Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Martes, 22 de julio de 2014 | 16:22 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Actualizado 24 mayo 2012
Las raíces de la crisis
 Hace pocos meses, en un discurso del Papa Benedicto XVI a la Conferencia Episcopal Italiana, el Pontífice hablaba de la crisis económica que está sacudiendo a Italia, que se deja sentir  en la tasa de paro y sobre todo en la poca estabilidad de los puestos de trabajo, los bajos salarios, los impuestos cada vez más altos, lo que crea una gran inseguridad laboral.

            Es frecuente, como está pasando en este momento en España, que la gente no tome conciencia de la magnitud del problema hasta que no le afecta a su propio bolsillo. Y es que vivimos en un materialismo tan acentuado, que aunque se conmuevan los principios más fundamentales de la sociedad, casi nadie se queja si no se ve desmejorado su “bienestar” económico. Y no nos damos cuenta, como ha subrayado el Papa, que la raíz de todo es la crisis moral y cultural. Para decirlo en un modo muy claro y sencillo: faltan ganas de hacer el bien, de evitar el mal, de respetar las normas, de practicar la virtud. Por otra parte, se está perdiendo el sentido de lo bello, de lo grande, de lo exigente. Es una sociedad sin héroes, sin creatividad, sin coraje, sumida en el facilismo, la pereza y la cobardía. De muchos modos se manifiesta una cultura de la violencia, del instinto, de lo grotesco, de lo feo, lo inexpresivo, etc.

            También habla el Papa del vacío existente por la ausencia de los valores religiosos, porque la sociedad laica ha desfigurado la libertad religiosa convirtiéndola en ausencia de lo divino. El Papá invita a acoger de nuevo los tesoros de la revelación cristiana. Si Dios ha hablado ¿por qué no escucharlo?

            Es muy importante comprender que el ser humano es una unidad y el mundo, en cierto sentido, esté más o menos globalizado, es también una unidad. No se puede pensar en un hombre pervertido moralmente y competente en los negocios. Puede funcionar un tiempo pero tarde o temprano todo se desmorona. Un mundo donde se pretende destruir la familia, donde se atenta impunemente contra la vida del no nacido, donde se desprecia la vida del anciano o del enfermo, donde unos países no buscan el progreso de los otros, donde no se respetan las convicciones religiosas de los otros, no puede funcionar.

            Si a finales del siglo XX vivimos el desmoronamiento del comunismo, estamos ahora viviendo la caída del liberalismo económico más radical, donde la única norma es la oferta y la demanda, donde la práctica normal es la especulación y donde el único fin es el beneficio económico particular. Una economía sin escrúpulos donde el débil no tiene cabida y los peces grandes se comen a los pequeños. Al final, como siempre, los más pobres y la clase media tienen que cargar con el peso de la irresponsabilidad y corrupción de los grandes: Gobiernos que han dilapidado el erario público, bancos que hacen lo que les da la gana con el capital, multinacionales que especulan con los precios de productos básicos como los alimentos o el combustible, etc. Esto no podía durar para siempre. Al final la bomba de relojería explota y sume todo en el caos. Cuando la nube de humo y polvo se disuelva, cuando tengamos el tiempo de contar las bajas y de averiguar las causas de la explosión, entonces quizás podamos reflexionar serenamente y cambiar para que la tragedia no vuelva a suceder. No basta averiguar el explosivo utilizado para fabricar el artefacto, es necesario sobre todo entender la mente del “terrorista” (en este caso “terrorismo económico”).

El Papa en la encíclica “Caritas in veritate” sugiere tener en cuenta la gratuidad. Esto es un concepto revolucionario. Pensar no sólo en el beneficio económico sino en el bien que pueden recibir otros, en el bien de los empleados, en el bien de la sociedad, aunque algunas medidas tomadas no reporten ningún beneficio económico y por tanto se puedan entender como ofrecidas de modo “gratuito”. El criterio sería: hagamos lo que sea mejor para todos los que formamos la empresa, lo que mejore el servicio que prestamos a la sociedad, porque si solamente buscamos llenar las arcas lo más rápidamente posible, puede ser que el resultado final sea trágico para todos. Como dice el viejo refrán: “la avaricia rompe el saco”. 

            

¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 1
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


Alejandros
25/05/2012
Incultura religiosa.
Las crisis económicas no son el final de la pendiente, son el principio. Posteriormente, si no se remedia el mal (ofensa a Dios), nos encontraremos en una revolución social, (guerra civil).
La ofensa a Dios son las leyes promulgadas contra El. (Aborto, eutanasia, uniones de homosexuales adoptando niños, etc.). No entiendo porque no se dice la verdad bíblica. Si la Palabra de Dios es tan clara, ¿porque intentamos disfrazarla con tanta diplomacia? ¿No fue la causa de nuestra desgracia el pecado original? ¿No le dijo el Señor al paralítico de la piscina de Betestda que no pecara mas para que no le sucediera algo peor?
La causa de la crisis se encuentra en nuestra desobediencia a Dios, en no querer cumplir sus leyes, mandamientos. Y mientras no elimine este gobierno las leyes contrarias a El, no habrá remedio a la crisis y a lo que suceda posteriormente. La Biblia también es un libro histórico.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Roberto Visier
D. Roberto Visier Cabezudo es sacerdote y miembro del Instituto Secular “Servi Trinitatis”.
Es natural de Cuenca y se formó en las filas de la Juventud de Acción Católica de Cuenca, que dirigía como consiliario hasta hace pocos meses D. Gratiniano Checa Colmena, gran apóstol de la juventud y fundador de Servi Trinitatis.
Se ordenó sacerdote en 1993 y comenzó su labor pastoral como párroco de Salvacañete y otros pueblos de la baja sierra de Cuenca cerca de los límites con la provincia de Teruel.
En 1996 parte como misionero a la ciudad de Valencia de Venezuela, donde trabaja durante doce años en la parroquia Sagrada Familia. Ejerce el cargo de notario del Tribunal eclesiástico e inicia su labor en los medios de comunicación social, escribiendo en el diario regional el Carabobeño y fundando el programa de radio “La sabiduría de la vida”. También trabaja en el mundo de la educación con la fundación del colegio “Jesús, Pan de Vida”. Muy interesado en el tema de la familia publica el libro “Creer en la familia”.
Desde el año 2009 es capellán de la Universidad Tor Vergata de Roma y asistente espiritual del grupo Tor Vergata de la Federación Universitaria Católica Italiana.

Roberto Visier, rvisier@gmail.com, es autor, editor y responsable del Blog Hablemos de Dios, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

JULIO 2013 (1 artículos)

JUNIO 2013 (2 artículos)

MAYO 2013 (2 artículos)

ABRIL 2013 (3 artículos)

MARZO 2013 (2 artículos)

FEBRERO 2013 (4 artículos)

ENERO 2013 (2 artículos)

DICIEMBRE 2012 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (3 artículos)

OCTUBRE 2012 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (3 artículos)

AGOSTO 2012 (4 artículos)

JULIO 2012 (4 artículos)

JUNIO 2012 (4 artículos)

MAYO 2012 (4 artículos)

ABRIL 2012 (5 artículos)

MARZO 2012 (5 artículos)

Lo más leído
1 Muere en un accidente de moto Tony Palmer, el amigo y gran contacto del Papa con los pentecostales
2 México tiene unos 100 exorcistas pero necesita más, y más formación: curso con el exorcista de Padua
3 Las vacaciones del Papa: estar por casa y charlar con los obispos de la Antártida y Patagonia
4 Era abortista, anticlerical y lesbiana: escuchando testimonios en Medjugorje su vida se transformó
5 El cardenal Brandmüller, exprotestante, desmonta como historiador los bulos contra el celibato
6 La sociedad dominicana rechaza los provocaciones de activismo gay del embajador de Estados Unidos
7 El estudiante de Medicina que plantó cara al adoctrinamiento abortista del profesor y el decano
8 La familia cristiana, educadora de valores
9 Setenta años hoy de la Operación Walkiria para acabar con Hitler
10 Los Carrillo han mejorado mucho