue a muchas más personas
y a que podamos seguir publicando más. Pincha aquí y haz ahora tu donación.
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 9
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


Utz Schmidl
24/11/2013
Soldados de Zar.
Ya que la historia trata de un soldado soviético (lo que la torna relevante, por ser la Unión Soviética un régimen militantemente ateo), hubiera resultado conveniente ilustrarla con una foto de soldados soviéticos, y no de soldados imperiales rusos de la primera guerra mundial como la que encabeza la nota.
maria
21/11/2013
IMPRESIONANTE.
Que pena hay tanta gente que no conoce a ´´DIOS´´ pero rezemos para que JESUS abra sus corazones a la verdad que es la felicidad. maravilloso
Juan Durán López
18/11/2013
ES ´´NUESTRA´´ HISTORIA....
Imagino a este soldado inmerso en la batalla, entre los impactos y las explosiones, viendo que llega el momento del asalto mientras él se siente muy mal, perdido... Entonces el Dios que es Amor, que es su Padre, se le acerca solícito, desbordante de ternura omnipotente...Esta -con pequeñas variantes- puede ser la historia de cada uno de nosotros, ignorantes, soldados agotados y en peligro, tantas veces...
¿Loqué?
17/11/2013
Bellísimo.
Qué hermoso. La primera y última oración. La oración de alguien que se encuentra por primera vez con Dios.
Pedro Arredondo Muñoz
14/11/2013
LOS CAMINOS DEL SEÑOR SON INESCRUTABLES.
internacional Benito Juárez de la ciudad de México.

Al descender el santo padre de la plataforma de aterrizaje,como era su costumbre, se puso de rodillas y besó el suelo. En ese momento, el hombre aparentemente de duro corazón empezó a llorar copiosamente ante el asombro de todo. Y lo mejor.... empezó su conversión haciendo a todos felices. Qué extraordinaria es la gracia de Dios que irradian los hombres santos.!!!
Pedro Arredondo Muñoz
14/11/2013
LOS CAMINOS DEL SEÑOR SON INESCRUTABLES.
Dios se deja encontrar por quien lo busca, parece que dice un salmo. Aleksander lo encontró al final de su vida y fue con Él en minutos a una eternidad. Estas maravillas se siguen dando siempre. Es el amor misericordioso de Cristo que se vale de mil maneras para hacerse presente en la vida del hombre.

Se me viene a la memoria un testimonio narrado por el primer obispo de la diócesis de Celaya, México,Nos compartió Mons. Victorino Álvarez Tena, de feliz memoria, que en aquella ciudad vivía un anciano ya muy enfermo en silla de ruedas. Católico desde siempre, algo pasaba en su interior que lo proyectaba con un carácter muy difícil para con sus familiares. Ellos, profundamente preocupados trataban de hacerlo recapacitar pero todo era en vano.

Corría el mes de enero de 1979 y el papa Juan Pablo II realizaba su primera visita a nuestro país. El anciano mencionado junto con su familia, se encontraba en la sala viendo por tv la llegada de tan ilustre visitante al aeropuert
zuzumate
13/11/2013
¡Qué bonito...!.
Me encanta cuando dice. ´´Desde pequeño me han dicho siempre que Tú no existes... Y yo, como un idiota, lo he creído´´. ¡Qué bonito es encontrarse con Dios...!
María de Betania
13/11/2013
A Osip Mandelstam que amaba a Dante.
En la Unión Soviética mucha gente, en ausencia de Dios, se refugió en la poesía porque la poesía se dirige al espíritu. Eugenia Ginzburg habla en sus memorias de los recitales de poesía que se daba a si misma en la incomunicación de la cárcel; los poetas prohibidos lanzaban su poesía en samizdat; Pasternak y Ajmátova quizás no fueron represaliados por su inmensa popularidad. El número de poetas muertos o enviados al GULAG es escalofriante. El que este soldado elija la poesía como oración final no es gratuito porque la oración es poesía y la mayor parte de la poesía es oración.
Tenan
13/11/2013
Para encontrar la fuente de este texto.
Si alguien da con la revista de 1972 citada aquí, se agradece mucho...
Lo más leído
1 «Le prometí a Dios un año para Él si me devolvía mis piernas»... Enrique tardó 8 años en cumplirlo
2 «¡Sé un José para ella!»: un testimonio de regulación natural de la fertilidad y espiritualidad
3 Santiago Apóstol, apuntes para una biografía laica
4 Antonio, Maira y 6 hijos, misioneros españoles en Macao: «Alguno se burla si defendemos la familia»
5 Despedido un prestigioso ginecólogo católico por no implicarse en un aborto: él no se arredra
6 Mirar un crucifijo
7 Más curiosidades de la lengua española resueltas por la Academia (3)
8 Pido Solidaridad Con El Pueblo Palestino . Ana Jerozolimski
9 Dejé la homosexualidad por accidente: James Parker
10 Última misa de pasillos y escalera en la Complutense: «Lo acatamos pero con dolor, no es razonable»