Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Domingo, 26 de octubre de 2014 | 00:00 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Actualizado 30 abril 2012

Primera comunión: inicio del fracaso pastoral

Ahora que entramos de lleno en la época de las primeras comuniones, no está de más hacer una reflexión sobre el modo en que se vive la iniciación al sacramento que es fuente y cumbre en la vida de la Iglesia.

Si nos atenemos a las últimas estadísticas publicadas por la Iglesia en su Memoria Justificativa, referentes al año 2009, en un año como aquel se dieron 249.255 comuniones, a la vez que se hicieron 96.347 Confirmaciones. En otras palabras por cada diez niños que hacen la Primera Comunión, sólo cuatro adolescentes se confirman en el mismo año, aunque la estadística es peor porque median seis años entre comunión y confirmación, lo cual hace pensar que tal y como van las cosas no se alcance siquiera la proporción de 2 de cada 10.

Obviamente hay algo que fracasa, que hace aguas en la pastoral de Primera Comunión, y por eso desde la Iglesia se está virando la nave para adelantar la edad de Confirmación con la intención de primar la gracia y no privar de la iniciación cristiana completa a los que de otra forma acabarán marchándose sin recibirla.

Por loable y teológicamente fundado que sea este intento de relanzar la pastoral de infancia, no puedo evitar pensar que lo que hay que cambiar es algo que va a la raíz misma del modelo o presupuesto de Iglesia bajo el que trabajamos.

Permítanme desarrollar esto tomando como ejemplo una parroquia cualquiera de la geografía española, pero sin concretar cual para no hacer de este post una crítica particular, pues estoy convencido de que el problema es del sistema, no de los individuos o comunidades que lo protagonizan.

En esta parroquia la Comunión  se plantea como una catequesis que se da una hora a la semana durante dos cursos escolares a niños de tercero y cuarto de Primaria.

Para empezar nadie le pide un compromiso cristiano a los padres, ni se preocupa de su participación en la comunidad, ni en el proceso de catequesis, ni de predicarles el Primer Anuncio si fuera menester. Cualquiera que tenga al niño bautizado puede llevarlo a recibir la Primera Comunión, y para esto no hace falta interactuar con nadie, basta apuntarse y acudir a la catequesis.

El catequista, que puede cambiar de un año a otro, tiene un temario que cubrir, y su labor empieza y acaba con la hora de catequesis, no es alguien que conecte a los niños con la parroquia, sino más bien es percibido como un profesor que da una materia.

Si se le da bien la cosa, los niños aprenden las oraciones, algunos rudimentos de fe, y finalmente se instruye a los padres sobre la ceremonia muy correctamente: su finalidad, el espíritu con el que se hará, y la necesidad de acompañar a los niños a Misa en lo sucesivo.

Finalmente se hace la Comunión, con mayor o menor boato, según las personas y parroquias; eso sí al día siguiente de la comunión, ya no hay catequesis. Nos vemos el año que viene en post comunión, o al otro en confirmación (cinco meses después como pronto).

¿Qué falla en este cuadro?

Primero, como me decía un obispo muy cercano, hay que pedir a los padres una participación en la comunidad, y si no la tienen proponerles un camino. Y mientras, posponer el sacramento del niño, porque no tiene sentido dárselo sin más. Hacerlo así es rebajar la familia, el sacramento y desperdiciar pastoralmente un momento de retorno del alejado.

Segundo, los niños no reciben una catequesis de Primer Anuncio, en la que se les intenta formar en la profundidad del sacramento, la espiritualidad y un trato personal con Jesucristo.

No nos engañemos, una hora de reunión precedida de cinco minutos en capilla es un atajo mal tomado que no lleva a ninguna parte. Si San Juan Bosco levantara la cabeza, seguro que tendría mucho que decir sobre el acompañamiento, los oratorios, la dedicación que merecen los niños…Y experiencias actuales tenemos, como la del P. Carbó en Valencia que está cambiando la pastoral de la infancia en Valencia y suscitando mucho interés en el resto de España.

Tercero, seguimos empeñados en una catequesis finalista, que busca llegar a la culminación que no es otra que recibir el sacramento por primera vez. Los sacramentos no son fines, son medios. Ayudan a la vida cristiana. Si no hay vida cristiana, dar el sacramento es tontería, porque está hecho para ayudar a la misma. Y la vida cristiana no florece sin más por recibir la iniciación a la misma, necesita que la rieguen.

Cuarto, la desconexión que existe entre la pastoral de la infancia y la vida de la parroquia es flagrante. Un amigo que trabaja pastoralmente con infancia me dice que el 80% de la gente conoce a Dios entre los 6 y los 14 años, pero no dedicamos ni el 10% de los recursos de una comunidad cristiana a este espectro de edad.

Esta desconexión se intenta aliviar con misas de niños en las que si hay un poco de suerte, el cura tendrá el gracejo de hablar a los niños de una manera inteligible a su edad, y no simplemente predicar más lento y con voz de tonto como hacen algunos. Pero no nos engañemos, la mayoría de las misas de niños son aburridas para los niños y para los padres. Y no tiene por qué ser así.

Quinto, la falta de feedback o bidireccionalidad en el planteamiento de la catequesis es absoluta. Pensar que tras dos años no haya una simple reunión del día después para que los niños compartan sus experiencias al comulgar, sus gozos y devociones, es algo que lo dice todo y hace que a uno se le caiga el alma a los pies.

Dar catequesis en una dirección, magistralmente, enseñando contenidos, sin recabar en la importancia del camino, sin enseñar a orar, a comulgar, sin hacer nexo con la comunidad….¿tan difícil es hacer una segunda comunión dominical para los de Primera Comunión? ¿Cuesta tanto plantear una introducción a la Eucaristía vivida desde el hecho de que los niños ya se acercan a comulgar? La respuesta subconsciente es que no procede, que ya han recibido el sacramento, y se supone que el asunto funciona solo, pero la realidad no es así. El asunto apenas acaba de comenzar…

El problema es que seguimos pensando que la vida cristiana es la de Trento, donde todo se reduce a generar buenos y devotos cristianos aislados de la comunidad, aferrados a una práctica litúrgica en torno a la cual gira toda la acción de la Iglesia. El presupuesto de trabajo es que recibido el sacramento, se recibió la gracia, por lo que todo miel sobre hojuelas…pero ¿dónde queda la gracia para esos 8 de cada 10 que luego no harán la confirmación?

En el fondo no se trabaja con la infancia, se la catequiza, pero no se la convierte. Parece que hay prisa en que reciban los sacramentos, y por eso no duelen prendas en adelantar la edad de los mismos….todo prácticas muy adecuadas en una sociedad cristianísima…pero diametralmente opuestas a las de la Iglesia Primitiva que vivía en un mundo pagano muy parecido al nuestro.

¿Aparte de la misa que más tenemos? Campamento anual, escuela de monaguillos, catequesis de post-comunión o de confirmación…pero al final todo esto es redundar en las carencias de la catequesis de Primera Comunión (desconexión con la comunidad, desconexión con la práctica litúrgica de la parroquia, sacramentalidad finalista,  falta de Primer Anuncio, falta de atención personalizada estilo oratorios)

Luego nos extrañamos de que los adolescentes no quieran saber nada de una iglesia que no se adapta a ellos, sino que los lanza con nueve años a celebraciones que no entienden, liturgias que les resultan muy barrocas, con músicas que a sus abuelos ya les parecían escandalosamente modernas, pero que a ellos les suenan a cuando Jesucristo instituyó la última cena.

Poco a poco vamos configurando una iglesia con desequilibrios aún más acentuados que los de nuestra pirámide poblacional, cargada de senectud y canas en su parte media y superior, la cual es infinitamente más ancha que la exigua base inferior que recoge a los pocos jóvenes que todavía quedan en la Iglesia.

Los defectos son estructurales, porque vivimos de estructuras pastorales caducas, que por fuerza crean unos coladeros pastorales monumentales, por los que pasan miles y miles de bautizandos, confirmandos, novios y demás gentes que se acercan a recibir algún sacramento de la Iglesia y salen de ella con el sacramento recibido pero con el corazón frío.

Ojalá me perdonen estas palabras si suenan exageradas o alarmistas, y que nadie piense que se trata de un frío calcular de marketing religioso de lo que estoy hablando.

Se trata de encontrar la clave de conversión y seguimiento de la infancia, la clave de la presencia sacramental en los corazones, el núcleo mismo de la vida cristiana.

Es recordar las razones por las que iniciamos el camino de los sacramentos, las necesidades que llevaron a edificar una estructura pastoral que entonces funcionaba, las encrucijadas que hicieron crecer a la Iglesia a los cuatro confines del orbe.

Es saber que a cada época hay una manera y a todas las épocas hay un mismo mensaje. Es no quedarse atrancados ni  en el pasado, ni en el edificio, ni en las costumbres, sino anclarse en la Tradición profunda de las cosas, y caminar hacia esa culminación de los tiempos en Jesucristo que aguardamos.

En otras palabras, se trata de dejar que el Espíritu Santo sople un poco, que lo tenemos completamente aprisionado en estructuras pastorales y maneras de hacer que patentemente no ayudan y nos están vaciando las Iglesias.

¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 19
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


Alberto
05/05/2012
¿QUÉ SE HACE EN VALENCIA.
Soy sacerdote en Colombia, misionero. Primero viví mi ministerio en España, después en Venezuela y ahora en Colombia. He probado y visto muchas cosas para tratar de encandilar a los niños y a los padres de los niños de primera comunión. He leído de todo, como este artículo y todavía no sé dónde estará el fallo o cómo hacerlo mejor. Podría alguien contarme cuál es esa maravilla de catequesis que se da en Valencia. Ignoro la experiencia pero quisiera que alguien me dijese, para ver si es aplicable aquí. Gracias. En cualquier caso, a pesar de las frustraciones cosechadas año tras año, yo sigo erre que erre tratando de evangelizar a los niños de primera comunión. Por cierto, en Colombia hay muchos más y mejor dispuestos que en España, que cada vez se parece más a Sodoma y Gomorra. Saludos
Néstor Mora
05/05/2012
paso a paso.
¿Por que tanto fracaso? Primeramente porque ser cristiano es una responsabilidad dura que conlleva sacrificios y compromiso. No podemos esperar que haya muchas personas dispuestas y menos en la sociedad actual. br brDespués está el problema de los padres que llevan a sus hijos a las catequesis por costumbre y no por verdadera fe. Después está el hecho de que las personas no nos gustan los cambios. Preferimos que todo siga igual. br brTodo parece desolador, pero toda desolación conlleva una oportunidad y una esperanza. ¿Podemos mejorar cada año un poquito el planteamiento? ¿Por qué no? A lo mejor en 15 años se ha conseguido algo positivo. br brSi intentamos cambiar todo de un año a otro, nos encontraremos desesperanzados y terminaremos aceptado que las cosas sean como son ¿Qué remedio? br brUn abrazo Tote :)
Tomás hernández
02/05/2012
IMPOSIBLE.
AHORA COMIENZA TÚ CAMBIANDO TODO ESO EN TU PARROQUIA. CUANDO LO HAGAS, SI NO TE HA MATADO LA FELIGRESÍA, YO TE SIGO EN LA MIA.
verdad
02/05/2012
..
Pueden hacer miles de reflexiones, miles de nuevos planes, cambiar las estructuras miles de veces,... pero seguirán sin darse cuenta de cual es la razón principal de esta situación que es que el mensaje que ofrecen es falso
Martin Ellingham
02/05/2012
Ratzinger dixit.
Joseph Ratzinger dijo que un Concilio puede ser celebrado en vano:

http://info-caotica.blogspot.com.ar/2012/03/un-concilio-celebrado-en-vano.html

Cosa que me parece plenamente aplicable al Vaticano II: es el gran fracaso pastoral.
nines
02/05/2012
Somos demasiado torpes.
El día que empieces a analizar las ´´claves de conversión y seguimiento´´ de la gran mayoría de adolescentes que se confirman... y si fuéramos capaces de pesar o medir la inmensa cantidad de cosas que dejamos en manos y bajo la responsabilidad del Espíritu Santo... y si los novios fueran conscientes de lo que se les viene encima... y si todos fuéramos un poquito mas de Dios, más orantes, más humanos... este mundo sería más vivible para todos pero... No deja de sorprenderme la debilidad de Dios por una humanidad tan torpona... tan empeñada en hacer cosas por Dios pero que no son Dios...ufff
Oskar
02/05/2012
Y dos.
4.- La ´´misa de niños´´ (una vez al mes, no sea que se cansen por ir más a menudo) prefiero no comentarla. Hasta mis hijas, que acuden a misa ´´normal´´ los días de precepto, alucinan. Y la misa de primera comunión es simple y canónicamente no válida.
En fin, ¿de quién es la culpa?? ¿De unas monjas que hace tiempo renunciaron a la catolicidad de la enseñanza en su colegio? ¿De un sacerdote que abandonó cualquier intento de proselitismo católico? ¿De los padres que tragamos?...
Oskar
02/05/2012
Ya sabemos que esto no es así.
Tengo a mis hijas en catequesis con las compañeras de clase (colegio ´´católico´´). Los padres acudimos a una ´´catequesis´´ paralela, sin pasarse eh una vez al mes y va que arde -modo ironía-.
REFLEXIONES:
1.- NO todos los niños/as del colegio van a catequesis. De hecho, es cada vez mayor el número de ellos que ni tan siquiera están bautizados. Es más, numerosos alumnos proceden de familias con otras religiones ¿colegio católico? Más bien colegio gestionado por monjas.
2.- Las catequistas de mis hijas no son creyentes. Así de duro, y tal como suena. No es sólo que vivan amancebadas, que no hayan bautizado a sus hijas, o que sólo acudan a misa los días de ´´precepto social´´. Es que se consideran públicamente como no católicas y critican abiertamente la enseñanza de la Iglesia.
3.- Los padres en la reunión mensual atacan abiertamente los preceptos de la Iglesia ante la actitud disciplente del sacerdote. Renuncia a defender los principios básicos y cuando (harto ya) intervengo, se posiciona a favor del buenismo general (no seas intransigente, hay que entender....)
Pere
02/05/2012
Para Nova.


¡Qué fantástica era la España de Trento con sus hogueras inquisitoriales ardiendo al anochecer!
Sandra
01/05/2012
Sí, pero....
Catequesis magistral?? Me gustaría saber dónde, para que vayan mis hijos. Estoy de acuerdo con que el problema es de base, pero los catequistas tampoco están formados.
Íngrid
01/05/2012
El problema no es únicamente nuestro.
En mi parroquia se da catequesis a los padres, y no sirve absolutamente para nada. Bueno sí, para que se reboten. En cuanto a la continuación de la catequesis de post-comunión, se intenta, pero todos pasan.
José Ángel Antonio
01/05/2012
Se me ocurre una idea para lo de el-día-después---.
Serviría para parroquias con al menos 6 niños en catequesis de primera comunión (conozco algunas que ya no tienen ni eso). Que no hagan la comunión todos los de la misma clase el mismo día: que solo la hagan uno o dos de cada clase; al domingo siguiente, uno o dos de la otra, etc... Que se den invitaciones a todos los padres de la clase y se explique que se espera su participación y que traigan un regalito al niño (cada familia ha de hacer entre 6 y 12 regalitos, que pueden ser de 3-5 euros cada uno). El día de la comunión de cada niño se decide por sorteo... Los chavales se emocionan al ver que sus compañeros ya comulgan, y se ilusionan con poder hacerlo en una, dos, tres o cuatro semanas más. En clase se preguntan cómo lo han vivido o sentido --- ¿Qué os parece?
José Ángel Antonio
01/05/2012
Aunque los catequistas sean santísimos, el sistema no funciona.
Aunque la catequista predique lo que vive intensamente, y aunque la catequista sea católica y se le note de verdad... ¿cómo se van a dar cuenta los padres que sólo la ven un minuto al entregar al niño a catequesis y otro al recogerlo? Y aunque lo vieran, ¿cómo eso les iba a cambiar? La catequista puede ser la mismísima Santa Paula Montal o San Juan Bosco, que con ese trato los padres alejados ni se dan cuenta... Por eso Tote dice correctamente que el problema no es de la gente, de si los catequistas son santos o no, sino del sistema.
olivares
01/05/2012
Una vez.
Yo hicé la Primera Comunión. Inicio de una serie. br brHoy los niños hacen LA comunión. Es decir, una y no más, como si fuera un sacramente que solo se puede recibir una vez (como la Confirmacuión). br brEl lenguaje actual expresa una terrible realidad.
Felisa
01/05/2012
Fallo interno.
No consiste en hacer las Misas ´´divertidas´´ ni en ver cómo captamos feligreses de la manera más festiva posible.
Consiste en que, empezando por los catequistas y los sacerdotes, los responsables de pastoral nos creamos de verdad lo que predicamos, sea nuestra vida, y signifique para nosotros la felicidad y verdad auténtica. Que lo predicado y transmitido, sea lo católico, no sucedáneos raros, y que los máximos responsables de esos niños: sus padres, sean transmisores de la fe católica, o por lo menos, no sean obstáculo para que otros puedan serlo.
Si existiera esto, el sistema tendría una renovación rápida: la renovación que parte de la propia conversión de los responsables de los pequeños.
Si no cambiamos, poco podremos cambiar.
Poco podremos convertir, si no estamos nosotros convertidos.

Más que un fallo estructural, es un fallo interno y personal: se trata de un fallo de corazón.
Jorge
01/05/2012
No se trata de cosas caducas.
El problema no está en las cosas que (en tu opinión) son ´´caducas´´ (como si la Iglesia tuviera que andar siguiendo los pasos de los gustos musicales y del resto de modas de cada momento), sino en que los padres no evangelizan a sus hijos. Y a los cristianos no se nos nota que lo somos. Ese es el problema estructural y no otro.
Nova
01/05/2012
Ojalá....
... la vida cristiana en España fuera como la de Trento. Ojalá.

Tengo para mí que, por muy bien que lo hagan las parroquias, si lo padres no practican, es muy difícil que la fe ´´cale´´ hondamente en el corazón de los niños. Con razón ha dicho el Papa que, antes de que una pareja se case por la Iglesia, es preciso intensificar y alargar el período de su formación cristiana para el matrimonio...
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Jose Alberto Barrera Marchessi
José Alberto Barrera es un abogado de profesión, DEA en Ciencias Políticas y padre de familia dedicado en exclusiva como laico liberado a la evangelización como Coordinador Nacional de los Cursos Alpha en España. Ha colaborado con Radio Maria creando y dirigiendo “Hay Mucha Gente Buena”, y “Curso ven”. Desde su conversión a los 17 años peregrinando a Javier, ha formado parte de Congregaciones Marianas, la parroquia Santa Maria de Caná y la Renovación Carismática. Como experto práctico en Nueva Evangelización y Ecumenismo interviene con asiduidad en foros, conferencias y eventos eclesiales nacionales e internacionales. Es capaz de hablar en cinco idiomas con Dios y nos ofrece sus reflexiones sobre una «Iglesia provocativa».

Jose Alberto Barrera Marchessi , blogToteRel@hotmail.com, es autor, editor y responsable del Blog Una iglesia provocativa, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
SEPTIEMBRE 2014

¿Para cuándo iglesias portaaviones?

Hillsong: la música protestante no es el coco

Ver posts de otros meses

AGOSTO 2014 (2 artículos)

JUNIO 2014 (2 artículos)

MAYO 2014 (3 artículos)

ABRIL 2014 (3 artículos)

MARZO 2014 (1 artículos)

FEBRERO 2014 (1 artículos)

ENERO 2014 (1 artículos)

DICIEMBRE 2013 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (2 artículos)

OCTUBRE 2013 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (4 artículos)

JUNIO 2013 (2 artículos)

MAYO 2013 (1 artículos)

ABRIL 2013 (4 artículos)

MARZO 2013 (4 artículos)

FEBRERO 2013 (5 artículos)

ENERO 2013 (4 artículos)

DICIEMBRE 2012 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (3 artículos)

OCTUBRE 2012 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (3 artículos)

AGOSTO 2012 (3 artículos)

JULIO 2012 (2 artículos)

JUNIO 2012 (4 artículos)

MAYO 2012 (4 artículos)

ABRIL 2012 (4 artículos)

MARZO 2012 (5 artículos)

FEBRERO 2012 (5 artículos)

ENERO 2012 (4 artículos)

DICIEMBRE 2011 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (5 artículos)

OCTUBRE 2011 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (5 artículos)

AGOSTO 2011 (2 artículos)

JULIO 2011 (5 artículos)

JUNIO 2011 (4 artículos)

MAYO 2011 (5 artículos)

ABRIL 2011 (5 artículos)

MARZO 2011 (6 artículos)

FEBRERO 2011 (5 artículos)

ENERO 2011 (8 artículos)

DICIEMBRE 2010 (8 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (7 artículos)

OCTUBRE 2010 (9 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (5 artículos)

AGOSTO 2010 (2 artículos)

JULIO 2010 (7 artículos)

JUNIO 2010 (4 artículos)

MAYO 2010 (7 artículos)

ABRIL 2010 (5 artículos)

MARZO 2010 (6 artículos)

FEBRERO 2010 (9 artículos)

ENERO 2010 (7 artículos)

DICIEMBRE 2009 (8 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (8 artículos)

OCTUBRE 2009 (8 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (10 artículos)

AGOSTO 2009 (4 artículos)

JULIO 2009 (6 artículos)

JUNIO 2009 (6 artículos)

MAYO 2009 (4 artículos)

Lo más leído
1 13 verdades que nadie te dijo acerca del matrimonio y que te ayudarán a entender lo que te pasa
2 Cómo se santifica uno
3 ¡Se alquila la Capilla Sixtina!
4 Renunciar a la Verdad es letal para la Fe. Benedicto XVI
5 Osoro quiere pasar de «una pastoral de mera conservación» a otra «decididamente misionera»
6 No ganar el cielo, sino las elecciones
7 De la francesa que ha sufrido la amputación de sus cuatro miembros tras abortar
8 Centros juveniles salesianos lanzan una app para prevenir consumo de alcohol en menores
9 Los mártires hospitalarios de Málaga
10 Iba en busca de oro, pero al no encontrarlo se convirtió en el primer evangelizador del sur de EE UU