Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Lunes, 21 de abril de 2014 | 0:44 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Actualizado 3 agosto 2010
¿Como somos semejantes a Dios?

El gran valor de una sola alma para Dios, por distanciada que esta se encuentre de Él, es tremendo.  Fuimos creados a su imagen y semejanza, y ¿cómo debe de entenderse el alcance de esta frase? La contestación es: primeramente considerar que semejanza no es igualdad, y ver que la semejanza es de una forma total y absoluta en la parte espiritual nuestra, es decir en el alma, y en segundo lugar, en cuanto al cuerpo, sabemos que Dios carece de él en cuanto es espíritu puro, haciendo la salvedad de la naturaleza humana de Jesucristo, por lo que el cuerpo nuestro, hemos de considerarlo como una expresión de la omnipotencia divina.

 

Es sobradamente conocida la frase del Génesis en la que se nos asemeja a Dios. Concretamente el  versículo del Génesis que hace referencia a este tema, nos dice: “Y dijo Dios: Hagamos al ser humano a nuestra imagen, como semejanza nuestra, y manden en los peces del mar y en  las aves de los cielos, y en las bestias y en todas las alimañas terrestres, y en todas las sierpes que serpean por la tierra. Creó, pues, Dios al ser humano a imagen suya, a imagen de Dios le creó, macho y hembra los creó”. (Gn 2,26-27). Estas palabras dan origen a una serie de consideraciones hermenéuticas, que no son del caso entrar en ellas aquí. Lo importante aquí, es considerar que Dios habla de crear el ser humano y es más tarde en otro versículo posterior donde lleva a cabo la acción de crear.

 

Si seguimos leyendo el Génesis, vemos que Dios no anuncia sino que realiza lo anunciado. Y  realiza la creación del ser humano, con una cierta dualidad de acto, cosa que es muy importante pues nos lleva a la consideración de que todo ser humano tiene alma además de cuerpo, ya que primeramente Dios crea el cuerpo del hombre y con posterioridad le insufla el alma. En el siguiente capítulo segundo podemos leer: “Entonces Yahvéh Dios formó al hombre con polvo del suelo, e insufló en sus narices aliento de vida, y resultó el hombre un ser viviente”. (Gn 2,7). Es decir, hasta ese momento, el hombre era solo cuerpo de carne y huesos, pero no ser viviente

 

Más adelante el Génesis nos da la razón que Dios tuvo para la creación de la mujer, ya que el Señor se dijo: No es bueno que el hombre esté solo y: “Entonces Yahvéh Dios hizo caer un profundo sueño sobre el hombre, el cual se durmió. Y le quitó una de las costillas, rellenando el vacío con carne. De la costilla que Yahvéh Dios había tomado del hombre formó una mujer y la llevó ante el hombre. Entonces éste exclamó: Esta vez sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne. Esta será llamada mujer, porque del varón ha sido tomada. Por eso deja el hombre a su padre y a su madre y se une a su mujer, y se hacen una sola carne”. (Gn 2,21-24).

 

 Benedicto XVI en el punto 11 de su Encíclica Deus caritas est, nos escribe: “Entonces Dios, de una costilla del hombre, forma a la mujer. Ahora Adán encuentra la ayuda que precisa: ¡Ésta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne! (Gn 2, 23). En el trasfondo de esta narración se pueden considerar concepciones como la que aparece también, por ejemplo, en el mito relatado por Platón, según el cual el hombre era originariamente esférico, porque era completo en sí mismo y autosuficiente. Pero, en castigo por su soberbia, fue dividido en dos por Zeus, de manera que ahora anhela siempre su otra mitad y está en camino hacia ella para recobrar su integridad. En la narración bíblica no se habla de castigo; pero sí aparece la idea de que el hombre es de algún modo incompleto, constitutivamente en camino para encontrar en el otro la parte complementaria para su integridad, es decir, la idea de que sólo en la comunión con el otro sexo puede considerarse ‘completo’. Así, pues, el pasaje bíblico concluye con una profecía sobre Adán: Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y serán los dos una sola carne (Gn 2, 24)”.

 

Hombre y mujer pues, fueron creados a imagen suya. ¿Qué quiere decir esto? Paúl Johnson, nos manifiesta: “Las escritura nos dicen que Dios creó al hombre a su imagen y semejanza. No sabemos exactamente lo que significa y está claro que no quiere decir que Dios se parezca al hombre visiblemente”. En apoyo de esta idea de Johnson hemos de decir que entre otras consideraciones, hay que tener presente que Dios es un Espíritu puro, y que nosotros somos criaturas compuestas de espíritu y materia.

 

La semejanza, a la que el génesis se refiere, en contra de lo que muchos puedan pensar, no va referida al cuerpo que es materia, y que nosotros no podemos variar sustancialmente; va referida al alma, dado que Dios es espíritu puro, y es una categoría variable y dinámica, en el sentido de que cada uno de nosotros, podemos a nuestro antojo, parecernos más o menos a Dios. Al fin y al cabo, a esta vida, venimos para buscar libre y voluntariamente una semejanza con Dios, esto es lo que significa la frase de Nuestro Señor: “Sed, pues, perfectos, como perfecto es vuestro Padre celestial”. (Mt 5,48). Es como decirnos, asemejaos a mi Padre, que es la Suma perfección.

 

Para Edward Leen: “El primordial propósito de la creación, fue que la perfección infinita de Dios se pusiera de manifiesto en otros seres que debían de ser reflejo de su existencia y de su belleza. Entre estos seres tenía que haber algunos que fueran imágenes de la vida consciente de Dios, de su vida de conocimiento y amor. La grandeza y la felicidad de los seres inteligentes consiste en la fidelidad con que reflejan las perfecciones de Dios,  en sí mismos”.  Y a esto es a lo que estamos llamados, cuanto más reflejemos las perfecciones divinas, más participaremos de la Luz de amor que es el Señor.

 

Si partimos de la base que nos marca San Juan evangelista, de que la esencia de Dios es el amor y solo el amor (1Jn 4,16), llegaremos a la conclusión de que solo en el ejercicio del amor al Señor, es donde encontraremos la forma de aumentar nuestra perfección a Dios Padre. Creo que la semejanza a Dios hay que buscarla en el amor. Reiteradamente venimos manifestando que el amor lo es todo, que el amor es el gran motor que nos impulsa hacia Dios, y aquí también para explicar este tema de la semejanza hemos de partir del amor.

 

La clave de todo esto, está en una frase de San Juan de la Cruz que dice, que el amor asemeja, textualmente escribe: “La afición que el alma tiene a la criatura iguala al alma con la criatura. Y cuanto más grande es la afición más la iguala y la hace semejante; porque el amor hace semejanza entre lo que ama y lo que es amado... Cuando el alma ama algo que no sea Dios, se incapacita para la unión con Dios y su transformación en Él”.

 

Nuestra semejanza a Dios, debemos de contemplarla desde el punto de vista del espíritu, no de la materia. Nuestra semejanza a Dios es a través de nuestra alma, no de nuestro cuerpo. Nuestras almas son hechas a semejanza de Dios, y con la posibilidad de asemejarse más a Él, en cuanto más le amemos. El amor siempre transforma, el amor goza de una fuerza de transformación que es mayor cuanto más grande sea el amor. El amante busca siempre parecerse al amado. Nosotros en la medida que amemos más a Dios más nos asemejaremos a Él.

 

Santo Tomás de Aquino, dice que: Dios nos ama en la medida en que encuentra su imagen en nosotros. Y en nosotros está la posibilidad de que esa imagen sea cada día más perfecta, y así seremos más amados por Dios. Porque cada vez que Dios contempla un alma que más se le asemeja, se llena de gozo frente a esa alma. Toda alma tiene para el Señor, un valor inconmensurable, en cuanto ella puede llegar a ser, la más semejante a Él. El Señor mira siempre complacido aquellas almas que tienen por objetivo tratar de asemejarse más a Él y para la realización de este objetivo aman con más intensidad, menospreciando todo aquello que no sea el amor al Señor. Es en esta clase de almas donde Dios derrama con más abundancia sus divinas gracias, para que le sea más fácil a esta alma, el camino de la asemejanza con Él a través del ejercicio del amor.

 

Pero si el tema de la semejanza, no fuese suficiente razón, para justificar el valor de un alma a los ojos de Dios, no hemos de olvidar a este respecto, la frase de San Pablo: “¿O no sabéis que vuestro cuerpo es santuario del Espíritu Santo, que está en vosotros y habéis recibido de Dios, y que no os pertenecéis? ¡Habéis sido bien comprados! Glorificad, por tanto, a Dios en vuestro cuerpo”. (1Co 6,19-20). Porque fuimos comprados al precio de la sangre del Cordero, inmolado que es Jesucristo.

 

Mi más cordial saludo lector y el deseo de que Dios te bendiga.

¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 1
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


Tocayo
07/08/2010
Compromiso del Bautismo.
¿No es precisamente el asemejarse a Cristo uno de los compromisos que adquirimos en el bautismo?
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Juan del Carmelo
Juan del Carmelo no es quien dice ser. O mejor dicho, es quien es, pero prefiere presentarse en su alter ego Juan del Carmelo que no es más que un seglar que, a finales de los años 80, experimentó la llamada de Dios y se vinculó al Carmelo Teresiano. Ha publicado libros de espiritualidad como «Mosaico espiritual», «Santidad en el Pontificado», o «En las manos de Dios» Como lo cortés no quita lo valiente es, además, un empresario de éxito. Y nos acompaña, con sencillez y hondura, desde «El blog de Juan del Carmelo».

Juan del Carmelo, es autor, editor y responsable del Blog El Blog de Juan del Carmelo, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
ABRIL 2014

Motivos para darte gracias, Señor

Desear, es tener ya...

Ver con el corazón inmundo

Misericordia con los adúlteros

Nuestro corazón

Grandeza divina, humildad humana

¿Cómo será el cielo?

Sufrimiento del cuerpo, sufrimiento del ama.

¿Me vomitará Dios?

Ignorarte, amarte y entregarse a tu amor

¿Que es la misericordia divina?
MARZO 2014

Amar la voluntad de Dios

Zapatero a tus zapatos

Madre terrenal, Madre espiritual

Control de la imaginación humana

Sobre nuestro desarrollo espirtual

Tener fe, confiad en el Señor y amad su voluntad

Necesidades del cuerpo, necesidades del alma

Casos lagrimógemnos

Goce en el sufrimiento

Encontrar peras en una higuera

Misterio de la Inhabitación Trinitaria

Amor divino, amor humano

Distintas imágenes que tenemos de Dios

Falta de fe en la Verdad

Sobre las dudas de fe

Ver posts de otros meses

FEBRERO 2014 (13 artículos)

ENERO 2014 (16 artículos)

DICIEMBRE 2013 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (15 artículos)

OCTUBRE 2013 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (15 artículos)

AGOSTO 2013 (15 artículos)

JULIO 2013 (16 artículos)

JUNIO 2013 (15 artículos)

MAYO 2013 (15 artículos)

ABRIL 2013 (15 artículos)

MARZO 2013 (16 artículos)

FEBRERO 2013 (14 artículos)

ENERO 2013 (16 artículos)

DICIEMBRE 2012 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (15 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (15 artículos)

AGOSTO 2012 (15 artículos)

JULIO 2012 (16 artículos)

JUNIO 2012 (15 artículos)

MAYO 2012 (15 artículos)

ABRIL 2012 (15 artículos)

MARZO 2012 (16 artículos)

FEBRERO 2012 (14 artículos)

ENERO 2012 (16 artículos)

DICIEMBRE 2011 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (15 artículos)

OCTUBRE 2011 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (15 artículos)

AGOSTO 2011 (15 artículos)

JULIO 2011 (16 artículos)

JUNIO 2011 (15 artículos)

MAYO 2011 (15 artículos)

ABRIL 2011 (15 artículos)

MARZO 2011 (16 artículos)

FEBRERO 2011 (14 artículos)

ENERO 2011 (15 artículos)

DICIEMBRE 2010 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (15 artículos)

OCTUBRE 2010 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (15 artículos)

AGOSTO 2010 (16 artículos)

JULIO 2010 (15 artículos)

JUNIO 2010 (15 artículos)

MAYO 2010 (16 artículos)

ABRIL 2010 (15 artículos)

MARZO 2010 (16 artículos)

FEBRERO 2010 (14 artículos)

ENERO 2010 (15 artículos)

DICIEMBRE 2009 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (15 artículos)

OCTUBRE 2009 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (14 artículos)

AGOSTO 2009 (13 artículos)

JULIO 2009 (14 artículos)

JUNIO 2009 (12 artículos)

MAYO 2009 (7 artículos)

Lo más leído
1 ¿Quién era ese Nicodemo que entierra a Jesús?
2 Dos adolescentes que sobrevivieron al aborto de sus hermanos gemelos: «Un niño nunca es un error»
3 San Juan Pablo II (4)
4 La pascua explicada por niños en un estupendo video
5 Domingo de Pascua: Cristo vive, muéstralo a los demás
6 Del origen y significado de la palabra "evangelio"
7 Detienen a palestino acusado de asesinar soldados españoles
8 Motivos para darte gracias, Señor
9 «Si Cristo no hubiese resucitado, el cristianismo perdería su valor y la Iglesia quedaría sin brío»
10 Juan XXIII, el Papa bueno