Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Miércoles, 23 de abril de 2014 | 19:18 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Actualizado 2 agosto 2011
Imitar a Cristo

           El deseo de imitar, es un algo que en la vida material continuamente se da. Y no solo en el hombre sino en los animales. Que es sino lo que hace un loro o un papagayo. Aquellos que les gusten los animales y tenga perro o perros en su casa, observará que en comportamiento de este, siempre trata de seguir las mismas costumbres, que su convivencia con nosotros le ha marcado. Si le dejamos querrá sentarse como nosotros en los sofás, aunque el asiento de estos, sean más duros que una mullida alfombra donde estaría más cómodo, y si se trata de que coma su pienso equilibrado, hará lo posible por comer lo que nosotros comemos y así se da el curioso caso, de que siendo el perro un animal eminentemente canino, come sandía, melón uvas e incluso ácidas naranjas, que están muy lejos de su dieta y su estómago no está acondicionado para digerir nuestras mismas comidas y algunas les sientan mal, pero no le importa, él lo que desea es imitar al ser que quiere y admira, que es su dueño.

 

            Nosotros por nuestra parte, también en el mundo material tratamos de imitar la vida, las costumbres, y las trayectorias de aquellas personas que han llegado a ser, lo que a nosotros nos gustaría llegar a ser. Los hijos imitan a su padre, sobre todo en las primeras fases de su vida, y suelen escoger muchas veces el trabajo o profesión de su padre, aunque cuando llegan a mayores, comienzan a olvidarse del su padre y piensan: mi padre está ya chocheando, no sabe ni lo que dice, ni lo que hace. Pero más tarde, cuando su padre se muere, vuelven al punto de partida y piensan, incluso dicen con la admiración de cuanto eran pequeños: ¡Que razón tenía mi padre! ¡Cuánto valía mí padre! Y lo mismo les pasa a las hijas con su madre. Primero tienen admiración, luego sin dejar por ello de quererla, piensan  que su madre vive en otra época, y más tarde cuando se muere la madre, nace tardíamente la admiración.

 

            Dios que todo lo sabe y todo lo tiene previsto, con relación a lo que verdaderamente debe de preocuparnos, que es nuestra vida espiritual, pues es lo único que podremos sacar de este mundo, quiso dejarnos con su ejemplo, el modelo que tenemos que seguir. Por ello nos dijo: “Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no anda en tinieblas, sino que tendrá la luz de vida” (Jn 8,12). Para el autor del Kempis, son estas, unas palabras que nos exhortan a seguir a cristo imitándole. Y así lo expresa en el primer punto del primer capítulo del primer libro. En otras palabras, es así como comienza el Kempis, llamándonos a la imitación de Cristo. Por supuesto que todo esto, forma parte de un proceso de orden sobrenatural y por ello San Agustín nos decía: “Toda la vida sobrenatural, consiste para nosotros en convertirnos en Cristos”.

 

            Para alcanzar el fin deseado, ser glorificados en el amor al Señor y unidos a Él, ser eternamente felices, hemos de recorrer en esta vida un camino de carácter espiritual, pero careciendo de otro término más adecuado lo denominamos camino espiritual, que tiene ciertas semejanzas con el camino material, aunque no es lo mismo. Nosotros más que recorrer un camino, lo que tenemos que hacer es desarrollar nuestra alma, cuyo alimento es la vida espiritual. Así como nuestro cuerpo, bien que nos ocupamos de desarrollar y alimentarlo; de nuestra alma, poco es lo que nos ocupamos de ella y sin embargo, el desarrolle de nuestra alma es algo maravilloso, pues así como con nuestro cuerpo, con el paso del tiempo desaparecen todos los esfuerzos hecho para tener un bello cuerpo, en el caso del alma, su crecimiento nunca muere, ella es eterna y cuanto más la desarrollemos, más bella será a los ojos de Dios, y más grande será la gloria que nos espera en el cielo.

 

            Y es en el desarrollo de nuestra alma, podemos hablar de un cierto camino, un camino en el que nuestro modelo a imitar sea el del Señor, lo que Él hizo, como reaccionaba, como Él se comportaba, cuando pisaba Tierra Santa, porque esté ejemplo recogido en los evangelios, es lo que tenemos que imitar. Siempre si queremos seguir este camino, hemos de estar haciéndonos estas preguntas: ¿Qué habría hecho el Señor en mi lugar? ¿Qué es lo que el Señor quiere que yo haga frente a esta situación o a este problema? Contestarnos a estas preguntas no siempre nos va a resultar fácil, por lo que tenemos que buscar, unas normas o parámetros de aplicación general.

 

            El Kempis en el capítulo 23 del libro III, da cuatro consejos, que el papa Juan XXIII, manifestó una vez que él siempre los seguía, estos son:

            1.- Ante todo trata siempre más bien hacer la voluntad de otro, antes que la tuya propia.

            2.- Elige siempre tener menos que más.

            3.- Busca continuamente el último lugar y estar debajo de todos.

            4.- Desea constantemente que la voluntad de Dios, se cumpla en ti perfectamente, ruega por esta intención.

            Y termina el autor  Juan XXIII, poniendo en boca del Señor estas palabras: En verdad te digo que el que pone en práctica estas cuatro cosas, entra en la mansión de la paz y del descanso.

 

            Jean Lafrance, manifiesta que la verdadera imitación o identificación con Cristo es interior, es decir, se sitúa más allá de la vida moral, de la conciencia, de los sentimientos y de las facultades de conocimiento y voluntad. Es ante todo la invasión de nuestro ser por la persona del Señor. Por ello San Pablo exclamaba: “Y más aún: juzgo que todo es pérdida ante la sublimidad del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por quien perdí todas las cosas, y las tengo por basura para ganar a Cristo, y ser hallado en él, no con la justicia mía, la que viene de la Ley, sino la que viene por la fe de Cristo, la  justicia que viene de Dios, apoyada en la fe, y conocerle a él, el poder de su resurrección y la comunión en sus padecimientos hasta hacerme semejante a él en su muerte, tratando de llegar a la resurrección de entre los muertos. No que lo tenga ya conseguido o que sea ya perfecto, sino que continúo mi carrera por si consigo alcanzarlo, habiendo  sido yo mismo alcanzado por Cristo Jesús” (Flp 3,8-12).

 

            Como siempre pasa, cuando tratamos cualquier tema del orden espiritual, enseguida nos sale la base de todo, que por un lado es la fe y por otro es el amor. Para imitar al Señor, para alcanzar el ser como Él, nos hace falta fe y amor. La fe es lo primero de todo, porque si carecemos de fe no es posible amar, y si no amamos no imitaremos. Cuando no se tiene fe no se puede amar, porque al que carece de fe le resulta absurdo amar, a algo o a alguien en quien no cree que exista. Y cuando se tiene fe aunque solo sea muy poca, también se tiene amor, solo un poco de amor, pero amor al fin y al cabo. La fe y el amor son dos virtudes que siempre crecen y decrecen al unísono. No se puede tener mucha fe y poco amor y al contrario no es posible tener mucho amor con muy poca fe.

           

Es importante            que pensemos que la fe es siempre interpersonal, por ello, en la medida en que nosotros creemos en el Señor, Él cree en nosotros. No solo somos nosotros los que creemos en Dios, sino que también Dios cree en nosotros y en la medida en que aumenta nuestra fe, nuestro amor, y por ende nuestra capacidad de imitar al Señor, crece en Él una mayor fe y amor en nosotros, en cuanto Él nos mira y al vernos se siente reflejado en nosotros. En el Eclesiástico, podemos leer: “Todo viviente ama a su semejante” (Ecl 13,19).

           

             El proceso sigue avanzando en nosotros, cada vez que vamos desarrollando más nuestra vida espiritual, y nos vamos perfeccionando y purificándonos. Este proceso es el que se desarrolló en San Pablo hasta el extremo de poder decir: “Y no vivo yo, sino que es Cristo quien vive en mí; la vida que vivo al presente en la carne, la vivo en la fe del Hijo de Dios que me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gal 2,20).

 

Mi más cordial saludo lector y el deseo de que Dios te bendiga.

 

Otras glosas o libros del autor relacionados con este tema.

-        Libro. CONOCIMIENTO DE DIOS. Isbn. 978-84-611-7910-1.

-        Libro. RELACIONARSE CON DIOS. Isbn. 978-84-612-2058-8.

-        Imitación de Cristo. Glosa del 28-10-09.

-        ¿Caminar en la luz o caminar en tinieblas? Glosa del 08-04-11

¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 1
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


Rafael Marañón
02/08/2011
Morir al mundo .
SE TRATA DEL ETERNO COFLICTO ENTRE FE Y OBRAS,
Todo se centra en las palabras de Jesús
Si el grano de trigo no muere no dará fruto jamás.
Lo que ocurre es que somos muy mundanos (TODOS) y eL mundo nos zarandea, si no estamos sólidamente establecidos y arraigados en Cristo.
Y eso es todo.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Juan del Carmelo
Juan del Carmelo no es quien dice ser. O mejor dicho, es quien es, pero prefiere presentarse en su alter ego Juan del Carmelo que no es más que un seglar que, a finales de los años 80, experimentó la llamada de Dios y se vinculó al Carmelo Teresiano. Ha publicado libros de espiritualidad como «Mosaico espiritual», «Santidad en el Pontificado», o «En las manos de Dios» Como lo cortés no quita lo valiente es, además, un empresario de éxito. Y nos acompaña, con sencillez y hondura, desde «El blog de Juan del Carmelo».

Juan del Carmelo, es autor, editor y responsable del Blog El Blog de Juan del Carmelo, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
AGOSTO 2011

Acompañantes sobrenaturales y humanos

Seguir el camino

Vivir en este mundo

Con este signo vencerás

Visión corporal, visión espirtual

Lucha ascética y mística

Conocer al enemigo

¿Qué es lo virtual?

Rompecabezas de preguntas

Felicidad y amor

Andrés

¿Estamos predestinados?

Añadidura

Lo irremediable

Imitar a Cristo

Ver posts de otros meses

ABRIL 2014 (12 artículos)

MARZO 2014 (15 artículos)

FEBRERO 2014 (14 artículos)

ENERO 2014 (16 artículos)

DICIEMBRE 2013 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (15 artículos)

OCTUBRE 2013 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (15 artículos)

AGOSTO 2013 (15 artículos)

JULIO 2013 (16 artículos)

JUNIO 2013 (15 artículos)

MAYO 2013 (15 artículos)

ABRIL 2013 (15 artículos)

MARZO 2013 (16 artículos)

FEBRERO 2013 (14 artículos)

ENERO 2013 (16 artículos)

DICIEMBRE 2012 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (15 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (15 artículos)

AGOSTO 2012 (15 artículos)

JULIO 2012 (16 artículos)

JUNIO 2012 (15 artículos)

MAYO 2012 (15 artículos)

ABRIL 2012 (15 artículos)

MARZO 2012 (16 artículos)

FEBRERO 2012 (14 artículos)

ENERO 2012 (16 artículos)

DICIEMBRE 2011 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (15 artículos)

OCTUBRE 2011 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (15 artículos)

AGOSTO 2011 (15 artículos)

JULIO 2011 (16 artículos)

JUNIO 2011 (15 artículos)

MAYO 2011 (15 artículos)

ABRIL 2011 (15 artículos)

MARZO 2011 (16 artículos)

FEBRERO 2011 (14 artículos)

ENERO 2011 (15 artículos)

DICIEMBRE 2010 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (15 artículos)

OCTUBRE 2010 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (15 artículos)

AGOSTO 2010 (16 artículos)

JULIO 2010 (15 artículos)

JUNIO 2010 (15 artículos)

MAYO 2010 (16 artículos)

ABRIL 2010 (15 artículos)

MARZO 2010 (16 artículos)

FEBRERO 2010 (14 artículos)

ENERO 2010 (15 artículos)

DICIEMBRE 2009 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (15 artículos)

OCTUBRE 2009 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (14 artículos)

AGOSTO 2009 (13 artículos)

JULIO 2009 (14 artículos)

JUNIO 2009 (12 artículos)

MAYO 2009 (7 artículos)

Lo más leído
1 Contra el «asalto de Satanás», la nueva oración oficial que pide la intercesión de San Juan Pablo II
2 En 70 años casados, nunca durmieron separados: Kenneth murió apenas 16 horas después que Helen
3 El niño down que no quería que «mataran» a Jesús en una representación del viacrucis
4 Entrevista a Georg Gänswein, secretario de dos papas: «No sabría como imponer nada a Francisco»
5 Spielberg ¿filmará una historia polémica sobre Pío IX? ¿O buscan aguar la fiesta de los dos papas?
6 Era militar y murió protegiendo cristianos perseguidos en Palestina: San Jorge, muy actual
7 Todo lo que puede saberse hoy sobre Juan Pablo II y Juan XXIII: una propuesta para el Día del Libro
8 Del Dr. Pierre Barbet, el primer forense de Jesús
9 Este año, católicos, protestantes, ortodoxos y judíos hemos celebrado juntos la Pascua
10 Juan XXIII: Testamento espiritual