Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

Beato José María Peris (1)

Victor in vínculis

8 julio 2013

El Operario Diocesano Juan de Andrés Hernansanz publicó en 1990 el libro “Testigos de su sacerdocio”. Cinco años después, el 1 de octubre de 1995, el Beato Juan Pablo II elevaba a la gloria de los altares a un grupo de religiosos mártires en la persecución religiosa española. Desde 1987, era la sexta beatificación de mártires, y fueron 45 en total: el Obispo de Teruel y su vicario general, tres Marianistas de Alarcos (Ciudad Real), trece Escolapios, nueve sacerdotes Operarios, 17 religiosas de la Doctrina Cristiana de Valencia y un laico, también valenciano.
Este era un primer grupo de nueve beatificados, sobre un total de treinta sacerdotes de la Hermandad. El martirologio de los Operarios escrito por Juan de Andrés dedica el capítulo noveno al rector mártir del Seminario de Barcelona. De “Don José María Peris Polo. Seducido por lo sacerdotal” tomamos estas páginas.
 
De la Hermandad de Sacerdotes Operarios Diocesanos.
José María nació en Cinctorres, provincia de Castellón y diócesis de Tortosa, el día 1 de noviembre de 1889, a las tres de la madrugada. Pertenecía a una familia de condición humilde. Su mayor riqueza era la bondad, además poseía una inteligencia privilegiada. Tenía fama de niño muy bueno. Y desde esa edad también tenía afición a la música. Son las tres características que destacarán en su vida: piedad profunda, estudio constante, músico virtuoso.
Ingresó en el Colegio de San José de Tortosa el año 1900, cuando tenía once años. Desde muy pequeño manifestó su deseo de ser sacerdote. Aprovechó extraordinariamente en todo, particularmente en los estudios eclesiásticos. Fue un seminarista ejemplar y gozó de fama excelente, dentro y fuera del Seminario. Son muchos los testigos que insisten en que no pudo realizar sus estudios en Roma por falta de salud, que siempre fue muy precaria en él.
Realizó sus estudios en Tortosa y allí le confirieron todas las órdenes. Una vez ordenado de menores, fue admitido en la Hermandad de Sacerdotes Operarios Diocesanos. El día 15 de agosto el prelado de Tortosa concedió sin dificultad el permiso para pertenecer a dicha Hermandad.
Quedó como formador en el Colegio de San José de Tortosa desde el curso 1912-1913. Recibió el subdiaconado el día 17 de mayo de 1913. El 19 de diciembre de 1913 fue ordenado diácono. Y el 6 de junio de 1914 recibió el presbiterado en Tortosa. Celebró su primera misa al día siguiente en el Colegio de San José de Tortosa. El 12 de agosto de 1914 emitió sus primeros votos trienales.
Durante cuatro cursos actuó como prefecto de disciplina en el Colegio de San José de Tortosa. El 1 de julio de 1914 fue enviado a Valencia para perfeccionar sus estudios de música bajo la dirección de don Vicente Ripollés.
 
Director del Colegio de Tortosa
Al comenzar el curso 1916-1917 don José María Peris fue nombrado director del Colegio de Tortosa. Durante diez cursos ejerció este cargo, y todos sus alumnos declaran que su gestión fue excelente. Se ganó el corazón de todos.

          
Se preocupó con excelente resultado de la formación litúrgica y musical. Trabajó con idéntico interés en la formación catequística de sus alumnos. De forma similar testifica el cardenal don Vicente Enrique Tarancón, también alumno del Beato: “Llamaba la atención la orientación sacerdotal de horizontes muy amplios en sus pláticas, realmente maravillosas; en la orientación del seminario; en el descubrir y perfeccionar las cualidades de cada uno de los seminaristas. Supo orientar muy sólidamente la piedad sacerdotal, basándose en la doctrina del Cuerpo Místico de Jesucristo, y destacando la exigencia de santidad que tiene la vocación sacerdotal, cosa no frecuente en España en aquellos tiempos”.
Todos sus seminaristas destacan muy en particular las conversaciones individuales con don José María Peris en la rectoral. Era lo que más impacto causaba y lo que más eficacia tenía. Fue digno de notarse su trato personal e individual con cada alumno. Los chicos salían de allí transformados.
Testifica don Vicente Lores:
Pero a lo que daba el siervo de Dios importancia trascendental y eficacia suma era a la conversación individual con el alumno en su despacho. Periódicamente y sin orden prefijado iba llamando a su habitación a los seminaristas para tratar con ellos todo lo concerniente a su familia, aprovechamiento en los estudios, dificultades que podían encontrar; pero sobre todo lo concerniente a su aprovechamiento espiritual y a su idoneidad sacerdotal”.
 
Haec est dies
Fue un compositor musical muy inspirado. Son muchas sus obras publicadas. Quizá la más conocida sea el “Haec est dies”, compuesta para la fiesta eucarística de las casas de formación.
Para componer esta pieza se inspiró de rodillas ante el sagrario, según declaran varios testigos. Convencido de la influencia que tiene la la liturgia y la música en la formación de los pastores compuso el libro “Prácticas litúrgicas”, que tanto ayudaron en la formación de los seminaristas.
El 12 de junio de 1922 fue a Barcelona don José María Peris para perfeccionar sus estudios musicales y ver los mejores medios para imprimir sus obras, ya preparadas, sobre música, meditaciones para seminaristas y alguna otra.
En su formación musical fue discípulo del maestro Felipe Pedrell, de Tortosa, en composición, armonía y contrapunto. Estudio también en Marendsous (Bélgica), en Solesmes (Francia) e incluso en Besalú, con los monjes occitanos de En Calcat, para perfeccionarse en el gregoriano.
 
Rector del Seminario de Córdoba
El 15 de agosto de 1926 registra en su crónica el Director General: “Al prelado de Tortosa, que está en el balneario de Alhama de Aragón, escribo la conveniencia de que el director del Colegio, don José María Peris, vaya al rectorado de Córdoba”.
El 27 de agosto de 1926 el Director General comunica a mosén Peris su nombramiento de rector del Seminario de Córdoba. Llegó a Córdoba el 14 de septiembre. Se dedica a alentar a todos a que no achiquen el corazón. Y poco a poco se va metiendo en la formación de sus alumnos. Un dato importante al finalizar el curso: “Hemos terminado el curso bien, y el señor obispo, ahora más atento y contento que nunca, a pesar de los presagios de tempestad supuestos por algunos”. Pero le esperaban días de prueba.
Terminó muy bien el primer curso. Pero el obispo, tan atento y contento al exterior, era un enigma. No podía menos de ver y palpar las extraordinarias cualidades pedagógicas, la santidad del rector de su Seminario; mas no olvidaba el resquemor que bullía en su corazón contra la Hermandad. Enfrentado con ella, siempre que podía, la perjudicaba.
 
Trabajando sin descanso
Al finalizar el año 1927 está preparando un volumen de Meditaciones y el Directorio de la Hermandad que le han encomendado. Por eso dice: “A pesar de mis vivos deseos, no sé cómo me va a ser posible este curso prepararme para grados. Aún no he podido mirar una letra”.
El 25 de febrero manda las Meditaciones, copiadas a máquina. “El trabajo que he puesto en estas Meditaciones es harto más de lo regular y bien superior a mis fuerzas. No sé el juicio que va a merecer, y, por si fuera desfavorable, ya tengo ofrecido al Señor el pequeño contratiempo que en esto pudiera sufrir... Continúo trabajando en la redacción del Directorio... También continúo repasando la teología”.
En la foto de la izquierdaCapilla del Seminario Conciliar. Trabajó denodadamente en Córdoba y logró mucho en medio de continuas y grandes tribulaciones.
Don José María Peris, en el trato personal con los seminaristas, había ganado su confianza, y la mayoría de ellos querían ser buenos de verdad. Más aún, estaban dispuestos a dar la cara por Cristo y por la Iglesia, a pesar de la oposición del prefecto de estudios, de un grupo de profesores y, solapadamente, del mismo prelado. En vista de la insolencia de los culpables, el Rector dijo al prelado que escogiera "entre los rebeldes o nosotros".
A fines del mes de junio de 1932 el señor obispo escribió a don Carmelo Blay diciéndole que los Operarios se retiraran de su Seminario. Poco antes había estado de visita en Córdoba el Director General y nada le había dicho. Después de la carta a don Carmelo envió comunicación al Director General de la Hermandad.
Pero el Señor Nuncio dijo que los Operarios no se retiraran. En la Sagrada Congregación de Seminarios tampoco lo autorizaban.
Mientras tanto, el siervo de Dios aguantando el calor del verano y el calor de aquella angustia: “Estamos aquí como quien espera que le llamen o le echen. Nuestra forzada permanencia en ésta se hace angustiosa”.
Por fin, el 15 de septiembre de 1932 don José María Peris hizo entrega del Seminario de Córdoba y respiró tras un calvario de dos meses y medio de amarguras.
 
Al Seminario de Barcelona
El Beato pasó unos meses en la casa central de Tortosa preparando la segunda edición de sus Métodos de solfeo y la primera de Canto gregoriano.
En el mes de enero de 1933 enfermó de algún cuidado el rector del Seminario de Barcelona, que hubo de marchar a su pueblo, y “en vista de que tardará mucho tiempo en reponerse y que el Seminario de Barcelona no puede ser gobernado a medias, después de visitar al enfermo y persuadirme de su estado fui a Barcelona a conferenciar con el señor obispo y, de acuerdo, dispusimos se encargara interinamente de aquella casa nuestro José María Peris, a quien tenía preparado de antemano”.
Testifica el padre Gabriel María Brasó, de Montserrat, que fue alumno de mosén Peris en el Seminario de Barcelona:
Transformó el Seminario. Cuando él llegó de rector, el Seminario de Barcelona atravesaba una fuerte crisis en todos los aspectos, particularmente disciplina, espíritu eclesiástico y piedad. Como prueba de ello aduzco que incluso en un periódico de izquierdas de Barcelona se publicaron al menos dos artículos firmados con el seudónimo “Un Seminarista”, contra los responsables del Seminario y el régimen del mismo. Incluso ante el Santísimo solemnemente expuesto en la capilla se realizaron actos colectivos de indisciplina”.
Dice el padre Brasó:
Los medios de que se valió fueron especialmente el conocimiento y trato personal con los seminaristas, la formación espiritual de los mismos, procurando inculcarles una profunda conciencia del estado eclesiástico y una sólida piedad teológica y litúrgica. Consiguió que los seminaristas desearan ir a su habitación y todos pasamos sistemáticamente por ella. Señaló unas horas cada día exclusivamente para ello, a pesar de tener tantas ocupaciones. Se ganó plenamente la confianza de los seminaristas”.
Todos los testigos que fueron alumnos suyos insisten en este medio de trato personal. Los alumnos eran 265.
 
Pláticas de formación
Se hicieron famosas las pláticas de mosén Peris sobre la espiritualidad sacerdotal. “Cada semana nos hacía al menos una plática, con temas interesantes, con una gran profundidad teológica. Eran muy prácticas”.
Sus seminaristas las recuerdan con cariño y veneración: “Se sirvió, para elevar el ambiente del Seminario, de pláticas magistrales periódicas, de profundidad teológica y de mucho sentido práctico”. “Con sus profundos conocimientos teológicos, litúrgicos y ascéticos orientó la mentalidad y la espiritualidad de los seminaristas. Además organizó unas series de conferencias para los ordenandos in sacris; las daba personalmente todas las semanas, versando un año sobre la espiritualidad del sacerdote y otro sobre la acción pastoral”.
El obispo mártir don Manuel Irurita le encomendó la clase de teología pastoral, y a través de ella “hizo vivir en un sentido eclesiástico y teológico la vida parroquial”.
Durante el curso 1933-1934 dictó “plática semanal a los teólogos sobre el ideal de perfección del sacerdocio; meditación, los domingos, a los teólogos y filósofos; plática a los teólogos y filósofos los días de retiro”. Organizó además excursiones pastorales de los alumnos del último curso dirigidas por el rector.
Si crees que la lectura de Religión en Libertad te ayuda… ayúdanos a seguir ayudándote
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
1 COMENTARIO
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

ricardo de Barcelona
08/07/2013
Seminarios..
Que ejemplos.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Jorge López Teulón
Jorge López Teulón (Madrid 1970). Tras cursar los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor de San Ildefonso, recibe la ordenación sacerdotal, el 25 de junio 1995. Sus años de ministerio sacerdotal los ha desarrollado en la ciudad de Talavera de la Reina (Toledo). Delegado de Medios de Comunicación Social en la Vicaría de Talavera (1996-2005). Se le encargó durante un quinquenio (1998-2002) la retransmisión para el territorio nacional de la Misa dominical retransmitida por la Cadena COPE. Desde 1996 es el Capellán del Colegio Compañía de María de la Orden de Hijas de María Nuestra Señora en Talavera.

En el año 2002 fue nombrado Postulador de una Causa de más de 900 mártires de la persecución religiosa de 1936 a 1939, para la Provincia eclesiástica de Toledo y la diócesis de Ávila.

Ha creado la página www.persecucionreligiosa.es , primera página en lengua española dedicada exclusivamente a este tema.

También ha creado la página www.cardenaldonmarcelo.es

Jorge López Teulón, jorgelteulon@gmail.com, es autor, editor y responsable del Blog Victor in vínculis, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
JULIO 2013

La médico mártir de Toledo (y 2)

La médico mártir de Toledo (1)

Beata Mª Guadalupe Ricart

Beato José Agustín Fariña

Beato José María Peris (y 3)

Beato José María Peris (2)

Beato José María Peris (1)

13.10.2013, ¡¡¡son 522!!!

Romance del martirio del SD José García Librán y su hermano Serafín

Ver posts de otros meses

JUNIO 2017 (10 artículos)

MAYO 2017 (18 artículos)

ABRIL 2017 (23 artículos)

MARZO 2017 (24 artículos)

FEBRERO 2017 (19 artículos)

ENERO 2017 (18 artículos)

DICIEMBRE 2016 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (18 artículos)

OCTUBRE 2016 (24 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (11 artículos)

AGOSTO 2016 (13 artículos)

JULIO 2016 (17 artículos)

JUNIO 2016 (30 artículos)

MAYO 2016 (31 artículos)

ABRIL 2016 (23 artículos)

MARZO 2016 (13 artículos)

FEBRERO 2016 (13 artículos)

ENERO 2016 (14 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (7 artículos)

AGOSTO 2015 (9 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (13 artículos)

MAYO 2015 (13 artículos)

ABRIL 2015 (13 artículos)

MARZO 2015 (10 artículos)

FEBRERO 2015 (8 artículos)

ENERO 2015 (14 artículos)

DICIEMBRE 2014 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (13 artículos)

AGOSTO 2014 (15 artículos)

JULIO 2014 (10 artículos)

JUNIO 2014 (12 artículos)

MAYO 2014 (20 artículos)

ABRIL 2014 (26 artículos)

MARZO 2014 (9 artículos)

FEBRERO 2014 (9 artículos)

ENERO 2014 (10 artículos)

DICIEMBRE 2013 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (12 artículos)

OCTUBRE 2013 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (11 artículos)

AGOSTO 2013 (10 artículos)

JULIO 2013 (9 artículos)

JUNIO 2013 (8 artículos)

MAYO 2013 (11 artículos)

ABRIL 2013 (9 artículos)

MARZO 2013 (8 artículos)

FEBRERO 2013 (9 artículos)

ENERO 2013 (14 artículos)

DICIEMBRE 2012 (18 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (17 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (10 artículos)

AGOSTO 2012 (12 artículos)

JULIO 2012 (8 artículos)

JUNIO 2012 (11 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (9 artículos)

MARZO 2012 (9 artículos)

FEBRERO 2012 (6 artículos)

ENERO 2012 (9 artículos)

DICIEMBRE 2011 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (36 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (35 artículos)

AGOSTO 2011 (47 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (8 artículos)

MAYO 2011 (7 artículos)

ABRIL 2011 (8 artículos)

MARZO 2011 (9 artículos)

FEBRERO 2011 (9 artículos)

ENERO 2011 (9 artículos)

DICIEMBRE 2010 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (12 artículos)

OCTUBRE 2010 (8 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS