Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

Tu sitio está donde te necesitan

Victor in vínculis

3 noviembre 2013

En un interesante y extenso artículo sobre el Beato Anselmo Polanco y Fontecha, escrito por José Javier Echave-Sustaeta del Villar para la revista Cristiandad (10/1995), se recoge el texto de la Carta Pastoral que el 14 de marzo de 1937, Domingo de Pasión, escribe el Obispo mártir. Allí habla de las penalidades de los sacerdotes perseguidos y pide perdón para los perseguidores, siguiendo el ejemplo de Cristo en la cruz: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”.
A dos kilómetros del frente
En el verano de 1936, fray Anselmo ve, como todos, llegar la tormenta, y fiel a su lema episcopal quiso preparar sobrenaturalmente a sus sacerdotes con ejercicios espirituales, pero como no tenía dinero para mantenerlos, escribió a su amigo Manuel Irurita, obispo de Barcelona, quien a vuelta de correo le envió mil pesetas. Con ellas pudo encerrarse una semana con sus sacerdotes en el seminario. A los pocos días se produjo el Alzamiento y se desencadenó la guerra.
Su sede de Teruel quedó en el frente, a dos kilómetros de la línea de fuego. Voces prudentes le aconsejaron retirarse a zona más segura, ante el inminente peligro de caer en manos del enemigo. Su respuesta fue: “¿Te parece digno que abandone yo a mis ovejas en tales momentos, sólo porque merodea el lobo por las cercanías del aprisco?”.
A los sacerdotes que no tenían cura de almas en la ciudad les permitió marchar, pero él se ofreció al sacrificio voluntariamente. Ocasiones de abandonar la diócesis no le faltaron. El frente se hallaba estabilizado cuando en marzo de 1937 viajó a Valladolid al entierro de su obispo. Comenzaron a sonar voces con su nombre como sustituto, pero rechazó toda insinuación. Visitó a su anciana madre en el pueblo, que le despidió con estas palabras: “-Anselmo, tú a ser bueno. La obligación ante todo. Tu sitio está allí, donde te necesitan”.


En agosto su santa madre enfermó gravemente. Quiso viajar en tren, pues no quería gastar en un coche. Le disuadieron por la urgencia y llegó a tiempo de darle la extremaunción, falleciendo en el Señor el día de la Asunción de María. Se entrevistó con Monseñor Antoniutti, delegado oficioso del Papa, quien le rogó porfiadamente que no volviera a Teruel, al igual que otros muchos amigos que alegaban que otros dignísimos prelados habían trasladado provisionalmente su sede a zona segura, a los que respondió: “Tendrán seguramente razones que yo no tengo”. Pero al replicarle que una cosa era el valor y otra la temeridad, contestó: “Si eso valiera, nadie quedaría en las trincheras ni en los frentes de batalla. Mi trinchera y mi aprisco es Teruel”.
 
14 de marzo de 1937
Desde la perspectiva agustiniana de la teología de la Historia, confortó a sus diocesanos sobre la causa y el sentido de tanto sufrimiento y calamidad, pero, sobre todo, les alentó en la confianza en la providencia amorosa de Dios con nuestra patria.
Dios permite la persecución y la guerra para obtener mayores bienes.
“En la guerra cruentísima que se ha librado y aún está librándose en el suelo español entre los defensores de la Religión, de la Patria y del orden y quienes alardean de llamarse a sí mismos los sin Dios y sus aliados, no han sido nuestras Diócesis de Teruel y Albarracín las menos castigadas por el temible azote. Ya desde los comienzos de la lucha fueron invadidos la mayor parte de los pueblos por las hordas marxistas que a mansalva cometieron toda clase de atropellos y crímenes, habiendo sido las personas y cosas sagradas el blanco principal del su furor. No pocos sacerdotes -ignórase todavía el número fijo- murieron mártires de la fe, otros viéronse precisados a huir para conservar la vida llegando a nuestra ciudad harapientos y maltrechos con el terror y el espanto pintados en el semblante, sin hábitos talares y privados de recursos; bastantes debieron errar vagabundos y ocultos por riscos y breñas a fin de escapar a la ira de sus perseguidores; en suma: cabe aplicar a estos ministros del Señor lo que dice San Pablo en su Epístola a los Hebreos: Sufrieron escarnios además de cadena y cárceles (…) cayeron a filo de espada, anduvieron girando de acá para allá (…), desamparados, angustiados, maltrechos, yendo perdidos por las soledades y montes y recogiéndose en las cuevas y cavernas de la tierra. Y todo ello ¡por el grave delito de ser representantes de un Dios de bondad y amor...!”
“Amadísimos Sacerdotes, ¡víctimas inocentes de la barbarie roja!, a imitación del Príncipe y modelo de Sacerdotes Cristo Jesús, ofreced vuestros trabajos y penalidades por esos pobres desgraciados y suplicad con el divino Maestro: Padre mío, perdónales, porque no saben lo que hacen”.
En los planes de la Providencia la guerra es una prueba y un castigo
“Las calamidades que se han cebado en España constituyen una prueba y un castigo. Toleraremos la primera, acatando los designios del Omnipotente: ¿quién sería tan necio y osado que le pidiese cuentas de sus disposiciones? Bástenos la certeza de que ni la hoja del árbol se mueve sin la intervención de la voluntad divina y que todos los acontecimientos, así prósperos como adversos, contribuyen al bien de los que aman a Dios, de aquellos que Él ha llamado según su decreto para ser santos”.
“El dolor purifica y eleva, es el instrumento que diestramente manejado por la mano del Soberano Artífice transforma las almas y las perfecciona, modelándolas y haciéndolas conforme a la imagen de Cristo crucificado. Para encajar en el edificio místico de la Iglesia a manera de piedras vivas que le hermoseen y engrandezcan, es precisa la operación previa de pulimento, la cual sólo puede conseguirse a golpes del martillo de la tribulación. ¡Benditos trabajos de les que provienen tan señalados beneficios!”.
“Prosigamos ahondando en el estudio del porqué de la tribulación. Esta, además del carácter de prueba, que se verifica principalmente en los justos, tiene el de castigo respecto de los pecadores. Al sometemos a ella, Dios se propone nuestra enmienda y conversión. No rehúses la corrección del Señor ni desmayes cuando Él te castigue, porque obra así en los que ama y en los cuales ha puesto su afecto como un padre en sus hijos. A los descarriados, reacios a las insinuaciones persuasivas con que intenta inducirlos al arrepentimiento, trata de vencerlos y atraerlos a Sí valiéndose de las penas y tribulaciones”.
“La parábola del Hijo pródigo deja a menudo de serlo para trocarse en consoladora realidad. En la tragedia que está viviendo España muéstrese de un modo manifiesto este proceder de Dios. Nos flagela duramente, pero entre los trallazos del castigo se vislumbra el gesto amoroso del Padre que le templa como recurso eficaz para corregir a los hijos prevaricadores. Ya se van notando los efectos”.
Frente al laicismo, causa del mal, urge restablecer la ley de Dios
“Prescindías de Dios en las alturas del gobierno; más aún, su nombre santo era objeto de burlas y desprecios. La legislación y las instituciones rezumaban laicismo. La Iglesia y sus ministros sañudamente perseguidos, y conculcados sus derechos... Se ha de restablecer el imperio de la recta razón que es, al fin y a la postre, el de Dios, quien, saliendo por sus fueros culpablemente desconocidos y violados, nos recuerda la obligación en que estamos de sometemos a su Ley...”
“El momento no puede ser más oportuno. Dios ha abierto profundos surcos en el campo de labor, cuyo cultivo os está encomendado; con el arado de la tribulación reciente y la semilla escogida que en ellos se deposite producirá copiosos y sazonados frutos”.
“No seamos sordos a la voz que nos aterra para salvarnos, y sirvan los trastornos y las adversidades presentes de escarmiento y saludable advertencia que suscite en nosotros la firme resolución de vivir siempre como católicos prácticos y buenos españoles”.
“Abandone el impío su camino y el inicuo sus designios, y conviértase al Señor, el cual se apiadará de él, y a nuestro Dios que es generosísimo en perdonar... Cobrad ánimo, pues el Señor ha venido a probaros y para que su temor se imprima en vosotros y no pequéis... De esta manera, Venerables Hermanos y amadísimos Hijos, la sangre vertida resultará fecunda, al llanto y luto sucederá la alegría, a la guerra implacable y destructora la bienhechora paz, y lloverán sobre todos vosotros las bendiciones del cielo que de corazón pedimos, en prenda de las cuales os damos la nuestra en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén”.
Teruel, Domingo de Pasión, 14 de marzo de 1937.
 
En diciembre de 1937 comenzó la ofensiva sobre Teruel y la ciudad quedó cercada. Los defensores se parapetaron en el seminario y en el convento de Santa Clara. El obispo rezaba, confesaba y ayudaba a bien morir, exhortando a llevar con resignación las penalidades del asedio. Cada día presidía el rezo del rosario, al que se sumaban los militares libres de servicio. En la Nochebuena, entre el estruendo de las bombas, ofreció la misa del gallo por los vivos y por los muertos.


 Sobre estas líneas una fotografía tomada por Robert Capa, (soldado republicano en la toma de Teruel, diciembre 1937). Tras momentos de fallida esperanza de liberación y de dos semanas de bombardeo y asaltos, capituló la plaza. . Se estipuló que los civiles serían evacuados por la Cruz Roja. El Obispo, su Vicario episcopal, el Canónigo magistral de Albarracín y los sacerdotes refugiados con ellos, salieron de entre las ruinas y se entregaron a las autoridades republicanas.
El corresponsal del tabloide británico Daily Express describe así aquella jornada:
Después de mediodía el Obispo de Teruel fue sacado de entre las ruinas con negra barba no rasurada desde varios días, las mejillas pálidas y enjutas, abrigado el cuello con una bufanda negra, y un gorro en la cabeza… Los feroces dinamiteros no mostraron alegría al verle preso, ni hicieron gesto alguno poco correcto. También ellos sintieron compasión, viendo al Obispo en aquella forma confundido con otros prisioneros. Alguien le dio un vaso de agua. El Obispo manifestó su gratitud con una sonrisa”.
Religión en Libertad necesita de tu ayuda para seguir transmitiendo la ternura de Dios
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Jorge López Teulón
Jorge López Teulón (Madrid 1970). Tras cursar los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor de San Ildefonso, recibe la ordenación sacerdotal, el 25 de junio 1995. Sus años de ministerio sacerdotal los ha desarrollado en la ciudad de Talavera de la Reina (Toledo). Delegado de Medios de Comunicación Social en la Vicaría de Talavera (1996-2005). Se le encargó durante un quinquenio (1998-2002) la retransmisión para el territorio nacional de la Misa dominical retransmitida por la Cadena COPE. Desde 1996 es el Capellán del Colegio Compañía de María de la Orden de Hijas de María Nuestra Señora en Talavera.

En el año 2002 fue nombrado Postulador de una Causa de más de 900 mártires de la persecución religiosa de 1936 a 1939, para la Provincia eclesiástica de Toledo y la diócesis de Ávila.

Ha creado la página www.persecucionreligiosa.es , primera página en lengua española dedicada exclusivamente a este tema.

También ha creado la página www.cardenaldonmarcelo.es

Jorge López Teulón, jorgelteulon@gmail.com, es autor, editor y responsable del Blog Victor in vínculis, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
NOVIEMBRE 2013

Ricardo Gómez Rojí (1)

La Cripta de los Mártires de Teruel

D. N. Iesu Christi Universorum Regis

¡Gracias, Encarnita!

De Ciudad Real a Tarragona, y vuelta

Los 66 de Ciudad Real

1.020 veces: ¡Viva Cristo Rey! (y 3)

1.020 veces: ¡Viva Cristo Rey! (2)

1.020 veces: ¡Viva Cristo Rey! (1)

6 de noviembre con don Ángel Rubio

El 6 de noviembre y los mártires

Tu sitio está donde te necesitan

Ver posts de otros meses

JUNIO 2017 (12 artículos)

MAYO 2017 (18 artículos)

ABRIL 2017 (23 artículos)

MARZO 2017 (24 artículos)

FEBRERO 2017 (19 artículos)

ENERO 2017 (18 artículos)

DICIEMBRE 2016 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (18 artículos)

OCTUBRE 2016 (24 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (11 artículos)

AGOSTO 2016 (13 artículos)

JULIO 2016 (17 artículos)

JUNIO 2016 (30 artículos)

MAYO 2016 (31 artículos)

ABRIL 2016 (23 artículos)

MARZO 2016 (13 artículos)

FEBRERO 2016 (13 artículos)

ENERO 2016 (14 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (7 artículos)

AGOSTO 2015 (9 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (13 artículos)

MAYO 2015 (13 artículos)

ABRIL 2015 (13 artículos)

MARZO 2015 (10 artículos)

FEBRERO 2015 (8 artículos)

ENERO 2015 (14 artículos)

DICIEMBRE 2014 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (13 artículos)

AGOSTO 2014 (15 artículos)

JULIO 2014 (10 artículos)

JUNIO 2014 (12 artículos)

MAYO 2014 (20 artículos)

ABRIL 2014 (26 artículos)

MARZO 2014 (9 artículos)

FEBRERO 2014 (9 artículos)

ENERO 2014 (10 artículos)

DICIEMBRE 2013 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (12 artículos)

OCTUBRE 2013 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (11 artículos)

AGOSTO 2013 (10 artículos)

JULIO 2013 (9 artículos)

JUNIO 2013 (8 artículos)

MAYO 2013 (11 artículos)

ABRIL 2013 (9 artículos)

MARZO 2013 (8 artículos)

FEBRERO 2013 (9 artículos)

ENERO 2013 (14 artículos)

DICIEMBRE 2012 (18 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (17 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (10 artículos)

AGOSTO 2012 (12 artículos)

JULIO 2012 (8 artículos)

JUNIO 2012 (11 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (9 artículos)

MARZO 2012 (9 artículos)

FEBRERO 2012 (6 artículos)

ENERO 2012 (9 artículos)

DICIEMBRE 2011 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (36 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (35 artículos)

AGOSTO 2011 (47 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (8 artículos)

MAYO 2011 (7 artículos)

ABRIL 2011 (8 artículos)

MARZO 2011 (9 artículos)

FEBRERO 2011 (9 artículos)

ENERO 2011 (9 artículos)

DICIEMBRE 2010 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (12 artículos)

OCTUBRE 2010 (8 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS