Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Jueves, 23 de octubre de 2014 | 15:11 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Actualizado 2 abril 2013

El salto. Vida de John Henry Newman (III)

Beato John Henry Newman (III)

El salto

Los tractarianos

La publicación en el año 1833 de un folleto anónimo –en inglés “tract”-, dio origen a que se hablara del movimiento de los tractarianos, o Movimiento de Oxford, pues desde ese centro universitario se propagaban aquellos panfletos, destinados, en principio, a los clérigos anglicanos, pero que, dada la enorme repercusión que fueron cobrando, terminaron interesando, ulteriormente, a todo el mundo.

El autor del primer “tract”, John Henry Newman, suscitaría en torno a su persona, su pensamiento, sus escritos y su predicación, la adhesión de un influyente grupo de intelectuales interesado en la purificación del espíritu de la iglesia anglicana.

La verdad

El punto de partida del Movimiento consistió en el redescubrimiento de la autoridad de la iglesia, cuyo fundamento reposa en la sucesión apostólica, y por tanto, detentan los obispos. El hecho de desembarazar el poder temporal de la iglesia resultó casi novedoso para los mismos obispos. La iglesia no era pues una creación del Estado. Su origen era de orden espiritual. Para los tractarianos era inadmisible la entrega histórica del poder apostólico al poder civil.

Un segundo punto se seguía del anterior: la autoridad de los obispos, de la sucesión apostólica, es la que garantiza la verdad de la doctrina. Desde el comienzo, entonces, el tema de la verdad, y no el del poder, animó al movimiento de Oxford. Pero naturalmente estas ideas comenzaron a remover el ambiente adormecido, y a suscitar inquietudes aquí o allí, ya provenientes del poder temporal –el Estado o el gobierno inmiscuyéndose en asuntos eclesiásticos-, o del interior de los mismos sectores de la iglesia anglicana: las corrientes más protestantes o evangélicas, que se habían quedado sólo con la autoridad de la Biblia, debían escuchar ahora que los obispos son quienes tienen la autoridad de enseñar la revelación…; la corriente liberal, por su parte, prefería relegar la religión a algo más anodino, ritualista y personal.

Los papistas

Para todos ellos, en fin, las ideas propugnadas por los tractarianos comandados por Newman se aproximaban demasiado a Roma y a la Iglesia Católica. Debido a ello, la sospecha y acusación de “papistas” y “romanos” acompañó, y por momentos arreció sobre aquéllos. Los tractarianos comenzaron a encontrar dificultades para obtener empleo y para acceder al profesorado y a los cargos universitarios. Precisamente los jóvenes admiraban cada vez más la figura de un gran profesor que era capaz de desdeñar la carrera y el prestigio a cambio de la verdad, y trataban de no perderse los sermones de Newman una vez que éste fue acorralado en su calidad de tutor y orientador de los estudiantes, complicándolo con horarios y demás subterfugios, con el fin de disuadirlo, desanimarlo y acallarlo.

La vía media

Pero para Newman la fe católica, y entendía por ello la fe verdadera, original, la de los apóstoles, era la fe anglicana: “Amo a nuestra Iglesia [Anglicana]–escribió en 1836- como porción y realización de la Iglesia católica entre nosotros”. Newman hablaba de la “vía media”, un intermedio entre la iglesia anglicana tal como se auto comprendía a sí misma por entonces, y la Iglesia de Roma, un intermedio no contaminado por la reforma, y cuya verdad había que encontrarla en la iglesia antigua. A los tractarianos los llamaban también “los anglocatólicos”. En la mente de John Henry no asomaba la posibilidad de moverse en un punto de su iglesia anglicana. Pero las cosas sucedieron de un modo diverso…

Los golpes y la crisis

A sus 38 años de edad, en 1839, lo alcanzó, según sus propias palabras, “el primer golpe de Roma”, el golpe que echó a andar la duda y el proceso de conversión. ¿Qué ocurrió? Estudiando el dogma de la encarnación, se encontró con que un vasto sector de los cristianos de entonces no creyeron que Jesús era verdadero Dios y verdadero hombre, no creyeron en la doble naturaleza de Cristo y se separaron de la gran tradición cristiana, creyendo tener la verdad. Eran los “monofisitas”, es decir, los que creían en una sola naturaleza de Cristo. Se encontró con que los concilios celebrados entonces usaron fórmulas y palabras novedosas -que no se encuentran en las Escrituras-, para expresar la verdad en un lenguaje nuevo… Se encontró con que la Iglesia no sólo tenía historia, sino que era historia, era un cuerpo viviente, una semilla que va creciendo hasta alcanzar su desarrollo y plenitud… 

Entonces, dice Newman, “contemplé mi rostro en aquel espejo y yo era monofisita”, es decir, yo era el hereje… Quizá la Iglesia Católica tenía razón… ¿sería así? Tal vez era la Iglesia Anglicana la que se había separado de la gran tradición en el siglo XVI. De ser así, entonces la verdad no se hallaba en la “vía media”, sino en “el partido extremo”…

Los anglocatólicos creían que la Iglesia Católica había añadido nuevos artículos a la fe original. Pero su contacto con la historia de la teología mostraba a Newman este dinamismo de la verdad. ¿Se trataba de añadidos o precisamente de lo contrario, de nuevos modos expresivos que permitieron preservar la verdad inmutable? Newman abandonaba así una visión del mundo estática para entrar en una cosmovisión dinámica.

Al cabo de un tiempo, recibió un nuevo golpe a sus convicciones cuando tomó conocimiento de un criterio de validez vigente en todos los concilios: “el mundo entero es un juez seguro”, como para decir que lo que acepta la mayoría de la Iglesia es lo que deben aceptar todos. ¿Era la iglesia de Inglaterra el “todos”? ¿O lo era la Iglesia de Roma? Los estudios acerca de la historia antigua de la Iglesia, y de los Padres de la Iglesia no hacían más que golpear una y otra vez a John Henry.

El “tract” 90

Cuando en 1841 escribió el “tract 90”, que causó un gigantesco revuelo, habían pasado 8 años desde el inicio de la serie de panfletos, y 3 años desde el primer golpe que echó a andar la crisis espiritual de John Henry. El tract 90 pretendió tomar el toro por los cuernos. En él se refirió a los 39 artículos de 1571 (bajo el reinado de Isabel I), que vienen a ser la Carta Fundacional de la Iglesia Anglicana, sosteniendo que no tienen el nivel del credo, sino más bien que se refieren a los abusos, y no a la doctrina católica como tal… En el fondo, Newman buscaba plantear lo siguiente: ¿es la doctrina de la fe recibida lo que se pone en cuestión en los 39 artículos, o la fe católica es aceptada plenamente en nuestra iglesia anglicana? La fe que había alcanzado a vislumbrar… ¿tenía cabida en su Iglesia?  

El paso decisivo

Por todas partes se tronaba contra “el papismo” de Oxford, y se clamaba por que el autor se diera a conocer, cosa que efectivamente ocurrió… Los obispos anglicanos, de modo unánime, se pusieron contra Newman. Se le impuso terminar con los “tracts”… En los hechos, la iglesia Anglicana se venía a manifestar como reformada, tomando distancia de la fe católica. Se le exigió que repudiara las pretensiones de Roma. John Henry cedió pero más tarde se retractó públicamente.

Newman se siente fuera, pero aun así, decide tomarse un tiempo para reflexionar, y se va a Littlemore, donde llevará una vida más monacal. Ante las tentativas de acercamiento por parte de algunos católicos, aun mantiene su distancia con la Iglesia Católica: “Si quieren convertir a Inglaterra, que entren descalzos en nuestros suburbios industriales, que prediquen […], que aguanten pedradas y patadas, y entonces reconoceré que pueden realizar lo que nosotros no podemos… Que usen las armas propias de la Iglesia y así demostrarán que son la Iglesia”.

Aun no había escuchado acerca del fraile Domingo Barberi, sacerdote italiano, que en medio de burlas y pedradas, descalzo, entraba y evangelizaba los centros industriales, ganándose el aprecio y admiración de muchos. Después de renunciar progresivamente a sus distintas responsabilidades, a su ministerio pastoral como párroco en la iglesia anglicana y a su cargo de profesor en el Oriel College, pidió al mismo padre Barberi, pasados 4 años desde el tract 90, que no dejaba de atraerle más y más opositores, que lo recibiera en el seno de la Iglesia Católica. Newman tenía 45 años, su conversión precipitó importantes y numerosas conversiones, y todo el mundo pareció caerle encima.

Y llegó el momento 

La noche del 9 de octubre de 1845, el beato pasionista italiano Domingo Barberi, llegó a Oxford para pasar la noche. Iba de paso para Bélgica. Muy mojado por la lluvia caída durante el viaje, fue a hospedarse a Littlemore, el “monasterio” donde vivía Newman.

Al llegar, se sentó cerca del fuego para calentarse y de golpe, se abrió la puerta, y John Henry Newman se arrodilló delante de  él pidiéndole la confesión y ser admitido en el seno de la Iglesia Católica. Pocos días después recibió el bautismo “sub conditione”.

Barberi, en una carta a su Superior General relata ampliamente lo que pasó y, acaba con estas palabras: “El señor Newman ha sido hasta ahora, yo diría, como el Papa de los protestantes, como un gran oráculo, el alma de este movimiento [Oxford], muy extendido y que abarca todo lo que hay de bueno, de serio y devoto en la Iglesia protestante.

Él es considerado como el hombre más docto que pueda haber en toda Inglaterra. A mi parecer, él es el más humilde y amable de los muchos que he encontrado a lo largo de mi vida. Confío que el resultado de tales conversiones será incalculable.” Tenía razón.

Agustín Roig

Como saben, durante mucho tiempo, Newman ha ejercido una importante influencia en mi vida y pensamiento, como también en otras muchas personas más allá de estas islas. El drama de la vida de Newman nos invita a examinar nuestras vidas, para verlas en el amplio horizonte del plan de Dios y crecer en comunión con la Iglesia de todo tiempo y lugar: la Iglesia de los apóstoles, la Iglesia de los mártires, la Iglesia de los santos, la Iglesia que Newman amaba y a cuya misión dedicó toda su vida.

Benedicto XVI, en la Vigilia de oración por la beatificación de Newman

Hyde Park, Londres, sábado 18 de setiembre de 2010.
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 1
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


pedro de madrid
03/04/2013
Cardenal Newman.
Preciosa oración del Beato Cardenal Newman, que comienza ´´Querido Jesús, ayúdame a esparcir tu fragancia por donde quiera que vaya, inunda mi alma con tú espíritu y vida....
...que no te pregone con palabras, sino con mi ejemplo....´´
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Gonzalo Abadie
Sacerdote uruguayo. Licenciado en Letras. Hizo un Diplomado en Catequética en Bogotá (ITEPAL, 2006). Fue director de Catequesis de la arquidiócesis de Montevideo (2007–2010), período durante el cual llevó adelante un proyecto catecumenal, el Discipulado para Todos (DpT), que se inició con el Discipulado catecumenal de Adultos (DcA), un catecumenado elaborado al interior de la práctica pastoral, y que fue seleccionado y presentado en la primera Conferencia Internacional del Catecumenado (París, julio 2010). El DpT fue renovando simultáneamente la modalidad en la formación de los catequistas, implementando un itinerario también en clave catecumenal. En 2010 el proyecto se extendió al Discipulado catecumenal de Niños (DcN), inspirado en el de adultos. En 2012, conjuntamente con otro sacerdote, elaboró una forma de primer anuncio, el Effatá/60. Se desempeña actualmente como párroco. Participa en un programa radial de evangelización y en un quincenario de la arquidiócesis de Montevideo.

Gonzalo Abadie, xabadx@gmail.com, es autor, editor y responsable del Blog Cerca de ti, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

AGOSTO 2014 (1 artículos)

JULIO 2013 (1 artículos)

MAYO 2013 (1 artículos)

ABRIL 2013 (2 artículos)

MARZO 2013 (4 artículos)

FEBRERO 2013 (2 artículos)

ENERO 2013 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (1 artículos)

OCTUBRE 2012 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (3 artículos)

AGOSTO 2012 (4 artículos)

JULIO 2012 (2 artículos)

JUNIO 2012 (2 artículos)

MAYO 2012 (4 artículos)

ABRIL 2012 (2 artículos)

MARZO 2012 (2 artículos)

Lo más leído
1 «Si por pleitesía al mundo se cuestiona la Fe, el resultado es uniformidad, sosería, infecundidad»
2 Reig Pla: «Todas las ideologías caen, pero el cristianismo está llamado a redimir todas las épocas»
3 Leyó la Biblia, oró, se bautizó en 2007 en EEUU y se volcó en los discapacitados de su Ucrania natal
4 Del enjundioso libro del Eclesiástico, del Antiguo Testamento
5 Hoy es, por primera vez, la fiesta de San Juan Pablo II... Francisco pide no olvidar su herencia
6 Gobierno de Dios, gobierno del pueblo
7 Islamistas del ISIS decapitan a una bebita
8 Aborto y pensamiento unico: a proposito del obispo de Alcalá
9 Francisco, en la primera audiencia tras el Sínodo, anima a superar las divisiones y celos con amor
10 De la homosexualidad en el Nuevo Testamento