Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

El voto de martirio de san Pedro Poveda

Jorge López Teulón

6 marzo 2016

TAGS Juan Pablo II

El viernes se estrenó, con mucho éxito, la película Poveda. ReL se ha hecho eco con numerosos artículos. La última escena muestra el cuerpo del insigne pedagogo Pedro Poveda, sacerdote y mártir, que yace junto a la capilla del cementerio de La Almudena de Madrid. Al día siguiente su cuerpo será reconocido y trasladado a la sacramental de San Lorenzo, donde recibirá sepultura. Sus reliquias yacen actualmente en el Centro Santa María de los Negrales, de la Institución Teresiana, en la sierra madrileña a 40 kilómetros de Madrid en donde también se veneran los restos de Josefa Segovia Morón. 
 
San Pedro Poveda, sacerdote y mártir
 
Hace unas semanas dediqué tres artículos a San Pedro Poveda, sacerdote y mártir. En la página web de la Institución Teresiana se puede leer las líneas que narran las últimas horas martiriales de su vida:
 
“En el clima de tensión que vivió España durante los años previos a la guerra civil, Poveda recomendó siempre a sus colaboradores y miembros de la Institución Teresiana audacia para mantener sus principios pero con mansedumbre, sin provocaciones. En 1935 afirmaba que “la mansedumbre, la afabilidad, la dulzura, son las virtudes que conquistan al mundo”.
 
Ante el conflicto que se vivía en España él pedía serenidad, oración continua, reflexión y la misma actitud que tuvieron los primeros mártires cristianos. Pocos días antes de morir, en julio de 1936 escribía:
 
“Nunca como ahora debemos estudiar la vida de los primeros cristianos para aprender de ellos a conducirnos en tiempo de persecución. ¡Cómo obedecían a la Iglesia, cómo confesaban a Jesucristo, cómo se preparaban para el martirio, cómo oraban por sus perseguidores, cómo perdonaban, cómo amaban, cómo bendecían al Señor, cómo alentaban a sus hermanos!”.
 


Pedro Poveda murió el 28 de julio de 1936
. Fueron a buscarle a su casa en la madrileña calle Alameda. Acababa de celebrar su última Misa. Al identificarse dijo: “Soy sacerdote de Cristo”.

Su proceso de beatificación se inició en 1955. Fue declarado mártir y beatificado por Juan Pablo II en Roma el 10 de octubre de 1993. Junto a él fue beatificada Victoria Díez, una joven de 33 años, maestra rural y miembro de la Institución Teresiana. Fue canonizado en Madrid el 4 de mayo de 2003.
 
 
“…y quisiera firmarlo con sangre de mi corazón”.
 
Entre las últimas recomendaciones a las maestras de la Institución ante la persecución decía san Pedro: “Si os preguntan si sois teresianas, contestad que sois maestras. No tenéis obligación de decir que pertenecéis a la Institución. Pero si os preguntan si sois católicas, entonces sí. Negar a Cristo y a la Iglesia, eso nunca”.
Estos son los detalles de su martirio relatados en una carta de la Venerable Josefa Segovia explicando a todas las Teresianas las circunstancias de su muerte.

 
“Se vistió de paisano cuando llegaron los de la CNT (acababa de celebrar Misa) y les preguntó si querían registrar la casa. Dijeron que no y se lo llevaron con su hermano Carlos, al que soltaron a las 12 de la mañana (testigos refieren que al ser separado de su hermano, le dijo: “Serenidad, Carlos, se ve que el Señor, que me ha querido fundador, me quiere también mártir”). Encontraron su cuerpo al día siguiente dos teresianas en “el cementerio del este, cerca del depósito de cadáveres no identificados”.
 
Cuando una de ellas, María Astudillo, lo reconoció, cayó a sus pies con tanta devoción y veneración que los milicianos que vigilaban el depósito se quedaron muy impresionadas y decían por San Pedro que “debía de ser buena persona”. Al final la tuvieron que levantar entre dos porque ella no se quería separar de él. Llevaba el escapulario por fuera y cuando le incorporaron para quitárselo, salió sangre por la espalda, así que dedujeron que le habían disparado por la espalda, hacia las 5 de la madrugada. Él decía siempre “un cristiano sin escapulario es como un militar desarmado”. Llevaba también al cuello y no a la cintura “el cinturón de la Consolación”.
 
Así que la expresión de su Consagración a los dogmas marianos: “y quisiera firmarlo con sangre de mi corazón, se realizó el día de su martirio, pues como se nos dice, el escapulario que llevaba quedó empapado con su sangre. El escapulario puede venerarse en la casa que tiene la IT en la calle Príncipe de Vergara, 88.


Sobre el desagravio
 
En las páginas 1030 y 1031 del primer tomo de las Obras de San Pedro Poveda, “Creí por esto hablé”, encontramos lo que sucedió el 2 de junio de 1932 y que el mismo santo nos narra:
 
Realmente no es necesaria ninguna composición de lugar teniendo a Jesús presente en la sagrada Eucaristía y el sagrario abierto. Pero nos ayudará mucho representarnos la escena que describe el Evangelio de mañana. Se refiere en él cómo los judíos, por ser la víspera del gran sábado, quisieron quitar los cuerpos de los ajusticiados y fueron a quebrarles las piernas para acabar con ellos. Lo hicieron con los dos ladrones y no con nuestro Señor, que, estaba ya muerto, pero un soldado con la punta de una lanza le atravesó el costado.
 
El eximio Suárez sostiene que el costado se abrió de par en par. La mayoría cree que fue tan fuerte la lanzada que atravesó el corazón. Nuestro adorable Salvador habla de esto cuando dice a Santo Tomás que meta los dedos en sus llagas y la mano en el costado. También la Sagrada Escritura nos habla de los agujeros de la peña y la cueva de la cerca, la brecha que abrió la crueldad.
 
Con la gracia de tener por fe a Jesús preguntemos a nuestro Señor qué quiere y qué desea de nosotros. Aquí estamos, hablad Señor que vuestro siervo escucha, podemos decir cada uno de nosotros. Quizás lo mejor sería aprovechar esta soledad del mundo y pedir perdón y misericordia al Señor.
 
En aquella tarde imborrable, aquella tarde terrible (se refiere a los incendios de iglesias e instituciones religiosas en Madrid los días 11 y 12 de mayo de 1931), cuando yo bajé a este sagrario para consumir, y cuando el temblor no me dejaba pasar apenas una Forma, no se me ocurría más que decir: perdón, misericordia.
 
Ésta es la fiesta de la misericordia, del perdón, del desagravio, de la reparación. Siempre lo ha sido, pero este año más que ningún otro. Por eso, después de esta consideración y composición de lugar, me ha parecido mejor que dejaros solas, hacer en voz alta lo que yo había de hacer con el pensamiento.
 
Debemos siempre, lo vengo diciendo de antiguo, comenzar todos nuestros actos por la acción de gracias. Esta noche las daremos por la institución de la sagrada Eucaristía; lo más grande que hay. Pero no ha de ser una acción de gracias general, como la haría cualquier cristiano. Hemos de dar rendidas gracias por tantos tabernáculos, por tantos sagrarios como hay en esta nación. A pesar de lo nublado. Aunque parezca que el Corazón de Jesús duerme, está en vela. Démosle infinitas gracias por los miles de sagrarios, de tabernáculos, que hay en España. ¡Cuántas parroquias, cuántas catedrales, cuántas capillas, cuántas iglesias! Cuando vamos por ahí caminando, ¡cuántas veces hemos de hacer jaculatorias, descubrirnos, santiguarnos, para saludar al Señor en los sagrarios que vamos encontrando! ¿No merece esto infinitas gracias?
 
En tantos sagrarios ¡cuántas profanaciones no se cometen! No sólo con poca estima de la Eucaristía, sino otras mayores, más graves. Aunque los cristianos que cometen las primeras son quizá más responsables que los pobres que por ignorancia y otras causas comenten las segundas; éstos no sé qué responsabilidad tendrán ante Dios. Es día de reparación y de reparación eucarística ¡Señor, ten piedad y misericordia para todos los sacrílegos, para todos los que tratan mal el cuerpo adorable de Cristo; piedad y misericordia para los que no saben lo que hacen!
 
¿Y cómo me conduzco yo y cómo soy yo para Jesucristo en el tabernáculo? ¿Cuál es mi conducta para Jesús sacramentado? ¿Cómo entro y estoy en el templo, cómo me preparo para comulgar, cómo comulgo, cómo propago la devoción al Santísimo Sacramento? Yo, que tan obligada estoy y que tanto medito en estas grandezas de la fe…
 
Y ¿cómo desagraviamos los que somos tus hijos y queremos serte fieles? ¿Cómo reparamos tanto mal? ¿Multiplicamos nuestro celo, nuestras iniciativas; procuramos resarcir tanto daño, tanto atropello, tanto escándalo? ¿Somos aquellos cristianos primitivos de los que se decía Mirad cómo se aman? Algunos ponen en duda los milagros de Cristo, pero no la vida de aquellos primeros cristianos, que era el milagro de los milagros.
 
Demos gracias por el beneficio incomparable de la fe, de la doctrina cristiana, de vivir dentro de la Iglesia católica. ¡Cuántos hay que no tienen fe! La fe no puede compararse con nada. Y ¿qué hicimos nosotros para merecer la fe y la doctrina cristiana?
 
La prensa, los libros, las novelas, qué veneno están esparciendo por el mundo; ¡cuánto daño están haciendo!....Es una corrupción completa de la inteligencia. Señor, para quienes lo escriben, para quienes lo editan, para quienes lo propagan, perdón y misericordia, misericordia y perdón. ¿Y qué hacemos nosotros en reparación de ese daño, que es incalculable? Y si del terreno de la inteligencia pasamos a las costumbres, a la vida social. ¡Qué corrupción!
 
Perdón y misericordia, Señor, para los que dan mal ejemplo, para todos los que se dejan llevar de las malas pasiones, para todos los pecadores. ¿Qué hacemos nosotros en orden a estas cosas para poder desagraviar a nuestro Señor, para darle gracias, para reparar de alguna manera los daños causados?
Tu ayuda es vital para que Religión en Libertad vea la luz los 365 días del año
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
2 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

ricardo de Barcelona
07/03/2016
Pedro Poveda..
´´la mansedumbre, la afabilidad, la dulzura, son las virtudes que conquistan al mundo´´.

Jesús manso y humilde de corazón, haced mi corazón semejante al vuestro.
M. Carmen
06/03/2016
El Escapulario.
El Escapulario quedó empapado por la sangre y atravesado por las balas.
Impresionante la meditación de San Pedro sobre la reparación al Corazón Eucarístico de Jesús. Al leerlo uno duda de si lo escribió en 1932.... o en 2016. Que la Sangre de Nuestro Señor junto con la de nuestros mártires nos protejan de todo mal.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Jorge López Teulón
Jorge López Teulón (Madrid 1970). Tras cursar los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor de San Ildefonso, recibe la ordenación sacerdotal, el 25 de junio 1995. Sus años de ministerio sacerdotal los ha desarrollado en la ciudad de Talavera de la Reina (Toledo). Delegado de Medios de Comunicación Social en la Vicaría de Talavera (1996-2005). Se le encargó durante un quinquenio (1998-2002) la retransmisión para el territorio nacional de la Misa dominical retransmitida por la Cadena COPE. Desde 1996 es el Capellán del Colegio Compañía de María de la Orden de Hijas de María Nuestra Señora en Talavera.

En el año 2002 fue nombrado Postulador de una Causa de más de 900 mártires de la persecución religiosa de 1936 a 1939, para la Provincia eclesiástica de Toledo y la diócesis de Ávila.

Ha creado la página www.persecucionreligiosa.es , primera página en lengua española dedicada exclusivamente a este tema.

También ha creado la página www.cardenaldonmarcelo.es

Jorge López Teulón, jorgelteulon@gmail.com, es autor, editor y responsable del Blog Victor in vínculis, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
JULIO 2011

Mediodía del 31 de julio, cerca de Los cobertizos de Toledo

20 horas del 30 de julio, Paseo del Tránsito de Toledo

18 h del 30 de julio, a 1,5 km a las afueras de Calafell

2 de la madrugada del 29 de julio, a dos km de Cervera

Primeras horas del 28 de julio, en las Emes de Belinchón

En una cuneta yace el cuerpo del primer obispo asesinado

26 de julio, en Villanueva del Arzobispo y Motril

Tarde del 25 de julio, Templo del Tibidabo (Barcelona)

Amanecer del 25 de julio, estación de tren de Urda

16 horas del 24 de julio, por las calles de Guadalajara

La noche del 23 de julio, en Barcelona

9h del 23 de julio, Paseo del Tránsito de Toledo

21h del 22 de julio, refugiados en la calle Sta. Isabel de Toledo

Tarde del 22 del julio, por las calles de Toledo

19,30 h del 21 del julio, Ayuntamiento de Morón de la Frontera

15,30 h del 21 del julio, Mora de Toledo

15,30 h del 20 de julio, carretera de Barajas (Madrid)

11 h. del 20 de julio, en San Marcos de Sevilla

La gran persecución. España 1931-1939

San Pedro Poveda, sacerdote y mártir (y 3)

San Pedro Poveda, sacerdote y mártir (2)

San Pedro Poveda, sacerdote y mártir (1)

Tres jesuitas mártires en Toledo

Ver posts de otros meses

JUNIO 2017 (10 artículos)

MAYO 2017 (18 artículos)

ABRIL 2017 (23 artículos)

MARZO 2017 (24 artículos)

FEBRERO 2017 (19 artículos)

ENERO 2017 (18 artículos)

DICIEMBRE 2016 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (18 artículos)

OCTUBRE 2016 (24 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (11 artículos)

AGOSTO 2016 (13 artículos)

JULIO 2016 (17 artículos)

JUNIO 2016 (30 artículos)

MAYO 2016 (31 artículos)

ABRIL 2016 (23 artículos)

MARZO 2016 (13 artículos)

FEBRERO 2016 (13 artículos)

ENERO 2016 (14 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (7 artículos)

AGOSTO 2015 (9 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (13 artículos)

MAYO 2015 (13 artículos)

ABRIL 2015 (13 artículos)

MARZO 2015 (10 artículos)

FEBRERO 2015 (8 artículos)

ENERO 2015 (14 artículos)

DICIEMBRE 2014 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (13 artículos)

AGOSTO 2014 (15 artículos)

JULIO 2014 (10 artículos)

JUNIO 2014 (12 artículos)

MAYO 2014 (20 artículos)

ABRIL 2014 (26 artículos)

MARZO 2014 (9 artículos)

FEBRERO 2014 (9 artículos)

ENERO 2014 (10 artículos)

DICIEMBRE 2013 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (12 artículos)

OCTUBRE 2013 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (11 artículos)

AGOSTO 2013 (10 artículos)

JULIO 2013 (9 artículos)

JUNIO 2013 (8 artículos)

MAYO 2013 (11 artículos)

ABRIL 2013 (9 artículos)

MARZO 2013 (8 artículos)

FEBRERO 2013 (9 artículos)

ENERO 2013 (14 artículos)

DICIEMBRE 2012 (18 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (17 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (10 artículos)

AGOSTO 2012 (12 artículos)

JULIO 2012 (8 artículos)

JUNIO 2012 (11 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (9 artículos)

MARZO 2012 (9 artículos)

FEBRERO 2012 (6 artículos)

ENERO 2012 (9 artículos)

DICIEMBRE 2011 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (36 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (35 artículos)

AGOSTO 2011 (47 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (8 artículos)

MAYO 2011 (7 artículos)

ABRIL 2011 (8 artículos)

MARZO 2011 (9 artículos)

FEBRERO 2011 (9 artículos)

ENERO 2011 (9 artículos)

DICIEMBRE 2010 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (12 artículos)

OCTUBRE 2010 (8 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS