Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Jueves, 18 de septiembre de 2014 | 00:00 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Actualizado 10 noviembre 2012
Los sacerdotes en el Año de la Fe. Os necesitamos

                Me va a permitir el lector que hoy hable de nosotros mismos, de los sacerdotes. Estamos en el Año de la Fe, y realmente necesitamos nosotros ser hombres de fe recia, sin fisuras. No dudo que todos tenemos fe, de lo contrario aquí no haríamos nada. Pero el ambiente, la frialdad espiritual, la invasión de libros –no siempre con doctrina teológica sana-, las propias debilidades, etc. pueden dejar a la intemperie la inestimable vocación que Dios nos ha dado para ser sus colaboradores. Necesitamos ser sacerdotes cien por cien. Los fieles sólo deben buscar en nosotros al sacerdote, al que hace de puente entre Dios y los hombres, al dispensador de los Misterios de Dios. Y para ello hace falta una FE gigante que nos permita dominar la tormenta perfecta que provocan los enemigos de la Verdad de Dios.

               



En una reunión que tuvimos un grupo numeroso de sacerdotes asiduos a un Centro de Formación Sacerdotal  dirigido por el Opus Dei asistió el Rector del Seminario de la Diócesis de Cartagena, D. Sebastían Chico. Nos habló con verdadera ilusión de la magnífica labor que llevan en el Seminario con cerca de los cuarenta seminaristas que piensan en el sacerdocio con verdadera ilusión.  Se le notaban que estaba muy esperanzado en los frutos que de allí saldrán para la atención de las almas. Y nos hablaba con toda naturalidad de la imagen evangélica del sacerdocio como Cristo y la Iglesia esperan de nosotros.

                A propósito de este tema, me encuentro con la editorial que la página ForumLibertas.com dedica al  sacerdote en sus distintas etapas de la vida. Merece la pena leerlo: 

                El sacerdocio es la espina dorsal de la Iglesia. Son quienes ayudan al obispo del lugar y, al mismo tiempo, son, deberían ser, iconos de Jesucristo. Pero al tiempo son personas con sus virtudes y con sus flaquezas y todo esto no es fácil de llevar, año tras año, si además como sucede en la mayoría de los casos se vive solo, sin una comunidad de vida con la que compartir la comida del domingo, alegrías y penas de mayor intimidad.

                Por eso es tan importante la forma cómo se contemple y se trate a los sacerdotes, y esto afecta en primer término a la propia institución eclesial. Hay demasiadas diócesis, por ejemplo, que tienen mal resuelta la situación de los sacerdotes jubilados. Estos no pueden acabar como un trasto en un rincón, viviendo en condiciones de vida en ocasiones muy duras. Porque no olvidemos que un sacerdote jubilado es una persona que se halla muy cerca de lo que definimos como pobreza relativa en términos económicos, a no ser que por razones de familia esta situación quede solventada. La preocupación por los sacerdotes ancianos, enfermos y jubilados debería ser un tema central de cada diócesis y un ejemplo de buen hacer.

                Un segundo aspecto afecta a la consideración con que los católicos laicos tratamos a nuestros sacerdotes. Ellos no son ni animadores ni líderes sociales, ni organizadores de actos ni recaudadores. Son, subrayémoslo otra vez, iconos de Jesucristo, capaces de consagrar y perdonar los pecados, y desde esta perspectiva hemos de verlo. Si no revalorizamos entre nosotros el significado del sacerdocio es difícil que pueda haber vocaciones, porque su vida es dura y solamente puede asumirse si al menos una parte de la población, nosotros, sabemos mostrar el valor insustituible que tiene; si sabemos mostrarlo con nuestra actitud, con nuestra palabra, en definitiva con nuestro ejemplo.

                Un tercer capítulo de la importancia del sacerdocio se relaciona con su formación. Es evidente que hay seminarios que funcionan mejor y otros peor, pero ahora queremos referirnos sobre todo a la formación del sacerdote que ya lo es, hace poco o hace mucho tiempo, y que no se escapa de la norma general en nuestra sociedad de la formación continua. Y ésta debe ir dirigida no solo a aquellos aspectos vocacionales que cada cura pueda tener sino también a dotarlos de fundamentos básicos para estar presentes en la sociedad con capacidad de liderazgo, de liderazgo moral, cultural, social. Que nadie se extrañe que utilicemos este nombre, porque no se trata de ponerse encima de un taburete y señalar el sentido de la marcha, de hacer de gran timonel, sino de liderazgo en términos de aquella persona que es capaz en su comunidad de dar una respuesta con sentido a cada circunstancia, a cada caso. Y esto requiere evidentemente formación. Creemos que esta tarea, en los términos a que nos referimos, no existe o es muy débil. Pueden ampliar sus estudios en Teología, en Filosofía y en otras muchas materias, pero necesitaríamos algo más, algo más sistemático que pudiera desarrollarse en cada diócesis y que diera fundamentos e instrumentos en el campo del conocimiento que les permitiera realizar mejor su función.

                Por último, el de las condiciones de vida en que se encuentran muchos sacerdotes. El aislamiento en que se ven obligados a vivir algunos, porque si estando solos han de cubrir amplios territorios, o en su parroquia no puede haber nadie más, representa una dificultad añadida que debe ser contemplada y remediada, bien en el ámbito institucional o bien porque la comunidad eclesial es capaz de ejercer, en la forma en que le es más conveniente a cada sacerdote, este servicio de compañía.

