Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Viernes, 18 de abril de 2014 | 18:38 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Actualizado 20 febrero 2012
Carta de un viejo profesor
 Libres para huir o para afrontar

                Me  encuentro en Internet un sitio precioso en donde tiene lugar un diálogo epistolar sobre cuestiones trascendentes, aunque muy  pegadasvida. Este es el enlace para entrar en la página:  http://cartasaunespirituinquieto.wordpress.com/ ..
 . Se plantean preguntas vitales, y se intenta dar una respuesta desde la Verdad cristiana.

                En una de ella un alumno plantea a su profesor  la cuestión de la libertad y Dios. La respuesta es larga y sosegada. Yo traigo aquí parte de ella, remitiendo al lector interesado que busque en esa página el resto, y que lo lea despacio. Hay que recuperar al usar Internet el sosiego para pensar sin prisas, profundizando en las ideas. Dice así:

 

                Sin embargo, el telar de nuestra vida tiene muchos hilos, y no todos van ordenados en la lanzadera. A veces, el hilo de la libertad viene a complicar el dibujo final, aunque es cierto que, sin él, nada tendría color. Todos los telares estarían determinados por la misma mano. Esta libertad hace que cada uno pueda situarse como quiera ante esta búsqueda, ante las respuestas que vayan apareciendo. Puedes escuchar, o taparte los oídos, o hacer como si no pasara nada, pasar de todo...

 

                Desde la tarima en clase se aprecia bien esto que te digo: esos ojos que nada preguntan porque sólo esperan el silbato de salida... esos ojos han huido, ese alumno ya está rendido ante la vida. Aunque no lo sepa, ese alumno ya ha descubierto que la existencia, su existencia, es insondable y ha decidido rendirse ante ella. Nunca te lo he dicho, pero gracias. Gracias, porque tu frente siempre se ha levantado hacia mí como una profunda interrogación a la espera de que suene la palabra del maestro... Sólo confío en no haber dimitido arrastrado por el vértigo, ese vértigo que acomete cuando se está solo, en un plano más alto, del silencio del aula. [4]

                Lo paradójico es que hemos nacido con una sed que no hemos elegido, si bien es cierto que somos libres para hacer lo que queramos con ella, afrontarla o ignorarla, saciarla definitivamente o a ratos. Por tanto, podemos no buscar el sentido, aunque es una opción difícil puesto que el corazón nos grita otra cosa.

                En todo caso, Ignacio, no siempre somos tan evidentes. Podemos ser sofisticados a la hora de huir, y mirar de reojo la realidad. Hay distracciones, que en verdad son huidas sutiles, y hay también tímidas preguntas que son máscaras de la auténtica búsqueda de sentido. Especialmente hoy, cuando lo urgente parece ganar siempre la partida a lo importante, y si alguien intenta cambiar de rumbo, es considerado como un sibarita. Muchas veces la hiperactividad es una «honrosa» forma de eludir el encuentro con uno mismo y con la vida. Te lo dice alguien que lleva años enfrascado en lo que, según me parecía, era «lo urgente» del mundo.

 

El impulso profundo que nos empuja a buscar el porqué de lo que nos pasa es algo que está ahí, un deseo, un anhelo de algo más. Reprimirlo, ignorarlo, «distraerse» y dejarlo sin resolver no puede ser sino huir de él, o más bien, de nosotros mismos. Hacía años luchábamos contra la censura que imponía el poder, pero nunca nos paramos a ver que la censura que más daño nos hacía era la que nos provocábamos nosotros, la de nuestra propia humanidad, aquella que arrancaba de cuajo nuestras inquietudes. Espero, yo también, que este viaje que acabo de emprender me quite los paracaídas que he ido abriendo ante el vértigo sin darme cuenta.

El instinto de mirar hacia arriba

Tu juventud me obliga a recordar la mía. Y «a recordar cosas que olvidar quisiera», como diría un poeta... pero fue en ese momento que te mencioné antes cuando intuí que estamos hechos para algo más grande que nosotros mismos y tenemos plena libertad para buscarlo. Me di cuenta de que para preguntarse acerca del sentido de la existencia había que empezar por mirar al cielo. Sin importar la idea que se tenga de lo que puede haber allí. ¿Dónde podría, si no, volver a abrazar a mi hermano?

 

Ahora estoy en una ciudad a miles de kilómetros de casa. Y experimento lo estudiado: cada uno, cada ser humano, con las palabras de su época, con su formación, desde su cultura y coordenada en el mapa, cada hombre a lo largo de la historia ha expresado, de una forma u otra, su sentido religioso. Tiene que haber un bloqueo hondo para no reconocer esta tendencia, algún prejuicio ideológico o una herida en el alma.

 

Una simple mirada a la historia antigua me mostró con claridad cómo en distintas partes de la Tierra, marcadas por culturas diferentes, han brotado al mismo tiempo las preguntas religiosas que caracterizan la existencia humana: ¿quién soy?, ¿de dónde vengo y adónde voy?, ¿por qué existe el mal?, ¿qué hay después de esta vida? Estas preguntas se encuentran en los escritos sagrados de Israel, pero están también en los escritos de Confucio y Lao-Tsé y en la predicación de los Tirthankara y de Buda; asimismo se hallan en los poemas de Homero y en las tragedias de Eurípides y Sófocles, así como en los tratados filosóficos de Platón y Aristóteles. De la respuesta que cada uno dio a tales preguntas, en efecto, dependió la orientación que le dieron a su existencia.

No todos tienen de Dios una idea exacta pero prácticamente todos afirman que existe. Yo también tuve esta certeza en un momento de mi vida. Y desde ella te hablo.

La pregunta que tú me lanzabas (desnuda de ironía) en nuestra última conversación me ha dado que pensar: «Y si Dios existe, ¿qué?». ¡Fantástica tu agudeza! Efectivamente, o su divinidad hace por acercarse al hombre, o este puñado de inquietudes e intuiciones que es el ser humano no llegará a Él ni por asomo... Podríamos pensar: «¿No debería ese Dios ser capaz de intervenir en la historia humana a nuestro favor y darnos esas respuestas últimas? Si no pudiese, ¿qué Dios sería?». No parece lógico pensar en un Dios que ignore las respuestas que necesita el hombre. Nada tendría sentido. Si somos una creación suya, ¿nos creó para nada y con el hambre de algo que no existe? Si lo piensas, la pregunta que mejor se corresponde con las cuestiones que piden nuestra cabeza y nuestro corazón es: ¿existe el Dios que interviene en las cosas de los hombres?

Te tengo que dejar. Te escribo desde la calle, hace mucho frío y la luz del sol se ha ido. Siento dejarte con la pregunta, pero ésa es la vida: una pregunta, y el tiempo que se nos regale para responderla... Creo que tu nombre ya te indica el camino. «Ignacio» significa ardiente, aquel que se apasiona por la meta, por la verdad... Tienes todo el impulso por descubrirla.

Prepara muy bien los exámenes.

Un abrazo,

Tu viejo profesor
-----------------------------
No tengo más que añadir. Solo la invitación a pensar con la mirada alta. Hay que preguntarse muchas cosas, y esperar que la respuesta nos llegue desde la Verdad.

¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 2
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


Paula
21/02/2012
Gracias, es una pasada.
Juan, ¡ gracias por hablar de esta iniciativa ! ´´ Cartas a un esíritu inquieto ´´ es muy interesante y hay que darlo a conocer. Por cierto, el hipervínculo no se ha enlazado bien, es: http://cartasaunespirituinquieto.wordpress.com/ . Hasta pronto !!
Telamonio
20/02/2012
Dirección correcta y explicación: las cartas son un libro para la JMJ.

La carta completa se llama ´´El hombre como pregunta´´, emitida supuestamente desde Mueva York, y está en:

http://cartasaunespirituinquieto.wordpress.com/nuevayork/

Antes se alojaban en blogspot.com (se mantiene el blog), pero han anunciado el traslado a la dirección que he puesto.

El significado de las cartas al imaginario alumno lo explica Jorge E. Múgica en

http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=20379

(si no apareciese, debería haber un signo igual entre noticia y 20379)

¿Tienen algo que decir sobre la fe un grupo de profesores católicos a jóvenes de hoy? La respuesta se ha convertido en un blog y en un libro que llevan precisamente por título ´Cartas a un espíritu inquieto´.

(...)

´´El viejo profesor es un grupo de docentes de varias universidades españolas que ha compartido la iniciativa de escribir estas cartas. Y el corazón inquieto es el de los miles de alumnos que a lo largo de sus años de experiencia han encontrado en sus aulas´´, dice hacia el final el mismo libro. Y es que en este proyecto de la Delegación de Pastoral Universitaria de la Diócesis de Madrid han colaborado 185 profesores universitarios de Madrid y otras partes de España.

(...)
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Juan García Inza
Juan García Inza quiere «colaborar en la formación doctrinal y espiritual del lector que, desde el humanismo cristiano, quiere contribuir a la aportación de un alma para nuestro mundo». Y así se titula su blog «Un alma para el mundo». Fue ordenado sacerdote en 1965 y ha publicado una quincena de títulos. Es doctor en Derecho canónico y ha ejercido como consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad y de la Renovación Carismática. Es asesor espiritual de la Asociación María Reina de la Paz de Medjugorje.

Juan García Inza, es autor, editor y responsable del Blog Un alma para el mundo, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
JULIO 2010

Las vacaciones, buen tiempo para educar en valores

«Ser anciano ha perdido prestigio»

"Los homosexuales se dañan a sí mismos"

Ser abuela demasiado pronto

Ser abuela demasiado pronto

La Santa Rusia

¿Religiosidad o foclore?

El matrimonio ha caído en manos de asaltantes

Apunta hacia la luna

Benedicto XVI: "El fútbol une a través de un objetivo común"

¿Cual es la culpa de Europa?

El matrimonio: unión hombre y mujer

¡Muero por mi libertad!

Ha llegado la hora de pensar en Dios

Una cultura de la esperanza

Ver posts de otros meses

ABRIL 2014 (17 artículos)

MARZO 2014 (24 artículos)

FEBRERO 2014 (11 artículos)

ENERO 2014 (13 artículos)

DICIEMBRE 2013 (17 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (13 artículos)

OCTUBRE 2013 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (10 artículos)

AGOSTO 2013 (14 artículos)

JULIO 2013 (15 artículos)

JUNIO 2013 (14 artículos)

MAYO 2013 (15 artículos)

ABRIL 2013 (15 artículos)

MARZO 2013 (20 artículos)

FEBRERO 2013 (17 artículos)

ENERO 2013 (17 artículos)

DICIEMBRE 2012 (22 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (20 artículos)

OCTUBRE 2012 (19 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (17 artículos)

AGOSTO 2012 (20 artículos)

JULIO 2012 (13 artículos)

JUNIO 2012 (17 artículos)

MAYO 2012 (21 artículos)

ABRIL 2012 (24 artículos)

MARZO 2012 (24 artículos)

FEBRERO 2012 (18 artículos)

ENERO 2012 (17 artículos)

DICIEMBRE 2011 (17 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (15 artículos)

OCTUBRE 2011 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (14 artículos)

AGOSTO 2011 (16 artículos)

JULIO 2011 (15 artículos)

JUNIO 2011 (18 artículos)

MAYO 2011 (24 artículos)

ABRIL 2011 (22 artículos)

MARZO 2011 (15 artículos)

FEBRERO 2011 (17 artículos)

ENERO 2011 (19 artículos)

DICIEMBRE 2010 (20 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (20 artículos)

OCTUBRE 2010 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (13 artículos)

AGOSTO 2010 (12 artículos)

JULIO 2010 (15 artículos)

JUNIO 2010 (17 artículos)

MAYO 2010 (23 artículos)

ABRIL 2010 (20 artículos)

MARZO 2010 (19 artículos)

FEBRERO 2010 (15 artículos)

ENERO 2010 (13 artículos)

DICIEMBRE 2009 (21 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (17 artículos)

OCTUBRE 2009 (21 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (14 artículos)

AGOSTO 2009 (12 artículos)

JULIO 2009 (21 artículos)

JUNIO 2009 (17 artículos)

Lo más leído
1 Lope de Vega, Quevedo, Góngora… Los 10 mejores sonetos para meditar sobre la Pasión de Cristo
2 La Legión volvió a asombrar cargando en Málaga el Cristo de la Buena Muerte bajo su custodia
3 Socióloga y psicóloga, a medias luterana y judía, se hizo católica... ¡leyendo al ateo Dawkins!
4 Trasciende lo que declaró en 2005 el cardenal Bergoglio al proceso de beatificación de Juan Pablo II
5 Viernes: Las 7 palabras de Cristo en la Cruz
6 Nuevo anuncio pro familia: una falsa oferta de trabajo escandaliza y emociona a los candidatos
7 El cardenal Caffarra salvó del aborto a un anencefálico: la madre agradece ahora el tiempo que vivió
8 ¿Identidad sacerdotal? «Busca a Dios en la adoración y da a tu pueblo lo que te fue encomendado»
9 De ese Sanedrín que juzgará a Jesús esta noche al amanecer
10 Doce pies, doce historias: las personas a quienes lava Francisco este Jueves Santo