Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Martes, 21 de octubre de 2014 | 12:00 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Actualizado 8 junio 2012

La Eucaristía, un beso de Jesús a mi alma (5)


LA VIVENCIA DE SANTA TERESITA DEL NIÑO JESÚS

 

 


«Él no baja del cielo un día y otro día para quedarse en un copón dorado, sino para encontrar otro cielo que le es infinitamente más querido que el primero: el cielo de nuestra alma, creada a su imagen y templo vivo de la adorable Trinidad» (Ms A 48vº) 


LA EUCARISTÍA EN LA VIDA DE SANTA TERESA DE LISIEUX
 

 

Santa Teresita nos ofrece en sus manuscritos muchos datos que nos indican la importancia fundamental de la devoción eucarística en su familia y en su vida. Ya desde niña, su padre la llevaba cada tarde a hacer la visita al Santísimo: «Todas las tardes iba a dar un paseo con papá; hacíamos juntos nuestra visita al Santísimo Sacramento, visitando cada día una iglesia distinta»(Ms A 14rº)

En sus cartas infantiles nos cuenta de su preparación personal para recibir a Jesús: «el día de mi primera comunión quiero que el Niño Jesús se encuentre tan a gusto en mi corazón, que no piense ya en volverse al cielo...» (Cta. 11).

El día de su primera comunión escribe: «Qué dulce fue el primer beso de Jesús a mi alma...! Fue un beso de amor. Me sentía amada y decía a mi vez: «Te amo, y me entrego a ti para siempre»... Ni el precioso vestido que María me había comprado, ni todos los regalos que había recibido me llenaban el corazón. Sólo Jesús podía saciarme» (Ms A 35rº-36rº)

Y en su segunda comunión escribe: «¡Qué dulce recuerdo he conservado de esta segunda visita de Jesús! De nuevo corrieron las lágrimas con inefable dulzura. Me repetía a mí misma sin cesar estas palabras de san Pablo: «Ya no vivo yo, ¡es Jesús quien vive en mí...!». A partir de esta comunión, mi deseo de recibir al Señor se fue haciendo cada vez mayor.» (Ms A 36rº).

En el Carmelo, ya como religiosa, su amor a Jesús Sacramentado irá creciendo con ella. Las frecuentes comuniones y las largas horas de oración ante el sagrario, van a purificar y a madurar su alma.


EL SACRIFICIO DE LA MISA

Poco después de la gracia de Navidad, con solo 14 años escribe: «Jesús, para salvar a los hombres quiso nacer más pobre que los pobres... ¿Quién, Jesús, se atreverá a negarte este corazón que tan merecidamente has conquistado y al que has amado hasta hacerte semejante a él y dejarte luego crucificar por unos verdugos despiadados? Además, eso no te pareció todavía suficiente: tuviste que quedarte para siempre cerca de tu criatura, y desde hace dieciocho centenares de años estás prisionero de amor en la santa y adorable Eucaristía».

Como vemos, ya desde tan temprana edad entiende la Eucaristía como una prolongación del «abajamiento» del Señor. En sus escritos, Teresa cita varias veces la afirmación de San Juan de la Cruz: «es propio del amor abajarse». El que ha querido hacerse pequeño, naciendo de María; el que ha aceptado hacerse débil, entregándose a la muerte; sigue haciéndose pequeño y débil en la Eucaristía hasta el final de los tiempos. Para Teresa, lo importante es la motivación de este triple «abajamiento»: «para salvar a los hombres».

Estamos ante un sacrificio por amor. Este tema es recurrente en todos sus escritos, especialmente en sus numerosas poesías de tema eucarístico. Nos basta una como ejemplo: «Mi corazón robaste, haciéndote mortal y vertiendo tu sangre ¡oh supremo misterio! Y aún vives desvelado por mí sobre el altar» (PN 23, 5).

En la Encarnación, Jesús se hizo mortal, asumió nuestra naturaleza limitada y caduca. En la Muerte llevó la Encarnación a las últimas consecuencias. En la Eucaristía se prolonga este misterio, en el que «el Dios fuerte y poderoso» (Ms A 45rº), «se hace pequeño y débil por mi amor, para hacerme fuerte y valerosa, para revestirme de sus armas» (Cf. Ms A 44vº). En la noche de Navidad de 1886, Teresa comprendió que toda la vida de Jesús, desde su nacimiento hasta su muerte, fue «un sacrificio», una entrega continua y voluntaria por los hombres, olvidándose de sí mismo. También comprendió que la única felicidad posible está en parecernos a Jesús, en repetir su «sacrificio», olvidándonos de nosotros mismos, de nuestras comodidades y caprichos para pensar en los demás.

Por último, comprendió que en la Eucaristía se renueva esa entrega del Señor y se produce un admirable intercambio: Él se hace débil para darnos fortaleza, se hace pequeño para engrandecernos, se humilla para enaltecernos, asume nuestra pobreza para darnos su riqueza.«Yo podré, cerca de la Eucaristía, inmolarme en silencio, exponiéndome a los rayos que emite la Hostia divina. Yo me quiero consumir en esta hoguera de amor...» (PN 21, 3).

Al final del Manuscrito B, en el que narra el descubrimiento de su vocación, llega a denominar «locura» el abajamiento de Jesús en la Encarnación, en la Cruz y en la Eucaristía. «Sigues viviendo en este valle de lágrimas, escondido bajo las apariencias de una blanca hostia... Jesús, déjame que te diga que tu amor llega hasta la locura. ¿Cómo quieres que, ante esa locura, mi corazón no se lance hasta ti ¿Cómo va a conocer límites mi confianza?» (Ms B 5vº).


LA EUCARISTÍA ES UN BANQUETE DE COMUNIÓN

En 1889 escribe a su prima María Guérin, que sufría de escrúpulos y había abandonado la comunión: «piensa, que Jesús está allí en el sagrario expresamente para ti, para ti sola y que arde en deseos de entrar en tu corazón... Vete a recibir sin miedo al Jesús de la paz y del amor... Es imposible que un corazón «que sólo encuentra descanso mirando un sagrario» ofenda a Jesús hasta el punto de no poderle recibir. Lo que ofende a Jesús, lo que hiere su corazón es la falta de confianza... Hermanita querida, comulga con frecuencia, con mucha frecuencia.» (Carta. 92 del 30 de mayo de 1889)

Por la comunión nos transformamos en Él, algo en lo que insiste Teresa en varios textos: «¡Oh, qué dichoso instante, cuando entre mil ternuras, me transformas en ti, mi dulce compañero! Tal comunión de amor y tan dulce embriaguez son mi cielo para mí.» (PN


LA PRESENCIA REAL DE CRISTO EN LAS ESPECIES CONSAGRADAS DESPUÉS DE LA MISA

Teresa aprendió desde su más tierna infancia que Jesús está realmente presente en el sagrario. La hemos visto que su padre la llevaba cada día a hacer la visita al Santísimo.

A Celina, que le escribe escandalizada porque ha encontrado una iglesia con el sagrario sucio y abandonado, responde amablemente: «En su pasión su rostro estaba escondido, hoy también lo sigue estando. Celina querida, hagamos de nuestro corazón un pequeño sagrario donde Jesús pueda refugiarse. Así, Él se verá consolado y olvidará lo que nosotras no podemos olvidar: «la ingratitud de las almas que lo abandonan en un sagrario desierto» (Cta 108).

La consecuencia lógica de la presencia de Jesús en el sagrario es el espíritu de adoración. Acepta el valor de la intercesión y la practica, pero coloca muy por encima la práctica de la adoración silenciosa: «Muchas veces, sólo el silencio es capaz de expresar mi oración, pero el huésped divino del sagrario lo comprende todo» (Cta 138). «En su presencia no necesita pedir nada ni sentir nada, sencillamente ofrece de manera gratuita su propio tiempo y su propia vida: “Oh, mi admirable Rey y Sol de mi vida. Tu divina hostia es pequeña como yo... Todas las criaturas pueden abandonarme. Yo intentaré, sin quejas, junto a ti resignarme. Si tú me abandonases, sin tus dulces caricias, mi divino Tesoro, aún te sonreiría... Yo espero en paz la gloria de la eterna Mansión, ¡pues tengo en el sagrario el fruto del amor!» (PN 52, 11.13-14.18).

Fuente: Extraído de la obra:«La Centralidad de la Eucaristía en la vida y doctrina de Santa Teresa del Niño Jesús y de la Santa Faz», P. Eduardo Sanz de Miguel, o.c.d.)

¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 5
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


Adrián
10/06/2012
Eucaristía: Devoción y Fe 2.
Corrección; donde dice ´´la mayor banalización que se puede hacer a la Eucaristía es presentarla.... , debe leerse NO PRESENTARLA EN SU TOTALIDAD Y CENTRALIDAD
Adrián
10/06/2012
Eucaristía: Devoción y Fe .
A mi matización y a la serie de preguntas que me hago, solo responde con ´´la Eucaristía ES LA PRESENCIA VIVA DE CRISTO´´. Ya me queda claro el reduccionismo que anida en su fe y teología. Lo que me resulta incomprensible es que afirme más abajo es que ´´HAY QUE EMPEZAR POR TOMARSE EN SERIO LA EUCARISTÍA´´ La mayor banalización que se puede hacer a la Eucaristía es presentarla en SU TOTALIDAD Y CENTRALIDAD Lo contrario provoca el abandono y menosprecio de lo más sagrado y auténtico. Cordialmente
Juan García Inza
09/06/2012
DEVOCIÓN QUIERE DECIR FE Y AMOR A LA EUCARISTÍA COMO CENTRO DE LA IGLESIA.
Efectivamente, la Eucaristía no es una ´´devoción´´ más en la Iglesia. Es la PRESENCIA VIVA DE CRISTO, y en esto venimos insistiendo, porque si no hay fe e ideas claras sobre este PRESENCIA, no hay DEVOCIÓN (fervor, veneración, adoración, amor, respeto, religiosidad, que son sinónimos:ver diccionario). Es el CENTRO Y RAIZ DE LA IGLESIA. La Eucaristía hace la Iglesia, y la Iglesia ´´hace´´ la Eucaristía. Sin Eucaristía no hay IGlesia. Y este el gran problema: cuando no hay fe, amor, celebración, etc. de la Eucaristía la Iglesia desaparece. Lo primero que hace un fiel cuando está en contra de Dios y de la Iglesia es dejar de ir a Misa. SI QUEREMOS UNA NUEVA EVANGELIZACIÓN, HAY QUE EMPEZAR POR TOMARSE EN SERIO LA EUCARISTÍA.. Bueno será que lo pensemos en este DIA DEL CORPUS. Un saludo
Adrián
09/06/2012
Amor a la Eucaristía y su Celebración 2.

Para ayudar a pensar en esto, ahí van algunas para hacérnoslas a lo largo de la semana. Y muchas veces. Hay muchas más.

¿Por qué no vamos a la Eucaristía, al menos, con una 3 parte de la alegría e interés con los que acudimos a una comida festiva con familiares y amigos?
¿Por qué no preparamos la Eucaristía (lecturas, cantos, etc.), por lo menos, con la mitad de entusiasmo con que preparamos una comida con familia y amigos invitados?
¿Por qué lo que nació como una Cena de familia pasó a ser un rito separado de la vida y, muchas veces, extraño e incomprensible?
¿Por qué pasó a ser un oficio para los curas y un deber para los fieles? ¿No es una fiesta?
¿Por qué suele ser un rito sin consecuencias visibles para organizar la convivencia como una gran fraternidad?
Dicen que a los niños se les da la comida en la boca. Los adultos comemos solos. Comulgar en la mano debería significar que somos adultos en la fe. ¿Lo somos de verdad?
Adrián
09/06/2012
Amor a la Eucaristía y su Celebración.
Los 5 bien intencionados artículos insisten repetidamente sobre la DEVOCIÓN a la Eucaristía. En mi opinión ahí radica su punto flaco. Y, acaso, explique la falla que subyace en la práctica de muchos fieles. Opino que la Eucaristía no es una devoción. Sería equipararla a otras tantas, aunque digamos que es la primera y principal. La Eucaristía, Memorial de la Cena del Señor, de su Muerte y Resurrección, es ´´el centro y fuente de la vida cristiana´´
´´Haced esto en memoria mía´´, nos dijo. Acaso necesitemos recuperar la memoria de Jesús a pesar de la asistencia a miles de misas. Porque de lo contrario ¿cómo explicar el tipo de amor y la celebración que vemos con frecuencia vemos ante la Eucaristía?.

RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Juan García Inza
Juan García Inza quiere «colaborar en la formación doctrinal y espiritual del lector que, desde el humanismo cristiano, quiere contribuir a la aportación de un alma para nuestro mundo». Y así se titula su blog «Un alma para el mundo». Fue ordenado sacerdote en 1965 y ha publicado una quincena de títulos. Es doctor en Derecho canónico y ha ejercido como consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad y de la Renovación Carismática. Es asesor espiritual de la Asociación María Reina de la Paz de Medjugorje.

Juan García Inza, es autor, editor y responsable del Blog Un alma para el mundo, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
OCTUBRE 2014

La crisis de los 40 en el matrimonio

La santidad en pocas palabras

No confundir misericordia con permisividad

El partido político no es una iglesia

Los novios en una sociedad secularizada

Católica casada con un musulmán 52 años

La batalla de Lepanto hoy

10 consejos para hacer feliz a la familia

Tres consejos del Papa a los novios
SEPTIEMBRE 2014

Necesitamos urgentemente la belleza

Nos atrajo la santidad de un sacerdote

Cántico a la vida: con el síndrome de Down

¿Lo más sensato es estar a favor del aborto?

Álvaro del Portillo. Su amor a los pobres

60 jóvenes quieren ser sacerdotes

60 consejos para crear una familia cristiana

Matrimonio camino de los altares

Ataques del mundo contra la familia cristiana

¿Qué hacer cuando se rompe el amor?

Álvaro del Portillo y el confín del mundo

Encuentro con la Divina Misericordia

¿Por qué soy católico? Habla un joven.

Joven coreana entusiasmada con el Papa

Ver posts de otros meses

AGOSTO 2014 (14 artículos)

JULIO 2014 (11 artículos)

JUNIO 2014 (16 artículos)

MAYO 2014 (24 artículos)

ABRIL 2014 (25 artículos)

MARZO 2014 (24 artículos)

FEBRERO 2014 (11 artículos)

ENERO 2014 (13 artículos)

DICIEMBRE 2013 (17 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (13 artículos)

OCTUBRE 2013 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (10 artículos)

AGOSTO 2013 (14 artículos)

JULIO 2013 (15 artículos)

JUNIO 2013 (14 artículos)

MAYO 2013 (15 artículos)

ABRIL 2013 (15 artículos)

MARZO 2013 (20 artículos)

FEBRERO 2013 (17 artículos)

ENERO 2013 (17 artículos)

DICIEMBRE 2012 (22 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (20 artículos)

OCTUBRE 2012 (19 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (17 artículos)

AGOSTO 2012 (20 artículos)

JULIO 2012 (13 artículos)

JUNIO 2012 (17 artículos)

MAYO 2012 (21 artículos)

ABRIL 2012 (24 artículos)

MARZO 2012 (24 artículos)

FEBRERO 2012 (18 artículos)

ENERO 2012 (17 artículos)

DICIEMBRE 2011 (17 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (15 artículos)

OCTUBRE 2011 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (14 artículos)

AGOSTO 2011 (16 artículos)

JULIO 2011 (15 artículos)

JUNIO 2011 (18 artículos)

MAYO 2011 (24 artículos)

ABRIL 2011 (22 artículos)

MARZO 2011 (15 artículos)

FEBRERO 2011 (17 artículos)

ENERO 2011 (19 artículos)

DICIEMBRE 2010 (20 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (20 artículos)

OCTUBRE 2010 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (13 artículos)

AGOSTO 2010 (12 artículos)

JULIO 2010 (15 artículos)

JUNIO 2010 (17 artículos)

MAYO 2010 (23 artículos)

ABRIL 2010 (20 artículos)

MARZO 2010 (19 artículos)

FEBRERO 2010 (15 artículos)

ENERO 2010 (13 artículos)

DICIEMBRE 2009 (21 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (17 artículos)

OCTUBRE 2009 (21 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (14 artículos)

AGOSTO 2009 (12 artículos)

JULIO 2009 (21 artículos)

JUNIO 2009 (17 artículos)

Lo más leído
1 La comunión espiritual también obra milagros: San Buenaventura, los pies de Cristo, la niña Rosalía
2 XXIX domingo: El mal de la indiferencia
3 «Querría ver la cara de Madonna cuando escuche Like a Virgin interpretado por mí», dice sor Cristina
4 La religión «progre» vacía los templos: nuevas cifras a la baja de la Iglesia Episcopaliana
5 La Iglesia en números: el estado numérico de la Iglesia católica
6 ¿Pero hubo alguna vez once mil vírgenes?
7 La crisis de los 40 en el matrimonio
8 Les dijeron que no había líquido amniótico, que abortaran: ellos se negaron y la pequeña nació bien
9 Beato Saturnino Ortega
10 Para la espera: fidelidad y sensatez. San Juan Crisóstomo