Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Miércoles, 16 de abril de 2014 | 0:25 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Actualizado 13 marzo 2011
Del celibato de Jesús en el Evangelio

            Mucho es lo que se ha dicho y escrito sobre el celibato de Jesús, tratando de encontrar en los textos evangélicos los más extemporáneos argumentos para justificar lo que en ningún lado de los evangelios está escrito. La verdad es que una lectura sana, sosegada, rigurosa y llana de los evangelios no puede conducir a otra conclusión que la del celibato de Jesús, o dicho de otra manera, de la inexistencia de ninguna mujer al lado de Jesús.
 
            Lo más íntimamente cerca que Jesús se halla de una mujer en cualquiera de los cuatro evangelios es, sin duda, la que relata Juan en el episodio en el que al poco de resucitar, es hallado por la Magdalena, la mujer más veces nombrada en los textos evangélicos después de María, y cuando, presa de un ataque fácilmente visualizable para el lector evangélico, la buena mujer se va a abalanzar sobre Jesús, y éste le responde: “noli me tangere”, “no me toques, que aún no he subido al Padre” (Jn. 20, 17).
 
            Jesús no tiene ninguna aversión hacia el sexo femenino. Lo demuestran tantos episodios salpicados por todo el Evangelio en los que se le ve departiendo con mujeres con toda naturalidad: el perdón a la prostituta, la samaritana varias veces casada, Marta y María..., incluso aquélla anónima que le grita :”¡dichoso el seno que te llevó y los pechos que te criaron!” (Lc. 11, 27). Lo demuestra sobre todo, el episodio sublime, uno de los más bellos de todo el Evangelio en el que salva a la adúltera de una muerte segura por lapidación:
 
            Los escribas y fariseos le llevan una mujer sorprendida en adulterio, la ponen en medio y le dicen: «Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio. Moisés nos mandó en la Ley apedrear a estas mujeres. ¿Tú qué dices?» Esto lo decían para tentarle, para tener de qué acusarle. Pero Jesús, inclinándose, se puso a escribir con el dedo en la tierra. Pero, como ellos insistían en preguntarle, se incorporó y les dijo: «Aquel de vosotros que esté sin pecado, que le arroje la primera piedra.» E inclinándose de nuevo, escribía en la tierra. Ellos, al oír estas palabras, se iban retirando uno tras otro, comenzando por los más viejos; y se quedó solo Jesús con la mujer, que seguía en medio. Incorporándose Jesús le dijo: «Mujer, ¿dónde están? ¿Nadie te ha condenado?» Ella respondió: «Nadie, Señor.» Jesús le dijo: «Tampoco yo te condeno. Vete, y en adelante no peques más.»” (Jn, 8, 3-11).
 
            Trate Vd. de visualizar la escena. Más aún, trate Vd. de ponerse en el lugar de Jesús y protagonizarla. Intente sentir todas las sensaciones y emociones que pudo sentir un hombre en su pellejo mientras esperaba, rodilla en tierra, a ver que efecto tenían sus palabras en sus compatriotas: un efecto que, según conocemos porque Juan ya nos ha relatado su final, fue el de que no voló por los aires una sola piedra. Pero que mirado desde el momento anterior a la escena, seguramente tenía un desenlace mucho más probable, cual es el de que la primera piedra se la hubiera llevado el propio Jesús en la cabeza. Un Jesús que no les miraba, que sólo “escribía en la tierra”, y que no tenía porque haberse complicado su ya de por si atribulada existencia con la defensa de la más deleznable de las criaturas en la sociedad en la que él vivía: una adúltera.
 
            Pues bien, con todo lo dicho y aún así, la opción que realiza Jesús por el celibato es clara, evidente, rotunda, no deja lugar a dudas. Se lo dice a Pedro:
 
            “Yo os aseguro que nadie que haya dejado casa, mujer, hermanos, padres o hijos por el reino de Dios, quedará sin recibir mucho más al presente, y en el mundo venidero, vida eterna” (Lc. 18, 29-30).
 
            De quien alguien podría argumentar: sí, decide dejar a las mujeres, pero eso justamente, significa que la tenía, que no siempre fue célibe en definitiva, aunque lo fuera en el momento en el que realiza la afirmación. ¿Qué decir entonces de esta otra declaración, en la que Jesús se rebaja a la especie de uno de los apestados de la sociedad para escenificar su opción?:
 
            “Hay eunucos que nacieron así del seno materno, y hay eunucos hechos por los hombres, y hay eunucos que se hicieron tales a sí mismos por el reino de los cielos. Quien pueda entender que entienda” (Mt. 19, 12).
 
            Lo cierto, sin embargo, es que la opción celibataria en tiempos de Jesús es una opción difícil de justificar, porque como hemos tenido ocasión de ver ya en otros capítulos de esta misma serie, el celibato no es en modo alguno una opción contemplable en la idiosincrasia judía de la época de Jesús. Salvo en un medio, ojo. Porque efectivamente, en tiempos de Jesús, sí había un grupo humano que efectivamente practicaba el celibato: se trata de los esenios, de los que nos dice Flavio Josefo en su libro de las Antigüedades:
 
            “Y ni toman esposas ni practican la posesión de esclavos” (Ant. 18, 21)
 
            Una más de los argumentos, no el único, por cierto, que abonan un posible contacto de Jesús con un grupo humano tan curioso como marginal dentro del judaísmo.
 
            La pregunta llegados a este punto es: ¿existe alguna fuente, por extracanónica que sea, que abone la tesis de un contacto más allá de la meramente existente entre el maestro y la discípula, entre Jesús y la Magdalena? Existir, sí, existen. Pero como por hoy ya le he fatigado bastante, dejaremos, amigo lector, si Vd. me lo permite, la cuestión para un próximo y pronto artículo, con el que daremos por terminada la serie que hemos dedicado al celibato en los textos cristianos.
 
 
 
 
Otros artículos del autor relacionados con el tema
 
 
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Luis Antequera
De formación jurídico-económica, profesionalmente hablando Luis Antequera ha trabajado tanto en el mundo de la banca como en el de la enseñanza. Las tres pasiones a las que dedica su tiempo son la literatura, la historia de las religiones y la actualidad socio-política. Ha publicado tres libros, “Jesús en el Corán”, “El cristianismo desvelado” y “Derecho a nacer”. Ha colaborado en diversos programas de radio y televisión. Actualmente es director del programa de radio “Iglesia perseguida”, quincenalmente los sábados a las 15:00 hs., y colaborador del programa “Diálogos con la Ciencia”, los viernes a las 00:00 hs., emitidos ambos en Radio María. En cuerpo y alma ofrece cada día su punto de vista sobre el mundo convulso que vivimos.

Luis Antequera, encuerpoyalma@movistar.es, es autor, editor y responsable del Blog En cuerpo y alma, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
ABRIL 2014

De la importancia de la fiesta de la Pascua en la vida de Jesús

Hoy… ¡¡¡luna llena pascual y eclipse de luna!!! ¿Se lo va Vd. a perder?

De cuando Napoleón fue hecho Rey de Elba, hace hoy dos siglos

De la Pascua judía: breve reseña histórica

De la paternidad de San José en los distintos evangelios. Hoy Juan

A propósito de la multa impuesta a Aguirre

Del hijo de dos lesbianas bautizado por el Arzobispo de Córdoba

De un nuevo caso de discriminación, ahora pro-hombre, producida esta vez en Valencia

¿Quién fue El Greco? Breve reseña histórica en el IV Centenario de su muerte

¿Ortodoxo o católico? ¿Qué era El Greco? (En el IV Centenario del excelso pintor español)

¿Quién era el famoso Conde de Orgaz cuyo entierro pintó El Greco?

Del hadiz que prohibe la construcción de templos no islámicos en Arabia Saudí

De los jesuitas santos

¿Qué tienen en común las palabras "olé" y "bigote" con Dios?

¡¡¡Setenta y cinco años de paz!!!

De la Ley Clare, que permitirá a una mujer británica pedir los antecedentes penales de un hombre
MARZO 2014

De la española de 19 años que defendió Nicaragua de los ingleses

Del cura español que fue uno de los grandes compositores del Renacimiento

De lo que el Corán llama la "Escritura Matriz"

De Don Adolfo Suárez: un breve obituario

De la paternidad de San José en los distintos evangelios. Hoy Marcos.

Del nuevo santo jesuita, San Pedro Fabro

De la fiesta de la Anunciación: una reseñita histórica

¿Sabe Vd. lo que es un "justo entre las naciones"?

¿Ha sido España una buena patria?

Del curioso caso de Esteban II, papa electo pero no reinante

De Santo Tomás Cranmer, que divorció a Catalina de Aragón, en el día de su festividad

De la paternidad de San José en los distintos evangelios. Hoy Lucas.

Hace siete siglos ardía en la hoguera el último Gran Maestre del Temple

De la paternidad de San José en los distintos evangelios. Hoy Mateo

Sacerdote greco-católico secuestrado en Crimea

De la Operación Moisés, el dispositivo de rescate de los judíos etíopes realizado por Israel en 1980

De la importancia del Califato entre los musulmanes

Ladran, luego cabalgamos

Conozca Vd. la singular Iglesia Greco-Católica Ucraniana

Del rol de las iglesias e los eventos ucranianos

De los grandes descubrimientos papirológicos del s. XX

Las niñas gobiernan, los niños babosean

Del al-Muwatta, una de las principales colecciones de hadices

Del patrón de los enfermos, San Juan de Dios, en el día de su festividad

Tal día como hoy hace casi 17 siglos, Constantino establecía el domingo como día de descanso

Del miércoles de ceniza que celebramos ayer: breve reseña histórica

De los Diez Mandamientos y su sistematización cristiana

Conozca Vd. la segunda de las grandes fuentes islámicas: el Hadiz

De la muerte, tan igual y tan desigual

De la Fuente de la Eterna Juventud

Ver posts de otros meses

FEBRERO 2014 (27 artículos)

ENERO 2014 (30 artículos)

DICIEMBRE 2013 (31 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (29 artículos)

OCTUBRE 2013 (31 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (29 artículos)

AGOSTO 2013 (29 artículos)

JULIO 2013 (31 artículos)

JUNIO 2013 (30 artículos)

MAYO 2013 (31 artículos)

ABRIL 2013 (30 artículos)

MARZO 2013 (31 artículos)

FEBRERO 2013 (29 artículos)

ENERO 2013 (31 artículos)

DICIEMBRE 2012 (31 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (23 artículos)

OCTUBRE 2012 (31 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (30 artículos)

AGOSTO 2012 (31 artículos)

JULIO 2012 (30 artículos)

JUNIO 2012 (29 artículos)

MAYO 2012 (31 artículos)

ABRIL 2012 (29 artículos)

MARZO 2012 (29 artículos)

FEBRERO 2012 (29 artículos)

ENERO 2012 (30 artículos)

DICIEMBRE 2011 (30 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (30 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (20 artículos)

AGOSTO 2011 (21 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (13 artículos)

MAYO 2011 (30 artículos)

ABRIL 2011 (29 artículos)

MARZO 2011 (30 artículos)

FEBRERO 2011 (26 artículos)

ENERO 2011 (26 artículos)

DICIEMBRE 2010 (30 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (30 artículos)

OCTUBRE 2010 (23 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (30 artículos)

AGOSTO 2010 (25 artículos)

JULIO 2010 (27 artículos)

JUNIO 2010 (27 artículos)

MAYO 2010 (23 artículos)

ABRIL 2010 (19 artículos)

MARZO 2010 (21 artículos)

FEBRERO 2010 (24 artículos)

ENERO 2010 (20 artículos)

DICIEMBRE 2009 (24 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (25 artículos)

OCTUBRE 2009 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (14 artículos)

AGOSTO 2009 (8 artículos)

JULIO 2009 (11 artículos)

MAYO 2009 (1 artículos)

Lo más leído
1 Luna roja: no es la del Apocalipsis ni la de la profecía de Joel, ¿qué explica la Biblia de ella?
2 Hoy… ¡¡¡luna llena pascual y eclipse de luna!!! ¿Se lo va Vd. a perder?
3 Era un joven musulmán y devoto, pero se le apareció «Alguien de blanco brillante» y hoy es sacerdote
4 Misericordia con los adúlteros
5 De la importancia de la fiesta de la Pascua en la vida de Jesús
6 La Vigilia pascual - y II (catequesis y ritos)
7 Miércoles Santo: Agradecimiento
8 ¿Tiene sentido la Cruz? San Cirilo de Jerusalén
9 Liberan sana y salva a la periodista secuestrada: ella da gracias a Dios y a la Virgen «Chinita»
10 Juan Pablo II: el amigo de toda la humanidad