Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Martes, 29 de julio de 2014 | 1:38 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Actualizado 25 junio 2012
Pecado contra el Espíritu Santo

          Hace unas semanas, unas amables lectoras me pidieron, cada una por su lado…, que escribiese sobre el pecado contra el Espíritu Santo. No recuerdo, que es lo que les motivó a escribirme con esta petición, debió de ser la lectura de una glosa, en la que tangencialmente se mencionaba este pecado. El pasaje evangélico que alude a este pecado dice así: "Yo os digo: A quien me confesare delante de los hombres, el Hijo del hombre le confesará delante de los ángeles de Dios. El que me negare delante de los hombres, será negado ante los ángeles de Dios. A quién dijere una palabra contra el Hijo del hombre, le será perdonado; pero al que blasfemare contra el Espíritu Santo, no le será perdonado”. (Lc 12,8-10). Los tres evangelios sinópticos, tratan este tema, aunque como es lógico no con las mismas palabras pero si con el mismo significado. (Mt 12,31-32), (Lc 12,8-10) y (Mc 3,28-30).

 

            A primera vista, para el que es creyente y se preocupa de saber el terreno que pisa, sobre todo aquí, donde  parece que hay una contradicción. Sabemos que los fariseos se escandalizaban con el Señor, cuando más de una vez y en de algunas de sus curaciones, le dijo al que curaba: “Tus pecados te son perdonados”. (Lc 5,20). Entonces los fariseos murmuraban y así podemos leer en San Marcos: “Estaban sentados allí algunos escribas, que pensaban entre si: ¿Cómo habla éste? Blasfema. ¿Quién puede perdonar pecados sino solo Dios? Y luego, conociendo Jesús, con su espíritu que así discurrían en su interior, les dice: ¿Por qué pensáis así en vuestros corazones?”. (Mc 2,6-8). El Señor lo que deseaba es que los hombres  tomasen conciencia  de que el mal más profundo del que padece una enfermedad y sufre, es el pecado que puede habitar en su corazón si no vive en gracia de Dios y que entonces la salvación que más se necesita es la de librarse de sus pecados, más que curarse de sus enfermedades. Por ello, aquellos que imploraban la curación de una enfermedad física, el Señor se la concedía, pero no a menudo, sin haberles dicho: “Tus pecados te son perdonados” (Lc 5,20).

 

            Para los escribas y fariseos, solo Dios puede perdonar los pecados, y esto ciertamente es así, pero Dios ha delegado en su Iglesia la capacidad de perdonar siempre que medie un previo arrepentimiento, por medio del sacramento de la Reconciliación. Porque el Señor, en Cesárea de Filipo, al pie de la Cueva de Banias, le dijo a San Pedro: Y yo te digo a ti que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificare yo mi iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Yo te daré las llaves del reino de los cielos, y cuanto atares en la tierra será atado en los cielos, y cuanto desatares en la tierra será desatado en los cielos”. (Mt 16, 18-19). Y La Iglesia católica de Pedro, tiene facultad para perdonar y retener los pecados de los hombres. Pero mayor claridad, el Señor después de su Resurrección, en una de sus apariciones les dijo a sus discípulos, Jesús les dijo de nuevo: “La paz con vosotros”. Como el Padre me envió a mi, yo también os envío a vosotros. Diciendo esto, sopló y les dijo: recibid el Espíritu Santo; a quién perdonarais los pecados, les serán perdonados; a quienes se los retuviereis, les serán retenidos”. (Jn 20, 22-23).

 

            Nuestros pecados nos son perdonados, de acuerdo con la potestad de la Iglesia y así la formula de absolución de nuestros pecados en el sacramento de la penitencia, donde al absolvernos de nuestros pecados se nos dice así: “Dios, Padre misericordioso, que reconcilió consigo al mundo por la muerte y la resurrección de su Hijo y derramó el Espíritu Santo para la remisión de los pecados, te conceda, por el ministerio de la Iglesia, el perdón y la paz. Y yo te absuelvo de tus pecados en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”. (Ritual de la Penitencia, 46. 55).

           

            Visto lo anterior, uno se puede preguntar: ¿Entonces, si la Iglesia católica tiene facultad de perdonar toda clase de pecados, que ocurre con el de blasfemia al Espíritu Santo? ¿En qué consiste este pecado? Este pecado es un rechazo total a la gracia que Dios ofrece a todo el mundo para su salvación. Consiste en cerrarse de mente y de corazón a la acción del Espíritu Santo, blasfemándole o injuriándole al rechazar decididamente su gracia para salvarse. En sí, es un grave pecado de desamor, pues el que así actúa no quiere arrepentirse de su pecado y al no haber arrepentimiento, hay un rechazo que es un desamor. No hay arrepentimiento y sin arrepentimiento no puede haber perdón. En realidad el pecado contra el Espíritu Santo es la del rechazo a la gracia de Dios y al arrepentimiento final: es el rechazo a Dios inclusive hasta el momento de la muerte. Y en esas condiciones el pecado no se perdona.

 

En el Catecismo de la Iglesia católica, en el parágrafo 1422, nos dice: “Los que se acercan al sacramento de la Penitencia obtienen dé la misericordia de Dios el perdón de los pecados cometidos contra El y, al mismo tiempo, se reconcilian con la Iglesia a la que ofendieron con sus pecados. Ella les mueve a conversión con su amor, su ejemplo y sus oraciones" (LG 11)”.  Y más adelante en el parágrafo 1.451, se nos dice que: “Entre los actos del penitente, la contrición aparece en primer lugar. Es "un dolor del alma y una detestación del pecado cometido con la resolución de no volver a pecar" (Concilio de Trento: DS 1676). El arrepentimiento es imprescindible para que se genere la misericordia divina y desde luego, a la Iglesia le es imposible perdonar sin arrepentimiento, ya que ni el mismo Dios lo hace.

 

            Nos dice el parágrafo 1864 del Catecismo de la Iglesia Católica, que: “Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres pero la blasfemia contra el Espíritu Santo no será perdonada” (Mc 3,29; Mt 12,32; Lc 12,10). No hay límites a la misericordia de Dios, pero quien se niega deliberadamente a acoger la misericordia de Dios mediante el arrepentimiento rechaza el perdón de sus pecados y la salvación ofrecida por el Espíritu Santo (cf. De V 46). Semejante endurecimiento puede conducir a la condenación final y a la perdición eterna”. El único pecado que no tiene perdón es el pecado contra el Espíritu Santo. Y este pecado no se perdona, porque al no dejarse la persona influir por el Espíritu Santo, no puede arrepentirse. Es este el pecado que se produce al rechazo radical a la gracia que Dios ofrece para la conversión. Según Santo Tomás de Aquino es un pecado “irremisible por su misma naturaleza porque excluye los elementos gracias a los cuales se concede la remisión de los pecados”.

 

            Mi más cordial saludo lector y el deseo de que Dios te bendiga.

 

Otras glosas o libros del autor relacionados con este tema.

-        Libro. DEL MÁS ACÁ AL MÁS ALLÁ.- www.readontime.com/isbn=9788461154913

-        Libro. CONOCIMIENTO DE DIOS.- www.readontime.com/isbn=9788461179107

-        Yo perdono, pero no olvido. Glosa del 21-08-10

-        Setenta veces siete. Glosa del 04-11-11

-        Yo me confieso directamente con Dios. Glosa del 06-07-09

-        Ir al confesionario. Glosa del 30-09-09

-        A vueltas con la confesión. Glosa del 17-11-09

-        Absolución general sin confesión. Glosa del 28-08-09

-        Arrepentimiento, compunción y amor. Glosa del 10-11-11

-        Contrición, compunción y atrición. Glosa del 28-09-09

-        ¿Existe ahora la atrición? Glosa del 26-11-11

 

           Si se desea acceder a más glosas relacionadas con este tema u otros temas espirituales, existe un archivo Excel con una clasificada alfabética de temas, tratados en cada una de las glosas publicadas. Solicitar el archivo a: juandelcarmelo@gmail.com

 

¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 3
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


Charo
26/06/2012
Gracias por escuchar mi petición.
Me ha aclarado mis dudas al respecto. Gracias.
antonio jose fernandez buron
25/06/2012
Pecar contra el Espiritu.
No , en mi modesta opinion , nadie en este mundo sabe en verdad que es el pecar contra El Espiritu , son todas especulaciones , es mas , diria que hasta pecado de sobervia el intentar entrar en el pensamiento de Jesus en este dicho ........
ostraspedrín.
25/06/2012
Rechazo de la Gracia de Dios..
Muchas gracias por su explicación, impecable e impagable.
Me han enseñado que por el contexto en que Nuestro Señor, mostró esta Verdad, este pecado también se refiere a aquellos que tozuda e irracionalmente niegan un hecho que sin la menor duda viene de Dios.

Muchas gracias.

IHS.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Juan del Carmelo
Juan del Carmelo no es quien dice ser. O mejor dicho, es quien es, pero prefiere presentarse en su alter ego Juan del Carmelo que no es más que un seglar que, a finales de los años 80, experimentó la llamada de Dios y se vinculó al Carmelo Teresiano. Ha publicado libros de espiritualidad como «Mosaico espiritual», «Santidad en el Pontificado», o «En las manos de Dios» Como lo cortés no quita lo valiente es, además, un empresario de éxito. Y nos acompaña, con sencillez y hondura, desde «El blog de Juan del Carmelo».

Juan del Carmelo, es autor, editor y responsable del Blog El Blog de Juan del Carmelo, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
JULIO 2014

Ecumenismo

Maria modelo de fe

Mirar un crucifijo

Fe. esperanza y amor

Nuestro preciado bien

Espíritu y materia

Hablar y pensar bien de todos

Jesucristo Dios y hombre verdadero

Ver el Rostro de Dios

Obtener deseos de santidad

Mirar la Cruz

Conformidad y amor

Libre albedrío propio y ajeno

Miedo y Temor de Dios
JUNIO 2014

Vida espiritual y vida material

El Señor te ama y te desea asiosamente

Poner amor en lo que se hace

Cuando los padres pasan a ser hijos

Las tres eses

Sumergirse en el mundo de nuestra alma

Hijo de Dios, Hijo del hombre

El más rico del cementerio

Como yo os he amado

Nuestra redención y salvación

Conversión de convertidos

Pentecostés

Nuestra vida social

Cuánto cuesta un milagro

Somos un milagro de Dios

Ver posts de otros meses

MAYO 2014 (15 artículos)

ABRIL 2014 (15 artículos)

MARZO 2014 (15 artículos)

FEBRERO 2014 (14 artículos)

ENERO 2014 (16 artículos)

DICIEMBRE 2013 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (15 artículos)

OCTUBRE 2013 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (15 artículos)

AGOSTO 2013 (15 artículos)

JULIO 2013 (16 artículos)

JUNIO 2013 (15 artículos)

MAYO 2013 (15 artículos)

ABRIL 2013 (15 artículos)

MARZO 2013 (16 artículos)

FEBRERO 2013 (14 artículos)

ENERO 2013 (16 artículos)

DICIEMBRE 2012 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (15 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (15 artículos)

AGOSTO 2012 (15 artículos)

JULIO 2012 (16 artículos)

JUNIO 2012 (15 artículos)

MAYO 2012 (15 artículos)

ABRIL 2012 (15 artículos)

MARZO 2012 (16 artículos)

FEBRERO 2012 (14 artículos)

ENERO 2012 (16 artículos)

DICIEMBRE 2011 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (15 artículos)

OCTUBRE 2011 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (15 artículos)

AGOSTO 2011 (15 artículos)

JULIO 2011 (16 artículos)

JUNIO 2011 (15 artículos)

MAYO 2011 (15 artículos)

ABRIL 2011 (15 artículos)

MARZO 2011 (16 artículos)

FEBRERO 2011 (14 artículos)

ENERO 2011 (15 artículos)

DICIEMBRE 2010 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (15 artículos)

OCTUBRE 2010 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (15 artículos)

AGOSTO 2010 (16 artículos)

JULIO 2010 (15 artículos)

JUNIO 2010 (15 artículos)

MAYO 2010 (16 artículos)

ABRIL 2010 (15 artículos)

MARZO 2010 (16 artículos)

FEBRERO 2010 (14 artículos)

ENERO 2010 (15 artículos)

DICIEMBRE 2009 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (15 artículos)

OCTUBRE 2009 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (14 artículos)

AGOSTO 2009 (13 artículos)

JULIO 2009 (14 artículos)

JUNIO 2009 (12 artículos)

MAYO 2009 (7 artículos)

Lo más leído
1 Los diez consejos para ser feliz que ofrece Francisco en la entrevista de una publicación argentina
2 De los seis papiros que me gustaría ver descubiertos en este siglo XXI
3 Así lloró San Pío X el inicio de la Primera Guerra Mundial, según la única película sobre su vida
4 El Símbolo como herramienta de comunicación
5 Su hijo es fruto de una violación: «Cuando lo miro siento el amor que siente cualquier madre»
6 Utopía o esperanza. ¿Una política sin Dios?
7 La formación continua del médico
8 Oliviero Toscani, fotógrafo de las campañas de Benetton, denunciado por brutal odio anticristiano
9 Islamistas bombardean una iglesia y matan a cinco católicos
10 Matrimonio y parejas homosexuales