Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Sábado, 25 de octubre de 2014 | 0:13 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Actualizado 31 marzo 2013

Necesidad de reciprocidad en el amor

           El amor es un bien espiritual… y como todo lo que pertenece a este orden, es invisible a los ojos de nuestra cara, aunque no lo son los frutos que produce este bien tanto en su lado divino o sobrenatural, como en su lado natural o humano. Como ya más de una vez hemos comentado, Dios es la única fuente de amor existente, Él genera todo el amor que existe, porque el amor humano no es generado por nosotros. Escribe San Juan  y nos dice: "…., quien teme no ha llegado a la plenitud en el amor. Nosotros amamos, porque Él nos amó primero”.  (1Jn 4,19). Nuestro amor, el amor entre nosotros es solo un reflejo del amor sobrenatural divino.

         Y Dios además de ser fuente única generadora de amor, lo cual resulta ser una consonancia de su Ser, porque Dios tal como nos explicitita también San Juan es: “Y nosotros hemos conocido y creído en el amor que Dios nos tiene. Dios es amor, y el que vive en amor permanece en Dios, y Dios en É1”. (1Jn 4,16). El amor sobrenatural, del que hemos hablado, que es el todo, porque como ya hemos visto, dicho repetidamente, de Dios emana todo amor, porque el mismo es amor y solo amor, su naturaleza es el amor. Nosotros no generamos amor, sino que reflejamos el amor que Él nos genera. Las características de nuestro amor humano son iguales, aunque no idénticas a las del amor sobrenatural divino, si tenemos en cuenta la existencia de contadas excepciones al del amor sobrenatural divino.

           Entre las varias características que tiene el amor, existe una que aquí y ahora nos interesa destacar. Y esta es la característica del amor llamada reciprocidad. Para examinar debidamente la reciprocidad en el amor, hemos de partir de la base de que la característica del amor llamada reciprocidad, en principio funciona igual en las dos clases de amores, pero existen matices a considerar.

    En  el ser humano su amor exige siempre reciprocidad, si esta no se da, el impulso inicial de amor que puede darse entre dos personas, lo que vulgarmente se llama flechazo, se marchita por la falta de reciprocidad. La persona viene a este mundo con la necesidad de amar y ser amada, ella ama con la esperanza de que la amen. Amar y ser amado es la base de la reciprocidad, y cuando una persona no ama o no se siente amada la infelicidad hace mella en ella.

          Caso distinto es el amor de los padres a los hijos, en el que la reciprocidad aunque nunca debería de quebrase, se quiebra porque hay hijos o hijas que no aman a sus padres y no por ello los padres dejan de amarlos

         El amor una vez, que se ha generado, sea este el que sea y la forma en que se haya iniciado, para su continuación y crecimiento necesita reciprocidad. Sin reciprocidad tal como hemos dicho, el amor se marchita. La reciprocidad es como un alimento que el amor necesita, no solo para sobrevivir sino también para crecer. Hay veces en que la reciprocidad es necesaria para su generación. Tal es el caso, por ejemplo de unos jóvenes que se conocen y a primera vista se interesa el uno por el otro u otra, se inicia así un pequeño grado de reciprocidad, siesta reciprocidad aumenta puede terminar en la vicaría.

            El hombre es un ser que necesita amar y sentirse amado y cuando no se siente amado, nota que algo le falla. El hombre quiere amor Lo necesita el amor, porque él finalmente lo que quiere es amor. El necesita el amor porque se siente incompleto dentro de sí mismo. Quiere un amor sin celos, sin odios, y por encima de todo; un amor sin saciedad, un amor dotado de un constante éxtasis, en el que no haya ni soledad ni cansancio. En definitiva en el amor humano busca sin darse cuenta lo más similar que pueda encontrar al amor divino, pues él está hecho para esa clase de amor y de felicidad que desconoce.

       El necesita que su amor sea correspondido, porque el amor no correspondido es un deseo, un anhelo de ser amado y cuando uno no es amado, termina por no amar él mismo. El verdadero amor no puede consistir en amarse a sí mismo; el amor autentico es el que se dirige hacia otro u otra. Se opone precisamente a la búsqueda de sí mismo y al afecto a sí mismo y por su puesto al egoísmo.  El hombre no puede vivir sin amor. El amor es lo que da sentido a nuestra vida y a nuestro obrar. De hecho, el Narciso espiritual, al buscar incesantemente la aceptación humana o la autoafirmación, lo que busca es precisamente este amor.  

