Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

El Hermano Saperas (y 2)

Victor in vínculis

3 diciembre 2012

Por de pronto, empiezan a gastarle bromas.
Unas bromas tan groseras y de mal gusto que ya hacen presagiar el tufo de lo que están tramando... Fernando se planta: sólo oír tales obscenidades, le subleva.
-¡Matadme, si queréis; pero no me habléis de esas cosas!
Se lo juega todo. La muerte, sí, sí. Él prefiere la muerte; ¡claro que la prefiere! La muerte, antes que oír sólo algo que anuncie pecado. Su viril decisión espolea la imaginación de los milicianos. Y se resuelven a lo peor: quieren humillar la virtud del Hermano, de la manera más abyecta y repugnante.
Pero él es un hombre. ¡Vaya si es un hombre! Y fuerte, además… Uno de esos rudos mozos del agro catalán, capaces de todo… Empieza a forcejear con todo su denuedo. ¡Y vence!
Le dejan en paz… por ahora.
Seguramente los músculos de Fernando han sido convincentes.
-¡Matadme, si queréis!, repite.
-¡Matadme, matadme... pero no me hagáis eso!
Vuelven al coche. El cerebro de Juan, el cabecilla de los milicianos, ha urdido otro sistema.
-Al llegar a Cervera te llevaremos a…
Le prometen perdonarle la vida… si accede.
¡La cosa es demasiada clara para él!
Morirá antes que pecar.
 
Aquí empieza el calvario del Hermano Fernando Saperas. Firme, invencible en su decisión, lo resistirá todo, todo, antes que pecar… Ora interiormente. Son momentos y detalles que no se pueden describir. Todos los que asistieron a alguno de ellos, los recuerdan con horror. Un pobre hombre, sereno de oficio, se volvió loco.
Pero Fernando tenía que apurar su cáliz…
Lo llevaron por todos los sitios de perdición. Intentaron por todos los medios vencer su virtud. Todas las tentaciones, todas las ocasiones para hacerle pecar contra la virtud fueron probadas. Agotadas en Cervera todas las posibilidades, le llevaron a Tárrega.
-¡Virgen soy y virgen moriré!
Grito espléndido, triunfal, de un alma que lucha y vence con la gracia de Dios implorada en la oración. La Iglesia tiene muchas historias maravillosas de cristianos que defendieron su pureza con heroísmo. Pero esta vez es un hombre; un hombre en su plenitud. Un hombre en toda la extensión de la palabra, que arrostra lo increíble para defender su virginidad.
-¡Matadme -exclama Fernando una vez y otra-, hacedme lo que queráis! Yo quiero morir santamente. Jamás consentiré…
Aquel hombre entero, que no cede ni se doblega por nada, ni ante amenazas ni ante seducciones, es, sin duda, algo extraordinario.
Juan está frenético, fuera de sí. El Hermano Saperas permanece irreductible; él, con todos sus refinamiento satánicos, está haciendo el ridículo.
Saca su pistola y encañona a la dueña de casa.
-¡Haz lo que se te manda o te remato aquí mismo!
Fue una escena intensísima. Aquella mujer supo tener un arranque de grandeza: no se acobardó ante la pistola, hizo frente al canalla…
Y los milicianos tuvieron que salir de allí ignominiosamente.
-¡Fuera de aquí, sinvergüenzas!
¡Aquello no se podía resistir! Sin embargo… Juan había escupido su impotencia y su despecho en una frase insultante:
-¡Tú no eres hombre, porque no eres capaz de hacer lo mismo que todos hacen!
Esto –o algo parecido- se puede oír muchas veces. Nuestros muchachos de hoy, cuando se enfrentan con la vida y han de tratar con gentes de mala catadura, cuando quieren permanecer firmes, sin dejarse arrastrar… han de escuchar cosas parecidas. -¡No eres hombres!...
Lo mismo que aquel religioso, invencible en su virtud, incluso frente a las peores tentaciones. Y él, precisamente, era más hombre que nadie. Porque sabía resistir como un hombre valiente. Dejarse arrastrar es fácil; seguir la fuerza de las pasiones, eso está al alcance de todos. Pero aguantar el tipo, con una reciedumbre de voluntad heroica, cuando todo inclina y fuerza al pecado… como supo hacer el Hermano Saperas ¡está reservado sólo a hombres de temple! A hombres en el sentido pleno de palabra.
Por eso Fernando Saperas supo responder al insulto con una gallardía verdaderamente viril:
-¿Qué no soy hombre? Yo haría, si quisiera, tanto  o más que vosotros… Pero, ¡no me da la gana! ¡Prefiero morir!
Su muerte sería el sello supremo de su hombría.
Juan y sus compañeros milicianos están en el paroxismo de la indignación. Han sido arrojados vergonzosamente.
-Ya que no has querido, te sacaremos los ojos, -le dicen.
Afortunadamente, surgió una discusión acerca del modo de consumar aquella última salvajada: unos proponían un modo, otros discrepaban… e incluso no faltó quien se opuso, porque aquel proceder de los de Cervera podía crear complicaciones a los comités de otros pueblos. Por fin, llevan al Hermano Saperas hasta el cementerio.
El martirio va a concluir. Ahora recibirá la palma…
Debe de estar destrozado, física y psicológicamente; las últimas horas han sido de una tensión y un apuro que hubieran hundido a cualquiera. Pero él se mantiene en pie, con toda la grandeza de su sacrificio. Sin duda, una fuerza sobrenatural le sostiene.
Los dos focos del automóvil iluminan su figura maltrecha.
-¡Apunten…!
La voz de Fernando resuena en aquel silencio trágico:
-Perdónalos, Señor, que no saben lo que hacen.
Es la única posición que cabe a un cristiano ante la muerte: la misma actitud de Cristo en el Calvario. Los asesinos se burlan. ¿Cómo perdonarlos? ¿Por qué? ¿Qué clase de salida es aquella?
-¡Yo os perdono! -repite Fernando en medio de la lluvia de mofas.
Ya están las armas a punto. Es el momento.
-¡Viva Cristo Rey!
Resuena una descarga. Luego otra y otra. Un silencio… y un disparo final.
Fernando Saperas queda junto a la tapia del cementerio, bañado en su sangre. Pero no ha muerto aún. Juan y los suyos, al marcharse, oyen todavía su voz, apagada por la agonía, pronunciando la palabra más dulce, que cierra y culmina el sacrificio:
-¡Madre…! ¡Madre…!
El mártir de la castidad invoca a la Virgen, a la Madre purísima, que tanto le ha estado ayudando en todo su martirio, de quien ha recibido la fuerza para su heroísmo, y que ahora, cuando su alma está a punto de volar, debe de hallarse muy cerca, muy cerca de él…
-¡Madre…!
En esta última palabra del Hermano Saperas puede estar quizá la clave de lo inexplicable. Sin ella, sin la Madre, no hubiera sido posible llevar el heroísmo hasta aquel extremo. La resistencia inaudita de Fernando no puede tener otra razón que una asistencia especialísima de la Virgen a lo largo de la pesadilla de todas aquellas horas de prueba. Por eso, ahora que todo está terminando, debe de estar Ella tan cerca de Fernando…
Cuando alguna vez pases por Tárrega (Lleida), no dejes de llegarte hasta su cementerio. En la tapia, una lápida de mármol perpetúa el sacrificio de Fernando Saperas.
AQUÍ,
POR DEFENDER SU CASTIDAD RELIGIOSA
FUE MARTIRIZADO EL 13-VIII-1936
EL HERMANO FERNANDO SAPERAS
MISIONERO HIJO DEL CORAZÓN DE MARÍA
 
Allí cayó un hombre. ¡Todo un hombre!

Lo arrostró todo antes que pecar. Como Santa María Goretti, como Josefina Vilaseca, como tantos mártires de la pureza. El lema de santo Domingo Savio: “antes morir que pecar”, llevado a la práctica.
Que el heroísmo viril de Fernando Saperas sea un ejemplo para todos los hombres de verdad.
Fernando Saperas Aluja nació en Alió (Tarragona) el 8 de septiembre de 1905. Cuando tenía siete años, murió su padre, don José Saperas, y la familia se quedó sin los ingresos de albañil con que la mantenía. Al cumplir los 15 años, Fernando marchó a Valls (Tarragona) y Barcelona para trabajar de camarero de hotel y de dependiente de un comercio. Hizo el servicio militar en Barcelona, cerca del Santuario del Corazón de María, regido por los Misioneros Claretianos. Siempre que se lo permitían las obligaciones militares, Fernando asistía a dicho Santuario. Por aquel entonces comenzó a sentir el deseo de ingresar en una comunidad religiosa, si no para estudiar, porque su edad ya no lo permitía, al menos para servir en ella como criado.
Fue aceptado en la Congregación, no como criado, sino como Hermano misionero. Su ingreso se produjo a finales de 1928. Una vez realizados los años de formación, fue destinado a Cervera, a la comunidad de la Universidad. Cada día se acrecentaba en él la piedad con que había sido agraciado desde niño. Además de asistir a los actos de oración de la comunidad, de participar en la misa y comulgar, hacía frecuentes visitas al Santísimo, realizaba el ejercicio del Viacrucis y rezaba las tres partes del rosario. Junto a la piedad se desarrolló en el Hno. Saperas el amor a la vocación y al Instituto. “Nunca -solía decir- podremos dar las debidas gracias a Dios por el beneficio de la vocación”. Sin embargo, la nota más característica de su espiritualidad fue su buena disposición para el trabajo y el celo misionero con que lo desempeñó. Cumplía sus cargos con diligencia, limpieza, orden y con una impronta evangelizadora.
Estaba encargado de la portería cuando, el 21 de julio de 1936, los 117 claretianos de Cervera tuvieron que dispersarse precipitadamente. El Hermano Fernando se dirigió a la comunidad de Solsona con el grupo más numeroso, pero tuvieron que dispersarse por el camino. Después de rodar por varios caseríos de la comarca, y trabajar en la casa del señor Riera de Montpalau, tuvo que marchar hacia la finca de otro amigo, el señor Bofarull. Fue detenido en la mañana del 12 de agosto. Una vez que manifestó su condición de religioso, fue sometido a toda clase de provocaciones y vejaciones contra la castidad. Finalmente, tras quince horas de sufrimientos, perdonando a sus verdugos, murió fusilado a las puertas del cementerio de Tárrega (Lérida). Era ya el 13 de agosto de 1936. Sus restos se custodian en la parroquia de Santa María de L´Alba de Tarrega (Lérida).

Religión en Libertad existe gracias a tu ayuda
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Jorge López Teulón
Jorge López Teulón (Madrid 1970). Tras cursar los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor de San Ildefonso, recibe la ordenación sacerdotal, el 25 de junio 1995. Sus años de ministerio sacerdotal los ha desarrollado en la ciudad de Talavera de la Reina (Toledo). Delegado de Medios de Comunicación Social en la Vicaría de Talavera (1996-2005). Se le encargó durante un quinquenio (1998-2002) la retransmisión para el territorio nacional de la Misa dominical retransmitida por la Cadena COPE. Desde 1996 es el Capellán del Colegio Compañía de María de la Orden de Hijas de María Nuestra Señora en Talavera.

En el año 2002 fue nombrado Postulador de una Causa de más de 900 mártires de la persecución religiosa de 1936 a 1939, para la Provincia eclesiástica de Toledo y la diócesis de Ávila.

Ha creado la página www.persecucionreligiosa.es , primera página en lengua española dedicada exclusivamente a este tema.

También ha creado la página www.cardenaldonmarcelo.es

Jorge López Teulón, jorgelteulon@gmail.com, es autor, editor y responsable del Blog Victor in vínculis, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
DICIEMBRE 2012

Martirio y destierro del Beato Manuel González (4)

Martirio y destierro del Beato Manuel González (3)

Martirio y destierro del Beato Manuel González (2)

Dominico y periodista

Martirio y destierro del Beato Manuel González (1)

27.10.2013, ¡ya son 327!

Exhumaciones y reliquias (2)

Exhumaciones y reliquias (1)

Los 7 mártires de la Editorial Bruño (y 2)

Los 7 mártires de la Editorial Bruño (1)

8 Carmelitas martirizados en Carabanchel Bajo (Madrid)

Claretiano, médico y mártir

Los protomártires de la Orden Hospitalaria (y 2)

Los protomártires de la Orden Hospitalaria (1)

Desde su Catedral de Barcelona

El Hermano Saperas (y 2)

El Hermano Saperas (1)

De México a Tárrega, de casado a carmelita calzado

Ver posts de otros meses

MARZO 2017 (19 artículos)

FEBRERO 2017 (19 artículos)

ENERO 2017 (19 artículos)

DICIEMBRE 2016 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (18 artículos)

OCTUBRE 2016 (24 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (11 artículos)

AGOSTO 2016 (13 artículos)

JULIO 2016 (17 artículos)

JUNIO 2016 (30 artículos)

MAYO 2016 (31 artículos)

ABRIL 2016 (23 artículos)

MARZO 2016 (13 artículos)

FEBRERO 2016 (13 artículos)

ENERO 2016 (14 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (7 artículos)

AGOSTO 2015 (9 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (13 artículos)

MAYO 2015 (13 artículos)

ABRIL 2015 (13 artículos)

MARZO 2015 (10 artículos)

FEBRERO 2015 (7 artículos)

ENERO 2015 (14 artículos)

DICIEMBRE 2014 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (13 artículos)

AGOSTO 2014 (15 artículos)

JULIO 2014 (10 artículos)

JUNIO 2014 (12 artículos)

MAYO 2014 (20 artículos)

ABRIL 2014 (26 artículos)

MARZO 2014 (9 artículos)

FEBRERO 2014 (9 artículos)

ENERO 2014 (10 artículos)

DICIEMBRE 2013 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (12 artículos)

OCTUBRE 2013 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (11 artículos)

AGOSTO 2013 (10 artículos)

JULIO 2013 (9 artículos)

JUNIO 2013 (8 artículos)

MAYO 2013 (11 artículos)

ABRIL 2013 (9 artículos)

MARZO 2013 (8 artículos)

FEBRERO 2013 (9 artículos)

ENERO 2013 (14 artículos)

DICIEMBRE 2012 (18 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (17 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (10 artículos)

AGOSTO 2012 (12 artículos)

JULIO 2012 (8 artículos)

JUNIO 2012 (11 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (9 artículos)

MARZO 2012 (9 artículos)

FEBRERO 2012 (6 artículos)

ENERO 2012 (9 artículos)

DICIEMBRE 2011 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (36 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (35 artículos)

AGOSTO 2011 (47 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (8 artículos)

MAYO 2011 (7 artículos)

ABRIL 2011 (8 artículos)

MARZO 2011 (9 artículos)

FEBRERO 2011 (9 artículos)

ENERO 2011 (9 artículos)

DICIEMBRE 2010 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (12 artículos)

OCTUBRE 2010 (8 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS