Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Regalamos el Evangelio 2015
Religión en Libertad
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Sábado, 20 de diciembre de 2014 | 7:25 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar

Misericordia. La primera encíclica del Papa Francisco


Oración, esencialidad y profundidad en el mensaje de Bergoglio que ya ha entrado en el corazón de la gente


Actualizado 14 abril 2013
 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
  
La primera gran encíclica de Francisco es un sermón dominical de algunos minutos. El nuevo Papa lo pronuncia improvisando, desde el ambón de la pequeña iglesia parroquial de Santa Ana, dentro de las murallas del vaticano: «El mensaje de Jesús es la misericordia. Para mi, lo digo humildemente, es el mensaje más fuerte del Señor».

Vivimos en una sociedad que nos acostumbra cada vez menos a conocer nuestras responsabilidades y a hacernos cargo de ellas: los errores, de hecho, los cometen siempre los otros. Los inmorales son siempre los otros, la culpa es siempre de algún otro, nunca nuestra. Pero vivimos a veces también la experiencia de un cierto clericalismo de regreso concentrado solo en «regularizar» las vidas de las personas, a través de la imposición de requisitos previos y prohibiciones que sofocan la libertad y hacen más pesado el ya fatigoso vivir cotidiano. Listo para condenar, en vez acoger. Capaz de juzgar, pero no de inclinarse ante las miserias de la humanidad. El mensaje de la misericordia, corazón de esta primera encíclica no escrita del nuevo Papa, abate al mismo tiempo ambos clichés.

El Papa Francisco ha comentado el fragmento evangélico de la adúltera, la mujer que los escribas y los fariseos querían lapidar como prescrito por la ley mosaica. Jesús le salva la vida, pidiendo a quien estuviera libre de pecado que tirara la primera piedra: se marcharon todos. «Tampoco yo te condeno; vete y de ahora en adelante no peques más».

El Pontífice, refiriéndose a los escibas y a los fariseos que habían llevado a la mujer que tenía que ser lapidada ante el Nazareno, dijo: «A nosotros a veces, nos gusta apalear a los demás, condenarlos».

El primer y único paso necesario para hacer experiencia de la misericordia, ha explicado Francisco, es reconocerse necesitados de misericordia. «Jesús ha venido por nosotros, cuando nosotros recomemos que somos pecadores», ha dicho. Es suficiente no imitar a ese fariseo que ante el altar daba gracias a Dios por no ser «como todos los demás hombres». ¡Si somos como ese fariseo, si nos creemos justos, «no conocemos el corazón del Señor, y no tendremos nunca la alegría de sentir esta misericordia!». Quien está acostumbrado a juzgar a los demás, a sentirse tranquilo, a considerarse justo y bueno, no advierte la necesidad de ser abrazado y perdonado. Y en cambio hay quien lo advierte pero piensa que es irredimible, por el excesivo mal cometido.

El Papa al respecto, ha contado un dialogo que tuvo lugar en el confesorario cuando un hombre, escuchando esta palabra sobre la misericordia, respondió a Bergoglio: «¡Oh, Padre, si usted conociera mi vida, no me hablaría de este modo! ¡Las he hecho buenas yo!». Y él respondió: «¡Mejor! Vete donde Jesús: a él le gusta que le cuentes estas cosas! Él olvida, Él tiene una capacidad especial para olvidar. Olvida, te besa, te abraza y te dice solamente: "Tampoco yo te condeno; vete y de ahora en adelante no peques más". Sólo te da ese consejo. Tras un mes, estamos en las mismas condiciones... Volvemos al Señor. El Señor nunca se cansa de perdonar: ¡nunca! Somos nosotros los que nos cansamos de pedirle perdón. Y pidamos la gracia de no cansarnos de pedir perdón, porque Él no se cansa nunca de perdonar».

Dios no se cansa nunca de acoger y perdonar, si únicamente reconocemos que estamos necesitados de su perdón. Esta es la primera gran encíclica no escrita del nuevo Papa. Se dirá: pero esto es desde siempre el corazón del mensaje cristiano. Y sin embargo desde hace cuatro días las palabras simples y profundas de Francisco son una bocanada de oxígeno. Para muchos. Precisamente porque presentan el rostro de una Iglesia que no recrimina a los hombres sus fragilidades y sus heridas, sino que las cura con la medicina de la misericordia.
Descubre el regalo que Religión en Libertad tiene para ti

Descubre el regalo que Religión en Libertad tiene para ti

¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Otros artículos de Andrea Tornielli
Mamberti en lugar de Burke; Gallagher, nuevo «ministro del Exterior»
¿Por qué canoniza Francisco a Juan XXIII?
La «conversión» pastoral de Francisco
La Iglesia y la teología de la liberación
«El tradicionalismo no es nuestro carisma», dicen los Franciscanos de la Inmaculada
El desafío de Francisco
Bergoglio y el secreto de Aparecida
Un viaje emblemático a la extrema periferia de Europa
El Papa bueno será santo este año
Francisco, Ratzinger y el peligro del «pelagianismo»
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
Regalamos el Evangelio 2015
Lo más leído
1 Quinario de Navidad. La Virgen María (2)
2 Ciento cincuenta mujeres asesinadas por ISIS por negarse a contraer matrimonio por la yihad
3 Conozca las 10 historias sobre libros que más interesaron a los lectores de ReL en el año 2014
4 «Mi sueldo son 70 euros al mes, y aún invito a comer a alcaldes, para ver si evangelizo alejados»
5 ¿Estados Unidos se quedará sin monjas? La realidad tras la visita apostólica del Vaticano
6 El llanto de Raquel
7 Toledo, 1936. Ciudad Mártir (2). En la calle de las Airosas.
8 Última predicación a la Curia: Cantalamessa, sobre la paz, remite al «Nada te Turbe» de Santa Teresa
9 "Soy Jesuita, soy hijo de la Iglesia" es presentado hoy en Cádiz, España
10 Agujero financiero en los franciscanos OFM por «transacciones dudosas» y «controles ineficaces»