Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Sábado, 26 de julio de 2014 | 00:00 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Actualizado 2 enero 2011
Martirio cruento e incruento

           Tradicionalmente, los mártires han sido venerados por la Iglesia en su liturgia de una forma especial y no seré yo, el que en esta glosa vaya a rebajar el tremendo mérito que para el ser humano tiene el dar testimonio de Cristo a través del martirio. Sufrir martirio por amor al Señor, finalizando la vida, con una muerte violenta sufrida por amor a Dios, ha sido, es u será siempre una secreta ambición de las almas muy integradas en el amor al Señor. Pero es el caso, de que aunque uno desee ardientemente la palma del martirio, el Señor no suele concederla con frecuencia, y ello quizás sea por las razones que más adelante pienso analizar para que nos sirvan de meditación.

 

            Personalmente, creo que la muerte más envidiable, fue el martirio de San Dimás, pues aunque alguno le extrañe, es el caso de que sufrió martirio por amor al Señor, desde el momento que ya en la cruz le demostró ese amor, y…¡caramba! Que cuando uno está a las puertas de la muerte, el mismo Dios le garantice a uno la gloria eterna, no es moco de pavo. Por otro lado, ¡qué maravilla! poder sufrir el mismo martirio que el Señor y morir a su lado. ¡Acaso se puede pedir más?

 

            Cuando un alma se siente ardientemente inflamada por el amor al Señor, es muy frecuente que sueñe con el martirio cruento, y grandes santos y santas han sentido ese maravilloso impulso. Así tenemos el caso de Santa Teresa de Jesús, que ya de niña se escapó de la casa paterna en Ávila para con su hermano menor, al que convenció para marchar a tierras de moros y encontrar el martirio por amor al Señor, que ella deseaba. La aventura terminó en las proximidades de Ávila donde fu encontrada por sus familiares. Otro gran Santo, ya más formado y siendo mayor, fue a Tierra Santa, y no se le ocurrió otra genial idea que la de ir a predicar a Cristo en una mezquita en Jerusalén. La Custodia de Tierra santa, siempre estaba en una dificil situación de relaciones con los moros, muy complicadas para tratar de salvar las vidas de los franciscanos que allí estaban, por lo que el P. Custodio de Tierra santa, se vio en la obligación de pedirle a San Ignacio que abandonase Tierra santa, a lo cual el santo se negó y entonces el Custodio le tuvo que enseñar la Bula papal que le autorizaba a ordenarle, que se fuese pues llevado de su celo o ansia de martirio, estaba poniendo en peligro la vida de la comunidad franciscana en Tierra santa.

 

            Indudablemente la aceptación del martirio cruento, es una forma tremenda de dar testimonio del amor a Cristo y un ejemplo para el resto de la cristiandad, porque este hecho, tiene cierto grado de espectacularidad. Nosotros tenemos todos más desarrollados los sentidos corporales que los espirituales, de aquí, que todo los que nos entra por nuestra vista, viéndolo o por nuestros oídos oyéndolo, se no grava con mucha más fuerza, que aquello otro de lo que tenemos conocimiento, solo por medio de nuestras experiencias de carácter espiritual. Quizás por esta razón no somos muy conscientes del martirio incruento que significa cargar debidamente con nuestra cruz, sin protestas ni regatos, abrazándonos al sufrimiento que ella nos proporciona por amor al Señor y a lo largo de toda una vida.

 

            Vuelvo a repetir lo dicho anteriormente, no quiero ni devaluar ni menospreciar lo que es y significa el martirio cruento, pero también quiero poner de manifiesto que hay muchas vidas de personas, que transcurren a lo largo de un montón de años en un continuo martirio incruento. Es curioso observar que el martirio cruento se representa por una liviana palma, mientras que el incruento se representa por una pesada cruz. En mi opinión, hay que distinguir dos clases de mártires cruentos;  En una clase de ellos podemos encuadrar aquellos que gozosamente han ido al encuentro de su martirio, en todos estos casos, siempre ha habido una previa entrega absoluta al amor de Dios, el cual dona a esas almas, con una fuerte fe y un total desapego a todo lo de este mundo les pudiese ofrecer. Así es como se explica, esa alegría y gozo que se da en estas almas, cuando son llevadas o acuden al martirio. Ejemplos de estos casos los tenemos a montones en la lectura de las Actas de los mártires cristianos.

 

La segunda clase de mártires cruentos, más bien son los que se dan modernamente, con motivo de persecuciones de católicos por ser miembros de una Iglesia, a la que determinadas opciones políticas le manifiestan su odio. Tales son los casos de las persecuciones y martirios sufridos por católicos en países como México, España, y países dominados por los comunistas. En estos casos se trata de almas amantes del Señor y de vida más o menos piadosa, que de golpe y porrazo se encuentran ante la tesitura de dar sus vidas por amor al Señor  y lo aceptan, siendo fusilados y muchos de ellos previos martirios y mofas de sus verdugos.

 

Ser mártir, es el deseo de muchos santos, unos lo han alcanzado otros no, pero pienso que mientras el martirio cruento es espectacular, el incruento puede ser, que en muchos casos sea más agradable a los  ojos del Señor, el segundo que el primero. Lo fundamental es solo cumplimentar la voluntad divina, que para con cada uno de nosotros, tiene dispuesta el Señor y aceptar el martirio, que representa vivir aquí abajo luchando cada día, sea lo que desea Dios para nosotros un martirio cruento o incruento. Lo que debemos de decir al Señor en relación a este tema, sea de una muerte cruenta o incruenta, es ofrecerle a Él, el final de nuestras vidas, sea este cruente o no, en todo caso ofrecerlo los sufrimientos que puedan esperarnos, para que ellos sirvan para mitigar los del Señor en la Cruz.

 

En la  "Carta encíclica Veritatis spledor" de Juan Pablo II se puede leer: “Si el martirio es el testimonio culminante de la verdad moral, al que relativamente pocos son llamados, existe no obstante un testimonio de coherencia que todos los cristianos deben estar dispuestos a dar cada día, incluso a costa de sufrimientos y de grandes sacrificios”. O dicho en otras palabras, tal como se expresaba Santa Teresa de Lisieux: “El martirio a “alfilerazos”, a todo lo largo de la vida es tan meritorio, o acaso más, que el que se sufre de una vez bajo el cuchillo del verdugo".

 

Nuestro Señor a su paso por la tierra, nunca hizo mención directamente del martirio cruento, y bien sabía él que este se iba a dar y precisamente, Él sería la primera víctima. Pero Él, si se ocupó más de una vez de lo que podemos denominar martirio incruento. Así Él nos dejó dicho: “El que quiera venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. Pues el que quiera salvar su vida, la perderá; y el que pierda su vida por mí, la hallara.”. (Mt 16,24-25).

 

            Existe en la vida espiritual de las almas un principio básico que acertadamente recoge el maestro Lafrance, y que nos dice: “No hay santidad sin renunciamiento, hay que tomarlo o dejarlo”. Si quieres caminar en seguimiento de Cristo, debes perder tu vida por Él, pues los hombres conocen el amor de Cristo en la medida en que renuncian a sí mismos. Es preciso elegir, dice San Agustín: amar a Dios hasta el desprecio de sí mismo, o amarse a uno mismo hasta el desprecio de Dios”. En otras palabras, podemos asegurar que a los ojos de Dios, es mártir el que renuncia a este mundo y sus apegos por amor a Él lo hag de golpe en un patíbulo y a lo largo de una vida llena de alfilerazos, como decía Santa Teresa de Lisieux.

 

Negarse  a sí mismo, es buscar el camino descendente. No ir a la búsqueda del camino ascendente; que es el camino del dinero, del honor de la fama, del triunfo, del brillo; buscar a los que triunfan y tomarlos de ejemplo; dejarse llevar por lo que a uno le pide el cuerpo y la sociedad en que vive. Por el contrario, el camino descendente; es el camino del fracaso, del sacrificio, de la oscuridad; es buscar a los más pequeños, a los insignificantes, a los oprimidos; no aceptar las tendencias y los deseos de nuestro ser. Solo nos salvaremos, nadando a contracorriente y solo podremos nadar a contracorriente, con la ayuda del que “Todo lo puede”, sin Él nada podemos.

 

Mi más cordial saludo lector y el deseo de que Dios te bendiga.

 

Otras glosas o libros del autor relacionados con este tema.

-        Libro. ENTREGARSE A DIOS. Isbn. 978-84-611-7594-0-

-        Libro. RELACIONARSE CON DIOS. Isbn. 978-84-612-2058-8.

Madame Chantal, martirio incruento. Glosa del 17-12-09.
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 4
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


Nova
03/01/2011
Gran ejemplo de los dos tipos martirios.
En la noticia publicada en este medio sobre la vida de María Séiquer, aparecen los dos martirios: El cruento de su marido y el incruento de ella, cuidando a la parentela de los asesinos de su marido.

La verdad es que me causa más admiración el testimonio de perdón de ella que el martirio de él y perdónenme la sinceridad. La vida de ella me parece realmente increíble. Parece mentira que alguien haya sido capaz de actuar del modo que ella lo hizo. Ejemplos como el de su marido tenemos más; pero como el de ella no, que yo sepa.

En cualquier caso, alabado sea Dios por sus mártires, cruentos e incruentos.
Rafael
03/01/2011
Alfilerazos .
Me gustó
Gracias
Soy lerdo con el PC.
Rafael
03/01/2011
Alfilerazos .
Si que es más fácil hacer la cosa de una vez y morir.
Los alfilerazos no los soportamos
De modo que a pedir la Ayuda del Espíritu y a comerse lo que le venga a uno.
No es fácil sino por demás dificil
Por eso no debemos buscar otra cosa que vivir en Cristo y dejar que él llegue o nos recoja.
Magnífico trabajo
Me gustó
Feliz 2011
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Juan del Carmelo
Juan del Carmelo no es quien dice ser. O mejor dicho, es quien es, pero prefiere presentarse en su alter ego Juan del Carmelo que no es más que un seglar que, a finales de los años 80, experimentó la llamada de Dios y se vinculó al Carmelo Teresiano. Ha publicado libros de espiritualidad como «Mosaico espiritual», «Santidad en el Pontificado», o «En las manos de Dios» Como lo cortés no quita lo valiente es, además, un empresario de éxito. Y nos acompaña, con sencillez y hondura, desde «El blog de Juan del Carmelo».

Juan del Carmelo, es autor, editor y responsable del Blog El Blog de Juan del Carmelo, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
JULIO 2014

Maria modelo de fe

Mirar un crucifijo

Fe. esperanza y amor

Nuestro preciado bien

Espíritu y materia

Hablar y pensar bien de todos

Jesucristo Dios y hombre verdadero

Ver el Rostro de Dios

Obtener deseos de santidad

Mirar la Cruz

Conformidad y amor

Libre albedrío propio y ajeno

Miedo y Temor de Dios
JUNIO 2014

Vida espiritual y vida material

El Señor te ama y te desea asiosamente

Poner amor en lo que se hace

Cuando los padres pasan a ser hijos

Las tres eses

Sumergirse en el mundo de nuestra alma

Hijo de Dios, Hijo del hombre

El más rico del cementerio

Como yo os he amado

Nuestra redención y salvación

Conversión de convertidos

Pentecostés

Nuestra vida social

Cuánto cuesta un milagro

Somos un milagro de Dios

Ver posts de otros meses

MAYO 2014 (15 artículos)

ABRIL 2014 (15 artículos)

MARZO 2014 (15 artículos)

FEBRERO 2014 (14 artículos)

ENERO 2014 (16 artículos)

DICIEMBRE 2013 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (15 artículos)

OCTUBRE 2013 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (15 artículos)

AGOSTO 2013 (15 artículos)

JULIO 2013 (16 artículos)

JUNIO 2013 (15 artículos)

MAYO 2013 (15 artículos)

ABRIL 2013 (15 artículos)

MARZO 2013 (16 artículos)

FEBRERO 2013 (14 artículos)

ENERO 2013 (16 artículos)

DICIEMBRE 2012 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (15 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (15 artículos)

AGOSTO 2012 (15 artículos)

JULIO 2012 (16 artículos)

JUNIO 2012 (15 artículos)

MAYO 2012 (15 artículos)

ABRIL 2012 (15 artículos)

MARZO 2012 (16 artículos)

FEBRERO 2012 (14 artículos)

ENERO 2012 (16 artículos)

DICIEMBRE 2011 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (15 artículos)

OCTUBRE 2011 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (15 artículos)

AGOSTO 2011 (15 artículos)

JULIO 2011 (16 artículos)

JUNIO 2011 (15 artículos)

MAYO 2011 (15 artículos)

ABRIL 2011 (15 artículos)

MARZO 2011 (16 artículos)

FEBRERO 2011 (14 artículos)

ENERO 2011 (15 artículos)

DICIEMBRE 2010 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (15 artículos)

OCTUBRE 2010 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (15 artículos)

AGOSTO 2010 (16 artículos)

JULIO 2010 (15 artículos)

JUNIO 2010 (15 artículos)

MAYO 2010 (16 artículos)

ABRIL 2010 (15 artículos)

MARZO 2010 (16 artículos)

FEBRERO 2010 (14 artículos)

ENERO 2010 (15 artículos)

DICIEMBRE 2009 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (15 artículos)

OCTUBRE 2009 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (14 artículos)

AGOSTO 2009 (13 artículos)

JULIO 2009 (14 artículos)

JUNIO 2009 (12 artículos)

MAYO 2009 (7 artículos)

Lo más leído
1 Santiago for "santo patrono de Europa"
2 Maria modelo de fe
3 Los comunistas mantienen en «reeducación» al obispo Ma Daqin hasta que ceda: él sigue fiel al Papa
4 Lo ultimo sobre Medjugorje, por ahora
5 Todos somos nazarenos
6 Musulmanes en la puerta, un rumano que no sabía español... Arde Complutum evangeliza a todos
7 Desde Málaga, Luis y Miriam, con 5 hijos, se van de misioneros a Irlanda, país en grave crisis de fe
8 Islamistas decretan mutilación genital
9 Miedo al celibato opcional. ¿Por qué?
10 La Santa Sede en la ONU, tajante: «El círculo vicioso de la venganza y de la represalia debe cesar»