Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

La Archidiócesis de Valencia (2)

Victor in vínculis

15 febrero 2013

Con el título “Glorificación de los mártires valencianos (1936-1939)”, José Grassa Hontecillas pintó este óleo sobre lienzo para conmemorar a los beatificados el día 11 de marzo de 2001 por el Beato Juan Pablo II. Se encuentra colocado sobre la puerta de la Sacristía de la Catedral de Valencia.

3 de mayo de 2001
La Seo Valentina resultó insuficiente para albergar a todos los fieles que quisieron participar en la Misa de Acción de Gracias por la beatificación de los 233 mártires, la mayoría de ellos de nuestra Diócesis. Monseñor Agustín García-Gasco Vicente dispuso que esta tuviese lugar el 3 de mayo, porque ese día se celebra la Cruz Gloriosa de Pascua Florida.
Muchos de los asistentes conocieron a los nuevos Beatos, era lógico que en la Catedral se advirtiese un clima de alegría y agradecimiento a Dios Nuestro Señor. Familiares, compañeros de congregación, postuladores llegados de Roma, superiores generales y provinciales llenaron las amplias naves del Primer Templo de la diócesis.
Como retablo se instaló el lienzo de José Grassa “La glorificación de los mártires valencianos”. En el cimborrio, en la vertical del altar mayor, estaba colocado el tapiz que, el día de la beatificación, estuvo colgado en la Basílica de San Pedro del Vaticano que representa la cruz martirial de San Vicente. La arqueta de plata que contiene las Venerables Reliquias de los Beatos presidió la ceremonia.
El Sr. Arzobispo en su homilía dijo que la Iglesia de Valencia se sentía orgullosa ante un grupo tan numeroso de Mártires y sentía la necesidad de rendirles un agradecido homenaje.
 
Descripción del cuadro
Desde una vista de la ciudad de Valencia rodeada por el río Turia con las siluetas de los monumentos más representativos: el Miguelete, cimborrio de la Catedral, puente y Torres de Serranos, destacándose en el crepúsculo se elevan en un ascenso helicoidal esa “muchedumbre de justos que nadie podría contar; que han blanqueado sus túnicas en la sangre del Cordero” según nos cuenta San Juan en el Apocalipsis (7,14). Suben en un ascenso dinámico al encuentro con la figura de Cristo que, sentado en un Trono de nubes, rodeado de luz deslumbradora, les abre sus brazos en actitud de acogida.

Algunos llevan palmas en sus manos, y una alegría desbordante se refleja en sus rostros y en sus manos. Hay mujeres, hombres, sacerdotes, religiosas y religiosos, todos participan de esa dinámica ascendente en pos de su meta: su encuentro con Cristo. El triunfo final de los justos.
Aunque no es momento de jerarquías, para destacar con un nombre al conjunto numeroso de los 233 mártires que fueron beatificados por Juan Pablo II, la figura superior de la derecha representa la efigie de José Aparicio Sanz, que aparece con estola roja, mínimo distintivo más cromático que diferencial: “José Aparicio y compañeros”.
La composición de colores es fruto de largos años de estudio de la luminosidad de los colores. Data de los primeros años de estancia en Tavernes de Valldigna del artista José Grassa, en que empezó a intuirla y cuyo conocimiento alcanzó hace pocos años. Desde entonces la aplica en sus obras de forma consciente y controlada. Dicha luminosidad da un poder reflectante singular al cuadro. Un poco como si tuviera luz propia. La hechura ha sido resuelta intentando que el juego de pinceladas parezca que “ha salido solo”, en un acto lúdico.
 
Los cuadros de la Capilla de San Jacinto Castañeda
El Boletín Oficial del Arzobispado de Valencia publicó un número extraordinario (nº 3.240) sobre la beatificación de 2001. En sus páginas podemos leer la explicación de los dos óleos sobre lienzo que representan a los mártires de la persecución religiosa que fueron beatificados el 11 de marzo de 2001. Dichos cuadros que se colocaron en la Catedral de Valencia, están ubicados en la Capilla de San Jacinto Castañeda, mártir dominico que sufrió el martirio en Tonquín (Vietnam) en 1773.

En la primera pintura aparecen la mitad de los mártires valencianos del siglo XX. La representación de sus imágenes tiene el claro propósito de que sus figuras puedan ser veneradas.
La estructura compositiva de la obra radica en una ampulosa espiral claramente definida; esta queda comprendida por dos puntos de fuga dispuestos en dos planos de altura distintos que consiguen aunar el fluir del grupo humano representado. La utilización de la espiral viene traída por tratarse de un elemento geométrico siempre abierto y cargado de simbolismo; desde la mera expresión de movimiento, pasando por el concepto de infinitud y eternidad, además de toda una serie de connotaciones de tipo espiritual y místico.
Los dos puntos de fuga a que aludimos con anterioridad, son el origen desde donde viene la marcha de la romera de mártires. Esta se va vertebrando y haciendo cada vez más visible paulatinamente llegando incluso, gran número de las personas representadas a acercarse en primerísimos planos frente al observador (área interior del cuadro), zona ésta que bien podría simbolizar la llegada a las puertas de la Gloria celestial.
La omnipresencia de la Cruz, símbolo por excelencia de la cristiandad, surge de forma velada de entre los vaporosos fondos del cuadro, prolongando dos de sus brazos hasta bañar con su luz las figuras del grupo de mártires.
La romería muestra jalonadamente a mártires pertenecientes a diversas órdenes religiosas así como a hombres y mujeres seglares de diferente condición y profesión. Están representadas las órdenes y congregaciones a las que pertenecieron son: Clarisas, Jesuitas, Franciscanos, Dominicos, Salesianos, Capuchinos, Dehonianos, Hermanitas de los Ancianos Desamparados, Sacerdotes diocesanos, Carmelitas, Hermanos de la Doctrina Cristiana, Escolapias, Terciarios Capuchinos y Hombres y Mujeres de Acción Católica.


El tratamiento del color, sin duda condicionado por la iluminación es predominantemente cálido, este también viene atemperado por la dominante sobriedad cromática requerida en el vestuario de los personajes. En el uso del color se ha pretendido huir de estridencias coloristas tratando de mantener una variedad equilibrada del mismo, con el fin de conseguir un clima naturalista. Este hecho facilita la aproximación del observador hacia los personajes representados.
La sensación de profundidad en el área superior del cuadro se ha potenciado al aplicar la perspectiva aérea y la técnica del esfumato ayudando de éste modo a crear una atmósfera difusa, en la que, a medida que se alejan las figuras de los personajes, disminuyen sus tamaños y a su vez el contorno de sus formas va desdibujándose hasta desaparecer en la lejanía.
Valiéndonos de variada y pormenorizada documentación gráfica de la época de los personajes en la que fueron fotografiados con diversa fortuna, la resolución de los retratos responde a un extenso estudio y análisis previo de cada caso en particular, en los que, para cada persona, se ha requerido un tratamiento específico y distinto. Por otra parte también se ha aunado la intención de mostrar un cierto aire general de templanza, vaga resignación, fuerza interior alimentada por la Fe, generosidad, entereza y sobre todo serenidad y entrega. En el conjunto de los personajes pintados se ha pretendido conferir una reinante sensación de proximidad, humanidad y naturalidad.
El segundo cuadro  completa la cifra de los 233. La temática, contenido, función y dimensiones son similares al antes señalado. El grupo que aparece es la otra mitad de los que fueron beatificados en Roma.
En la zona superior derecha, se ha dispuesto de forma parcial y un tanto velada la parte más característica la cruz y el crismón coronado procedente del sepulcro de San Vicente Mártir (en la foto, bajo estas líneas, cuadro de la izquierda). Se trata de una cruz gloriosa, símbolo de la muerte y resurrección de Cristo. Los 233 mártires que han sido beatificados, siguiendo el ejemplo del primer mártir de la iglesia valenciana, han alcanzado ya “la corona de gloria que no se marchita”.

ReL te regala todos los días un trozo de Cielo… pero necesitamos tu ayuda para seguir haciéndolo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Jorge López Teulón
Jorge López Teulón (Madrid 1970). Tras cursar los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor de San Ildefonso, recibe la ordenación sacerdotal, el 25 de junio 1995. Sus años de ministerio sacerdotal los ha desarrollado en la ciudad de Talavera de la Reina (Toledo). Delegado de Medios de Comunicación Social en la Vicaría de Talavera (1996-2005). Se le encargó durante un quinquenio (1998-2002) la retransmisión para el territorio nacional de la Misa dominical retransmitida por la Cadena COPE. Desde 1996 es el Capellán del Colegio Compañía de María de la Orden de Hijas de María Nuestra Señora en Talavera.

En el año 2002 fue nombrado Postulador de una Causa de más de 900 mártires de la persecución religiosa de 1936 a 1939, para la Provincia eclesiástica de Toledo y la diócesis de Ávila.

Ha creado la página www.persecucionreligiosa.es , primera página en lengua española dedicada exclusivamente a este tema.

También ha creado la página www.cardenaldonmarcelo.es

Jorge López Teulón, jorgelteulon@gmail.com, es autor, editor y responsable del Blog Victor in vínculis, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
FEBRERO 2013

Los mártires dominicos de Calanda

Dos curas extremeños

Isabelino Madroñal Sánchez

La Archidiócesis de Valencia (y 3)

La Archidiócesis de Valencia (2)

La Archidiócesis de Valencia (1)

Gracias, Santo Padre

Iconoclastas y mártires (y 2)

Iconoclastas y mártires (1)

Ver posts de otros meses

MARZO 2017 (19 artículos)

FEBRERO 2017 (19 artículos)

ENERO 2017 (19 artículos)

DICIEMBRE 2016 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (18 artículos)

OCTUBRE 2016 (24 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (11 artículos)

AGOSTO 2016 (13 artículos)

JULIO 2016 (17 artículos)

JUNIO 2016 (30 artículos)

MAYO 2016 (31 artículos)

ABRIL 2016 (23 artículos)

MARZO 2016 (13 artículos)

FEBRERO 2016 (13 artículos)

ENERO 2016 (14 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (7 artículos)

AGOSTO 2015 (9 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (13 artículos)

MAYO 2015 (13 artículos)

ABRIL 2015 (13 artículos)

MARZO 2015 (10 artículos)

FEBRERO 2015 (7 artículos)

ENERO 2015 (14 artículos)

DICIEMBRE 2014 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (13 artículos)

AGOSTO 2014 (15 artículos)

JULIO 2014 (10 artículos)

JUNIO 2014 (12 artículos)

MAYO 2014 (20 artículos)

ABRIL 2014 (26 artículos)

MARZO 2014 (9 artículos)

FEBRERO 2014 (9 artículos)

ENERO 2014 (10 artículos)

DICIEMBRE 2013 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (12 artículos)

OCTUBRE 2013 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (11 artículos)

AGOSTO 2013 (10 artículos)

JULIO 2013 (9 artículos)

JUNIO 2013 (8 artículos)

MAYO 2013 (11 artículos)

ABRIL 2013 (9 artículos)

MARZO 2013 (8 artículos)

FEBRERO 2013 (9 artículos)

ENERO 2013 (14 artículos)

DICIEMBRE 2012 (18 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (17 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (10 artículos)

AGOSTO 2012 (12 artículos)

JULIO 2012 (8 artículos)

JUNIO 2012 (11 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (9 artículos)

MARZO 2012 (9 artículos)

FEBRERO 2012 (6 artículos)

ENERO 2012 (9 artículos)

DICIEMBRE 2011 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (36 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (35 artículos)

AGOSTO 2011 (47 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (8 artículos)

MAYO 2011 (7 artículos)

ABRIL 2011 (8 artículos)

MARZO 2011 (9 artículos)

FEBRERO 2011 (9 artículos)

ENERO 2011 (9 artículos)

DICIEMBRE 2010 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (12 artículos)

OCTUBRE 2010 (8 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS