Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Religión en Libertad
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Domingo, 20 de abril de 2014 | 22:50 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Michelle Fritz, madre de 10 hijos
¿Qué hacer cuando estás enojado con Dios? Responde una mujer que perdió varios bebés...
¿Qué hacer cuando estás enojado con Dios? Responde una mujer que perdió varios bebés...
Familia Fritz
Y estaba muy enfadada con Dios. No entendía nada. Entró en un túnel negro; en una oscuridad del alma. Pero encontró la llave para salir de esa angustia...
Actualizado 18 junio 2012  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 23
Juan Antonio Ruiz LC/ReL   
 Sin brazos y abandonada por su novio al quedarse embarazada, decidió tener a su hijo
«Soy una católica de nacimiento que también es ama de casa y educadora en el hogar de 10 niños increíbles. Mi marido Mike y yo fuimos novios desde el colegio y, desafiando todos los pronósticos, nos casamos tras finalizar los estudios en menos de un año. Hoy llevamos ya 21 años casados. Además de nuestros 10 hijos vivos, hemos perdido muchos bebés en el camino y nos sentimos honrados de que Dios nos haya escogido para llevar adelante esas vidas durante el tiempo que pudimos hacerlo. Vivimos en Georgia (USA) y en ocasiones tenemos que luchar contra los prejuicios hacia nuestra fe aquí en el Sur, donde el catolicismo no es una práctica generalizada. Sea lo que sea, somos conscientes de que vivimos muy bendecidos y estamos agradecidos a Dios por lo que nos ha dado con nuestra familia».

Esa seguridad en Dios se tambaleó un día...
Esta es la descripción que Michelle Fritz hace de sí misma y uno percibe el sano orgullo que transpiran estas líneas. ¡Y no es para menos! La vida le ha sonreído siempre y ella ha sabido corresponder con una sonrisa igualmente grande. Dios ha sido muy bondadoso con ellos... ¿o no? Por lo menos esa era la misma reflexión que Michelle se hacía. Pero esa seguridad se tambaleó un día: aquel en el que vio con sus propios ojos y en directo cómo el corazón de uno de sus hijos dejó de latir.

Asistir a la muerte de tu propio bebé
«Recuerdo ese día como si fuera ayer. Supongo que siempre se quedará grabado en mi memoria. Me encontraba en la oficina del médico, tratando de localizar los latidos del corazón de mi pequeño bebé. En un momento dado, el técnico tuvo una mirada de asombro en su rostro y llamó a otro técnico para ayudarle. Buscaron y buscaron, apuntando un poco más. Por fin, encontraron un corazón que apenas latía. Cambiando la posición de la máquina para mirar el flujo de sangre dentro y fuera de su corazón, trataron de encontrar cuál podría ser el problema. Mientras observábamos, el flujo se detuvo. Fui testigo de los que fueron los últimos latidos de corazón de mi hijo. Sentí como si mi propio corazón se hubiese detenido pero, al mismo tiempo, no paraba de correr por el miedo [...] Su corazón se quedó quieto. Los técnicos me dieron sus condolencias y, previa consulta con el médico, fui enviada de regreso a casa».

El alma rasgada y dolor, mucho dolor...
Sinsentido, dolor, llanto... ¿Cómo podría Michelle regresar a casa tras una experiencia así? Porque el espacio que antes ocupaba su hijo dentro de ella ahora parecía vacío. Aún así, tuvo todavía fuerzas para llamar a su párroco para pedirle oraciones. Pero, fuera de esto, el camino fue un llanto continuo y desolador. ¡Su hijo había muerto! Lloró y lloró por horas -«sentía como si me hubiesen rasgado el alma»- y rezó a Dios, pidiendo explicaciones. Pero no escuchó ninguna respuesta. Ni siquiera las escuchó cuando ya los ojos le ardían de tanta lágrima derramada. Nada.

Furiosa con Dios
«Ese día entré en un lugar espiritual en el que nunca había estado antes. Un lugar oscuro y solitario. Estaba triste y descorazonada, pero sobre todo estaba furiosa con Dios. ¿Por qué permitió que sucediera esto? ¿Por qué me estaba haciendo esto a mí... a mi familia? No podía comprenderlo. ¿Por qué Dios me había abandonado?».

Nada parecía dar sosiego a su alma. ¿La oración? ¿Cómo hablar con un Dios que permitió morir a su hijo, un Dios que lo podía haber fácilmente salvado? Ni siquiera la compañía de las demás personas parecía ser de ayuda, mucho menos después de enterrar a su hijo: «Me sentía cada día más sola y mi enojo con Dios no hacía sino aumentar».

A punto de explotar
Curiosamente, las personas a su alrededor no se dieron mucha cuenta del difícil proceso por el que Michelle estaba pasando y cómo estaba siendo atacada su fe. Seguía yendo a Misa, seguía ayudando en la iglesia e incluso rezaba por las demás personas. Pero por dentro un volcán parecía estar a punto de explotar.
¿Existe Dios?
«Llegué a preguntarme si Dios realmente existía. La gente me podría decir -tal y como yo había dicho a otros- que en los momentos de prueba Él me estaba cargando en sus brazos. Pero yo me preguntaba si realmente era cierto eso, porque yo no lo sentía».

Pero en todo este proceso, Michelle percibió que el anhelo de Dios no desaparecía de su alma. Después de todo, ella no quería dudar; quería tener fe. Y fue aquí cuando se dio cuenta que tenía que replantearse toda su vida. Porque todo lo que había recibido en su vida siempre lo había visto como venido de la mano de Dios: sus hijos, su esposo. ¡No! Dios tenía que seguir ahí, aun cuando ella no lo sientiese. Y empezó su proceso de vuelta.

Comenzar de nuevo...
Comenzó con las oraciones vocales, especialmente el Padrenuestro, pues eran la única manera en que aún sentía algo de la presencia de Dios. Después de un tiempo, pudo ya empezar un cierto diálogo, con un lenguaje sencillo.

En cierta manera, tuvo que aprender a rezar de nuevo. Luchó por todos los medios posibles para volver a meter a Dios en su vida: «Intentaba encontrar a Dios en todo lo que veía: en el cielo, en la sonrisa de mis hijos, en las flores de mi jardín, en el abrazo de un amigo. Fue gracias a este ejercicio que me di cuenta que, en vez de abandonarme como yo creía, Dios estaba en realidad alrededor de mí siempre. Eso me hizo sentirme mejor».

Otros dos bebés muertos...
No fue un camino nada fácil de recorrer; Michelle lo describe como un auténtico infierno. De hecho, durante este tiempo el matrimonio Fritz volvió a perder otros dos bebés, Sarah y William, y las dudas y enojos volvieron. Pero fue ese anhelo de Dios lo que le hacía a Michelle seguir adelante y centrarse en lo que Dios le daba todos los días. Eso la salvó.

«De mi experiencia anterior aprendí que necesitaba de Dios para salir adelante. Me di cuenta que sin Dios estaría perdida, por lo que me abracé a Él con fuerza».

De todo este camino, Michelle saca una conclusión que ha quedado grabada como un tatuaje en su corazón para el resto de su vida:

«¿Está bien si dudamos de nuestra fe? La respuesta es sí. Basta mirar a Cristo para darnos cuenta que no pasa nada si dudamos. Él experimentó la duda en Getsemaní y en la Cruz ("Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?"). Si nuestro Salvador experimentó esos momentos, ¿por qué cuestionar si nosotros, meros seres humanos, dudamos en algún momento de nuestras vidas? Y si Cristo, que forma parte de la Santísima Trinidad, le pregunta a Dios por qué lo abandona, entonces seguramente Dios me entenderá cuando yo le grito mi desesperación por ese abandono que siento».

Ideario para afrontar momentos de oscuridad del alma
Y es aquí donde Michelle comparte su ideario para afrontar mejor la oscuridad de la fe; unos puntos que ella misma toma de su propia experiencia:

«La duda puede ser un catalizador para crecer en nuestra fe. ¿Qué hacer cuando nos llegan esos momentos de duda y abandono?

1. Lee la Biblia: date cuenta que hay muchos que dudaron como tú, Cristo incluido. Lee sus historias.

2. Ora: habla con Dios, mantén la comunicación abierta con Él. Dile lo enojado que estás. Y aunque no sientas que está ahí, pídele ayuda y confía en que esa ayuda llegará.

3. Habla con alguien en quien confíes: busca un amigo, un sacerdote, tu cónyuge, quienquiera al que le puedas confiar lo que sientes. Te sorprenderás de cuántas personas han pasado también por tu misma situación.

4. Busca ver a Dios en todas las cosas: las pequeñas y las grandes, las banales o las increíbles. Ve que Dios está ahí contigo, en todo lugar.

5. Llora: Cristo lloró; María lloró, los santos lloraron. Y Dios ve y valora cada una de tus lágrimas caer».

Hoy, Michelle vive feliz con su familia. ¿Sigue teniendo dudas? Sí. Pero las afronta ya con más serenidad y calma. Porque, según sus propias palabras, se ha dado cuenta que «después de luchar contra los sentimientos de duda o abandono, encontramos a Dios esperándonos con los brazos abiertos, como siempre está, para atraernos hacia Él. Porque, en realidad, nunca estuvimos solos o abandonados. Estábamos perdidos. Pero Dios siempre provee un camino de regreso a Él: muchas veces necesitamos estar perdidos para ser encontrados».
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 23
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


María Gigena Ibarguren
11/07/2012
eEnojada con Dios????.
Que se hace cuando te dedicas 25 años a criar tus hijos, y 3 de ellos se vuelven contra vos, te niegan, no se hacen cargo de SUS errores, pero sabes que van a Misa comulgan, misionan con los pobres y SU mMADRE, DE LA QUE DICEN QUE SON PROFESIONALES Y BUENOS GRACIAS A ELLA, TIENE QUE DORMIR EN LA CALLE??? VALE ENOJARSE CON DIOS
Carlos Roces Felgueroso
25/06/2012
Solo Dios basta.
Quien a Dios tiene
Nada le falta
Sólo Dios basta.
´´¿Encontraré esa Fe en esta tierra?´´
Carlos Roces
22/06/2012
Solo Dios basta.
´´Nada te turbe. Nada te espante´´, Decía Teresa de Cepeda. ´´Dios no se muda´´. Santa Teresa de Jesús es Doctora de la Iglesia:-´´Con paciencia todo se alcanza. Sólo Dios basta´´....
Antonio de Palencia
21/06/2012
Adelante, María José.
María José, tu historia me ha conmovido. No soy una persona religiosa, pero te deseo lo mejor y espero que recuperes tu deseo de estar con Dios y que él vuelva a ser el centro de tu vida. Las crisis de fe forman parte de la vida de un creyente, y si tu fe ha sido sólida, seguro que poco a poco la irás fortaleciendo. Te envío todo mi afecto.
maria jose
21/06/2012
Falta de Fe.
El 20 de julio proximo hara dos años que perdí a la mayor de mis cuatro hijos. ella casada y con dos niñas de 4 y 7 años. diagnostico y muerte, todo en el espacio de 33 dias. el tremendo dolor, que como madre sentí no es imaginable, sino por las personas que hayan pasado una experiencia similar. Yo, cristiana ferviente desde mi cuna, entré en una locura de gritos contra Dios y contra todo lo que habia creido hasta ese momento. Recordaba como en dos conventos oraban y ofrecian la misa por mi hija, como en la parroquia donde soy voluntaria en Caritas ofrecian oraciones y misa por ella, como mis nietas (sus hijas) rezaban todos los dias arrodilladas por su mama. No faltaron oraciones por la salud de mi hija. Dios estaba sordo. Mi rabia fue tanta que llegue a plantarme en la iglesia y gritarle porqué me habia hecho eso, y a decirle que quizas El no existia. despues de llorar hasta quedarme sin lagrimas , me quede en un vacío, obscuro, y pasé el primer año sumida en un mar de confusiones, de dudas,. hable con un sacerdote amigo, y me aconsejó rezar pidiendo esa fe que habia perdido. Sigo rezando para que vuelva a mi mis ganas de estar con Dios......QUIERO TENER FE. la necesito, pero aunque mas resignada al drama que ahora hace dos años me ocurrió, sigo rezando para que EL vuelva a ser el centro de mi vida.
MARIA DEL ROSARIO PADILLA ECHENIQUE
19/06/2012
La fe en dios.
Verdaderamente que experiencia maravillosa, Dios nunca nos abandona a sus hijos quizas por algun percanse en nuestras vidas pensamos en algun momento estar solos pero grande es el reencuentro con él.
luisa
19/06/2012
Ten Fe.
Rubén, pido por ustedes.Nosotros pasamos algo similar a la experiencia de Michelle, Para Dios ,nada es imposible!!
Ten Fe.
Uno que pasaba por aquí
19/06/2012
Me parece que hay un error, importante, aunque inocente seguramente.
No resulta de la lectura de la Pasión, que Cristo haya dudado en Getsemaní. brAl contrario más bien, si rezaba, pedía, y sujetaba lo que pasara a la voluntad del Padre, que aceptó (porque mal que nos pese, una posibilidad al hacer un pedido, es su denegación. Cierto que difícil a veces es ´´entenderlo´´... , pero ´´la idea´´ de la Pasión y Muerte es su aceptación). br brEl posterior ´´Porqué me has abandonado´´ es del Salmo 22, que mencional algunas cosas que habían pasado delante de Sus ojos (Salmo 22: 8-9, 21). Juan Pablo II sugiere en Salvifici Doloris que ese desgarro y esa frase, además de la vinculación que tuviera con el Salmo, es consecuente con que estaba en esos momentos haciéndose cargo del pecado del mundo (´´se hizo pecado por nosotros´´), y el pecado es cortar la relación con Dios de modo que, aunque no hubiera realmente cortado la relación, sí su cuerpo humano, de los humanos que vino a redimir, sintió esa lejanía del pecado que estaba cargando. br brQué gente tan especial esta familia, 10 hijos, y novios desde el colegio. (Especial en un buen sentido quiero decir). br brSaludos
rosana
19/06/2012
í es lícito pelear con el Señor.
Si el Señor es nuestro Padre, si nos ama, si nos ha hecho a imagen y semejanza suya, por supuesto que podemos pelearnos con El...
El lo permite, no se enoja, yop puedo mostrarme mi dolor , mi incredulidad, mi duda, por que soy su niña amada, puedo patalear, rebatirle, pintgarrajear en las paredes, reclamrle... y después, cuando he sacado todo mi dolor, tirarme de nuevo a sus pies para dejarme abrazar...
yo he perdido tres bebés y conozco ese dolor, y le reclamé rota de dolor, pero luego me consolò, y ahora se que ademas de mis cuatro niños, tengo tres mas en el cielo
Lucia
19/06/2012
SOLO DIOS SABE POR QUE.
Permite esas muertes, solo El sabe, si esa criatura se iba a perder, por eso permite su muerte prematura, precisamente para salvarlos. Nosotros creemos que lo sabemos todo y no sabemos nada.
Tal vez con la muerte de esos bebés, salva del infierno a otros. El que estemos cerca de Dios, no nos evita el dolor y la muerte recibida en herencia por el pecado de Adan y Eva, la desobediencia y nosotros no pecamos? adquirida también por nuestros propios pecados.
Nova
18/06/2012
Entiendo toda la buena fe....
... de esta buena mujer y admiro su constancia en la fe en medio de pruebas y dudas tan duras.

Pero yo no creo que Nuestro Señor Jesucristo dudara de Dios jamás, al contrario de lo que ella dice. Una cosa es sentir abandono en la cruz y otra muy distinta, dudar de Dios. Y en Getsemaní, de hecho, Cristo no sólo no dudó, sino que llevó a cabo el acto de confianza en Dios y de obediencia más admirable de la Historia. Desde luego, si Jesús sintió en algún momento la tentación de la duda, lo que es seguro es que jamás la acogió en su divino Corazón.

Sufrir dudas es una prueba espiritual muy dura. Doy gracias a Dios por haber preservado a esa mujer y pido a Dios por ella y por su familia, especialmente por sus hijos fallecidos.
una mamá
18/06/2012
Para Rubén.
Rubén, desde hoy pido por vosotros a diario, ojalá Dios os bendiga, si bien en el Cielo tenéis ya tres hijos cuidando de vosotros
carlos roces felgueroso
18/06/2012
¿Para qué enojarse con Dios?.
Si alguien tiene la gran carga de un hijo o nieto discapacitado ¿Para qué enojarse con Dios? Si se pierde el cónyuge ¿Para qué enojarse con Dios?¿Por qué perder la Fe? Sería muy débil esa fe si no es capaz de superar los problemas y las desgracias que nos trae la vida.
Carlos Roces
18/06/2012
¿Para qué enojarse con Dios?.
¿Enojarse con Dios? ¿Para qué? La vida que Dios nos da debemos aprovecharla para hacer un mundo mejor. Si perdimos el primer hijo, rezamos para que Dios nos ayude. Así, conseguimos una amplia familia numerosa. No perdamos ni un minuto en lamentaciones ni en enojos. Aceptemos la realidad y transformamos los problemas en oportunidades para hacer florecer los talentos que Dios nos concede.
M.C.
18/06/2012
Chipi.
Yo tambien he sentido a mi marido identificado con este testimonio, tremendo cuando se pierde a un hijo , pero si encima pierdes la FE....Nosotros perdimos a una hija con 18 años en un accidente, yo me agarreá a la cruz, mi marido no,. Despues de 6 años de su muerte, tras hacer un Cursillo de Cristiandad, volvió a Dios.
El dolor: Inmenso. Propiedad: Ninguna, nada nos pertenece. Si no existiese Dios, donde hallaríamos la ESPERANZA. Donde el consuelo? Para los sin Fe, para los que dudan, si no existiese Dios habría que inventarlo. Solo El puede consolar a una madre de tal pérdida, en El la Virgen su propia madre, encontro, consuelo.
El Señor quiere lo mejor para sus hijos, esto es la eternidad, a esto estamos llamados, allí con él estan nuestros seres queridos, se sienta o no se sienta, esto es la certeza de la Fe, pidámosla al Señor.
ffr
18/06/2012
Querida Marta, no estás sóla ........
... utiliza las cinco pautas que se listan en el artículo, verás que funcionan.

Recuerda, eres criatura de Dios, Él te ama y siempre siempre está contigo.
Marta
18/06/2012
Enfado con Dios.
Yo sigo enfadada con El a pesar de lo mucho que me ha dado en la vida. Le pedí que salvara a mi marido y no me escuchó. Algun dia espero preguntarle porqué hay tanto dolor en el mundo. La unica respuesta lógica es que me ha castigado por mis muchos pecados. Me gustaría olvidarme de esto pero no puedo. Le doy gracias por todo lo que me da pero no puedo olvidarme. A veces pienso que si permitió que la Virgen sufriera tanto, por qué me lo iba a evitar a mi?
rubén
18/06/2012
testimonio de esperanza.
Es un testimonio de esperanza para el caso de mi matrimonio que después de 2 años llevamos 3 pequeños muertos. Dios se apiade y nos permita disfrutar de al menos uno. Pido oración por nosotros.

Un abrazo en Cristo.
Daniel M.
18/06/2012
Gracias.
Hermoso artículo. Gracias por compartirlo.
Edwin
18/06/2012
Preciosos testimonio.
Precioso testimonio de una fe que crece con las pruebas. Me vi reflejado en este testimonio.
Emeth. No hay que enfadarse con Dios.
18/06/2012
Cuando el hijo es deseado es dolorosísimo el aborto . Vale, por lógica, el contrarecíproco.
pero también el contrario. Dios no interviene en estos descalabros. No parece querer conculcar las leyes que El mismo puso para gobernar su creatura, su evolución. Acaso inspira al hombre para que trate de corregir las imperfecciones evolutivas. Lo nombró rey de la creación.
Francisco Javier
18/06/2012
Cuando estas enfadado con Dios.
Yo cuando estoy enfadado con Dios pues blasfemo alto y claro; para que me escuche todo el mundo
Carmen Villavieja
18/06/2012
RESPUESTA A UN ATEO.
Me vais a llamar pesada, pero es que ¡es increíble!
Uno de los bloggers ateos más importantes de lat-am ha entrado en la web que os recomendé ayer para rebatir la tesis de que es compatible la Ciencia y la Fe.
Hoy la respuesta es tremenda! No os lo perdáis os lo recomiendo!
http://dignitad.blogspot.com.es
Lo más leído
1 ¿Cuántas estatuas al Papa Juan Pablo II existen en el mundo? He aquí doce variopintas de ellas
2 Dos adolescentes que sobrevivieron al aborto de sus hermanos gemelos: «Un niño nunca es un error»
3 «Si Cristo no hubiese resucitado, el cristianismo perdería su valor y la Iglesia quedaría sin brío»
4 El Papa invitó a todos a «volver a Galilea», la Galilea de cada uno: el primer encuentro con Jesús
5 Pagana y feminista que odiaba a los hombres, la historia de Enrique VIII le «descubrió» la Iglesia
6 Los diez aspirantes republicanos a la Casa Blanca son activamente provida, y 5 de ellos católicos
7 ¿Quién era ese Nicodemo que entierra a Jesús?
8 La mujer más valiente de la historia
9 San Juan Pablo II (4)
10 La pascua explicada por niños en un estupendo video