Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

"Soy Católico Apostólico Romano"

Victor in vínculis

30 noviembre 2012

En 1986, cuando se cumplían los 50 años del asesinato del abogado Alfredo van den-Brule Cabrero, sus familiares publicaron publicaron una esquela que resume mucho de lo que fue el Siervo de Dios: abogado de carrera; alcalde de Toledo durante trece meses entre 1930-1931; letrado de la mitra primada; secretario relator del Tribunal Metropolitano; consejero y asesor del Banco de España; cofundador de la Confederación Católica Agraria…
Durante un homenaje el 19 de octubre de 1930, afirma: “Soy Católico Apostólico Romano y lo soy no por tradición ni por conveniencia, lo soy por convicción, por esa convicción íntima que tengo de que mi religión es la única Divina, y hago esta rotunda afirmación porque es religión de amor, no de odios; de caridad, no de venganzas; de justicia, no de desigualdad… Tengo por el don más preciado de cuantos Dios me haya querido otorgar el de la fe” (El Castellano, 20 octubre 1930).
 
Toledo, finales del siglo XIX
Alfredo nació en Toledo el 30 de octubre de 1890. La partida de bautismo de la parroquia de Santo Tomé nos informa de que recibió las aguas bautismales el 2 de noviembre. Sus padres se llamaban Adolfo van den-Brule y Saleta Cabrero Martínez. Adolfo era francés y Saleta era hija del embajador de España ante la Santa Sede, recibieron el sacramento del matrimonio de manos de S.S. León XIII. De Roma se trasladaron a vivir a Toledo. Dos años antes del nacimiento de nuestro protagonista, nació el primogénito, José.
Durante la larga investigación y las consultas realizadas por la Postulación sobre la vida de Alfredo van den-Brule, el periodista y escritor don Enrique Sánchez Lubián publicaba en el número 4 de la revista cultural “Archivo Secreto” el extenso e interesante artículo “Van den-Brule, el Alcalde de la concordia (1930-1931): Toledo de la Monarquía a la República”. También nuestros archivos diocesanos deberán dar luz sobre la vida social y política del personaje. En estas líneas nos limitamos a tratar sobre su vida cristiana y martirio.
Siendo abogado, recién cumplidos los 25 años, fue elegido concejal del Ayuntamiento de Toledo por el distrito tercero. Fue el candidato más votado y se presentaba como independiente. Nombrado tercer regidor será miembro de las comisiones de Policía de Seguridad, Orden y Sanidad, y de las de Beneficencia, Corrección e Instrucción Primaria.
El 8 de diciembre de 1819 contrae matrimonio en la parroquia toledana de Santa Leocadia con María de la Asunción Gómez de Llanera. Del matrimonio nacieron siete hijos: Inmaculada, Esperanza, Dolores, José, Pilar, Joaquín y Marisa Salud.
 
Alcalde de Toledo
Tras la renuncia al gobierno de la nación del General Primo de Rivera y el encargo de Alfonso XIII al General Berenguer (de crear un nuevo gobierno), entre las muchas medidas dictadas, se procedió al nombramiento de nuevos alcaldes. Don Alfredo fue designado para ejercer como regidor de la ciudad de Toledo durante trece meses desde el 8 de marzo de 1930. Eficaz en la gestión municipal siguió viviendo su compromiso cristiano. En muchas ocasiones se ocupó de los indigentes y necesitados, solicitó a los comerciantes de la ciudad juguetes para repartir a los niños que se alimentaban en el comedor de caridad. Conservamos, por ejemplo, el bando del 19 de diciembre de 1930 que dice así:
“Don Alfredo van den-Brule y Cabrero, Alcalde Presidente del Excmo. Ayuntamiento de esta Ciudad, a los habitantes de la misma hago saber: Que la Excma. Corporación de mi Presidencia, atenta siempre a las necesidades en nuestra Ciudad, como bien lo tiene demostrado, ha acordado dar trabajo a los obreros de esta Capital a contar del lunes 22 del presente,  en la cantidad y por el tiempo que sus disponibilidades lo permitan, con el fin de que la noche en que conmemoramos la Natividad de Nuestro Señor Jesucristo no falte en ningún hogar la cena precisa, por modesta que ésta sea, para evitar el dolor a honrados padres de no tener que satisfacer peticiones de pan hechas por sus hijitos… será proporcionado el referido trabajo… y el que lo acepte recibirá cinco pesetas como jornal…”.
 
Sin embargo, el momento álgido en su vida social y política llegó el 14 de abril de 1931 con la proclamación de la II República. Previendo que los tiempos que se avecinaban serían turbulentos, con gesto sereno, desde un balcón del Ayuntamiento se dirigió a una multitud que le pedía que no abandonase su cargo:
“-Soy católico y soy monárquico. Por lo tanto, no puedo seguir en este puesto bajo el nuevo régimen, pues yo creo que el actual orden de cosas no puede traer a España el bienestar que anhela; antes se me antoja que ha de ser de nefastas consecuencias”.
Palabras éstas demasiado claras como para ser olvidadas a pesar del lustro que transcurrirá hasta su asesinato.


Los reconocimientos y elogios fueron unánimes el día de su despedida, pudiendo leerse en los periódicos: “Activo, trabajador incansable, enamorado hasta el delirio del progreso moral y material de su amada ciudad, católico… como su santa madre y dispuesto al sacrificio de su salud y aún de su vida en bien de los ciudadanos…”.
La significación católica de van den-Brule fue patente a los ojos de la sociedad toledana. El “Anuario Diocesano” de 1930 recuerda que trabajó estrechamente, desde el pontificado del Cardenal Segura, con el Arzobispado, ejerciendo varios cargos: abogado consultor en la Curia Diocesana; secretario relator en el Tribunal Metropolitano; también tenía nombramiento de vocal en el Consejo Diocesano de administración.
 
29 de agosto de 1936
Cuando estalló la guerra civil no creerá necesario ni huir ni llevarse a los suyos, a pesar de que sus años de gobernante le habían permitido conocer sobradamente las actitudes y corazones de los hombres. Desde la Alcaldía había favorecido especialmente a los más necesitados, siempre ayudando a todo el que se acercaba a pedirle, no hizo nunca acepción de personas.
Otro autor que ha escrito sobre el que fue alcalde de Toledo, Juan M. Delafuente, afirma que “no basta con decir que don Alfredo fue advertido por su cuñado -miembro del Consejo de Azaña- que se marchase a Francia, con sus parientes, como exculpando a la institución y dejando las atrocidades a los incontrolados y anarquistas. No, no me parece razonable, ni toda la verdad. ¿Qué iba hacer van den-Brule, con siete hijos pequeños, sin medios, hombre de honor, íntegro? Don Alfredo le respondió a su cuñado que no huiría porque él no había hecho mal a nadie”.
Así pues, durante el verano de 1936, se encontraba en su casa. Siguiendo el modo de proceder de las milicias marxistas, fue detenido junto a su hermano y llevado a la Cárcel Provincial, donde permaneció hasta la tarde-noche del 22 de agosto.
Como recuerda Sánchez Lubián “el 18 de julio de 1936, la familia van den-Brule se encontraba en su Cigarral de la Inmaculada, a los pies de la carretera de Piedrabuena. Unos días antes de comenzar el conflicto bélico, Joaquín Gómez de Llarena, cuñado de nuestro protagonista y miembro del Consejo de Azaña, les aconsejaba marcharse a Francia, aprovechando sus ascendentes familiares galos, pero Alfredo le respondía que él se quedaría en Toledo, donde todo el mundo le conocía y podría estar seguro, ya que jamás había hecho mal a nadie. ¡Qué ingenua temeridad! Poco después fue detenido y trasladado a la Prisión Provincial, ubicada en el antiguo Convento de Gilitos. A mediados de agosto, Joaquín confesó a su hermana que Azaña había dicho que detuvieran a Alfredo y lo trasladasen a la cárcel de Toledo, donde estaría más seguro ante posibles ataques de grupos incontrolados”.
Después de casi un mes pasado en la cárcel, tuvo lugar la matanza del 22 al 23 de agosto. Un buen número de presos fueron conducidos al patio con el pretexto de que los van a trasladar al penal de Ocaña. Maniatados de dos en dos, mientras don Alfredo estaba junto a su hermano José, los liberaron inesperadamente.
Cuando los dos hermanos llegaron al cigarral, toda la familia consideró verdaderamente milagrosa su liberación. Mientras comentaban lo sucedido, de repente escucharon enmudecidos las repetidas descargas de los fusileros marxistas sobre los que estaban siendo asesinados; puesto que se hallaban lo suficientemente cerca. En silencio, calibraban la grave situación de la que estuvieron a punto de pasar y cómo la Divina Providencia les había librado de una muerte segura.
El sábado 29 de agosto, es la fiesta de la degollación de San Juan Bautista, el mártir de la verdad. Son las 10,30 de la mañana y acababa de cesar el fuego sobre el Alcázar. Casi con el último estallido, a la par, comenzaron a aporrear la puerta. Una docena de hombres de la F.A.I. se presentaron enmascarados en el domicilio de don Alfredo van den-Brule y, sin más preámbulos, le ordenan que tiene que irse con ellos.
Adivinando lo crucial del momento y la resolución de aquella invitación, antes de salir cae ante un crucifijo y comienza a rezar el acto de contrición, para ofrecer al Señor el sacrificio de su vida. Después, acercándose a su esposa, le encarga que cuide de sus hijos y de manera especial que siempre sean católicos y fervorosos. Como los enmascarados disimulan muy mal, hasta los más pequeños reconocen entre aquellos hombres a algunos de sus criados que a diario comen de su mesa. Viendo aquello, Don Alfredo dice a todos:
Tengo por el don más preciado de cuantos Dios me ha concedido el de la fe. Yo os emplazo a reuniros conmigo en el Cielo donde por la Misericordia divina espero estar en breve. Y juradme que perdonaréis a mis asesinos como yo los perdono, y si un pedazo de pan os dejo lo compartiréis con ellos y con sus hijos”.
Despidiéndose de sus hijos, se agacha para abrazarlos uno a uno: Inmaculada, Salud, Joaquín, Esperanza, Pilar, Dolores y José. Los pequeñines se arrojan a los pies de los verdugos para solicitar clemencia, pero estos los retiran a culatazos y, en medio de aquella dolorosa escena, salen para el lugar del suplicio.


A las seis de la tarde de un caluroso 29 de agosto de 1936 caía fusilado el Siervo de Dios en las inmediaciones del Monasterio de San Juan de los Reyes. Cinco años más tarde se pudo encontrar su cadáver en una fosa común de más de 30 personas porque se sabía que atada a la cintura del pantalón llevaba cosida una medalla de la Virgen del Recuerdo.
En la novela “Toledo 1936, ciudad mártir” evocábamos, con los datos históricos que se conservan, la muerte de don Alfredo (cap.29, pág.224).
Al llegar a la altura del Monasterio de San Juan de los Reyes, el Siervo de Dios oye cuchichear a los anarquistas. Y volviéndose a sus verdugos, les dice: - ¡Matadme de frente, cobardes, y dejadme morir mirando a mis hijos! Era imposible alcanzar con la mirada a ninguno de los suyos, pero se imagina que siguen en el portón y, en silencio, vuelve a despedirse de ellos. Joaquín, con solo diez años, se aposta en uno de los balcones para poder contemplar en la lejanía a su padre. Cuando cargan los fusiles, Don Alfredo se palpa el pantalón a la altura del bolsillo para agarrar una medalla que lleva cosida por dentro. Se trata de su medalla de congregante del Colegio de la Virgen del Recuerdo, en Madrid, de los PP. Jesuitas. El Padre Julio Alarcón había compuesto, años antes de su llegada al Colegio, un poema de despedida que comenzaba:
Dulcísimo recuerdo de mi vida,
bendice a los que vamos a partir...
¡Oh Virgen del Recuerdo dolorida,
recibe Tú mi adiós de despedida,
y acuérdate de mí!
 
Al contemplar a los anarquistas, a punto de disparar sobre él, cierra los ojos para contemplar y acariciar con su imaginación aquella preciosa imagen de la Virgen del Recuerdo con el Niño en su regazo, que, armado con una lanza, busca la cabeza de la serpiente para clavársela y librarnos de la muerte eterna. Entonces comienza a cantar, sin apenas salirle la voz de su garganta:
 
Madre del Santo Recuerdo, que nunca podré olvidar…
Hoy soy tu hijo, hoy yo te adoro,
hoy te prometo perenne fe…
Estrella salvadora es, Madre, tu semblante.
Mísero navegante, naufragaré sin Ti.
Aunque la mar del mundo con zozobrante quilla
surcare mi barquilla, acuérdate de mí…
 
Con dificultad, los ejecutores, paralizados por la escena, intentan entender la letra de aquella canción, hasta que el “mandamás”, imponiéndose con un grito, repite:- ¡Apunten! ¡Fuego! Sin más dilación, Don Alfredo cae muerto tras la intensa ráfaga de los sobrecogidos anarquistas… Desde el cielo, los ángeles continúan con el precioso himno comenzado por uno de los más preclaros alumnos y devotos hijos de la Virgen del Recuerdo.
Madre del Santo Recuerdo,
que nunca podré olvidar…
Hoy soy tu hijo, hoy yo te adoro,
hoy te prometo perenne fe …
 
Aunque avance rugiente la tormenta
y en mi mástil ya gima el huracán,
feliz con tu recuerdo soberano
desafío las olas de la mar.
 
Me arrollarán, quizás, entre su espuma.
Mas negar que me amaste y que te amé,
negar que fui tu hijo y que en tus brazos
se pasó como un sueño mi niñez,
eso nunca lo haré, Madre querida.
Eso nunca, nunca lo haré.
Eso nunca lo haré, Madre querida.
Eso nunca, nunca lo haré.
Religión en Libertad existe gracias a tu ayuda
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Jorge López Teulón
Jorge López Teulón (Madrid 1970). Tras cursar los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor de San Ildefonso, recibe la ordenación sacerdotal, el 25 de junio 1995. Sus años de ministerio sacerdotal los ha desarrollado en la ciudad de Talavera de la Reina (Toledo). Delegado de Medios de Comunicación Social en la Vicaría de Talavera (1996-2005). Se le encargó durante un quinquenio (1998-2002) la retransmisión para el territorio nacional de la Misa dominical retransmitida por la Cadena COPE. Desde 1996 es el Capellán del Colegio Compañía de María de la Orden de Hijas de María Nuestra Señora en Talavera.

En el año 2002 fue nombrado Postulador de una Causa de más de 900 mártires de la persecución religiosa de 1936 a 1939, para la Provincia eclesiástica de Toledo y la diócesis de Ávila.

Ha creado la página www.persecucionreligiosa.es , primera página en lengua española dedicada exclusivamente a este tema.

También ha creado la página www.cardenaldonmarcelo.es

Jorge López Teulón, jorgelteulon@gmail.com, es autor, editor y responsable del Blog Victor in vínculis, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
NOVIEMBRE 2012

"Soy Católico Apostólico Romano"

Pastores y por eso, mártires (y 5)

Pastores y por eso, mártires (4)

Pastores y por eso, mártires (3)

Pastores y por eso, mártires (2)

Pastores y por eso, mártires (1)

Misioneros claretianos y mártires (y 2)

Misioneros claretianos y mártires (1)

Seminaristas claretianos de Cervera

Otros mártires claretianos

La mataron simplemente por ser religiosa

El martirio del Cristo de la Vega de Toledo

Siervo de Dios Rafael Martínez Vega (y 2)

Siervo de Dios Rafael Martínez Vega (1)

El destierro del Cristo de El Pardo

2007: el año de los mártires

Nuestro Padre Jesús de Medinaceli, perseguido y deportado

Ver posts de otros meses

MARZO 2017 (19 artículos)

FEBRERO 2017 (19 artículos)

ENERO 2017 (19 artículos)

DICIEMBRE 2016 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (18 artículos)

OCTUBRE 2016 (24 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (11 artículos)

AGOSTO 2016 (13 artículos)

JULIO 2016 (17 artículos)

JUNIO 2016 (30 artículos)

MAYO 2016 (31 artículos)

ABRIL 2016 (23 artículos)

MARZO 2016 (13 artículos)

FEBRERO 2016 (13 artículos)

ENERO 2016 (14 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (7 artículos)

AGOSTO 2015 (9 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (13 artículos)

MAYO 2015 (13 artículos)

ABRIL 2015 (13 artículos)

MARZO 2015 (10 artículos)

FEBRERO 2015 (7 artículos)

ENERO 2015 (14 artículos)

DICIEMBRE 2014 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (13 artículos)

AGOSTO 2014 (15 artículos)

JULIO 2014 (10 artículos)

JUNIO 2014 (12 artículos)

MAYO 2014 (20 artículos)

ABRIL 2014 (26 artículos)

MARZO 2014 (9 artículos)

FEBRERO 2014 (9 artículos)

ENERO 2014 (10 artículos)

DICIEMBRE 2013 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (12 artículos)

OCTUBRE 2013 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (11 artículos)

AGOSTO 2013 (10 artículos)

JULIO 2013 (9 artículos)

JUNIO 2013 (8 artículos)

MAYO 2013 (11 artículos)

ABRIL 2013 (9 artículos)

MARZO 2013 (8 artículos)

FEBRERO 2013 (9 artículos)

ENERO 2013 (14 artículos)

DICIEMBRE 2012 (18 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (17 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (10 artículos)

AGOSTO 2012 (12 artículos)

JULIO 2012 (8 artículos)

JUNIO 2012 (11 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (9 artículos)

MARZO 2012 (9 artículos)

FEBRERO 2012 (6 artículos)

ENERO 2012 (9 artículos)

DICIEMBRE 2011 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (36 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (35 artículos)

AGOSTO 2011 (47 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (8 artículos)

MAYO 2011 (7 artículos)

ABRIL 2011 (8 artículos)

MARZO 2011 (9 artículos)

FEBRERO 2011 (9 artículos)

ENERO 2011 (9 artículos)

DICIEMBRE 2010 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (12 artículos)

OCTUBRE 2010 (8 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS