Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Viernes, 18 de abril de 2014 | 1:05 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Actualizado 21 noviembre 2011
Una carta abierta a mis hermanos de Comunidad

Queridos hermanos. El otro día estaba orando por la noche y pensé en escribiros esta carta. Como esta semana comenzamos el Adviento, me pareció una buena  ocasión.

Lo primero que quiero deciros es, precisamente,  que os quiero. Sé que “obras son amores” y que muchas veces no muestro suficiente cariño, pero de verdad que quiero conseguirlo. Sin vosotros en conjunto, independientemente del nivel de relación que tengo con cada cual y de mi variable estado de ánimo, mi realidad sería mucho más fría, más pobre y más vacía. Seguramente sería peor persona. Hace 30 años la Comunidad cambió mi vida: por primera vez hubo una gente que me acogió, me aguantó, y me enseñó a encontrarme con Dios. Eso ha sido lo más importante que me ha pasado, y sigue sucediendo todos los días.

Tenemos el tesoro de tenernos, en las buenas y en las malas.

Nuestro “pegamento” es el Señor ¡Somos tan distintos, y sin embargo en Él encontramos siempre el puente que nos acerca al otro! Por eso quiero animaros, antes que nada, a que busquéis a Jesús. ¡No tengáis miedo, porque estamos aquí para eso!  Ya sé que no es fácil para todos: el mundo en que vivimos hace que recogerse y mirar a las cosas eternas sea una cosa complicada, o, peor aún, una memez, con todo lo que hay que hacer. Pero no es así: de verdad que es la fuente de nuestra vida. Esos minutos robados, o esas horas, son la raíz que nos mantiene vivos. Hay un Amor Extraño que nos busca, aunque parezca esquivo y escondido. Nuestra casa está en Él.

Vivimos en medio de preocupaciones. Unas son mayores que otras, pero a cada uno le toca lo suyo. Sé que hay problemas económicos; los hay con los hijos y en el matrimonio, los hay de soledad. Tal vez estamos perdidos en la vida, y los deseos del corazón no se cumplen. Eso se llama la Cruz. No voy a decir palabras bonitas, porque yo mismo sé lo que es estar cansado de pasarlo mal, y las teorías no ayudan. Pero a mí llorar delante de Dios sí me ayuda. Me transforma. Y es verdad que con Él lo podemos todo.

Cada vez veo más gente que sufre. Esta crisis está trayendo mucho dolor a las casas. Y esta sociedad cada vez fabrica más muertos en vida: tenemos que ayudarles. La gente necesita que la quieran con un Amor que es mayor que el nuestro, que la escuchen y la consuelen, que atiendan sus necesidades; aunque sea una persona sola; ya sabes lo que dice la famosa halakot 12 del Talmud: “el que salva una vida, salva a toda la Humanidad”. No tenemos que olvidar que nuestra alegría es Cristo: hay que hablar de Él, enseñarle y predicarle porque es lo mejor que tenemos para dar. No tenemos grandes medios, pero tenemos nuestras casas y nuestro tiempo, sea poco o mucho.

Y tenemos hacerlo junto con todos, en la Iglesia. Ya sabéis que esto no es fácil. ¡hay tantas opiniones de “hermanos en la fe” que resultan tan extrañas! ¡hay que explicar tanto tantas cosas que parecen tan evidentes para nosotros,  que la tentación es cerrarse y “pasar”. Pero no podemos. Nuestra vocación es la del “perdón y el abrazo”. La de tender la mano a todos y procurar comprenderlos; incluso aquellas cosas que ponen a prueba nuestra razón y nuestra paciencia: la unidad se construye así.

Eso sí: las cosas claras. La fe es la que es. Y, por otro lado: nadie tiene derecho a pedirnos que colaboremos en aquello en lo que no podemos creer.

Así que si nos amamos, si nos abrimos a todos, si no pensamos solo en nosotros y si tenemos una experiencia auténtica de Dios, podemos dar mucho. Vamos a ser como esa “ciudad sobre un monte que no se puede esconder”.

Tenemos que aprender a celebrar el regalo que Dios nos ha hecho a unos con los otros. ¡E invitar al baile a los que pasan por delante!

Este es del programa de fiestas para el Adviento.

Un abrazo muy muy fuerte. En Jesús y María:

Josué.

¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 9
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


Colbys
28/11/2011
Apúntame a la fiesta.
Puedo corroborar que la comunidad ha sido el canal a través del que Dios se ha hecho presente en mi vida, donde me he sentido querido y acogido. Dios es el que une a los hermanos, pero cada uno debe poner parte de sí para poder completar el puzzle. Por eso gracias a todos los que caminan de la mano del Señor y forman parte de esta familia . Gracias por la fidelidad, la fe que comparten y la capacidad de mostrar que la vida plena está al lado de Jesús. Ahora hay que seguir juntos y mirar hacia fuera, hacia tanta gente que necesita conocer un Dios cercano que se hace visible en el interés y el cariño de los que tienen cerca. ¡Pues venga, a ser luz!
Dom Perignón desde el más allá
24/11/2011
Peter, ¡qué poca caridad!.
y ademas, ¡Hipócrita...! habla de cariño, ensuciando el cariñoso contexto de una carta abierta que quiere ser tan hermosa y cariñosa, si bien contiene algún o algunos gaffes...

Te mando muchos muchos besitos
Peter
24/11/2011
Halakot 69 ....
para Dom Perignon con cariño: ´´Quien pisa una cucaracha pisa millones de cucarachas´´ ... Vueva a su foso del mas alla que en el más aca se está muy bien desde que usted se fue ...
Dom Perignón desde el más allá
24/11/2011
¿El Talmud..., en un programa de Adviento? ¿Qué te has tomao?.
¿Es para hacerte el moderno?
ito
23/11/2011
Buen programa.
Muy buen programa para este adviento, ojala lo podamos cumplir en nuestras vidas, no en este periodo sino todos los dias de nuestra vida. Me ha encantado lo de ´´Nuestro pegamento es el Señor´´, sino fuera asi, que difícil es vivir la comunidad.
Japy
22/11/2011
Gracias por tu fidelidad.
En medio de mis preocupaciones, soy capaz de salir de mí mismo y de mis pensamientos egoístas sobre todas las posibilidades que mi futuro puede deparar para escribir en este bloc, para pensar en los demás, para acercarme a Dios, para llorar delante de Él mis preocupaciones y reconocer que creo firmemente es su plan de amor para mi vida (aunque a veces no entienda nada), afirmando que el don de la Comunidad es un verdadero regalo que Él me ha hecho para poder ayudar a que Su Reino crezca en mí y, yo mismo, se lo pueda hacer llegar a mucha más gente.

Si hoy puedo decir esto es gracias a tí, Josué. Gracias por tu fidelidad durante todos estos años al Señor, nuestras vidas son diferentes, con una vivencia de la fe más profunda y avanzando en los caminos del Padre junto a mis hermanos de Comunidad.

Te llevamos en el corazón y te queremos muchísimo por todos estos años de camino compartido, esperando que sean muchos más para gloria de Dios.
Eva
22/11/2011
Gracias.
Gracias a ti Josué, gracias por tu sí,este es el fruto, ¡tú si que has salvado el universo!.
En estos 20 años que te conozco, lo único que has hecho es amarme, preocuparte por mí, rezar por mi, me has soportado, me has aguantado cuando las cosas no iban bien, me has dado aliento para no desfallecer, y lo más importante, me has mostrado a Jesús, tu tesoro. ¿qué mas puedes darme si te has entregado por completo? Yo, como nuestra hermana A quiero entregar mi vida, quiero ser de la cuidad sobre el monte que no se pueda esconder.
Te quiero mucho y el Señor más.
salamanca
21/11/2011
Gracias.
Gracias Josué por tus palabras, por tu ánimo, por querernos, por acordarte de nosotros, por la Comunidad. Y es que, como bien dices, el Señor es nuestro pegamento, a pesar de nuestras diferencias. Él es el que nos une a pesar de las distancias.
También queremos decirte que te queremos. Que Dios te bendiga.
Tu hermana en la fe, A
21/11/2011
A Josué.
Gracias por tu fidelidad al Señor, y a las personas que nos hemos ido juntando por el camino.
Te conocí hace 27 años y siempre has sido instrumento de Dios en mi vida. Hoy puedo decirte, que quiero dar mi vida para que otros puedan tener la experiencia de fe que nosotros compartimos. Quiero pertenecer a ´´esa ciudad sobre un monte que no se puede esconder´´.
Ánimo y adelante, que el Señor está con nosotros.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Josue Fonseca
Soy doctor en Historia, con especialidad en los comportamientos religiosos. He impartido (y continúo haciéndolo) la docencia en diferentes centros de enseñanza media y universitarios. Soy profesor de Historia de la Iglesia en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, en su sede de Cantabria. Tengo alrededor de 20 publicaciones científicas sobre el tema de la religiosidad, y otras más relacionadas con el cristianismo en general o la pastoral. Me “convertí” a los 17 años y desde entonces procuro ser fiel al Señor. He trabajado prácticamente en todos los ámbitos pastorales, y en diferentes comisiones diocesanas. Soy el fundador de la Comunidad Fe y Vida una Asociación Pública de Fieles, reconocida por la Iglesia, cuyos carismas son la Evangelización, la Misericordia y la Unidad.

Josue Fonseca, es autor, editor y responsable del Blog Inversiones en esperanza, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
ABRIL 2014

Marcianos
MARZO 2014

La necesidad del "fitness" espiritual

Ver posts de otros meses

ENERO 2014 (1 artículos)

DICIEMBRE 2013 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (1 artículos)

OCTUBRE 2013 (1 artículos)

AGOSTO 2013 (1 artículos)

JULIO 2013 (1 artículos)

JUNIO 2013 (2 artículos)

MAYO 2013 (2 artículos)

ABRIL 2013 (2 artículos)

MARZO 2013 (1 artículos)

FEBRERO 2013 (2 artículos)

ENERO 2013 (2 artículos)

DICIEMBRE 2012 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (3 artículos)

OCTUBRE 2012 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (3 artículos)

AGOSTO 2012 (3 artículos)

JULIO 2012 (3 artículos)

JUNIO 2012 (4 artículos)

MAYO 2012 (4 artículos)

ABRIL 2012 (5 artículos)

MARZO 2012 (3 artículos)

FEBRERO 2012 (5 artículos)

ENERO 2012 (4 artículos)

DICIEMBRE 2011 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (4 artículos)

OCTUBRE 2011 (4 artículos)

Lo más leído
1 Lope de Vega, Quevedo, Góngora… Los 10 mejores sonetos para meditar sobre la Pasión de Cristo
2 Nuevo anuncio pro familia: una falsa oferta de trabajo escandaliza y emociona a los candidatos
3 La Legión volvió a asombrar cargando en Málaga el Cristo de la Buena Muerte bajo su custodia
4 Trasciende lo que declaró en 2005 el cardenal Bergoglio al proceso de beatificación de Juan Pablo II
5 De ese Sanedrín que juzgará a Jesús esta noche al amanecer
6 Viernes: Las 7 palabras de Cristo en la Cruz
7 ¿Identidad sacerdotal? «Busca a Dios en la adoración y da a tu pueblo lo que te fue encomendado»
8 Cristiana británica se enfrenta a ser ejecutada por insultar al Islam
9 Doce pies, doce historias: las personas a quienes lava Francisco este Jueves Santo
10 San Juan Pablo II (2)