Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Jueves, 23 de octubre de 2014 | 00:00 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Actualizado 7 enero 2012

Oración, pan del alma

          Así como el pan es el alimento básico del cuerpo, la oración es el alimento básico del alma. Es curioso meditar sobre los paralelismos que existen entre las necesidades, apetencias y desarrollo de nuestro cuerpo y las correspondientes al desarrollo de nuestra alma. El desarrollo de nuestro cuerpo necesita de una variedad de alimentos, para combinar debidamente las proporciones de los tres elementos fundamentales que compone toda dieta alimenticia: Proteínas, lípidos e hidratos de carbono, siendo el pan en el mundo occidental y el arroz en el oriental, la base de la alimentación humana.

 

Pues bien, el alma, nuestra alma para su correcto desarrollo, también necesita que la persona titular de ella la alimente también con tres elementos que contengan básicamente: Fe, esperanza y caridad, entendida esta esencialmente como amor al Señor y estos alimentos puede ser, actos de amor, limosnas, obras de caridad,… etc y sobre todo la frecuencia sacramental; ellos son los cauces de distribución de la gracia divina, sin la cual es imposible hacer, ni conseguir nada. Y también necesita nuestra alma un alimento básico, así al igual que el cuerpo toma pan, el alma necesitar orar.

 

            Entre los seres humanos, el contacto básico se realiza través de la conversación. No es posible establecer una amistad con alguien, solamente con la mirada o el oído, necesitamos del uso de la lengua, necesitamos hablar y escuchar. Y no difiere mucho lo que nos pasa con el Señor, necesitamos contactar con Él por medio de nuestras palabras, es lo que llamamos oración. En nuestro mundo natural, cuando por ejemplo un chico, en la universidad o donde sea, ve una chica que le interesa, sea por su atractivo físico o por ese, no sé yo que, por el que dos personas de distintos sexos se sienten atraídas, vulgarmente se llama flechazo, y la verdad es que el término es  descriptivo de la situación que se origina. Pues bien cuando se da un flechazo, antes el chico tomaba la iniciativa, trataba de abordarla a ella, buscando conversar con ella, ahora ya no es así, pues las hay tan decididas, que a uno se lo dan todo ya todo hecho. Un amigo me decía: Que mala suerte, ¡lo que nos hemos perdido! Por nacer antes de tiempo. Pero no participo yo plenamente de esta opinión de mí amigo, pues pienso que las aguas siempre vuelven a sus cauces y que lo lógico es, lo que siempre ha ocurrido a través de los siglos, que ha sido ella, la que ha dispuesto todo, haciéndole creer al bobo de él, que era él quien disponía. Y así es como comienza el noviazgo, término este cuya etimología viene de término novio, porque él no vió, lo que se ve venia encima, razón esta por la cual ella acude a la boda de blanco y él de luto.  

 

Pues bien, orar o hablar, son términos similares, es la forma que en el orden natural, pero sobre todo en el sobrenatural empleamos más en nuestras relaciones con el Señor. Pero no existe una única forma de orar, se podría decir que existen tantas formas de orar con seres humanos existen. Porque es en la oración, en donde más se pone de manifiesto, la singularidad humana ya que, dado que la oración es una relación personal del hombre con Dios, esta relación es diferente para cada uno de nosotros, por eso ninguna oración es completamente parecida a otra.  La oración, es una expresión de nuestra naturaleza singular y única, tal como Dios nos ha creado a todos diferentes unos de otros, y se puede afirmar sin duda alguna, que cada ser humano tiene un distinto camino para acceder a Dios, y si resulta que la oración es un vehículo para recorrer ese camino, también ella será distinta en cada ser humano. De aquí que no exista una única clase de oración, sino tantas clases, como seres humanos hemos sido, somos y serán los que nos sucedan.

 

Tenemos pues, que partir de la base sobre la cual ya hemos hablado aquí, en otras glosas y en otros libros y no nos cansaremos de repetir, que cada alma es un mundo aparte, completamente diferente una de otra, que pudiera parecer gemela. Dios ha querido hacernos a todos desiguales, y no solo físicamente y genéticamente, sino lo que es más importante; espiritualmente. Esto determina que cada uno de nosotros tengamos un camino distinto para acceder a Dios, por lo que todas las experiencias ajenas, de santos y autores, nos valen siempre con carácter genérico, pero nadie puede nunca, miméticamente seguir los mismos pasos, de un santo o una santa.

 

Siempre se da un gran paso en la vida espiritual, cuando uno descubre su forma personal de orar, la cual corresponde siempre a un modo propio, que Dios nos ha dado a cada uno. Se puede pensar, que cuando una persona, ha encontrado su forma definitiva de orar, su forma de contactar con Dios, esta persona se ha integrado ya en la Luz divina. Pero en la vida espiritual, ha de transcurrir mucho tiempo antes de que uno encuentre su forma definitiva de orar, pues ello presupone haber llegado al final de camino o estar muy cerca de ese final. La forma de orar se va cambiando en la medida en que se avanza hacia Dios, porque la llegada a una nueva meta, abre necesariamente nuevos horizontes y objetivos, que antes no eran posibles de divisar. Dios nos lleva adelante de modo gradual y como por etapas, entre dolores y consuelos, y sin descubrirnos nunca al principio y de golpe, todos los recovecos, ascensiones y bajadas del camino.

 

No todos los tramos del camino son humanamente comprensibles. Estos tramos, lo adornan, o lo hacen dramático, sucesos y circunstancias imprevisibles o al menos no previstas. Son eventos que de entrada no se entienden bien, hasta más tarde, uno comprende que aquello que en su día calificamos de malo, resulta que ha sido lo mejor que nos podía haber ocurrido. En general, cuando ya ha pasado algún tiempo, es cuando pasamos a comprender la necesidad que teníamos, de pasar por esos amargos momentos que en su día no entendíamos porque Dios nos los permitía.

 

Esto es lo que quiere Dios y espera de cada uno de nosotros, que le busquemos libremente, pues libremente nos ha creado. Que le busquemos dentro de nuestra singularidad humana, que es tan querida por Él, sin tratar de imitar a nadie salvo a Él, que siempre ha de ser el espejo donde hemos de mirarnos, de aquí que sea tan importante la Imitación de Cristo.

 

Mi más cordial saludo lector y el deseo de que Dios te bendiga.

 

Otras glosas o libros del autor relacionados con este tema.

-        Libro. RELACIONARSE CON DIOS. www.readontime.com/isbn=9788461220588

-        Libro. LA SED DE DIOS. www.readontime.com/isbn=9788461316281

-        Menos ruido y más oración. Glosa del 08-01-10

-        Fuego devorador de Dios. Glosa del 25-03-10

-        Oración contemplativa en general. Glosa del 13-09-09

-        Oración contemplativa en la Iglesia occidental. Glosa del 16-09-09

-        Oración contemplativa en las Iglesias orientales. Glosa del 18-09-09

-        Aridez o sequedad. Glosa del 01-11-09

-        El gozo en la oración. Glosa del 05-02-10

-        Gozo oracional. Glosa del 06-09-10

-        Oración corporal. Glosa del 07-11-09

-        Nuestro agradecimiento al Señor. Glosa del 25-09-11

-        Necesidad de la alabanza . Glosa del 13-12-09

-        Cuánto pesa una oración. Glosa del 23-06-11

-        Oración de pretensión. Glosa del 01-12-09

-        Oración extractiva. Glosa del 10-06-09

-        Oración nocturna. Glosa del 17-04-10

-        Oraciones nocturnas. Glosa del 13-02-11

-        Oración perseverante. Glosa del 15-11-09

-        Oración repetitiva. Glosa del 26-06-09

 

¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 1
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


Nova
07/01/2012
Hermoso y formativo artículo.
Eso sí, en el tercer párrafo, menuda puyita final nos ha soltado a las damas, como quien no quiere la cosa, ¿Eh, Juan? Aunque debo reconocer que me he reído, ja, ja...

RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Juan del Carmelo
Juan del Carmelo no es quien dice ser. O mejor dicho, es quien es, pero prefiere presentarse en su alter ego Juan del Carmelo que no es más que un seglar que, a finales de los años 80, experimentó la llamada de Dios y se vinculó al Carmelo Teresiano. Ha publicado libros de espiritualidad como «Mosaico espiritual», «Santidad en el Pontificado», o «En las manos de Dios» Como lo cortés no quita lo valiente es, además, un empresario de éxito. Y nos acompaña, con sencillez y hondura, desde «El blog de Juan del Carmelo».

Juan del Carmelo, es autor, editor y responsable del Blog El Blog de Juan del Carmelo, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
OCTUBRE 2014

Gobierno de Dios, gobierno del pueblo

Me estoy haciendo viejo

Necesidad de la mortificación

En medio de nuestra guerra

Inmutabilidad divina y relativismo

Manso y humilde

Iluminación divina de la mente humana

¿Tengo yo el alma limpia?

Hambre de amor a Dios

Voluntad de Dios, fuente de bienes

Errores al querer conocer a Dios
SEPTIEMBRE 2014

Fuerza de la humildad

Fuerza del amor

Tres anuncios del Señor

Enamorados de María ,nuestra Madre celestial

Misterio Eucaristico

Visión humana en la búsqueda de Dios

Una categoria absoluta

Carmelo teresiano

Nuestra gran desconocida

Equilbro de las potencias del alma

Fuerza espiritual del pecado

Simplicidad y atributos divinos

Nuestra famila espiritual

Apreciar la singularidad divina

Vivir en la carne, vivir en el Espíritu

Ver posts de otros meses

AGOSTO 2014 (15 artículos)

JULIO 2014 (15 artículos)

JUNIO 2014 (15 artículos)

MAYO 2014 (16 artículos)

ABRIL 2014 (15 artículos)

MARZO 2014 (15 artículos)

FEBRERO 2014 (14 artículos)

ENERO 2014 (16 artículos)

DICIEMBRE 2013 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (15 artículos)

OCTUBRE 2013 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (15 artículos)

AGOSTO 2013 (15 artículos)

JULIO 2013 (16 artículos)

JUNIO 2013 (15 artículos)

MAYO 2013 (15 artículos)

ABRIL 2013 (15 artículos)

MARZO 2013 (16 artículos)

FEBRERO 2013 (14 artículos)

ENERO 2013 (16 artículos)

DICIEMBRE 2012 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (15 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (15 artículos)

AGOSTO 2012 (15 artículos)

JULIO 2012 (16 artículos)

JUNIO 2012 (15 artículos)

MAYO 2012 (15 artículos)

ABRIL 2012 (15 artículos)

MARZO 2012 (16 artículos)

FEBRERO 2012 (14 artículos)

ENERO 2012 (16 artículos)

DICIEMBRE 2011 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (15 artículos)

OCTUBRE 2011 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (15 artículos)

AGOSTO 2011 (15 artículos)

JULIO 2011 (16 artículos)

JUNIO 2011 (15 artículos)

MAYO 2011 (15 artículos)

ABRIL 2011 (15 artículos)

MARZO 2011 (16 artículos)

FEBRERO 2011 (14 artículos)

ENERO 2011 (15 artículos)

DICIEMBRE 2010 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (15 artículos)

OCTUBRE 2010 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (15 artículos)

AGOSTO 2010 (16 artículos)

JULIO 2010 (15 artículos)

JUNIO 2010 (15 artículos)

MAYO 2010 (16 artículos)

ABRIL 2010 (15 artículos)

MARZO 2010 (16 artículos)

FEBRERO 2010 (14 artículos)

ENERO 2010 (15 artículos)

DICIEMBRE 2009 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (15 artículos)

OCTUBRE 2009 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (14 artículos)

AGOSTO 2009 (13 artículos)

JULIO 2009 (14 artículos)

JUNIO 2009 (12 artículos)

MAYO 2009 (7 artículos)

Lo más leído
1 «Si por pleitesía al mundo se cuestiona la Fe, el resultado es uniformidad, sosería, infecundidad»
2 Reig Pla: «Todas las ideologías caen, pero el cristianismo está llamado a redimir todas las épocas»
3 Del enjundioso libro del Eclesiástico, del Antiguo Testamento
4 Leyó la Biblia, oró, se bautizó en 2007 en EEUU y se volcó en los discapacitados de su Ucrania natal
5 Hoy es, por primera vez, la fiesta de San Juan Pablo II... Francisco pide no olvidar su herencia
6 Aborto y pensamiento unico: a proposito del obispo de Alcalá
7 Francisco, en la primera audiencia tras el Sínodo, anima a superar las divisiones y celos con amor
8 Padre Nuestro
9 Gobierno de Dios, gobierno del pueblo
10 Un nuevo libro escrito por un sacerdote ciego