Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Martes, 29 de julio de 2014 | 21:31 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Actualizado 31 enero 2011
La Fracción del Pan en la Misa
Aunque en ocasiones pase desapercibida, se haga de manera insignificante o no se valore, la Fracción del pan consagrado -el Cuerpo de Cristo- es uno de los gestos sacramentales del mismo Señor que la Iglesia amorosamente ha conservado. ¡Lo reconocieron al partir el Pan! Pensemos que el Señor tomó pan (preparación de los dones), bendijo a Dios (plegaria eucarística), lo partió (Fracción del Pan) y lo dio a sus discípulos (la Comunión).
 
"Por la fracción del pan y por la Comunión, los fieles, aunque sean muchos, reciben de un único pan el Cuerpo, y de un único cáliz la Sangre del Señor, del mismo modo como los Apóstoles lo recibieron de las manos del mismo Cristo" (IGMR 72).
 
Ha terminado el beso de la paz sin canto (¡no existe en rito romano un canto ad pacem!). "Conviene, sin embargo, que cada uno exprese la paz sobriamente sólo a los más cercanos a él" (IGMR 82). Entonces el coro entona el Agnus Dei (Cordero de Dios) que es la letanía que en el rito romano acompaña a la fracción del pan.
 
 
 
La importancia de esta fracción se comprende a la luz de los antiguos Ordines romani y de los Pontificales medievales. La hostia -era una sola- se fraccionaba por manos del Obispo y se partía en suficientes trozos para la comunión del Obispo, del clero -sacerdotes, diáconos, subdiáconos, acólitos- y de los fieles. No pensemos en el tamaño pequeñísimo de la hostia normal que vemos en cada Misa, sino en una hostia grande de pan ázimo que es lo que la Iglesia ha empleado durante siglos cuando los fieles comulgaban (hubo un momento en que dejaron de comulgar, sólo querían ver al Señor).
 
El Misal hoy prescribe:
 
"La naturaleza del signo exige que la materia de la celebración eucarística aparezca verdaderamente como alimento. Conviene, pues, que el pan eucarístico, aunque sea ácimo y elaborado en la forma tradicional, se haga de tal forma, que el sacerdote en la Misa celebrada con pueblo, pueda realmente partir la Hostia en varias partes y distribuirlas, por lo menos a algunos fieles. Sin embargo, de ningún modo se excluyen las hostias pequeñas, cuando lo exija el número de los que van a recibir la Sagrada Comunión y otras razones pastorales. Pero el gesto de la fracción del pan, con el cual sencillamente se designaba la Eucaristía en los tiempos apostólicos, manifestará claramente la fuerza y la importancia de signo: de unidad de todos en un único pan y de caridad por el hecho de que se distribuye un único pan entre hermanos" (IGMR 321).
 
El sacerdote -y si es necesario con la ayuda del diácono- comienza a fraccionar el Pan consagrado mientras se canta la letanía "Cordero de Dios" de claro sentido sacrificial. Cristo se entrega y se reparte por amor: es Víctima inmolada.
 
El Pan es partido en diversos trozos para que los fieles puedan comulgar del Pan consagrado en esa Misa.
  • Tal vez, los domingos, podría usarse una hostia de mayor tamaño o consagrar varias hostias para luego poder fraccionarlas;
  •  incluso si esa hostia tiene el pequeño tamaño de las habituales. Perfectamente se puede partir en 5 trozos -con cuidado, con devoción, con amor- más el pequeño trozo que se deposita en el cáliz (el rito de la conmixtio). Volvamos a mirar la foto del artículo:
 
Una vez fraccionada la Hostia, un pequeño trozo se deja caer en el cáliz: "El sacerdote parte el pan e introduce una parte de la Hostia en el cáliz para significar la unidad del Cuerpo y de la Sangre del Señor en la obra de la redención, a saber, del Cuerpo de Cristo Jesús viviente y glorioso" (IGMR 83).
 
Reza en silencio el sacerdote su oración de preparación para la comunión, hace genuflexión y toma uno de los trozos -el que va a sumir al comulgar- con la mano derecha y lo muestra a los fieles, o sobre la patena o sobre el cáliz que sostiene con la mano izquierda (Cf. IGMR 157): pero es un solo trozo el que muestra, el suyo, y no la Hostia en dos partes puesto que ya ha sido fraccionada en diversos trozos.
 
Para corregir entonces:
 
  • La Hostia hay que fraccionarla en diversas partes para que algunos fieles, al menos, comulguen de ella y el rito de la Fracción recupere el simbolismo sacramental de ser un gesto del mismo Cristo: el sacerdote debe realmente partirla en varias partes y no comulgar él solo toda la Hostia;
  • Tampoco parece lógico que muestre al pueblo (al decir "Éste es el Cordero de Dios") la Hostia fraccionada sólo en dos partes y antes de comulgar la vuelva a partir en diversos trozos para sumir él una parte y dejar las demás para los fieles. Toda la fracción se realiza durante el canto del Agnus Dei.
Recordemos siempre -por el valor espiritual de este rito- que los discípulos de Emaús reconocieron al Señor, precisamente, en la fracción del Pan.
 
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 2
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


Juan Stuse
04/02/2011
Interesante aclaración.
Muy importante me parece el signo de unidad, pero no más que la transubstanciación. Quizá sería necesario profundizar en el tema que tiene un máximo interés, debido a las razones que puede fácilmente suponer. Gracias.
JORDI LORENTE NOGUERA
31/01/2011
EUCARISTIA.
informar de pasos de la EUCARISTIA es como una Catequesis,ojala sebrpueda informar de muchos pasos,simbolos,comportamientos, muchas felicidades por la informaciòn. que DIOS lo agradecera.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Javier Sánchez Martínez
Javier Sánchez Martínez, sacerdote de la diócesis de Córdoba, ordenado el 26 de junio de 1999. Ha ejercido el ministerio sacerdotal en varias parroquias, en el Centro de Orientación Familiar de Lucena (Córdoba) y como capellán de Monasterios. Ha predicado retiros, tandas anuales de Ejercicios espirituales a seglares y religiosas e impartido diversos cursillos de formación litúrgica; asimismo ha publicado artículos en distintas as revistas y colaborado en radio y TV locales.Licenciado en Teología, especialidad liturgia, por la Universidad Eclesiástica San Dámaso (Madrid), es vicario parroquial de la Trinidad de Córdoba, profesor del I.S.CC.RR. "Victoria Díez" y miembro del Equipo diocesano de Liturgia.

Javier Sánchez Martínez, es autor, editor y responsable del Blog Corazón Eucarístico de Jesús, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
JULIO 2014

"Apostolicam actuositatem": líneas de fuerza para el laicado

Cristo es el Buen Samaritano

La tentación del miedo en el apostolado

Los santos, verdaderos reformadores (Palabras sobre la santidad - III)

El Creador y yo

Un buen libro...

Tentación de incapacidad del apóstol

Educar, una tarea noble

Los modos pedagógicos divinos

Elementos del culto cristiano: El silencio (y III)

Magisterio sobre la evangelización (V)
JUNIO 2014

La emergencia educativa

Dios, presencia interior

Vocación (así, sin más)

Elementos del culto cristiano: El silencio (II)

Elementos del culto cristiano: El silencio (I)

Sobre el Espíritu Santo

Magisterio sobre la evangelización (IV)

Único Salvador

Orar con el móvil

La Unción de los Enfermos: catequesis

Ver posts de otros meses

MAYO 2014 (10 artículos)

ABRIL 2014 (7 artículos)

MARZO 2014 (7 artículos)

FEBRERO 2014 (3 artículos)

DICIEMBRE 2012 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (8 artículos)

OCTUBRE 2012 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (11 artículos)

AGOSTO 2012 (10 artículos)

JUNIO 2012 (2 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (6 artículos)

MARZO 2012 (10 artículos)

FEBRERO 2012 (9 artículos)

ENERO 2012 (9 artículos)

DICIEMBRE 2011 (9 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (11 artículos)

OCTUBRE 2011 (9 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (8 artículos)

AGOSTO 2011 (4 artículos)

JULIO 2011 (7 artículos)

JUNIO 2011 (4 artículos)

MAYO 2011 (6 artículos)

ABRIL 2011 (3 artículos)

MARZO 2011 (2 artículos)

FEBRERO 2011 (4 artículos)

ENERO 2011 (4 artículos)

DICIEMBRE 2010 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (6 artículos)

OCTUBRE 2010 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (4 artículos)

AGOSTO 2010 (6 artículos)

JULIO 2010 (9 artículos)

JUNIO 2010 (9 artículos)

MAYO 2010 (13 artículos)

ABRIL 2010 (12 artículos)

MARZO 2010 (10 artículos)

FEBRERO 2010 (7 artículos)

ENERO 2010 (13 artículos)

DICIEMBRE 2009 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (13 artículos)

OCTUBRE 2009 (3 artículos)

Lo más leído
1 Los diez consejos para ser feliz que ofrece Francisco en la entrevista de una publicación argentina
2 «El deseo de los collados eternos»: bella película-testimonio de 3 personas que dejaron la vida gay
3 Los 15 errores bíblicos en los que incurre la película «Noé», protagonizada por Russell Crowe
4 Alberto Soria, OSB: «"Summorum Pontificum" debe interpretarse en sentido favorable a los fieles»
5 De los seis papiros que me gustaría ver descubiertos en este siglo XXI
6 Su hijo es fruto de una violación: «Cuando lo miro siento el amor que siente cualquier madre»
7 Las monjas de Vergara se constituyen canónicamente como Hermanas de María Stella Matutina
8 Así lloró San Pío X el inicio de la Primera Guerra Mundial, según la única película sobre su vida
9 Oliviero Toscani, fotógrafo de las campañas de Benetton, denunciado por brutal odio anticristiano
10 Francisco visita en Caserta a su amigo el pastor evangélico Giovanni Traettino y a su comunidad