Fuente: http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=24444

 

                Me ha parecido interesante la síntesis que aquí se hace de la persona del sacerdote y sus necesidades. Yo vivo con un grupo de sacerdotes mayores, ya jubilados, pero ejerciendo sus sacerdocio diariamente con la oración, la celebración, el trato con otras personas. Yo cada día me marcho por la mañana a mi trabajo en el Obispado y a mi Parroquia. Ellos se quedan día tras día. Y agradecen mucho que se les visite, que se les encomienden  intenciones por las que rezar, y de vez en cuando algún detalle material no viene mal. Se me ocurre que una de las posibles asociaciones que podían existir en la Iglesia es la de visitadores/as de sacerdotes mayores allí en donde se encuentren. Pueden ser buenos padres espirituales en quien confiar la salud de nuestras almas. Si alguien se anima, aquí hay una tarea importante.

 Juan García Inza
juan.garciainza@gmail.com

¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Juan García Inza
Juan García Inza quiere «colaborar en la formación doctrinal y espiritual del lector que, desde el humanismo cristiano, quiere contribuir a la aportación de un alma para nuestro mundo». Y así se titula su blog «Un alma para el mundo». Fue ordenado sacerdote en 1965 y ha publicado una quincena de títulos. Es doctor en Derecho canónico y ha ejercido como consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad y de la Renovación Carismática. Es asesor espiritual de la Asociación María Reina de la Paz de Medjugorje.

Juan García Inza, es autor, editor y responsable del Blog Un alma para el mundo, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
SEPTIEMBRE 2014

60 consejos para crear una familia cristiana

Matrimonio camino de los altares

Ataques del mundo contra la familia cristiana

¿Qué hacer cuando se rompe el amor?

Álvaro del Portillo y el confín del mundo

Encuentro con la Divina Misericordia

¿Por qué soy católico? Habla un joven.

Joven coreana entusiasmada con el Papa
AGOSTO 2014

El móvil puede matar. Una parábola

El secreto para la solución del problema joven

El Cardenal Schonborn habla de Medjugorje

El Vaticano habla del III Congreso de la Misericordia

Cometas en el aire

Clausurado el III Congreso Mundial de la Misericordia

Sal de la tierra y Luz del mundo

Cantar al Dios misericordioso

Las flores de Colombia

La misericordia como única respuesta de la Iglesia

En toda la Iglesia es tiempo de misericordia

El milagro de D. Alvaro del Portillo

El regalo que Alvaro del Portillo hizo a Dios

Mons. Alvaro del Portillo, muy vivo en el cielo

La obra social de Mons. Alvaro del Portillo

Jamás olviden que Jesús es su primer amor

Ver posts de otros meses

JULIO 2014 (10 artículos)

JUNIO 2014 (16 artículos)

MAYO 2014 (24 artículos)

ABRIL 2014 (25 artículos)

MARZO 2014 (24 artículos)

FEBRERO 2014 (11 artículos)

ENERO 2014 (13 artículos)

DICIEMBRE 2013 (17 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (13 artículos)

OCTUBRE 2013 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (10 artículos)

AGOSTO 2013 (14 artículos)

JULIO 2013 (15 artículos)

JUNIO 2013 (14 artículos)

MAYO 2013 (15 artículos)

ABRIL 2013 (15 artículos)

MARZO 2013 (20 artículos)

FEBRERO 2013 (17 artículos)

ENERO 2013 (17 artículos)

DICIEMBRE 2012 (22 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (20 artículos)

OCTUBRE 2012 (19 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (17 artículos)

AGOSTO 2012 (20 artículos)

JULIO 2012 (13 artículos)

JUNIO 2012 (17 artículos)

MAYO 2012 (21 artículos)

ABRIL 2012 (24 artículos)

MARZO 2012 (24 artículos)

FEBRERO 2012 (18 artículos)

ENERO 2012 (17 artículos)

DICIEMBRE 2011 (17 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (15 artículos)

OCTUBRE 2011 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (14 artículos)

AGOSTO 2011 (16 artículos)

JULIO 2011 (15 artículos)

JUNIO 2011 (18 artículos)

MAYO 2011 (24 artículos)

ABRIL 2011 (22 artículos)

MARZO 2011 (15 artículos)

FEBRERO 2011 (17 artículos)

ENERO 2011 (19 artículos)

DICIEMBRE 2010 (20 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (20 artículos)

OCTUBRE 2010 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (13 artículos)

AGOSTO 2010 (12 artículos)

JULIO 2010 (15 artículos)

JUNIO 2010 (17 artículos)

MAYO 2010 (23 artículos)

ABRIL 2010 (20 artículos)

MARZO 2010 (19 artículos)

FEBRERO 2010 (15 artículos)

ENERO 2010 (13 artículos)

DICIEMBRE 2009 (21 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (17 artículos)

OCTUBRE 2009 (21 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (14 artículos)

AGOSTO 2009 (12 artículos)

JULIO 2009 (21 artículos)

JUNIO 2009 (17 artículos)

Lo más leído
1 «Pero, ¿a quién me has traído? Éste es un santo», dijo la doctora: está en proceso de beatificación
2 De la Evangelii Gaudium y la unidad de España
3 Personalidades católicas critican al PP por no atreverse a avanzar en la reforma del aborto
4 Antes que pelear o tolerar, hay que dialogar.
5 El Estado Islámico confisca todas las propiedades de los cristianos y chiítas
6 60 consejos para crear una familia cristiana
7 Una categoria absoluta
8 Sobre la independencia de Escocia: ¿el divorcio sólo es malo cuando tiene consecuencias políticas?
9 Una denuncia valiente
10 Hace 75 años la Alemania neopagana y la URSS atea se repartían la católica Polonia y se hacían fotos