Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Viernes, 28 de noviembre de 2014 | 10:13 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Actualizado 6 noviembre 2011

Sólo existe el presente (y 2)

 El presente es el punto en el que el tiempo
 coincide con la Eternidad

C.S. Lewis 

            Escribía en el último post que para el  hombre espiritual sólo cuenta el presente. El pasado existe  en la medida en que es el suelo nutricio del ahora; del pasado podemos hablar, sentirnos orgullosos o decepcionados, pero no podemos estar apegados a él. El pasado pasó. 

            Quizá sea la fantasía de un futuro mejor –o el miedo a un mal futuro, tanto da-  el gran peligro que se cierne para vivir  el tiempo como Dios desea.

            Escrutopo, el demonio preferido de C.S. Lewis, dedica una enseñanza a su sobrino Orugario sobre la conveniencia de insuflar a los humanos ideales que se supone sólo se cumplirán en el futuro. Poco importa que sean metas sublimes o tenebrosos proyectos de muerte; lo importante es que el presente se oriente según esas metas que no existen más que en las mentes del hombre. Porque el futuro, como el pasado, no existe. Tanto el pasado como el porvenir tienen un poder subyugante para aquel que ve en ellos imaginariamente una atracción o influencia que realmente no se da.

            El futuro es especialmente atractivo. O mejor: lo atractivo es estar pendiente de lo que pueda pasar, de lo que aún no ha acontecido, pero quién sabe si ocurrirá. Todos pensamos en un futuro mejor y si no tenemos confianza en ello, nos sumimos en un estado de postración vital lamentable. Lo contrario es igualmente válido. La posibilidad de un cambio en nuestras vidas a mejor nos da esperanzas para afrontar las dificultades del presente.

            No pocos filósofos han destacado que el hombre es un “ser abierto al futuro”, necesitado de un proyecto vital que incluye objetivos, metas o ideales futuros que regulen su presente. Es verdad, el hombre es un ser proyectivo, con su mirada puesta en el horizonte, hambriento de  alcanzar lo que  presiente en el presente: vida que no pasa, felicidad plena, comunión con el Todo, paz infinita puesta en el único Amor que no defrauda.

            Pero precisamente porque el hombre es un ser proyectivo, el riesgo de “estar suspendido del futuro” es grave. Escrutopo dice a su sobrino:

            “El Enemigo [es decir, Dios] quiere que los hombres piensen también en el futuro: pero sólo en la medida en que sea necesario para planear ahora los actos de justicia o caridad que serán probablemente su deber mañana. El deber de planear el trabajo del día siguiente es el deber de hoy; aunque su material está prestado del futuro (…). Su ideal [el de Dios] es un hombre que, después de haber trabajado todo el día por el bien de la posteridad, lava sus manos de todo el tema, encomienda el resultado al Cielo y vuelve al instante a la paciencia o gratitud que exige el momento que está atravesando”.

            Como buen demonio Escrutopo conoce bien el designio de Dios para el hombre. El futuro es relevante en cuanto influye en el presente y deja en manos de la Providencia no sólo los resultados, sino la manera en que influyen los proyectos en el presente de los hombres.  El futuro vivido cristianamente tiene que ver con el abandono y la plena confianza de que estamos en manos de Dios.

            Para el humilde sólo existe el presente. Un presente antecedido por un pasado que no volverá, pero en el que Dios estuvo presente; un presente que, porque en él habita Dios,  apunta a un futuro que aún no es.

            Sólo se puede pensar el futuro en el presente. Sólo se puede recordar el pasado en el presente.

            Cuando pensamos que nosotros somos los dueños de nuestra vida, cuando creemos que somos propietarios de nuestro tiempo  -“mi tiempo es mío” como lo es mi cuerpo, mis hijos o lo que escribo-, cuando nuestro corazón está anegado de orgullo y no reconoce que todo es don, entonces el futuro se convierte en el ídolo por excelencia. Nuestras esperanzas y alegrías, nuestras energías y expectativas, todo, depende de lo que pasará.

            Poco importa que esos ideales sean de un signo o de otro. Tan fatídico es el ideal comunista o nazi, como el de un mundo en el que todos estén obligados a creer en Dios. Tan necio es un hombre ignorante de Dios, como el que se empeña en hacer apostolado sosteniéndose en sus propias fuerzas, no en las del Señor. Tan atolondrado es un partido político que cree que el futuro lo escribe su gobierno, como el de una iglesia que piensa que la extensión de su fe depende de la brillantez de sus planes pastorales.

            Sospechemos de un futuro que pervierte el presente, alejándonos de Dios y de nosotros mismos. El futuro, como el pasado, confluyen en el aquí y en el ahora. Lo demás es nostalgia estéril o escapismo. Envolvámoslo como lo envolvamos, huída de Dios.

Un saludo

             

Si crees que la lectura de Religión en Libertad te ayuda...
ayúdanos a seguir ayudándote

Si crees que la lectura de Religión en Libertad te ayuda... ayúdanos a seguir ayudándote

¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 1
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


Arlespin
07/11/2011
¿Por qué no AHORA?.
Querido Carlos:
Me ha gustado tu artículo. Es instructivo y muestra muy bien que Dios te ha dado un don para expresar con acierto sus designios para nosotros.
Es urgente que los cristianos aprendamos a vivir de esa manera. Para ello, hay que ejercitarse sin desmayo. Lo primero, dominar la imaginación (´´la loca de la casa´´), puesto el pensamiento en que no hay ninguna fuerza ´´ciega´´ u ´´oscura´´ que le haga sombra a Dios. Pues si creemos que Dios todo lo puede y es infinitamente bueno, no tenemos NADA QUE TEMER del futuro. Eso nos liberará para vivir el presente con plenitud, ´´optimizando´´ al máximo nuestros talentos.
Invito a todos los cristianos a probar, y a buscar ayuda en la Iglesia si flaqueamos en el intento. Ese es el verdadero camino de la libertad, y la única luz para el mundo de hoy. Es cuestión de fe. Y ésta es un regalo que se le da SIEMPRE al que lo pide. Vale (palabra del latín que significa ´´ADIOS´´).
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Carlos Jariod Borrego
Profesor de filosofía de un Instituto de Toledo y profesor invitado de teoría educativa en el instituto de ciencias religiosas de la misma ciudad. Interesado por la educación, ha presidido la Federación toledana de CONCAPA durante cuatro años y es cofundador y presidente de la asociación toledana de profesores Educación y Persona.

Carlos Jariod Borrego, cjariod@yahoo.es, es autor, editor y responsable del Blog Él me rescató, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
OCTUBRE 2011

Sólo existe el presente (1)

El demonio, enemigo de la mujer

Una carta a mi hijo

¿Por qué se esconde Dios? (y 2)

¿Por qué se esconde Dios? (1)

Mis amigos camaldulenses

Edificios sin ventanas

Ver posts de otros meses

OCTUBRE 2012 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (3 artículos)

AGOSTO 2012 (2 artículos)

JULIO 2012 (2 artículos)

JUNIO 2012 (2 artículos)

MAYO 2012 (3 artículos)

ABRIL 2012 (3 artículos)

MARZO 2012 (4 artículos)

FEBRERO 2012 (4 artículos)

ENERO 2012 (4 artículos)

DICIEMBRE 2011 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (5 artículos)

OCTUBRE 2011 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (5 artículos)

Lo más leído
1 Carta abierta a D. Florentino Pérez, presidente del Real Madrid
2 En 20 días, esta canción a María supera 11 millones de visionados en YouTube: ¡y sin instrumentos!
3 El padre Kinvi arriesgó su vida para salvar a 1.500 musulmanes en África: «Ser sacerdote es eso»
4 En Estambul los musulmanes van a la iglesia por San Jorge y hay ortodoxos en las misas católicas
5 El Papa quiere dialogar con aquellos que le quieren asesinar
6 Ministros, diputados y agentes secretos implicados en la mayor red de pedófilos del Reino Unido
7 Pablo Iglesias, de Podemos, ¿lee Religión en Libertad? Sigue, al menos, los consejos de Paco Segarra
8 Un milagro del siglo XX para canonizar a un franciscano del siglo XIII: el niño Alessandro se curó
9 ¿La vida nos pesa y nos desespera? San Juan Crisóstomo
10 Mi Padre os quiere