Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Sábado, 19 de abril de 2014 | 19:38 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Actualizado 17 febrero 2012
Desarrollo y crecimiento de la Iglesia (Catequesis)
La Iglesia crece y se desarrolla como Cuerpo de Cristo que está vivo, real, en la historia.

Su crecimiento es orgánico y en él hay desarrollo, pero no hay lugar para las rupturas. El sujeto-Iglesia es el mismo porque es el que el Señor ha preparado. Esa identidad del sujeto-Iglesia se mantiene a lo largo de los siglos pero unido a su crecimiento. Es "la continuidad del sujeto-Iglesia que el Señor nos dado", en palabras del papa Benedicto XVI en el discurso a la Curia (22-12-2005), tan mal interpretado y peor citado (por ejemplo, no habla de "hermenéutica de la continuidad" sino de "hermenéutica de la reforma en la continuidad del único sujeto-Iglesia que el Señor nos ha dado"; pero nadie parece darse cuenta de dónde están los acentos, aferrados ellos a la mera continuidad y a su continuismo).

El crecimiento de la Iglesia se presenta como el desarrollo de un Cuerpo vivo que está en la historia; si se detiene el crecimiento en todos los sentidos (en un Concilio, en una época, en una estética), la Iglesia como Cuerpo estaría fosilizada y por tanto muriéndose.

"Pertenece a este tema la idea del desarrollo y, por ello mismo, del dinamismo histórico de la Iglesia. Un cuerpo permanece idéntico a sí mismo precisamente por el hecho de que en el proceso de la vida se renueva continuamente. Para el cardenal Newman, la idea de desarrollo llegó a ser el auténtico puente de su conversión al catolicismo. Creo que, en efecto, esta idea forma parte del acervo de conceptos decididamente fudnamentales del catolicismo, que no han sido todavía objeto de la consideración que se merecen, aunque también aquí corresponde al Vaticano II el mérito de haberla formulado solemnemente, por vez primera, en un documento magisterial. Quien se atiene únicamente al valor literal de la Escritura o a las formas de la Iglesia de los Padres, recluye a Cristo en el "ayer". La consecuencia es entonces, o bien una fe del todo estéril, que nada tiene que decir al hombre de hoy, o bien una actitud arbitraria, que salta por encima de dos mil años de historia, arrojándolos al cubo de basura de las equivocaciones, y trata ahora de reflexionar cómo debería presentarse el cristianismo según la Escritura o según Jesús. Pero el resultado sólo puede ser un producto artificial de nuestro propio hacer, que no tiene en sí consistencia alguna. Una identidad real con el origen sólo puede darse allí donde se da al mismo tiempo aquella viviente continuidad que desarrolla el origen y, precisamente de este modo, lo protege"

(Ratzinger, Iglesia, ecumenismo y política, pp. 9-10).


Así pues, la Iglesia crece, evoluciona, desarrolla su ser a partir de formas históricas ya existentes, en fidelidad a Cristo, no creando algo nuevo y con ruptura, sino con un desarrollo continuado. Pensemos que la Tradición es siempre algo vivo que crece a partir de lo previo sin cambiarlo ni negarlo, sino enriqueciéndose siempre con un "más".
 
Es lenguaje muy erróneo afirmar que hay una Iglesia "de antes del Concilio" y otra "post-conciliar"; la Iglesia es la misma, el sujeto es idéntico, y es este sujeto idéntico el que crece orgánica y necesariamente en la historia.

Sabiendo esto, y con una lectura (una o cien veces, las que haga falta) del discurso del Papa Benedicto, nos podemos hacer una idea exacta de lo que significan los dos puntos tratados: el sujeto-Iglesia en su continuidad y el desarrollo y crecimiento de la Iglesia.

"Por una parte existe una interpretación que podría llamar "hermenéutica de la discontinuidad y de la ruptura"; a menudo ha contado con la simpatía de los medios de comunicación y también de una parte de la teología moderna. Por otra parte, está la "hermenéutica de la reforma", de la renovación dentro de la continuidad del único sujeto-Iglesia, que el Señor nos ha dado; es un sujeto que crece en el tiempo y se desarrolla, pero permaneciendo siempre el mismo, único sujeto del pueblo de Dios en camino...
Precisamente en este conjunto de continuidad y discontinuidad en diferentes niveles consiste la naturaleza de la verdadera reforma. En este proceso de novedad en la continuidad debíamos aprender a captar más concretamente que antes que las decisiones de la Iglesia relativas a cosas contingentes —por ejemplo, ciertas formas concretas de liberalismo o de interpretación liberal de la Biblia— necesariamente debían ser contingentes también ellas, precisamente porque se referían a una realidad determinada en sí misma mudable. Era necesario aprender a reconocer que, en esas decisiones, sólo los principios expresan el aspecto duradero, permaneciendo en el fondo y motivando la decisión desde dentro.

En cambio, no son igualmente permanentes las formas concretas, que dependen de la situación histórica y, por tanto, pueden sufrir cambios. Así, las decisiones de fondo pueden seguir siendo válidas, mientras que las formas de su aplicación a contextos nuevos pueden cambiar..." (Benedicto XVI, Discurso a la curia, 22-12-2005).
 ¿Habremos leído bien?

Se trata de aplicar la "hermenéutica de la reforma" no la "hermenéutica de la discontinuidad". Y aquélla es fecunda y reforma, porque hay realidades contingentes en la Iglesia que son en sí mismas mudables. Y -fijémonos en el último párrafo- hay "formas concretas, que dependen de la situación histórica y, por tanto, pueden sufrir cambios". Son párrafos altamente significativos para comprender la naturaleza de la Iglesia. Crece, progresa, se reforma, desarrolla lo ya dado por el Señor. El sujeto Iglesia es el mismo siempre y permanece idéntico.
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Javier Sánchez Martínez
Javier Sánchez Martínez, sacerdote de la diócesis de Córdoba, ordenado el 26 de junio de 1999. Ha ejercido el ministerio sacerdotal en varias parroquias, en el Centro de Orientación Familiar de Lucena (Córdoba) y como capellán de Monasterios. Ha predicado retiros, tandas anuales de Ejercicios espirituales a seglares y religiosas e impartido diversos cursillos de formación litúrgica; asimismo ha publicado artículos en distintas as revistas y colaborado en radio y TV locales.Licenciado en Teología, especialidad liturgia, por la Universidad Eclesiástica San Dámaso (Madrid), es vicario parroquial de la Trinidad de Córdoba, profesor del I.S.CC.RR. "Victoria Díez" y miembro del Equipo diocesano de Liturgia.

Javier Sánchez Martínez, es autor, editor y responsable del Blog Corazón Eucarístico de Jesús, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
FEBRERO 2011

El lenguaje cristiano sobre el amor

Normas de vida (una ayuda)

Unidad Cristo-Iglesia... y amor a la Iglesia

El don y la virtud de la humildad

Ver posts de otros meses

ABRIL 2014 (4 artículos)

MARZO 2014 (7 artículos)

FEBRERO 2014 (3 artículos)

DICIEMBRE 2012 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (8 artículos)

OCTUBRE 2012 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (11 artículos)

AGOSTO 2012 (10 artículos)

JUNIO 2012 (2 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (6 artículos)

MARZO 2012 (10 artículos)

FEBRERO 2012 (9 artículos)

ENERO 2012 (9 artículos)

DICIEMBRE 2011 (9 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (11 artículos)

OCTUBRE 2011 (9 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (8 artículos)

AGOSTO 2011 (4 artículos)

JULIO 2011 (7 artículos)

JUNIO 2011 (4 artículos)

MAYO 2011 (6 artículos)

ABRIL 2011 (3 artículos)

MARZO 2011 (2 artículos)

FEBRERO 2011 (4 artículos)

ENERO 2011 (4 artículos)

DICIEMBRE 2010 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (6 artículos)

OCTUBRE 2010 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (4 artículos)

AGOSTO 2010 (6 artículos)

JULIO 2010 (9 artículos)

JUNIO 2010 (9 artículos)

MAYO 2010 (13 artículos)

ABRIL 2010 (12 artículos)

MARZO 2010 (10 artículos)

FEBRERO 2010 (7 artículos)

ENERO 2010 (13 artículos)

DICIEMBRE 2009 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (13 artículos)

OCTUBRE 2009 (3 artículos)

Lo más leído
1 Pagana y feminista que odiaba a los hombres, la historia de Enrique VIII le «descubrió» la Iglesia
2 «El mayor pecado de Judas no fue traicionar a Jesús, sino haber dudado de su misericordia»
3 Socióloga y psicóloga, a medias luterana y judía, se hizo católica... ¡leyendo al ateo Dawkins!
4 Los diez aspirantes republicanos a la Casa Blanca son activamente provida, y 5 de ellos católicos
5 ¿Quién era José de Arimatea?
6 El cardenal Caffarra salvó del aborto a un anencefálico: la madre agradece ahora el tiempo que vivió
7 Desear, es tener ya...
8 Francisco, tras el Via Crucis: «Su Cruz era tan pesada como la noche de las personas abandonadas»
9 Cerrado por defunción
10 San Juan Pablo II (3)