Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Lunes, 01 de septiembre de 2014 | 19:50 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Actualizado 24 agosto 2011
Con este signo vencerás

          Estas son las palabras que resonaron en los oídos del entonces pagano emperador Constantino…, antes de la batalla del puente Milvio. Corría el año 312 y el Imperio romano, estaba dividido en dos desde que en el año 305 Diocleciano había dejado de ser emperador único y compartía el poder con Maximiano, también con categoría de emperador. Maximiano gobernaba en el occidente, mientras que Diocleciano gobernaba el oriente desde su fastuoso palacio situado en Split, actual Croacia. Después de una serie de vicisitudes histórica muere en Britania El emperador de occidente Constacio Cloro, casado con una cristiana llamada Elena, más tarde Santa Elena. Muere Constancio Cloro y sus legiones proclaman emperador a su hijo Constantino, tolerante con el cristianismo. Pero en Roma se proclama emperador un furibundo pagano llamado Majencio, hijo de un antiguo tetrarca, que proseguía la persecución de los cristianos comenzada en su última etapa por Diocleciano, por lo que surgió la guerra.

 

La batalla decisiva se dio en el puente Milvio, cuando las legiones de Constantino marchaban para la ocupación de Roma con fuerzas inferiores a las de Majencio. Previamente antes de la batalla, Majencio había hecho una consulta a los augures, que desentrañando la vísceras de las aves, como era la costumbre romana, le dieron una respuesta sibilina, diciéndole: “El traidor será aniquilado” con lo cual Majencio, se fue todo contento con estos auspicios, hacia la batalla, sin caer en la cuenta, de que el traidor aniquilado sería él.

 

Según cuenta la leyenda, Constantino tuvo una visión. Vio en sueños una Cruz en el cielo, al mismo tiempo que una voz divina, le indicaba que con ese signo vencería, “in hoc signo vinces”. Constantino hizo decorar los escudos de sus soldados con el símbolo de la cruz y se lanzó contra el ejército enemigo. El emperador Constantino, se percató enseguida, de que los jinetes de Majencio tenían desprotegido el vientre de sus monturas, por lo cual le resultó fácil para sus tropas destripar a la caballería enemiga. Finalmente, venció después de una dura lucha y Majencio murió ahogado en el río durante la batalla, en razón al peso de su propia armadura cuando su ejército huía ante la acometida de los hombres de Constantino. Sólo su cabeza volvió a Roma al día siguiente, cuando Constantino la exhibió en señal de victoria. Tras esta visión, Constantino instituyó un nuevo estandarte para marchar a las batallas, al que llamaría “lábaro” y en él la cruz era el signo predominante.

 

El triunfo de Constantino, supuso también el triunfo del  cristianismo y dio pie, a que se promulgase un año más tarde en el 313 el Edicto de Milán por el que quedaba legalizado el cristianismo. Se despenalizó la práctica del cristianismo y se devolvieron las propiedades de la Iglesia. El papa que gobernaba la Iglesia en aquella época, año 312, era San Silvestre, conocido por tener su celebración el 31 de diciembre, el último día de cada año.

 

En el imperio romano y en los pueblos no romanos de aquella época, morir en la cruz era una ignominia. Los romanos solo crucificaban a los esclavos y a los reos de delito de muerte que no fuesen ciudadanos romanos. A un ciudadano romano solo lo podía condenar a muerte la justicia del emperador y esta era siempre por medio de espada o decapitación, nunca por crucifixión. Por ello San Pedro, fue crucificado cabeza abajo a petición propia, para ser inferior a su Maestro, y San Pablo como era ciudadano romano fue decapitado.

 

El Señor, no solo se le dijo a Constantino: in hoc signo vinces”, sino que nos lo dijo a todos y muy especialmente a ti lector que estás leyendo esto y a mí, que lo estoy escribiendo. Es imposible a nadie querer salvarse de las garras del maligno e ir a hacerle eternamente compañía en su reino de odio, si ni tenemos siempre presente a lo largo de nuestra vida el significado de la cruz salvadora. La cruz para el cristiano es un signo de amor y de triunfo. Es signo del amor que el Dios nos demostró, porque  la  cruz levantada es el centro de la historia humana es el testimonio elocuente del amor de Dios por los hombres; “Tanto amó Dios al mundo que le entregó a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en Él no perezca, sino que tenga vida eterna” (Jn 3,16)”. Es signo de triunfo, porque fue precisamente en la cruz, donde Cristo venció al maligno y nos rescató de sus garras, abriéndonos las puertas del cielo. Para nadie hay posibilidad alguna de salvación, sin amor a la cruz.

 

El Catecismo de la Iglesia católica en su parágrafo 2.015 nos dice que: “El camino de la perfección pasa por la cruz. No hay santidad sin renuncia y sin combate espiritual (cf. 2 Tm. 4). El progreso espiritual implica la ascesis y la mortificación que conducen gradualmente a vivir en la paz y el gozo de las bienaventuranzas: El que asciende no cesa nunca de ir de comienzo en comienzo mediante comienzos que no tienen fin. Jamás el que asciende deja de desear lo que ya conoce (S. Gregorio de Nisa, hom. in Cant 8)”.

 

La Cruz, ha constituido siempre una verdadera obsesión en las almas enamoradas del Señor. Abrazar su cruz es su mayor goce, porque continuamente recuerdan que el Señor dejó dicho. Primeramente: "Venid a mi todos los que estáis fatigados y cargados, que yo os aliviare. Tomad sobre vosotros mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallareis descanso para vuestras almas, pues mi yugo es blando y mi carga ligera”. (Mt 11,28-30). Y más tarde completó la invitación, diciéndonos: “…, si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y me siga”. (Mt 16,24). Que nadie pretenda santificarse sin amar la cruz, el que trate de buscar a Dios sin sufrimientos pierde el tiempo, nunca llegará a encontrarlo.

 

Tenemos que pensar que una cosa es aceptar resignadamente los males que nos aquejan, como permitidos por Dios y otra mucho mejor es amarlos, es decir abrazarnos a nuestra cruz, porque el precio de una alta amistad y amor con él Señor, es beber con Él su cáliz, porque si queremos ser perfectos, más hay que preocuparse de ayudar a Cristo a llevar su cruz que de pedirle a Él nos ayude a llevar la nuestra. La cruz para nosotros es el orgullo de llevar la marca del cordero, porque si no la llevásemos seríamos sospechosos de no pertenecer al rebaño y satanás ya nos consideraría una propiedad suya. Como desgraciadamente considera ahora en este mundo, a muchos que no se toman en serio, el único negocio serio que tenemos que concluir en esta vida, porque: “Y ¿que aprovecha al hombre ganar todo el mundo si pierde su alma? ¿O que podrá dar el hombre a cambio de su alma? Porque el Hijo del hombre ha de venir en la gloria de su Padre, con sus ángeles, y entonces dará a cada uno según sus obras”. (Mt 16,26-27).

 

El polaco Slawomir, Biela, escribe diciéndonos: “La meta deseada de tu camino a la santidad, debe de ser unirte con Cristo crucificado y morir en unión con Él. Si no aspiras a esta meta en tu vida, puedes desperdiciarla esta”. Y en el mismo libro más adelante añade: “Al contemplar la vida de los santos, podemos decir, que a partir de un momento determinado, su vida se vuelve una cadena de sucesivas experiencias y pruebas de fe cada vez más difíciles, hasta que finalmente llega el momento más dramático. La crucifixión. Seguro que en ese momento repiten el grito  de Cristo crucificado: “¡Dios mío, Dios mío! ¿Por qué me has abandonado?” Como el lector se habrá dado cuenta, Biela, se está refiriendo, a esa etapa de sufrimiento que existe en el desarrollo de la vida espiritual, por la que pasa toda alma, que quiere purificarse en esta vida, y que San Juan de la Cruz llamaba: “La noche oscura”.

           

Todo el que se entregue al Señor y quiera ser perfecto: “Sed, pues, perfectos, como perfecto es vuestro Padre celestial”. (Mt 5,48), inexorablemente se ha de purificar de los reatos de culpa de sus pecados, aunque ya estén perdonados, pues todo pecado nos deja plantada una raíz que hemos de extinguir purificándonos, pues esta es la función del purgatorio, la de purificarnos. Y pensemos que la purificación de aquí abajo es más sencilla y cuesta menos, que la que haya que sufrirse  en el purgatorio. Y dentro de este proceso de purificación, es donde se ha de pasar la llamada “Noche oscura”, cuyas características serán totalmente distintas para cada persona, de la misma forma que son distintas todas las almas humanas.

 

Mi más cordial saludo lector y el deseo de que Dios te bendiga.

 

Otras glosas o libros del autor relacionados con este tema.

-        Libro. SANTIDAD EN EL PONTIFICADO. Isbn. 978-84-612-6635-7.

-        (I) Noche oscura del alma. Glosa del 26-10-10

-        (II) Noche activa de los sentidos. Glosa del 28-10-10

-        (III) Noche pasiva de los sentidos. Glosa del 30-10-10

-        Castillo interior. Glosa del 03-11-10
 

-        Las serpientes del Sinaí. Glosa del 24-07-09

-        La cruz de cada uno. Glosa del 07-02-10

 

¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Juan del Carmelo
Juan del Carmelo no es quien dice ser. O mejor dicho, es quien es, pero prefiere presentarse en su alter ego Juan del Carmelo que no es más que un seglar que, a finales de los años 80, experimentó la llamada de Dios y se vinculó al Carmelo Teresiano. Ha publicado libros de espiritualidad como «Mosaico espiritual», «Santidad en el Pontificado», o «En las manos de Dios» Como lo cortés no quita lo valiente es, además, un empresario de éxito. Y nos acompaña, con sencillez y hondura, desde «El blog de Juan del Carmelo».

Juan del Carmelo, es autor, editor y responsable del Blog El Blog de Juan del Carmelo, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
AGOSTO 2011

Acompañantes sobrenaturales y humanos

Seguir el camino

Vivir en este mundo

Con este signo vencerás

Visión corporal, visión espirtual

Lucha ascética y mística

Conocer al enemigo

¿Qué es lo virtual?

Rompecabezas de preguntas

Felicidad y amor

Andrés

¿Estamos predestinados?

Añadidura

Lo irremediable

Imitar a Cristo

Ver posts de otros meses

AGOSTO 2014 (16 artículos)

JULIO 2014 (15 artículos)

JUNIO 2014 (15 artículos)

MAYO 2014 (16 artículos)

ABRIL 2014 (15 artículos)

MARZO 2014 (15 artículos)

FEBRERO 2014 (14 artículos)

ENERO 2014 (16 artículos)

DICIEMBRE 2013 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (15 artículos)

OCTUBRE 2013 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (15 artículos)

AGOSTO 2013 (15 artículos)

JULIO 2013 (16 artículos)

JUNIO 2013 (15 artículos)

MAYO 2013 (15 artículos)

ABRIL 2013 (15 artículos)

MARZO 2013 (16 artículos)

FEBRERO 2013 (14 artículos)

ENERO 2013 (16 artículos)

DICIEMBRE 2012 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (15 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (15 artículos)

AGOSTO 2012 (15 artículos)

JULIO 2012 (16 artículos)

JUNIO 2012 (15 artículos)

MAYO 2012 (15 artículos)

ABRIL 2012 (15 artículos)

MARZO 2012 (16 artículos)

FEBRERO 2012 (14 artículos)

ENERO 2012 (16 artículos)

DICIEMBRE 2011 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (15 artículos)

OCTUBRE 2011 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (15 artículos)

AGOSTO 2011 (15 artículos)

JULIO 2011 (16 artículos)

JUNIO 2011 (15 artículos)

MAYO 2011 (15 artículos)

ABRIL 2011 (15 artículos)

MARZO 2011 (16 artículos)

FEBRERO 2011 (14 artículos)

ENERO 2011 (15 artículos)

DICIEMBRE 2010 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (15 artículos)

OCTUBRE 2010 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (15 artículos)

AGOSTO 2010 (16 artículos)

JULIO 2010 (15 artículos)

JUNIO 2010 (15 artículos)

MAYO 2010 (16 artículos)

ABRIL 2010 (15 artículos)

MARZO 2010 (16 artículos)

FEBRERO 2010 (14 artículos)

ENERO 2010 (15 artículos)

DICIEMBRE 2009 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (15 artículos)

OCTUBRE 2009 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (14 artículos)

AGOSTO 2009 (13 artículos)

JULIO 2009 (14 artículos)

JUNIO 2009 (12 artículos)

MAYO 2009 (7 artículos)

Lo más leído
1 Quien defienda públicamente el matrimonio entre hombre y mujer en Costa Rica podría ir a la cárcel
2 Rico, tibio e hiperactivo, Jean-Marc tuvo una experiencia mística ante el Santísimo y se transformó
3 «El perdón de los pecados de la fe católica me da esperanza y alegría», dice Alex de la Iglesia
4 «The Giver: El Dador de Recuerdos»: una película contra la cultura de la muerte erigida en régimen
5 Dinamarca, enemiga del Islam
6 El móvil puede matar. Una parábola
7 Teresa Chikaba, la Negrita de la Penitencia: de princesa a esclava, monja dominica y muerte santa
8 Británica ex rockera, ahora yihadista, quiere decapitar a cristianos
9 Aberraciones
10 El Papa retoma las misas diarias en la residencia Santa Marta predicando sobre la humildad