         Cuando el hombre, que tiene la necesidad de amar y de ser amado, si no puede satisfacer esta exigencia natural, la existencia se le vuelve insoportable. La necesidad de sentirse amado, es una característica del hombre, cuya vida, en todas sus dimensiones, biológica, psicológica, espiritual… necesita sentirse amado, sin la satisfacción de tal necesidad, el hombre se desequilibra, incluso llega a enfermar síquicamente.

         Nada ensancha tanto el corazón como amar y ser amado, pero no es menos cierto que nada puede herir tanto al corazón, porque precisamente amando y siendo amados percibimos que la respuesta humana es forzosamente inadecuada si la comparamos con la respuesta divina que nosotros recibimos cuando le expresamos nuestro amor al Señor.

       El de los amores humanos no correspondidos, es un tema complicado. Generalmente estos amores, más conciernen a unas épocas de adolescencia y de juventud, cuando el ser humano, sea ella o sea él, comienzan a asomarse a la vida, al mismo tiempo que secretamente empiezan a enamorarse de otro o de otra, que es ignorante de ese amor secreto que se le tiene y que, unas veces puede ser que sea objeto de deseos recíprocos y otras veces no, y es precisamente, es en esta época de la vida, cuando nace la tragedia de amar sin sentirse amado. Más adelante los amores no correspondidos terminan por marchitarse, cosa esta que no ocurre en el amor sobrenatural del Señor, cuyo amor por nosotros aunque no sea correspondido o lo uq es peor repudiado, no por ello el Señor deja de amar el alma que no le ama y su paciencia con ella es infinita.

     En el tema de los amores no correspondidos, entramos en el mundo de los celos, las pasiones, los engaños, y todas esas figuras que juegan alrededor del amor entre las personas, cuando este amor más de una vez, se mezcla con la impureza de los deseos humanos, al margen de lo por Dios dispuesto. Y aun permaneciendo puro, este amor entre las personas, cuando no es correspondido, crea verdaderos traumas y heridas, que casi siempre son el fruto de una falta de humildad, que más de una vez, el tiempo se encarga de cicatrizar.

         Para encontrar la correspondencia en el amor que se tiene y no es correspondido, San Juan de la Cruz da una fórmula, que ya hemos mencionado en otras glosas y libros y que dice: “Donde no hay amor, pon amor y sacaras amor”. Esta fórmula que nos recomienda el santo carmelita, es una consecuencia de la fortaleza propia del amor, que está  hasta muy encima del poder de su antítesis que es el odio. Charles Foucauld nos habla de la fuerza del amor y de esta fórmula de San Juan de la Cruz y dice:: “Porque el amor, es el medio más poderoso de atraer al propio amor, porque amar es el medio más poderoso de hacer que nos amen… Puesto que el Señor, así nos declaró su amor, imitémosle declarándole el nuestro… No nos es posible amarlo sin imitarlo, amarlo sin querer ser lo que Él fue, hacer lo que Él hizo o sufrir y morir torturado; no es posible amarlo y querer ser coronado de rosas cuando Él lo fue de espinas”.

     Pasando al tema de la reciprocidad en el amor sobrenatural o divino, hemos de ver que, en el amor sobrenatural este exige también siempre reciprocidad, aunque la reciprocidad funciona de distinta forma, en el amor sobrenatural, que en nosotros en nuestro amor  material.

       Aludiendo a la necesidad de la reciprocidad en el amor, dice San Juan de la Cruz, que: “El que ama no puede estar satisfecho si no siente que ama tanto como es amado”. Y solo en el amor al Señor, es donde podemos tener esa garantía de que somos siempre amados, mucho más de lo que nosotros seamos capaces de amarle a Él. Y esto es así, sencillamente, porque al ser Dios un Ser ilimitado en todas sus manifestaciones, su amor es siempre ilimitado, y el amor que nosotros seamos capaces de devolverle, siempre será un amor limitado en relación a su intensidad y cuantía. Un pobre y raquítico amor comparado con el que Dios nos tiene.

  Pero es de considerar que no hay reciprocidad correspondida, pues mientras que Dios nos ama a todos, su amor a nosotros a cada uno de nosotros se generó el día que no creo, y difícilmente podíamos nosotros darle reciprocidad a su amor. Pero es el caso que son muchos los que no le aman y sin embargo el siempre los ama, hasta el último momento en que se nieguen a aceota el amor de Dios y se salgan de su ámbito de amor.

         El Señor busca afanosamente nuestra amor y es por ello que cuando encuentra un alma dispuesta a entregarse plenamente a su amor, en forma incondicional, esta alma desarrolla velozmente su vida espiritual y la luz divina, penetra en su ser iluminando los ojos de su alma, colmándola de dones y bienes espirituales, pues es doctrina cierta y comprobada que quién se entrega al Señor, Él corresponde entregándose a su vez a ese amor que se le ofrece: “Mira que estoy a la puerta llamando: si alguien oye mi voz y me abre, entraré en su casa y cenaremos juntos”. (Ap 3,20).

           Esta necesidad de ser correspondido en el amor, la siente el mismo Dios, cuando se nos queja de que ¡El Amor no es amado! ¡Haz amar al Amor! Dios es amor, y debemos procurárselo. El mismo Jesús se queja: Debes creerme como suena, hija mía. ¡Tengo necesidad de amor! Como un hambriento necesita pan y un sediento necesita agua. Yo tengo necesidad de amor.

         Pero aquí a lo que en verdad nos referimos, es al mutuo amor que el alma humana busca y puede sentir hacia su Creador. Aquí, en este mundo en que vivimos, todo el que ama al Señor, puede decir sin dudar, que es amado. Y el que desea amar, ya ama y por lo tanto es amado. Dios nos ama únicamente a fin de amar en nosotros, y al amar en nosotros, nos une a Él. Este es el perfecto amor, el que emana de Dios, pues solo Él puede generar amor, lo nuestro, lo que nosotros llamamos amor hacia Él, es un reflejo débil y pálido del inmenso amor que Dios tiene a sus criaturas.

      Mi más cordial saludo lector y el deseo de que Dios te bendiga.

       Otras glosas o libros del autor relacionados con este tema.

  • Libro. AMAR A DIOS.- www.readontime.com/isbn=978461164509
  • Libro. LA SED DE DIOS.- www.readontime.com/isbn=9788461316281
  • Amar y ser amados. Glosa del 20-01-10
  • ¿Pero, es verdad que Dios nos ama? Glosa del 25-04-10
  • Amor de Dios individualizado. Glosa del 27-04-10
  • Mendigo de amor. Glosa del 07-06-11
  • ¿Tiene Dios, sed de nosotros? Glosa del 29-06-11
  • Ensanchad el corazón. Glosa del 21-10-11
  • Generosidad en el amor. Glosa del 25-10-11
  • Amor incomprensible. Glosa del 03-12-09
  • Los goces de amar a Dios      22-07-09
  • Imposible, no amar a Dios. Glosa del 26-07-10
  • Verdaderamente, ¿yo amo a Dios? Glosa del 28-07-10
  • ¿Es puro nuestro amor? Glosa del 14-09-10
  • Sin amor es imposible. Glosa del 14-10-10
  • Querer tener deseos de amarte, Señor. Glosa del 19-12-10
  • Todo lo puede, el que ama al Señor. Glosa del 29-12-10 

La fecha que figura a continuación de cada glosa, es la de su publicación en la revista ReL, en la cual se puede leer la glosa de que se trate.

           Si se desea acceder a más glosas relacionadas con este tema u otros temas espirituales, existe un archivo Excel con una clasificada alfabética de temas, tratados en cada una de las glosas publicadas. Solicitar el archivo a: juandelcarmelo@gmail.com 
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 1
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


ANA
04/04/2013
EL SEÑOR CONVIERTE NUESTRO CORAZÓN DE PIEDRA EN CORAZÓN DE CARNE.
Sigo viendo la exigencia de reciprocidad como algo antagónico a la gratuidad. Me quedo con la gratuidad. ´´Donde hay amor, pon amor y hallarás amor´´ parte de una ausencia inicial de reciprocidad, aunque ésta llegará con el tiempo. Quien cree en la eternidad no puede poner fecha de caducidad a la gratuidad: amo gratis durante un tiempo determinado y si la reciprocidad no se produce, dejo de amar. Cuando decidimos amar a un enemigo no tenemos como objetivo que él nos ame, sin embargo, siempre es
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Juan del Carmelo
Juan del Carmelo no es quien dice ser. O mejor dicho, es quien es, pero prefiere presentarse en su alter ego Juan del Carmelo que no es más que un seglar que, a finales de los años 80, experimentó la llamada de Dios y se vinculó al Carmelo Teresiano. Ha publicado libros de espiritualidad como «Mosaico espiritual», «Santidad en el Pontificado», o «En las manos de Dios» Como lo cortés no quita lo valiente es, además, un empresario de éxito. Y nos acompaña, con sencillez y hondura, desde «El blog de Juan del Carmelo».

Juan del Carmelo, es autor, editor y responsable del Blog El Blog de Juan del Carmelo, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
OCTUBRE 2014

Intransigencia católica. Depósito de la fe

Gobierno de Dios, gobierno del pueblo

Me estoy haciendo viejo

Necesidad de la mortificación

En medio de nuestra guerra

Inmutabilidad divina y relativismo

Manso y humilde

Iluminación divina de la mente humana

¿Tengo yo el alma limpia?

Hambre de amor a Dios

Voluntad de Dios, fuente de bienes

Errores al querer conocer a Dios
SEPTIEMBRE 2014

Fuerza de la humildad

Fuerza del amor

Tres anuncios del Señor

Enamorados de María ,nuestra Madre celestial

Misterio Eucaristico

Visión humana en la búsqueda de Dios

Una categoria absoluta

Carmelo teresiano

Nuestra gran desconocida

Equilbro de las potencias del alma

Fuerza espiritual del pecado

Simplicidad y atributos divinos

Nuestra famila espiritual

Apreciar la singularidad divina

Vivir en la carne, vivir en el Espíritu

Ver posts de otros meses

AGOSTO 2014 (15 artículos)

JULIO 2014 (15 artículos)

JUNIO 2014 (15 artículos)

MAYO 2014 (16 artículos)

ABRIL 2014 (15 artículos)

MARZO 2014 (15 artículos)

FEBRERO 2014 (14 artículos)

ENERO 2014 (16 artículos)

DICIEMBRE 2013 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (15 artículos)

OCTUBRE 2013 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (15 artículos)

AGOSTO 2013 (15 artículos)

JULIO 2013 (16 artículos)

JUNIO 2013 (15 artículos)

MAYO 2013 (15 artículos)

ABRIL 2013 (15 artículos)

MARZO 2013 (16 artículos)

FEBRERO 2013 (14 artículos)

ENERO 2013 (16 artículos)

DICIEMBRE 2012 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (15 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (15 artículos)

AGOSTO 2012 (15 artículos)

JULIO 2012 (16 artículos)

JUNIO 2012 (15 artículos)

MAYO 2012 (15 artículos)

ABRIL 2012 (15 artículos)

MARZO 2012 (16 artículos)

FEBRERO 2012 (14 artículos)

ENERO 2012 (16 artículos)

DICIEMBRE 2011 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (15 artículos)

OCTUBRE 2011 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (15 artículos)

AGOSTO 2011 (15 artículos)

JULIO 2011 (16 artículos)

JUNIO 2011 (15 artículos)

MAYO 2011 (15 artículos)

ABRIL 2011 (15 artículos)

MARZO 2011 (16 artículos)

FEBRERO 2011 (14 artículos)

ENERO 2011 (15 artículos)

DICIEMBRE 2010 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (15 artículos)

OCTUBRE 2010 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (15 artículos)

AGOSTO 2010 (16 artículos)

JULIO 2010 (15 artículos)

JUNIO 2010 (15 artículos)

MAYO 2010 (16 artículos)

ABRIL 2010 (15 artículos)

MARZO 2010 (16 artículos)

FEBRERO 2010 (14 artículos)

ENERO 2010 (15 artículos)

DICIEMBRE 2009 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (15 artículos)

OCTUBRE 2009 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (14 artículos)

AGOSTO 2009 (13 artículos)

JULIO 2009 (14 artículos)

JUNIO 2009 (12 artículos)

MAYO 2009 (7 artículos)

Lo más leído
1 De la francesa que ha sufrido la amputación de sus cuatro miembros tras abortar
2 Era protestante y se alejaba de Dios, su padre le compró «Mero Cristianismo» y ahora es dominico
3 De San Benito de Nursia, santo patrono de Europa. En el 50 aniversario de su proclamación
4 No ganar el cielo, sino las elecciones
5 Los mártires hospitalarios de Málaga
6 El nuevo arzobispo de Madrid usa whatsapp, come con palillos con chinos, y bocatas Pans and Company
7 Mujer lapidada por el EIIS en Siria
8 Estimados obispos: Las parejas que conviven se preparan para el divorcio
9 Benedicto XVI: No evangelizamos para ganar fieles, sino para transmitir la alegría que nos han dado
10 «¿Por qué decidí financiar Cristiada? Para que la gente aprenda a combatir», dice su productor