Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

18h del 18 de agosto, en el cementerio de Valdealgorfa

Jorge López Teulón

18 agosto 2011



Seguro y valiente
            Conservo esta fotografía porque apareció publicada en el diario La Razón. Fue la primera vez que la vi. Después con el título de “Seguro y valiente” apareció publicada en el n° 637 de Alfa y Omega con el siguiente comentario:
Es un sacerdote, un instante antes de ser fusilado a causa de su fe.
La foto estaba en el despacho del recientemente fallecido, en trágico accidente de montaña, don Pablo Domínguez, Decano de la Facultad de Teología San Dámaso, de Madrid.
El pasado mes de enero, lo visitaron unos Legionarios de Cristo.
He aquí su testimonio:
-«¿Eres tú, Pablo, hace unos años?», le preguntamos.
-«¡No!», y sonriendo dijo que le gustaría haberlo sido...
«La conseguí en Moscú, en un congreso. Me gustó y, al leer las frases del recuadro, me interesé mucho más. Es la fotografía -lo explicaba brillándole los ojos, se sentía emocionado y con ganas de imitarle; parecía que hablaba de sí- de un sacerdote español, el Beato Martín Martínez, operario diocesano, natural de Valdealgorfa (Teruel), diócesis de Zaragoza. Se la tomó un fotógrafo ruso que estaba entre los republicanos, durante la guerra civil española. Fijaos bien en su mirada firme, los brazos en jarras, seguro y valiente... Se la tomaron un segundo antes de fusilarlo».
 
Lo que no sé, es si el diario La Razón, que la publicó varios años antes, la consiguió también por esa vía o por la de su propietario la Agencia EFE. El comentario que aparece en wikipedia es el siguiente respecto a la entrada del mártir Martín Martínez Pascual:
“Es mundialmente conocido por la fotografía que le tomó segundos antes de ser fusilado el fotógrafo alemán (Hans Gutmann) más conocido como Juan Guzmán (1911-1982). En el lateral de la fotografía original se lee la leyenda: Es propiedad de EFE WAR JUAN GUZMAN “Huesca, Spain, Guerra Civil Española, Zona Republicana titulada Sacerdote capturado por las fuerzas republicanas, instantes antes de ser fusilado” 1936.
 
Dos polémicas
            El Beato Martín Martínez Pascual es fusilado, como podemos leer a continuación, en su pueblo natal, Valdealgorfa, provincia de Teruel y diócesis de Zaragoza. Wikipedia dice, sin embargo, que fue en Siétamo, municipio situado a 12 km de Huesca. Eso es porque nuestro fotógrafo coloca Huesca en la leyenda de la fotografía como lugar del martirio. Hans Gutmann Guster era un fotógrafo alemán que se unió a las Brigadas Internacionales en Barcelona en el 1936 y combatió contra las tropas de Franco en el noreste de España. Realizó muchas fotografías en Barcelona y en las trincheras entre 1936 y 1937. Cuando se marchó a vivir a Méjico castellanizó su nombre haciéndose llamar Juan Guzmán. Las fotografías fueron donadas por su viuda a la agencia  EFE tras su muerte. Ésta sería una de ellas, junto a la de la famosa miliciana del Hotel Colón de Barcelona. Para mí, primera polémica zanjada: un extranjero perfectamente puede confundir las localidades y poner una por otra. Aunque quede claro que por lo menos hay 200km de distancia entre Valdealgorfa y Huesca.
 
            La segunda polémica es respecto a la foto que se conserva y que aparece en la red y esta otra foto.
            En primer lugar el joven mártir tenía 25 años. Con lo cual no hay muchas fotografías de él. En grupo donde apenas son imperceptibles los rasgos faciales y esta otra de joven seminarista. Tras muchos dimes y diretes en la red, creo acertado el siguiente comentario:
Hoy he estado en Valdealgorfa. No he podido localizar a gente muy cualificada sobre el tema. Pero con quienes he hablado confirman que la foto es del Beato Martín. Me he sentido un poco violento preguntando, con la estampa en la mano, si es él. Dan la vuelta a la estampa y te dicen ¿No ve lo que pone aquí?
Valdealgorfa es un pueblo de unos 800 habitantes donde todo el mundo se conoce. Ellos han editado la estampa con la foto de “su” Beato y casi se ofenden cuando les planteas la pregunta. Es impensable que en Aragón hayan editado, en su propio pueblo, una estampa con la imagen falseada.
Comparando las dos fotografías yo creo que pueden corresponder perfectamente a la misma persona. La nariz, la comisura de los labios, los ojos y la frente, con la línea de salida del cabello, son las mismas. Veo algo diferentes la línea de las cejas, quizá la boca y la oreja, aunque ambas fotos no están tomadas desde el mismo ángulo y eso distorsiona un poco la imagen.
Lo que cambia radicalmente es la expresión, pero es que las situaciones son extremadamente distintas: Tu foto es la de un seminarista, repeinado y gordinflete, con una sonrisa artificial, esperando el disparo de un fotógrafo para dejar constancia en un carnet o en una orla de compañeros de curso.
La otra es la de un hombre que lleva casi un mes escondido en un pajar, mal alimentado, sin ningún cuidado higiénico. Que ha salido de su escondite para salvar la vida de su padre, que no está posando para el fotógrafo, y lo que espera con un gran coraje, es una ráfaga de balas que le envíen directamente al cielo con la corona del martirio puesta.
Yo lo veo así. De todas maneras cuando tenga más oportunidades de aclarar tus dudas lo intentaré.
(Comentario hecho en www.1936-1939.com/?p=3280, el 1 de mayo de 2010, por Pedro J. Bel Said)
           
Para mí, segunda polémica zanjada: ya saben lo que dicen los italianos: se non è vero, è ben trovato. Yo creo que sí que es él. Y si no, el mismo fotógrafo dejó claro que se trataba de un sacerdote que afronta el martirio por su condición sacerdotal. Así pues, en él están representados los miles de sacerdotes sacrificados en la contienda.
 
Beato Martín Martínez Pascual
Nació en Valdealgorfa, provincia de Teruel y diócesis de Zaragoza, el 11 de noviembre de 1910. Fueron sus padres Martín Martínez Callao y Francisca Pascual Amposta. Fue bautizado al día siguiente de nacer. Su vocación surgió del contacto con un sacerdote ejemplar, don Mariano Portolés, que suscitó muchas vocaciones en Valdealgorfa. Este sacerdote cultivaba con esmero los gérmenes de vocación y acompañaba a los seminaristas en vacaciones.
De niño entró en el Seminario de Belchite y luego continuó en el Seminario mayor de Zaragoza donde hizo todos los estudios, salvo el último curso 1934-35, que ya había ingresado en la Hermandad. Recibió la ordenación sacerdotal el 15 de junio de 1935. Fue destinado como formador al Colegio de San José de Murcia y como profesor del Seminario diocesano de San Fulgencio. Terminado el curso, hizo los ejercicios espirituales en Tortosa del 26 de junio al 5 de julio de 1936. Luego marchó de vacaciones a su pueblo y allí le sorprendió la persecución.
El 26 de julio, avisado de que lo buscaban para matarlo, se escondió en casa de algunas familias amigas. Más tarde huyó a una finca a tres kilómetros del pueblo y se ocultó.
 
El Beato Juan Pablo II lo beatificó el 1 de octubre de 1995
Fue beatificado junto a otros ocho miembros de la Sociedad de Sacerdotes Operarios Diocesanos, todos rectores y maestros en Seminarios. La lista la encabeza el padre Pedro Ruiz de los Paños y la completan: José Sala Pico, Guillermo Plaza Hernández, Recaredo Centelles Abad, Antonio Perulles Estivill, Martín Martínez Pascual, José Pascual Carda Saporta, Isidro Bover Oliver, José Peris Polo; éste es un primer grupo de nueve beatificado, sobre un total de treinta sacerdotes de la Hermandad, absurdamente asesinados
El Operario diocesano Juan de Andrés Hernansanz escribió en 1990 el martirologio de los Operarios Diocesanos. Con el título “Testigos de su sacerdocio” el autor nos acerca a la historia, la vida y la muerte de los 9 miembros de la Hermandad de Sacerdotes Operarios Diocesanos beatificados que murieron entre julio y octubre de 1936. Son los primeros meses de la sangrienta contienda que calcina España a lo largo de tres dolorosos años. La obra es a un tiempo biografía y libro de actas martiriales. Lo podéis leer en internet:
Dejemos a Juan de Andrés Hernansanz que nos narre el último día del Beato.
 
El acoso brutal y definitivo
El 17 de agosto, por la noche, llegaron muchos milicianos forasteros, y empezó a correrse la voz de que iban a matar a todos los sacerdotes. Era el primer objetivo de aquellos pobres asesinos. Era la consigna que habían recibido. El sacerdote Fuster Antolín vio pasar el “camión de milicianos forasteros. En la plaza oí que preguntaron a los del pueblo, lo primero, si habían matado al cura, y después les dijeron que habían de derribar una cruz que había a la entrada del pueblo, y que si no la derribaban, los matarían a ellos”.

El 18, por la mañana, muy temprano, dieron un bando -era ya el tercero, y el ultimátum- para que todos los que tuvieran sacerdotes en su casa, los entregaran. Si no lo hacían, serían pasados por las armas. El Beato Martín Martínez huyó al campo, a la cueva que había en la finca del señor Venancio, según habían acordado éste y el padre de mosén Martín. Poco tiempo estuvo allí. Lo suficiente para respirar aire puro después de tantos días de encierro, para despejar un poco la cabeza y para orar mucho.
A raíz del bando conminatorio se presentaron los sacerdotes, a quienes encarcelaron en el calabozo del Ayuntamiento. Un grupo de seglares, por el hecho de ser católicos destacados, estaban ya encarcelados en una ermita del pueblo. Mosén Martín había ido al campo, a la cueva de la finca del señor Venancio.
Al no presentarse Martín Martínez, los milicianos “fueron a su casa y detuvieron a su padre, obligándole a que les descubriese el escondite de su hijo”. El padre de mosén Martín estaba dispuesto a morir con tal que se salvara su hijo. Pero es terrible la crueldad de odio tan cerril, obligando a un padre a entregar a su hijo. El padre del siervo de Dios envió recado a su hijo para que se enterara de cómo iban sucediéndose los acontecimientos, y rogándole que se escapara para no ser detenido y fusilado. Dice el señor Venancio: “El padre del sacerdote vino a mi casa para encargarme que fuera a donde estaba su hijo y le comunicara esto; pero que le dijera que no volviera al pueblo”.
Con razón afirma un testigo: “Le hubiera sido fácil huir”. Mucho más cuando así se lo aconsejaban y facilitaban las personas que lo encontraron cuando venía corriendo, a toda prisa, para presentarse al Comité, teniendo la seguridad de que lo matarían.
 
Amó y se entregó
Vino al pueblo, desde el campo. “Vino con alegría. Esto lo sé por una vecina, llamada Teresa Expósito, que le encontró cuando iba a entrar en el pueblo y, al querer disuadirle, el siervo de Dios le dijo que iba precisamente a presentarse, sabiendo que iban a matarle”.
El señor Benigno Peris Seguer,  que era uno del Comité “le salió al paso, era muy amigo de su familia. Le dijo que le podía salvar, y que a sus familiares no les pasaría nada, que era sólo para amenazarles. El siervo de Dios rechazó este ofrecimiento con una valentía extraordinaria. Le dijo entonces el siervo de Dios que de antemano perdonaba a todos; le dio unos abrazos para sus familiares y el encargo de que perdonasen a sus asesinos”.
 
Confesó y no negó
Cuando el siervo de Dios recibió la noticia de que su padre había sido arrestado, “dijo que su obligación era salvar a su padre y correr la suerte de los demás sacerdotes. Y se fue de prisa al pueblo”. Los del Comité del pueblo querían, en general, salvar a Martín a toda costa. Era muy bueno. Era muy joven. Era muy querido. Quisieron valerse de una estratagema: convencer a los “forasteros”, a los del Comité de Alcañiz, que Martín era un estudiante y todavía no era sacerdote. Cuando llegó el siervo de Dios al Comité, “le preguntaron: -¿Eres tú Martín Martínez, el estudiante? Y él dijo que era Martín Martínez; pero que era sacerdote como los demás que tenían allí”.
 A mosén Martín le urgían dos cosas: salvar a su padre y poder dar la comunión por viático a sus hermanos sacerdotes antes del martirio.
 
Camino del Calvario
Mosén Martín Martínez “estuvo minutos nada más en la cárcel”. Lo suficiente para dar a Cristo y comulgar él mismo con los otros sacerdotes. La comunión más fervorosa para todos ellos, sin duda. Además, no la esperaban. Martín la había guardado para el día de su sepultura. Tan poco tiempo estuvo que, al llegar al pueblo el señor que le llevó recado con lo de su padre, ya oyó los disparos que mataban a las víctimas.
En una ermita del pueblo, la de Nuestra Señora del Buen Suceso, tenían encarcelado los milicianos a un grupo de seglares, que también fueron fusilados con el siervo de Dios.
Sacaron a los sacerdotes del calabozo del Ayuntamiento y los llevaron caminando hasta la Plaza del Convento, muy cerca de la casa de mosén Martín. Allí había un camión, esperándolos. Benigno Peris, el miliciano, estaba allí también esperando, y se acercó a mosén Martín para decirle que había cumplido su encargo de dar un abrazo a sus padres y darles el consejo de que perdonaran a sus asesinos. Él me dio un millón de gracias y me dijo que rogaría por mí desde el cielo. Ese mismo camión recogió después a los seglares que mataron ese día.
Muchos vieron el espectáculo de aquellos sacerdotes y seglares camino de la muerte. Interesaba a los esbirros que la gente escarmentara y no se le volviera a ocurrir ser buena.
 
Murió de frente
Los llevaron hacia el cementerio y allí, junto al camino, los mataron. Le mataron de frente, porque él no quiso ponerse de espalda, porque no había hecho ningún mal.
Un miliciano que presenció la ejecución cuenta que “el siervo de Dios, cuando le dijeron, al ir a matarle, que se pusiera de espalda, contestó que quería morir de frente, y que había sido muy valiente y gritó en aquel momento: ¡Viva Cristo Rey!”.
Los disparos se oyeron muy bien desde el pueblo. Lo manifiestan los testigos. Lo mataron el 18 de agosto, martes, a las seis de la tarde.

Religión en Libertad es gratis… pero necesita de tu ayuda para que siga existiendo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Jorge López Teulón
Jorge López Teulón (Madrid 1970). Tras cursar los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor de San Ildefonso, recibe la ordenación sacerdotal, el 25 de junio 1995. Sus años de ministerio sacerdotal los ha desarrollado en la ciudad de Talavera de la Reina (Toledo). Delegado de Medios de Comunicación Social en la Vicaría de Talavera (1996-2005). Se le encargó durante un quinquenio (1998-2002) la retransmisión para el territorio nacional de la Misa dominical retransmitida por la Cadena COPE. Desde 1996 es el Capellán del Colegio Compañía de María de la Orden de Hijas de María Nuestra Señora en Talavera.

En el año 2002 fue nombrado Postulador de una Causa de más de 900 mártires de la persecución religiosa de 1936 a 1939, para la Provincia eclesiástica de Toledo y la diócesis de Ávila.

Ha creado la página www.persecucionreligiosa.es , primera página en lengua española dedicada exclusivamente a este tema.

También ha creado la página www.cardenaldonmarcelo.es

Jorge López Teulón, jorgelteulon@gmail.com, es autor, editor y responsable del Blog Victor in vínculis, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
AGOSTO 2011

Madrugada del 31 de agosto, cementerio de San Rafael de Málaga

30 de agosto, son asesinados los Obispos de Guadix y Almería

Noche del 28 de agosto, a 1km de Elche de la Sierra

Mañana del 28 de agosto, junto al Cristo de la Vega

Última hora del mediodía del 27 de agosto, en Tartareu

Noche del 26 de agosto, en la Dehesa de la Villa de Madrid

Mañana del 25 de agosto, en la carretera de Llagostera a Vidreres

A lo largo del 24 de agosto, en Toledo, Peñas de San Pedro y Algemesí

Tarde del 23 de agosto, en el pozo-mina de Camuñas

Madrugada del 23 de agosto, en la puerta del Cambrón de Toledo

Mañana del 22 de agosto, a 8 km de Ciudad Real. Fusilan al octavo Obispo español.

Madrugada del 21 de agosto, en el cementerio de Lleida

Madrugada del 20 de agosto, cementerio de Xátiva

Noche del 19 de agosto, en Barcience, cerca de Torrijos

5h del 19 de agosto, en Benavites

18h del 18 de agosto, en el cementerio de Valdealgorfa

Mañana del 18 de agosto, en Rafelbunyol

Tarde-noche del 17 de agosto, en Castellfullit, Llavorsí y San Sebastián

3,45 del 16 de agosto, en Fuente el Fresno

Tarde del 15 de agosto, por las calles de Málaga

0,30 del 15 de agosto, en la Pradera de San Isidro

16h del 14 de agosto, en el cementerio de Jove, Gijón

Tarde del 13 de agosto, en el cementerio de Salás de Pallars

13 de agosto, en las checas de Lista y Bellas Artes de Madrid

5,30h del 13 de agosto, en los PP. Escolapios de Barbastro

17h del 12 de agosto, en el Coll de Lilla. Queman el cuerpo del séptimo Obispo

Mañana del 12 de agosto, en Puerto de San Vicente

2 de la madrugada del 12 de agosto, en Hornachuelos

23h del 11 de agosto, estación de Jaén. Mañana fusilan al sexto Obispo

2 de la madrugada del 11 de agosto, en un cruce de carretera de Agullent

10 de agosto, sepultado el cadáver del quinto Obispo asesinado

Mañana del 10 de agosto, en la playa de El Saler de Valencia

Últimas horas del 9 de agosto, en el Clínico de Barcelona

19,30 del 9 de agosto, a 9 km de Toledo

2 de la madrugada del 9 de agosto, Cementerio de Barbastro. Inmolado el cuarto Obispo.

Noche del 8 de agosto, en La Villa de D. Fadrique

Mañana del 8 de agosto, en la Pradera de San Isidro

Últimas horas del 7 de agosto, a 5km de Cuenca. Fusilan al tercer Obispo

Primeras horas del 7 de agosto, en la Boca del Congosto

18 horas del 6 de agosto, en el Triunfo de Antequera

Noche del 5 de agosto, por las calles de Talavera de la Reina

Madrugada del 5 de agosto, Cementerio de Lérida. Segundo Obispo asesinado

4 de agosto, a diferentes horas, por las calles de Barcelona

Últimas horas de la tarde del 3 de agosto, a 1, 5 km de Samalús

Mañana del 2 de agosto, Cementerio de Barbastro

2 de la madrugada del 2 de agosto, Cementerio de Barbastro

Mediodía del 1 de agosto, Paseo del Tránsito de Toledo

Ver posts de otros meses

JUNIO 2017 (10 artículos)

MAYO 2017 (18 artículos)

ABRIL 2017 (23 artículos)

MARZO 2017 (24 artículos)

FEBRERO 2017 (19 artículos)

ENERO 2017 (18 artículos)

DICIEMBRE 2016 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (18 artículos)

OCTUBRE 2016 (24 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (11 artículos)

AGOSTO 2016 (13 artículos)

JULIO 2016 (17 artículos)

JUNIO 2016 (30 artículos)

MAYO 2016 (31 artículos)

ABRIL 2016 (23 artículos)

MARZO 2016 (13 artículos)

FEBRERO 2016 (13 artículos)

ENERO 2016 (14 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (7 artículos)

AGOSTO 2015 (9 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (13 artículos)

MAYO 2015 (13 artículos)

ABRIL 2015 (13 artículos)

MARZO 2015 (10 artículos)

FEBRERO 2015 (8 artículos)

ENERO 2015 (14 artículos)

DICIEMBRE 2014 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (13 artículos)

AGOSTO 2014 (15 artículos)

JULIO 2014 (10 artículos)

JUNIO 2014 (12 artículos)

MAYO 2014 (20 artículos)

ABRIL 2014 (26 artículos)

MARZO 2014 (9 artículos)

FEBRERO 2014 (9 artículos)

ENERO 2014 (10 artículos)

DICIEMBRE 2013 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (12 artículos)

OCTUBRE 2013 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (11 artículos)

AGOSTO 2013 (10 artículos)

JULIO 2013 (9 artículos)

JUNIO 2013 (8 artículos)

MAYO 2013 (11 artículos)

ABRIL 2013 (9 artículos)

MARZO 2013 (8 artículos)

FEBRERO 2013 (9 artículos)

ENERO 2013 (14 artículos)

DICIEMBRE 2012 (18 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (17 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (10 artículos)

AGOSTO 2012 (12 artículos)

JULIO 2012 (8 artículos)

JUNIO 2012 (11 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (9 artículos)

MARZO 2012 (9 artículos)

FEBRERO 2012 (6 artículos)

ENERO 2012 (9 artículos)

DICIEMBRE 2011 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (36 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (35 artículos)

AGOSTO 2011 (47 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (8 artículos)

MAYO 2011 (7 artículos)

ABRIL 2011 (8 artículos)

MARZO 2011 (9 artículos)

FEBRERO 2011 (9 artículos)

ENERO 2011 (9 artículos)

DICIEMBRE 2010 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (12 artículos)

OCTUBRE 2010 (8 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS