Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

Mañana del 28 de agosto, junto al Cristo de la Vega

Jorge López Teulón

28 agosto 2011

Hoy presentamos el caso de Ernesto Bonelli Rubio. No hay certeza absoluta de que el móvil principal de su asesinato fuera por odio a la fe. Yo, particularmente, sí lo creo. Su vida y su muerte son decisivos en una de las conversiones más sonadas de la primera mitad del siglo XX en España: la del filósofo Manuel García Morente. Ernesto Bonelli era miembro de la Adoración Nocturna y hoy ha sido fusilado. Esta es su apasionante historia.
 
Manuel García Morente
Es una de las figuras más destacadas de la vida universitaria e intelectual de la primera mitad del siglo XX. Nacido en 1886 en Arjonilla (Jaén), fue publicista, traductor de destacadas obras del pensamiento europeo, filósofo de cuño original y extraordinario profesor. Gracias a su magisterio oral y escrito, se iniciaron en la filosofía multitud de promociones universitarias españolas. En 1912 obtiene la cátedra de Ética de la Universidad de Madrid. Es nombrado Decano de la Facultad de Filosofía y Letras en 1931, y se convierte en el artífice de la nueva facultad en los terrenos de la Ciudad Universitaria. Durante estos años cristalizan las producciones más originales de su mente.
La noche del 29 al 30 de abril de 1937 le sucedió en París, después de haber oído “La infancia de Jesús”, de Berlioz, lo que luego denominó el “Hecho Extraordinario” y que motivó su conversión profunda al catolicismo. Ordenado sacerdote en 1940, murió en Madrid el 7 de diciembre de 1942.
 
Hecho Extraordinario
En el enlace siguiente os invito a leer este documento autobiográfico de excepcional interés. Se trata de una carta que García Morente dirigió, en septiembre de 1940, al doctor José María García Lahiguera, y que se hizo pública después de la muerte del autor. La carta es muy extensa y en ella describe una experiencia personal que cambió el rumbo de su vida. Es el pensamiento de un filósofo que recobra la fe en uno de los momentos de más plena madurez de su razón.
 
Ernesto Bonelli Rubio
“Ocurrió en la noche del 29 al 30 de abril de 1.937, aproximadamente a las dos de la madrugada. Permítame usted que a su narración circunstanciada anteponga algunos pormenores, cuyo previo conocimiento me parece necesario o al menos muy conveniente.
El 28 de agosto de 1.936 fue asesinado mi yerno en Toledo. Yo sentía por mi yerno un gran cariño, mezclado con algo así como respeto y admiración. Era un joven de veintinueve años, digno de amor por todos conceptos. Su conducta moral había sido siempre ejemplar. No creo equivocarme al afirmar que había llegado al matrimonio en perfecto estado de pureza. Su vida personal también había sido siempre de acendrada religiosidad. Pertenecía a la Adoración Nocturna. Acaso esta circunstancia no haya sido totalmente ajena a su desgraciada muerte. Con eso, su carácter era alegre, jovial optimista, muy juvenil y aun aniñado en ciertas cosas. Amaba las matemáticas -en las que era realmente muy versado- y el deporte. Su presencia física era más que medianamente agradable. Era lo que se dice guapo. Y en su carrera de ingeniero de montes y luego de ingeniero geógrafo, iba caminando hacia un porvenir muy halagüeño. Sin duda alguna habría llegado a hacerse una excelente posición. Yo estaba realmente encantado con él. Ya me había dado una nietecita monísima, y poco antes -dos meses- de su muerte nació el nieto.


Recibí la noticia de su muerte estando yo en la Universidad, en el acto de entregar el decanato -del que fui destituido por el Gobierno rojo- a mi sucesor, señor Besteiro. De mi casa, por teléfono, me comunicaron el fallecimiento de mi yerno. Yo comprendí en seguida que había sido asesinado. Y la impresión que la noticia me produjo fue tal, que caí desvanecido al suelo. Cuando volví en mí, pedí al señor Besteiro que interpusiera toda su influencia para lograr el rápido y seguro traslado de mi hija y nietos de Toledo a Madrid. En efecto, el señor Besteiro, muy noblemente, consiguió que un auto oficial, con escolta de dos guardias, fuera a recoger a mi hija y nietos.
Dos días después, a las once de la noche, llegaban estos a Madrid. Nosotros, en casa, esperábamos desde las ocho su llegada. Fueron tres horas de angustias mortales. Por mi imaginación desfilaba ya toda suerte de cuadros trágicos; veía a mi hija también asesinada, a mis nietos arrebatados por manos hostiles o indiferentes, conducidos a sabe Dios qué campamentos o asilos infantiles, perdidos en vida para siempre. La angustia de la espera me oprimía y nos agarrotaba a todos en casa. Por fin, a las once de la noche, llegó el auto y en él mi hija, mis nietos y dos sirvientas, todos en buena salud.
 
La persecución vivida en las familias
Si le refiero a usted estos nimios detalles, es porque me parecen útiles para el conocimiento del estado de espíritu que se iba apoderando de mí. Mi sensibilidad, que de suyo es sutil y excitable, se exacerbaba por momentos. La tragedia de mi pobre hija, viuda a los veintidós años, con dos hijitos, a los dos años de matrimonio, trastornó por completo mi pensamiento, mi sentimiento, mi vida entera. Sobre mis hombros caía de nuevo el montón de las preocupaciones propias de un padre. ¡Y en qué momentos! Cuando la vida, la hacienda, la honra, indefensas, hallábanse a la merced de cualquier malvado o malintencionado que quisiera pisotearlas. En mi casa reinaba el silencio trágico de la angustia y el terror. Yo no salía en absoluto a la calle. Nadie de casa salía, sino lo indispensable para las necesidades de la vida.
Un día, los milicianos vinieron a llevarse al hijo mayor de nuestros vecinos de piso. El pobre muchacho fue a la cárcel, y más tarde lo asesinaron en Paracuellos. Otro día, sistemáticamente, quemamos en la caldera de la calefacción toda la documentación y correspondencia que yo guardaba del año en que desempeñé la Subsecretaría de Instrucción pública en el Gobierno del general Berenguer. Al día siguiente -fue providencial- vinieron a registrar mi casa.
El día entero nos lo pasábamos atisbando, detrás de las persianas echadas, todos los coches que se detenían en la puerta de la casa. Con el corazón encogido contábamos los escalones que subían los asesinos, y cuando habían pasado nuestro piso lanzábamos un suspiro de satisfacción. ¡La muerte iba a otra casa!
Mis hijas, mi cuñada, mi tía, y la antigua sirvienta que tenemos desde hace veintiséis años, reuníanse en un rincón de la casa y se estaban horas y horas rezando. Yo entonces no podía, y acaso no sabía, rezar y agradecer a aquella tierna y sumisa fe de las buenas mujeres. En esta situación, el 26 de septiembre, al mes escaso del asesinato de mi yerno, recibí por la mañana temprano el aviso confidencialísimo de que urgía me ausentara de casa y, si era posible, de España, pues se había acordado por ciertos elementos descontentos de mi gestión en el decanato de la Facultad de Filosofía y Letras darme muerte, como era usual entonces. Obedecí prudentemente el aviso y consejo. Pude obtener un salvoconducto por medio de un ministro que era amigo mío, y con el pasaporte, aún válido, que me había servido para ir a Poitiers a primeros de julio, salí para Barcelona y Francia. En Barcelona pasé un susto enorme. Estuve a punto de ser detenido, habiéndoseme confundido con otra persona. Por fin salí de España y llegué a París el 2 de octubre…
Luego vendría la conversión.
 
Asesinado en el Cristo de la Vega
            Si en el escrito anterior Morente no ahorra adjetivos calificativos para hablar de su yerno, en las Obras completas (1906-1942) pt. 1-2 (1937-1942) podemos leer en la página 502:
            “Más tarde, el 28 de agosto, fue villana y cobardemente asesinado mi yerno, don Ernesto Bonelli Rubio, ingeniero geógrafo, que prestaba sus servicios en la Estación sismológica de Buenavista, a 4 kilómetros de Toledo. Mi yerno, el señor Bonelli, fue arrebatado a sus trabajos y a su familia, conducido violentamente a Toledo, y antes de llegar a esa ciudad, asesinado en el campo, junto a las tapias del Cristo de la Vega, dejando viuda a mi hija de veintidós años (María Josefa García Morente y García del Cid), con dos niños huérfanos de dieciséis y dos meses respectivamente (el 13 de junio de 1936 había nacido Emilio José Bonelli García Morente)”.




Este hecho resulto decisivo
            En la página web de la Sociedad Geográfica española, Miguel Alonso Baquer en “Exploradores españoles olvidados del siglo XIX” (SGE, 2001) nos habla de su padre: Emilio Bonelli Hernando (1855-1926). En su necrológica puede leerse que fue un español notable, militar y patriota ejemplar, geógrafo, comerciante, políglota, negociador, habilísimo diplomático, hombre íntegro y de inequívoco espíritu cristiano”. El 4 de julio de 1886 contrajo matrimonio con María Rubio Isern y cuando se nos narra los hijos que tuvieron se puede leer sobre el último de ellos: “Ernesto, (1906-1936) optó por ser Ingeniero de Montes para integrarse también en la plantilla de los Ingenieros Geógrafos. Muere fusilado en las tapias del santuario del Cristo de la Vega de Toledo, siendo el Director del Observatorio Astronómico y dejando viuda a la hija del Profesor y Catedrático de Filosofía D. Manuel García Morente. Este hecho resultó decisivo para la conversión y el sacerdocio de Morente”.
 
Manuel García Morente. Vida y pensamiento
Escribía José Francisco Serrano en Alfa y Omega, comentando el libro publicado en 2010 “Manuel García Morente. Vida y pensamiento” del sacerdote José María de Montiu de Nuix que:
En la página 63 de esta más que interesante y erudita tesis doctoral sobre el filósofo español y sacerdote Manuel García Morente, el autor de este concienzudo trabajo transcribe el testimonio de la promesa que García Morente hace a su hermana Guadalupe, en su lecho de muerte: “Mi hermana, pocas horas antes de morir, me llamó a un lado a solas, y en términos de profunda exaltación, me habló con la ternura de una madre y me hizo prometer que si algún día la Gracia de Nuestro Señor venía a visitarme, no le haría resistencia. Yo se lo prometí, en efecto, y desde ese día quedé impresionado y preocupado. Nunca olvidé la escena”.
            Os recomiendo vivamente su lectura.






Junto al Cristo de la Vega, el Cardenal Segura mandó construir un monumento al Corazón de Jesús. Al poco de estallar la guerra fue destruido completamente.
Religión en Libertad existe gracias a tu ayuda
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Jorge López Teulón
Jorge López Teulón (Madrid 1970). Tras cursar los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor de San Ildefonso, recibe la ordenación sacerdotal, el 25 de junio 1995. Sus años de ministerio sacerdotal los ha desarrollado en la ciudad de Talavera de la Reina (Toledo). Delegado de Medios de Comunicación Social en la Vicaría de Talavera (1996-2005). Se le encargó durante un quinquenio (1998-2002) la retransmisión para el territorio nacional de la Misa dominical retransmitida por la Cadena COPE. Desde 1996 es el Capellán del Colegio Compañía de María de la Orden de Hijas de María Nuestra Señora en Talavera.

En el año 2002 fue nombrado Postulador de una Causa de más de 900 mártires de la persecución religiosa de 1936 a 1939, para la Provincia eclesiástica de Toledo y la diócesis de Ávila.

Ha creado la página www.persecucionreligiosa.es , primera página en lengua española dedicada exclusivamente a este tema.

También ha creado la página www.cardenaldonmarcelo.es

Jorge López Teulón, jorgelteulon@gmail.com, es autor, editor y responsable del Blog Victor in vínculis, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
AGOSTO 2011

Madrugada del 31 de agosto, cementerio de San Rafael de Málaga

30 de agosto, son asesinados los Obispos de Guadix y Almería

Noche del 28 de agosto, a 1km de Elche de la Sierra

Mañana del 28 de agosto, junto al Cristo de la Vega

Última hora del mediodía del 27 de agosto, en Tartareu

Noche del 26 de agosto, en la Dehesa de la Villa de Madrid

Mañana del 25 de agosto, en la carretera de Llagostera a Vidreres

A lo largo del 24 de agosto, en Toledo, Peñas de San Pedro y Algemesí

Tarde del 23 de agosto, en el pozo-mina de Camuñas

Madrugada del 23 de agosto, en la puerta del Cambrón de Toledo

Mañana del 22 de agosto, a 8 km de Ciudad Real. Fusilan al octavo Obispo español.

Madrugada del 21 de agosto, en el cementerio de Lleida

Madrugada del 20 de agosto, cementerio de Xátiva

Noche del 19 de agosto, en Barcience, cerca de Torrijos

5h del 19 de agosto, en Benavites

18h del 18 de agosto, en el cementerio de Valdealgorfa

Mañana del 18 de agosto, en Rafelbunyol

Tarde-noche del 17 de agosto, en Castellfullit, Llavorsí y San Sebastián

3,45 del 16 de agosto, en Fuente el Fresno

Tarde del 15 de agosto, por las calles de Málaga

0,30 del 15 de agosto, en la Pradera de San Isidro

16h del 14 de agosto, en el cementerio de Jove, Gijón

Tarde del 13 de agosto, en el cementerio de Salás de Pallars

13 de agosto, en las checas de Lista y Bellas Artes de Madrid

5,30h del 13 de agosto, en los PP. Escolapios de Barbastro

17h del 12 de agosto, en el Coll de Lilla. Queman el cuerpo del séptimo Obispo

Mañana del 12 de agosto, en Puerto de San Vicente

2 de la madrugada del 12 de agosto, en Hornachuelos

23 h del 11 de agosto, estación de Jaén. Mañana fusilan al sexto Obispo

2 de la madrugada del 11 de agosto, en un cruce de carretera de Agullent

10 de agosto, sepultado el cadáver del quinto Obispo asesinado

Mañana del 10 de agosto, en la playa de El Saler de Valencia

Últimas horas del 9 de agosto, en el Clínico de Barcelona

19,30 del 9 de agosto, a 9 km de Toledo

2 de la madrugada del 9 de agosto, Cementerio de Barbastro. Inmolado el cuarto Obispo.

Noche del 8 de agosto, en La Villa de D. Fadrique

Mañana del 8 de agosto, en la Pradera de San Isidro

Últimas horas del 7 de agosto, a 5km de Cuenca. Fusilan al tercer Obispo

Primeras horas del 7 de agosto, en la Boca del Congosto

18 horas del 6 de agosto, en el Triunfo de Antequera

Noche del 5 de agosto, por las calles de Talavera de la Reina

Madrugada del 5 de agosto, Cementerio de Lérida. Segundo Obispo asesinado

4 de agosto, a diferentes horas, por las calles de Barcelona

Últimas horas de la tarde del 3 de agosto, a 1, 5 km de Samalús

Mañana del 2 de agosto, Cementerio de Barbastro

2 de la madrugada del 2 de agosto, Cementerio de Barbastro

Mediodía del 1 de agosto, Paseo del Tránsito de Toledo

Ver posts de otros meses

MARZO 2017 (19 artículos)

FEBRERO 2017 (19 artículos)

ENERO 2017 (19 artículos)

DICIEMBRE 2016 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (18 artículos)

OCTUBRE 2016 (24 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (11 artículos)

AGOSTO 2016 (13 artículos)

JULIO 2016 (17 artículos)

JUNIO 2016 (30 artículos)

MAYO 2016 (31 artículos)

ABRIL 2016 (23 artículos)

MARZO 2016 (13 artículos)

FEBRERO 2016 (13 artículos)

ENERO 2016 (14 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (7 artículos)

AGOSTO 2015 (9 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (13 artículos)

MAYO 2015 (13 artículos)

ABRIL 2015 (13 artículos)

MARZO 2015 (10 artículos)

FEBRERO 2015 (7 artículos)

ENERO 2015 (14 artículos)

DICIEMBRE 2014 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (13 artículos)

AGOSTO 2014 (15 artículos)

JULIO 2014 (10 artículos)

JUNIO 2014 (12 artículos)

MAYO 2014 (20 artículos)

ABRIL 2014 (26 artículos)

MARZO 2014 (9 artículos)

FEBRERO 2014 (9 artículos)

ENERO 2014 (10 artículos)

DICIEMBRE 2013 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (12 artículos)

OCTUBRE 2013 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (11 artículos)

AGOSTO 2013 (10 artículos)

JULIO 2013 (9 artículos)

JUNIO 2013 (8 artículos)

MAYO 2013 (11 artículos)

ABRIL 2013 (9 artículos)

MARZO 2013 (8 artículos)

FEBRERO 2013 (9 artículos)

ENERO 2013 (14 artículos)

DICIEMBRE 2012 (18 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (17 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (10 artículos)

AGOSTO 2012 (12 artículos)

JULIO 2012 (8 artículos)

JUNIO 2012 (11 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (9 artículos)

MARZO 2012 (9 artículos)

FEBRERO 2012 (6 artículos)

ENERO 2012 (9 artículos)

DICIEMBRE 2011 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (36 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (35 artículos)

AGOSTO 2011 (47 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (8 artículos)

MAYO 2011 (7 artículos)

ABRIL 2011 (8 artículos)

MARZO 2011 (9 artículos)

FEBRERO 2011 (9 artículos)

ENERO 2011 (9 artículos)

DICIEMBRE 2010 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (12 artículos)

OCTUBRE 2010 (8 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS