Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Martes, 02 de septiembre de 2014 | 21:52 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Actualizado 13 octubre 2011
Antipatía

La antipatía, es el primer escalón de esa escalera que nos desciende al pozo del odio, que es quien nos destruye espiritualmente. El DRAE, la define como un sentimiento de aversión, que en mayor o menor grado, se experimenta hacia alguna persona, animal o cosa. Su antítesis es un término de un uso  no tan corriente como la antipatía y es la identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro. Pero lo importante es conocer las consecuencias que en el orden de nuestra alma y vida espiritual, tiene este sentimiento de aversión denominado antipatía. Y para ello conviene que previamente refresquemos nuestra memoria con unas ideas que son básicas, para el desarrollo de nuestra vida espiritual, que en definitiva es lo que aquí, en esta vida más nos interesa o nos debe de interesar.

 

Como sabemos los Evangelios son cuatro; tres de ellos son los llamados sinópticos, es decir que tiene forma de “sinopsis”, o sea, que  tienen una disposición conforme a la cual los hechos evangélicos se muestran o representan relacionadas entre sí, facilitándose así una  visión conjunta de los pasajes evangélicos, ya que el orden de exposición de los hechos,  es sensiblemente el mismo en los tres Evangelios. Pero en el caso del cuarto Evangelio el de San Juan, el tema es muy distinto, cualquiera que haya profundizado un poco en los cuatro Evangelios, si tuviese que quedarse solo con uno, sin duda alguna escogería el Evangelio de San Juan. El discípulo amado escribió el cuarto Evangelio y si la flor de las Sagradas Escrituras, son los Evangelios, la flor de los Evangelios es el de San Juan que es la flor por excelencia de las cuatro flores.

 

Tanto en el Evangelio de San Juan que es el Águila de Patmos, como en sus cartas apostólicas, mediante  su lectura estamos frente a una auténtica teofanía divina. Este Evangelio es la manifestación de la gloria de Dios en Jesús: “Y la Palabra se hizo carne, y habitó entre nosotros. Y nosotros hemos visto su gloria, la gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad”. (Jn 1,14). En la totalidad des Evangelio y en sus Cartas apostólicas, San Juan nos presenta siempre la palabra hecha carne y el camino hacia el Padre: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino por mí. Si ustedes me conocen, conocerán también a mi Padre. Ya desde ahora lo conocen y lo han visto”. (Jn 14,6-7). Este cuarto Evangelio, es el  evangelio de la Revelación, cada una de sus palabras son como un eco, de la voz del Padre que se oyó en el Tabor, cuando dijo: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo mi complacencia; escuchadle”. (Mt 17,5).

 

Y en este maravilloso Evangelio de San Juan, y en sus escritos, es donde podemos deleitarnos meditando la llamada “Oración sacerdotal” (Jn 17,1-26), y es también donde hallamos la esencia de la naturaleza divina: “Carísimos amémonos los unos a los otros, porque la caridad procede de Dios, y todo el que ama es nacido de Dios y a Dios conoce. El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es Amor”. (1Jn 4,7). Y es aquí, a donde deseaba yo llegar, a que consideremos la naturaleza del Señor, el hecho de que Dios tal como nos dice San Juan, es amor y solo amor, y si no amamos, jamás comprenderemos al Señor. Por ello, en un éxtasis de amor, cuando Santa Teresa de Lisieux meditando buscaba su vocación, exclamó gozosa: ¡Mi vocación es el amor! Y a esto es a lo que todos hemos sido convocados, pues para esto hemos sido creados.

 

Nuestra vida, sí que queremos anclarla en el Señor, solo puede ser una referencia al amor. Hemos de amar, amar sin límite alguno, amar todo aquello que ama nuestro Amado, porque aunque no se nos hubiese dado este mandamiento del amor, siempre hubiésemos llegado al cumplimiento de él, para poder integrarnos en la gloria, que nuestro Amado nos tiene prometida. Hemos de amarle a Él y ser conscientes de que a Él como a nosotros nos pasa, necesitamos amar y ser amados. Y el Señor suspira por nuestro amor, incluso ha habido quien le ha calificado como el “mendigo del amor de los humanos”. Nosotros si queremos ser felices, eternamente felices, no tenemos otro camino que el del amor, porque amor y solo amor es nuestro Amado, y cuanto más amemos, más felicidad encontraremos. Hemos de ascender por la escalera del amor y evitar bajar por los peldaños que nos llevan al reino del odio, que es el infierno.

 

Pero al amor, le pasa lo mismo que a la luz, que tiene entidad propia y cuando no existe su vacío lo ocupa una nada llamada tinieblas, porque las tinieblas lo mismo que el odio pertenecen al mundo de la nada. Su función es ocupar los vacíos que se les permite ocupar. El amor también tiene entidad propia, y cuando no existe en el alma humana, se produce un vacío que lo rellena el odio, por ello de la misma forma que la antítesis de la luz son las tinieblas, la antítesis del amor es el odio. He puesto intencionadamente este paralelismo entre amor y luz, pues conviene que nos demos cuenta de que el Reino de Dios, es el reino del amor y de luz, una luz maravillosa, no material como la que nos proporciona el sol, sino una luz de la que nos hablan los tres apóstoles, y que contemplaron en la Transfiguración del Tabor. Es la luz tabórica, la Luz divina, una Luz cuya fuerza era y es de tal intensidad, que cuando Moisés salía de la tienda del encuentro, tenía que echarse un velo sobre su cabeza para que los israelitas pudiesen mirarlo, porque no podían soportar sus ojos el tremendo reflejo de luz que emanaba de Moisés, un reflejo de luz espiritual mucho más intenso, que los rayos de la pobre luz solar que nos ilumina el día. Y a sensu contrario, tenemos como la antítesis del reino de Dios, que es el reino de la Luz y el amor, el reino del odio y de las tinieblas, que es el reino del maligno, a donde se llega por no haber amado y haber bajado en esta vida al pozo del odio y de la ofensa al Señor.

 

La antipatía tal como Juan Pablo II nos dice en su libro, “La vida de Cristo”: "… ante el instinto de la aversión, que potencialmente ya es un acto de lesión y hasta de muerte, al menos espiritual,…. Jesús intenta contraponer la Ley de la caridad que purifica y reordena al hombre hasta en los más íntimos sentimientos y movimientos de su espíritu”. La antipatía podemos sentirla, pero hemos de rechazarla, porque ella siempre va contra alguien amado del Señor que es tu amado. Hemos de luchar frente a este sentimiento de aversión, porque tal como siempre ocurre en la vida espiritual, la intencionalidad consentida genera el desorden espiritual, si consentimos pecamos en nuestro corazón: "Ustedes han oído que se dijo: "No cometerás adulterio". Pero yo les digo: El que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio con ella en su corazón. Si tu ojo derecho es para ti una ocasión de pecado, arráncalo y arrójalo lejos de ti: es preferible que se pierda uno solo de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea arrojado a la Gehena. Y si tu mano derecha es para ti una ocasión de pecado, córtala y arrójala lejos de ti; es preferible que se pierda uno solo de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea arrojado a la Gehena”. (Mt 5, 27-30).

 

A todos nos ocurre, ¡hay personas que nos caen gordas! Cuenta M. Eguibar, en una biografía de Santa Teresa de Lisieux, que ella sentía una cierta antipatía hacia una persona que tenía el don de desagradarla en todo: me apliqué, escribe la santa, a hacer por aquella hermana lo que hubiera hecho por la persona más querida. Cada vez que la encontraba rogaba a Dios por ella, ofreciéndole todas sus virtudes y méritos. Conocía que esto agradaba mucho a mi Jesús, pues no hay artista que no le guste recibir alabanzas por su obra y el divino Artista de las almas se complace en que uno no se detenga en el exterior, sino que penetrando hasta en el santuario íntimo que ha elegido por morada, admiremos la belleza de este. Lo curioso de este caso, es que, aunque el autor no lo cuente, cuando falleció Santa Teresa, esta hermana manifestaba a las demás que era a ella, a la que más quería.

 

Cuando alguien te reviente, te fastidie o simplemente te caiga gordo, piensa inmediatamente que también él es un amado de Dios, y que tú tienes la suerte, de tener la oportunidad de mostrarle a Dios cuanto le amas, amando al que te inoportuna. Es el pensamiento de San Josemaría Escrivá, que podemos leer en su libro “Camino”: “Esta persona no me mortifica, sino que me santifica”. La antipatía es el primer escalón para descender al pozo del odio. ¡Por los clavos de Cristo! Que Él nos libre de acercarnos a este maldito pozo de condenación. Borra, Señor, de mi mente y de mi corazón cualquier tipo de antipatía o fobia que secreta o manifiestamente anide en mí, sobre cualquier persona sea la que sea, me haya hecho o me esté haciéndome mal o bien.

 

Mi más cordial saludo lector y el deseo de que Dios te bendiga.

 

Otras glosas o libros del autor relacionados con este tema.

-        Libro. LA SED DE DIOS. Isbn. 978-84-613-1628-1.

-        Menosprecios. Glosa del 23-05-10.

-        El tema del infierno. Glosa del 02-09-09

-        Fuego en el infierno. Glosa del 21-02-10

-        El infierno como estado del alma. Glosa del 01-03-10

-        El amor construye, el odio destruye. Glosa del 05-03-11

-        Fortaleza del amor. Glosa del 07-07-11

-        ¿Es bueno ironizar? Glosa del 23-11-10

¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 1
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


perallis
13/10/2011
EXCELENTE.
Como csai siempre excelente glosa. Que Dios me permita ponerla en práctica.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Juan del Carmelo
Juan del Carmelo no es quien dice ser. O mejor dicho, es quien es, pero prefiere presentarse en su alter ego Juan del Carmelo que no es más que un seglar que, a finales de los años 80, experimentó la llamada de Dios y se vinculó al Carmelo Teresiano. Ha publicado libros de espiritualidad como «Mosaico espiritual», «Santidad en el Pontificado», o «En las manos de Dios» Como lo cortés no quita lo valiente es, además, un empresario de éxito. Y nos acompaña, con sencillez y hondura, desde «El blog de Juan del Carmelo».

Juan del Carmelo, es autor, editor y responsable del Blog El Blog de Juan del Carmelo, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
SEPTIEMBRE 2014

Vivir en la carne, vivir en el Espíritu
AGOSTO 2014

San Juan Bautista, emisario del Señor.

Cuando Dios habla al hombre

Regalos del Señor en su despedida

Esta no es mi casa

Actuaciones del Espíritu Santo

Simbolsmo, parábolas y hermeneutica

Placer y felicidad

Soberbia espiritual

Pedón y sentido del pecado

Valor de nuestra vida humana

Dar servicio a los demás

Debilidad de nuestra fe

Clases de perdón

Avanzar en la vida espiritual

Fomento de nuestra esperanza

Ver posts de otros meses

JULIO 2014 (15 artículos)

JUNIO 2014 (15 artículos)

MAYO 2014 (16 artículos)

ABRIL 2014 (15 artículos)

MARZO 2014 (15 artículos)

FEBRERO 2014 (14 artículos)

ENERO 2014 (16 artículos)

DICIEMBRE 2013 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (15 artículos)

OCTUBRE 2013 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (15 artículos)

AGOSTO 2013 (15 artículos)

JULIO 2013 (16 artículos)

JUNIO 2013 (15 artículos)

MAYO 2013 (15 artículos)

ABRIL 2013 (15 artículos)

MARZO 2013 (16 artículos)

FEBRERO 2013 (14 artículos)

ENERO 2013 (16 artículos)

DICIEMBRE 2012 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (15 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (15 artículos)

AGOSTO 2012 (15 artículos)

JULIO 2012 (16 artículos)

JUNIO 2012 (15 artículos)

MAYO 2012 (15 artículos)

ABRIL 2012 (15 artículos)

MARZO 2012 (16 artículos)

FEBRERO 2012 (14 artículos)

ENERO 2012 (16 artículos)

DICIEMBRE 2011 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (15 artículos)

OCTUBRE 2011 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (15 artículos)

AGOSTO 2011 (15 artículos)

JULIO 2011 (16 artículos)

JUNIO 2011 (15 artículos)

MAYO 2011 (15 artículos)

ABRIL 2011 (15 artículos)

MARZO 2011 (16 artículos)

FEBRERO 2011 (14 artículos)

ENERO 2011 (15 artículos)

DICIEMBRE 2010 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (15 artículos)

OCTUBRE 2010 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (15 artículos)

AGOSTO 2010 (16 artículos)

JULIO 2010 (15 artículos)

JUNIO 2010 (15 artículos)

MAYO 2010 (16 artículos)

ABRIL 2010 (15 artículos)

MARZO 2010 (16 artículos)

FEBRERO 2010 (14 artículos)

ENERO 2010 (15 artículos)

DICIEMBRE 2009 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (15 artículos)

OCTUBRE 2009 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (14 artículos)

AGOSTO 2009 (13 artículos)

JULIO 2009 (14 artículos)

JUNIO 2009 (12 artículos)

MAYO 2009 (7 artículos)

Lo más leído
1 Gonzalo Altozano: «Medjugorje es uno de esos sitios en los que verás cosas que los demás no creerán»
2 Quien defienda públicamente el matrimonio entre hombre y mujer en Costa Rica podría ir a la cárcel
3 «El perdón de los pecados de la fe católica me da esperanza y alegría», dice Alex de la Iglesia
4 Señores de Gmail: repitan conmigo "no existen más que dos sexos, hombre y mujer"
5 Rico, tibio e hiperactivo, Jean-Marc tuvo una experiencia mística ante el Santísimo y se transformó
6 Vivir en la carne, vivir en el Espíritu
7 Británica ex rockera, ahora yihadista, quiere decapitar a cristianos
8 Hillsong llega a España la semana que viene: conciertos en Barcelona el lunes y Madrid el miércoles
9 De la bella iniciativa de solidaridad con los cristianos sirios impulsada desde Beziers (Francia)
10 La nueva oración oficial del chavismo venezolano: «Chávez nuestro que estás en el cielo»