Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Jueves, 18 de septiembre de 2014 | 00:00 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Actualizado 10 agosto 2012
De la bandera del Vaticano y el porqué de sus colores
 
            En un comentario a mi artículo “Del nombre que recibían los cristianos antes de ser conocidos como ‘cristianos’”, la asidua lectora y comentarista de esta columna Esperanza Aragonés, autora del interesantísimo blog “Y líbranos del mal: el diablo en el arte”, dejaba este jugoso comentario:
 
 
            “La bandera vaticana tiene el color amarillo como uno de los principales, compartido al 50 con el blanco. Si el color amarillo era el distintivo de los judíos, les servía de identificación, se les señalaba con él, sea con un broche, ropa de este color y por extensión, y debido a la demonización de los judíos, ha pasado a ser un color característico de los diablos en época medieval, y un color que ha pasado a la actualidad como signo de mal fario y mal presagio (pensemos en el teatro); ¿como es posible que la Iglesia Católica, y la cristiana previamente, principal hacedora de la demonización de los hebreos y de esta iconografía que los señala, haya pasado a incorporar este tono a su bandera?
            Esta connotación siniestra y diabólica de este color ha pasado a señalar al diablo en obras de ficción como la literatura y en películas como La semilla del diablo de Polanski. Esta es mi pregunta, ya me dirás, un abrazo y gracias”.
 
            Vamos pues a ello. Para empezar, que el color amarillo se vincule desde pronto a la actividad diabólica nos lo tiene que explicar más bien Esperanza, verdadera especialista como es en la figura y simbología del diablo, y no yo.
 
Molière, por Charles Antoine Coypel (1730)
            En cuanto a la simbología del amarillo como signo de mal fario en espectáculos públicos y muy notablemente en el mundo del teatro, parece relacionado con el hecho de que Molière sufriera un ataque de tos y pérdida de sangre de resultas del cual murió mientras representaba sobre un escenario, vestido precisamente de amarillo, la obra de su autoría “El enfermo imaginario”.

            Lo curioso del tema es que mientras en España el color del mal fario entre los actores es el amarillo, en Gran Bretaña lo es el verde. Y la razón aducida por unos y por otros es la misma: la vestimenta de Moliére en la función que le llevó a la muerte. Curioso, ¿no? Más aún: en Italia el color tabú no es ni el verde ni el amarillo, sino el violeta. Lo que no puede llevarnos a otra conclusión que la de que en la fatídica función de “El enfermo imaginario”, Moliére no iba vestido ni de amarillo, ni de verde, ni de violeta, sino con un hermoso traje rayado con todos los colores del arco iris.
 
            Que los judíos llevaran en la Alemania nazi una estrella amarilla lo dejaremos para otro día, pues tiene mucha enjundia, y en todo caso, -vaya por delante, ya se lo adelanto-, no tiene la menor relación con el tema que nos ocupa ahora: el porqué de los colores de la bandera vaticana.
 
            Por último, que la bandera vaticana es la gualdiblanca que todos conocemos hoy lo determina la Ley Fundamental del Estado de la Ciudad del Vaticano promulgada en 26 de noviembre del 2000 por el Papa Juan Pablo II, que en su artículo 20 establece lo siguiente:
 
            “1. La bandera del Estado de la Ciudad del Vaticano está constituida por dos campos divididos verticalmente, uno amarillo junto al asta, y otro blanco en el que está representada la tiara con las llaves, conforme al modelo del anexo A a la presente Ley.
            2. El escudo está constituido por la tiara con las llaves, conforme al modelo del anexo B a la presente Ley”.
 
            El citado artículo no recoge sino lo que ya recogía la Ley Fundamental a la que reemplaza, la de 7 de junio de 1929, redactada al albor del Pacto de Letrán entre la Santa Sede e Italia que se hallan en la base del nacimiento del Estado Vaticano.
 
            Concretando un poco más, un artículo publicado en L’Osservatore Romano el día 8 de julio de 2008 por el historiador Claudio Ceresa nos da todas las claves sobre los colores de la bandera vaticana y su razón de ser.
 
            Empieza por señalar el citado autor que “la bandera del estado no se debe confundir con el estandarte de la Santa Iglesia Romana, una enseña cuyas más antiguas representaciones nos llevan a los siglos VIII/IX […] una tela de seda roja cuyo fondo se dividía simétricamente por estrellas de seis puntas rematadas en oro” donde, por cierto, en la línea apuntada por Esperanza, volvemos a encontrarnos una similitud con la estrella de seis puntas amarilla que los judíos debían llevar como señal en muchas de las diversas circunstancias, -y no sólo durante el III Reich-, en que fueron perseguidos. Algo en lo que, según entiendo, sólo debemos ver una pura coincidencia.
 
Pío VII, por Jacques Louis David (1805)
            Centrándonos en lo que nos ocupa, el origen de la bandera vaticana, el tema nos lleva a los tiempos de Napoleón y del Papa Pío VII. Ocurre que cuando el general francés Miollis obliga a las fuerzas romanas del Papa a integrarse en el ejército imperial, en lo que no es sino un movimiento previo a la verdadera conquista de la ciudad eterna que se llevará a la práctica sólo un año más tarde, les permite hacerlo portando el estandarte rojo con estrellas de seis puntas, a lo que el Papa Pío VIII, consciente de la verdadera intención de la estratagema, responde el 13 de marzo de 1808 ordenando a las pocas fuerzas que se mantienen leales portar un nuevo pabellón con los mismos colores que son los que establece hoy la Ley Fundamental Vaticana.

            Lo relataba así un observador contemporáneo de los hechos, el abad Lucas Antonio Benedetti:
 
            “El Papa, para no confundir a los soldados romanos bajo el mando francés con los pocos que permanecían a su servicio, ordenó una nueva enseña blanca y amarilla. La han adoptado los guardias nobles y los suizos. La cosa ha gustado”.
 
            Continúa el relato de Ceresa:
 
            “Tres días después, el 16 de marzo, Pío VII comunicó por escrito tal disposición al Cuerpo Diplomático, y el correspondiente documento ha de considerarse como el acta fundacional de los colores de la actual bandera del Estado de la Ciudad del Vaticano”.
 
            De donde obtenemos el origen de la bandera vaticana que hoy conocemos, aunque nos siga siendo desconocida la razón por la que el Sumo Pontífice eligió esos colores, y no otros, para la nueva enseña de sus escasas tropas. Una incógnita a la que el propio Ceresa, y en el mismo artículo, ofrece una posible solución:
 
            “Existe probablemente una relación con los colores del oro [el amarillo] y de la plata [el blanco] que casi siempre han configurado las llaves de San Pedro, y estaban hechas de tales metales las dos llaves que según una antigua tradición, se entregaban al Pontífice cuando tomaba posesión de su catedral, la archibasílica lateranense”.
 
            Espero de esta manera haber dado respuesta a la interesante cuestión aportada por Esperanza, y de paso, que la misma les haya servido a Vds, como a mí me ha servido, para aprender eso de nuevo que hemos de aprender cada día para hacer nuestra vida un poco más llevadera, y en cualquier caso, mejor.
 
 
            ©L.A.
            Si desea suscribirse a esta columna y recibirla en su correo cada día,
                o bien ponerse en contacto con su autor, puede hacerlo en encuerpoyalma@movistar.es
 
 
 
Otros artículos del autor relacionados con el tema
 
 
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 4
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


marcos
10/08/2012
colores.
Me atrevo aindicar una posbilidad incluida en un manual de heráldica cuyo autor he ovidado: las llaves indican ´´ciencia´´ y ´´potencia´´, dos facultades presntes en la Iglesia, y a cada llave corresponde un color Plata u Oro (que no ´´amarillo´´, inexistente en la heráldicacomentarioscomentarios
Geroteo de Segovia
10/08/2012
Todo tiene su significado....
Es interesante conocer el sentido de esos colores: Las dos llaves son el equivalente de las dos espadas, ambas en manos del Romano Pontífice; una, la del Sacerdocio, o poder religioso, la posee ejerce por sí mismo, mientras que la otra, el poder temporal, la entrega a los gobernantes temporales, para que la ejerzan según su paternal consejo.
El amarillo heráldico es un color sagrado, el oro, representa la santidad, corresponde al Sacerdocio, mientras que la plata, el blanco, corresponde al poder temporal. Esos dos colores se mezclan en las llaves, pero se distinguen en la bandera.
Frecuentemente, el blanco era sustituido por el negro, como en la bandera del Imperio, águila negra sobre fondo oro, significando que el Imperio reposa sobre la santidad y autoridad del Pontificado.
La estrella judía era amarilla, porque se beneficiaban de la protección pontificia, siempre que se comportaran lealmente, lo que no ocurría frecuentemente...
Esperanza Aragones
10/08/2012
Amarillo.
Gracias Luis, muy interesante tu respuesta, me ha parecido muy bonita especialmente en lo relativo a que los colores plata y amarillo se vinculen al juego de llaves que se le da simbólicamente a cada Papa una vez elegido pontífice. De todas maneras el tono amarillo desde tiempos medievales ha estado vinculado a los judíos y si no, además de la entrada de mi blog, te paso este enlace a la serie de fotos de Flickr en el que puedes ver un demonio vestido con pantalón amarillo en una tabla española, pintada en una época coetánea de la expulsión de los judíos por los Reyes Católicos en 1492:
http://www.flickr.com/photos/52462947@N03/4958207536/

Muy interesante tu respuesta una vez más Luis y gracias por todo tu trabajo. Un abrazo
tokebil
10/08/2012
Magnífico.
Artículo de gran interés, gracias a la aportación de dos
genios escritores, por un lado Esperanza Aragonés y
como no, por el propio articulista. !Bravo¡
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Luis Antequera
De formación jurídico-económica, profesionalmente hablando Luis Antequera ha trabajado tanto en el mundo de la banca como en el de la enseñanza. Las tres pasiones a las que dedica su tiempo son la literatura, la historia de las religiones y la actualidad socio-política. Ha publicado tres libros, “Jesús en el Corán”, “El cristianismo desvelado” y “Derecho a nacer”. Ha colaborado en diversos programas de radio y televisión. Actualmente es director del programa de radio “Iglesia perseguida”, quincenalmente los sábados a las 15:00 hs., y colaborador del programa “Diálogos con la Ciencia”, los viernes a las 00:00 hs., emitidos ambos en Radio María. En cuerpo y alma ofrece cada día su punto de vista sobre el mundo convulso que vivimos.

Luis Antequera, encuerpoyalma@movistar.es, es autor, editor y responsable del Blog En cuerpo y alma, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
SEPTIEMBRE 2014

De la Evangelii Gaudium y la unidad de España

Del aborto en el programa con el que el Partido Popular ganó las elecciones

Del efecto medicinal del egoísmo sobre la envidia

Del derecho de toda persona a un nombre, más allá de que se bautice o no

Del síndrome post-aborto que también sufren los hombres

De los once meses de cárcel que le van a caer al papá que le dio una torta a su hijo

De la costumbre de celebrar la Primera Comunión

Del relaxing cup of café con leche in Plaza Mayor más famoso jamás pedido en un bar

De ese 16% de españoles que daría la vida por la patria

De la campana más antigua de España

Del nacimiento de la Virgen María, en el día en que lo festejamos los católicos

De la práctica de imponer el nombre con ocasión del bautismo

De Benedicto XV, elegido Papa hace justo un siglo

De la palabra "asesino" y su curiosísimo origen

Del autor de la primera gramática del tagalo, Fray Sebastián de Totanés

De la Biblia en español de El Escorial ¿todavía anterior a la Biblia Alfonsina?

Señores de Gmail repitan conmigo: "no existen más que dos sexos y esos dos sexos son hombre y mujer"

De la bella iniciativa de solidaridad con los cristianos sirios impulsada desde Beziers (Francia)
AGOSTO 2014

Termómetro de persecución religiosa del mes de agosto

De una de las juderías más bonitas de la Península: la de Castelo de Vide

De la fiesta de San Juan Bautista que celebramos hoy

De la primera Biblia en catalán

De la costumbre de recibir nombres estrictamente cristianos: una reseña histórica

De esas grandes campanas que adornan nuestros campanarios

Del nombre "Palestina" y sus orígenes históricos

Del abad Dom Perignon, inventor del champagne

Señores de la Cuatro, repitan conmigo: "el periodista James Foley no fue ejecutado, fue asesinado"

Ciento cincuenta años de la Primera Convención de Ginebra

De las campanas y de su historia

Del Santo Lauro, santo de las lauras españolas, en el día de su festividad

De Santa Elena, patrona de los arqueólogos, descubridora de la Vera Cruz, en el día de su festividad

¿Quienes son esos pobres yasidíes "adoradores del diablo" a los que el ISIS quiere exterminar?

Del dominico que mató al rey Enrique III de Francia

Del Camino Español de Panamá, precedente del Canal de Panamá inaugurado hizo ayer un siglo

Más sobre la labor fundadora de ciudades de los españoles en América. Hoy ciudades llamadas Asunción

Conozca Vd. qué es lo que el Califato de Irak y Levante intenta reinstaurar

De la patrona de la televisión, Santa Clara de Asís

De la devoción de Felipe II a San Lorenzo

Conozca Vd. mejor a San Lorenzo, el santo del verano

De San Lorenzo, la luna y las perseidas

De Santa Teresa Benedicta de la Cruz, santa patrona de Europa, en el día de su festividad

De cuando hace 450 años el Emperador del Sacro Imperio Romano-Germánico era un señor de Madrid

De la primera Biblia escrita en vascuence

Del "Totus tuus" adoptado por Juan Pablo II como lema de su pontificado

Del capítulo 101 del "Libro de las Herejías" de San Juan Damasceno, referido al islam (y 2)

Del capítulo 101 del "Libro de las Herejías", de San Juan Damasceno, referido al islam

Del médico egoísta y el médico envidioso: real como la vida misma

Del autor de la primera gramática del quechua, Fray Domingo de Santo Tomás

Ver posts de otros meses

JULIO 2014 (30 artículos)

JUNIO 2014 (30 artículos)

MAYO 2014 (31 artículos)

ABRIL 2014 (30 artículos)

MARZO 2014 (31 artículos)

FEBRERO 2014 (28 artículos)

ENERO 2014 (30 artículos)

DICIEMBRE 2013 (31 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (29 artículos)

OCTUBRE 2013 (31 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (29 artículos)

AGOSTO 2013 (29 artículos)

JULIO 2013 (31 artículos)

JUNIO 2013 (30 artículos)

MAYO 2013 (31 artículos)

ABRIL 2013 (30 artículos)

MARZO 2013 (31 artículos)

FEBRERO 2013 (29 artículos)

ENERO 2013 (31 artículos)

DICIEMBRE 2012 (31 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (23 artículos)

OCTUBRE 2012 (31 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (30 artículos)

AGOSTO 2012 (31 artículos)

JULIO 2012 (30 artículos)

JUNIO 2012 (29 artículos)

MAYO 2012 (31 artículos)

ABRIL 2012 (29 artículos)

MARZO 2012 (29 artículos)

FEBRERO 2012 (29 artículos)

ENERO 2012 (30 artículos)

DICIEMBRE 2011 (30 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (30 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (20 artículos)

AGOSTO 2011 (21 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (13 artículos)

MAYO 2011 (30 artículos)

ABRIL 2011 (29 artículos)

MARZO 2011 (30 artículos)

FEBRERO 2011 (26 artículos)

ENERO 2011 (26 artículos)

DICIEMBRE 2010 (30 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (30 artículos)

OCTUBRE 2010 (23 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (30 artículos)

AGOSTO 2010 (25 artículos)

JULIO 2010 (27 artículos)

JUNIO 2010 (27 artículos)

MAYO 2010 (23 artículos)

ABRIL 2010 (19 artículos)

MARZO 2010 (21 artículos)

FEBRERO 2010 (24 artículos)

ENERO 2010 (20 artículos)

DICIEMBRE 2009 (24 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (25 artículos)

OCTUBRE 2009 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (14 artículos)

AGOSTO 2009 (8 artículos)

JULIO 2009 (11 artículos)

MAYO 2009 (1 artículos)

Lo más leído
1 De la Evangelii Gaudium y la unidad de España
2 «Pero, ¿a quién me has traído? Éste es un santo», dijo la doctora: está en proceso de beatificación
3 Antes que pelear o tolerar, hay que dialogar.
4 Personalidades católicas critican al PP por no atreverse a avanzar en la reforma del aborto
5 Una categoria absoluta
6 El Estado Islámico confisca todas las propiedades de los cristianos y chiítas
7 60 consejos para crear una familia cristiana
8 Una denuncia valiente
9 Sobre la independencia de Escocia: ¿el divorcio sólo es malo cuando tiene consecuencias políticas?
10 Del aborto en el programa con el que el Partido Popular ganó las elecciones