Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Viernes, 31 de octubre de 2014 | 20:57 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Actualizado 1 agosto 2010

Servir a los demás, para servir al Señor.

El primer y más importante mandamiento de la ley de Dios, nos dice que hemos de amar a Dios. Pero este mandamiento, con lleva para el que está dispuesto a observarlo, una serie de elementales añadiduras que son corolario del amor a Dios. De estos corolarios el más trascendente e importante es el amor a los demás. El amor a Dios no se agota, solo con amarle a Él, sino que también estamos obligados a no odiar ni desear algún mal a nadie y lo que es más difícil todavía, encima hemos de amarle y para colmo hemos de servirle, si es que de verdad amamos al Señor, o queremos demostrar que le amamos.

 

Hace años fui por primera vez a uno de los dos Monasterios Jerónimos que hay en España, visita esta que repetí luego más de una vez y en la celda que se me asignó, encontré una nota del prior del monasterio que me daba la bienvenida y terminaba agradeciéndome la posibilidad que le daba a los frailes jerónimos, de poder servir al Señor, sirviéndome a mí. Aquella nota me impactó tremendamente y aún hoy en día sigo reflexionando sobre ella.

 

El primer mandamiento de la Ley de Dios es el de amarle a Él, pero esto no es suficiente porque el amar al prójimo forma parte del amor a Dios. No es posible amar a Dios sin amar al prójimo. El amante siempre ama todo lo relacionado con su amor y en este caso el amor de su amado Creador es el prójimo. Desde luego que  a todos, nos es mucho más fácil amar al Señor que nunca nos está chinchando, que amar al prójimo cuyas flaquezas y chinchorrerías estamos siempre soportando. Hay un refrán español que dice: Quién quiere la col quiere las hojas de alrededor. Y las hojas de alrededor es nuestro prójimo.

 

Las referencias evangélicas del amor al prójimo, son varias. Así la más llamativa, no dice: "Habéis oído que fue dicho: Amaras a tu prójimo y aborrecerás a tus enemigos. Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos y orad por los que os persiguen, para que seáis hijos de vuestro Padre, que está en los cielos, que hace salir el sol sobre malos y buenos y llueve sobre justos e injustos. Pues si amáis a los que os aman, ¿qué mérito tendréis? ¿No hacen eso también los publicanos? Y si saludáis solamente a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen eso también los gentiles?” (Mt 5,43-46).  Otra referencia importante nos dice: “Un precepto nuevo os doy: que os améis los unos a los otros; como yo os he amado, así que también amaos mutuamente. En esto conocerán todos que sois mis discípulos: si tenéis amor unos a otros” (Jn 13,34-35).

 

En el epistolario de los apóstoles, esencialmente en el de San Juan, que es el discípulo del amor,  podemos leer: “Carísimos amémonos los unos a los otros, porque la caridad procede de Dios, y todo el que ama es nacido de Dios y a Dios conoce. El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es Amor” (1Jn 4,7-8). Y asimismo también: “Si alguno dice: Amo a Dios, y aborrece a su hermano, es un mentiroso; pues quien no ama a su hermano, a quien ve, no puede amar a Dios a quien no ve. Y hemos recibido de él este mandamiento: quien ama a Dios, ame también a su hermano” (1Jn 4,20-21).

 

El tema está muy claro, es imposible amar a Dios si no amamos todo lo que de sus manos sale y esencialmente nuestros hermanos. Escribo estas palabras y me viene a la mente la idea de los ecologistas, que por un camino equivocado y sin reconocer a Dios, aman lo que de sus manos florece. El amor tal como nos indican los tratadistas y esencialmente el mejor de todos, San Juan de la Cruz, es esencialmente expansivo, y este sentido expansionista del amor de Dios es la razón de nuestra existencia. Y si el amor tiende siempre a expansionarse, este amor de verdad nos obligará siempre a demostrar nuestro amor a nuestro prójimo, que al igual que nosotros, ha sido creado por nuestro único amor que es el Señor.

 

Pero este tema, no se agota con el examen del concepto amor, porque el amor dentro del sentido expansionista que le caracteriza, está unido al concepto del tema del servicio. El que de verdad ama tiene siempre la necesidad de hacer patente la existencia de su amor sirviendo a su amado. Podríamos afirmar que amar es servir, el que ama sirve siempre al amado. La caída de Lucifer y sus acólitos fue realizada al grito de “non serviant”, no serviremos al Señor, que es tanto como decir: no amo al Señor. Amar de verdad al Señor, con lleva siempre el deseo de servirle absolutamente en todo. El que ama al Señor, en todo momento se está preguntando: ¿Lo que estoy haciendo, es lo que Dios quiere que yo haga en este momento?

 

Y si amar es servir, habríamos de preguntarnos ¿Estoy yo sirviendo siempre a mi prójimo? Pocos son los que podrían salir victoriosos de una repuesta afirmativa a esta pregunta. En las relaciones humanas, a la mayoría de nosotros, la mala uva nos aflora constantemente y lo peor es que encima no nos damos cuenta y hasta nos jactamos de lo inteligentes que hemos sido en nuestras maniobras comerciales o relacionales. Hablamos con ligereza de los demás, cuando bajo el mando de informar a todo el mundo, nos hinchamos de poner verde a nuestro prójimo. Anteponemos nuestro orgullo a nuestro amor al prójimo y muchas veces consideramos a los demás como unos macarras que nos están jorobando, o unos hijos de su madre, como creemos que son los políticos que nos están rompiendo nuestros esquemas. Seamos conscientes de que el Señor, también ama a los mantenedores e impulsores del crimen del aborto. Nosotros podemos odiar estas conductas, pero jamás a las personas que las impulsan. Nunca hemos de identificar, conducta y persona y meter todo en el saco de nuestra acritud.

 

Amar a Dios de por sí, no es tan fácil como de entrada podamos pensar, pues un amor entregado a Él, es algo complicado y difícil de llevar a cabo  con perfección y desde luego es imposible conseguirlo sin su ayuda, pues claramente nos lo advirtió: “Yo soy la vid. Vosotros los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto, porque sin mí no podéis hacer nada” (Jn 15,5). Pero si difícil es amar debidamente a Dios, el amar a los demás el amor al prójimo y el servirle debidamente esto es para nosotros una hazaña de titanes.

 

Desde luego que es duro amar y servir a la clase política que nos gobierna, pero esto es lo que Dios quiere, porque podemos odiar sus conductas, pero nunca sus personas que  han sido creadas por el Señor, que es nuestro amor y Él, aunque nos parezca mentira, también ama a estas personas. Vete a saber, lo que hubiésemos sido cada uno de nosotros, que tanto nos jactamos de nuestro inquebrantable amor a Dios, si Él hubiese dispuesto para nosotros una educación y un entorno similar al que estas personas, han tenido. Tenemos que acordarnos de los primeros cristianos, que a pesar de que los emperadores romanos los crucificaban y los enviaban al circo para ser devorados por las fieras, eran fieles a su autoridad y rezaban por ellos. Y que yo sepa, por ahora a nadie nos han echado todavía a los leones, aunque si las cosas siguen así, todo se  andará.

 

Concluyendo debemos de tener muy claro, que si amamos y en consecuencia servimos a los demás, sea quien sea, nos caiga gordo o bien, siempre estaremos amando al Señor.

 

Mi más cordial saludo lector y el deseo de que Dios te bendiga.

¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Juan del Carmelo
Juan del Carmelo no es quien dice ser. O mejor dicho, es quien es, pero prefiere presentarse en su alter ego Juan del Carmelo que no es más que un seglar que, a finales de los años 80, experimentó la llamada de Dios y se vinculó al Carmelo Teresiano. Ha publicado libros de espiritualidad como «Mosaico espiritual», «Santidad en el Pontificado», o «En las manos de Dios» Como lo cortés no quita lo valiente es, además, un empresario de éxito. Y nos acompaña, con sencillez y hondura, desde «El blog de Juan del Carmelo».

Juan del Carmelo, es autor, editor y responsable del Blog El Blog de Juan del Carmelo, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
AGOSTO 2010

Teresa de Calcuta

¿Somos avariciosos?

¿Cual es la esencia del alma femenina?

Experiencias en libros de caracter espiritual

Meditación imaginativa.

Yo perdono, pero no olvido

Hospital celestial de almas

Contacto físico afectivo

¿Quién salará la sal?

De la Meditación.

Ser y estar o tener

Farmacia celestial

¿Comprendemos a Dios?

¿Sucedió en el Thabor?

¿Como somos semejantes a Dios?

Servir a los demás, para servir al Señor.

Ver posts de otros meses

OCTUBRE 2014 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (15 artículos)

AGOSTO 2014 (16 artículos)

JULIO 2014 (15 artículos)

JUNIO 2014 (15 artículos)

MAYO 2014 (16 artículos)

ABRIL 2014 (15 artículos)

MARZO 2014 (15 artículos)

FEBRERO 2014 (14 artículos)

ENERO 2014 (16 artículos)

DICIEMBRE 2013 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (15 artículos)

OCTUBRE 2013 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (15 artículos)

AGOSTO 2013 (15 artículos)

JULIO 2013 (16 artículos)

JUNIO 2013 (15 artículos)

MAYO 2013 (15 artículos)

ABRIL 2013 (15 artículos)

MARZO 2013 (16 artículos)

FEBRERO 2013 (14 artículos)

ENERO 2013 (16 artículos)

DICIEMBRE 2012 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (15 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (15 artículos)

AGOSTO 2012 (15 artículos)

JULIO 2012 (16 artículos)

JUNIO 2012 (15 artículos)

MAYO 2012 (15 artículos)

ABRIL 2012 (15 artículos)

MARZO 2012 (16 artículos)

FEBRERO 2012 (14 artículos)

ENERO 2012 (16 artículos)

DICIEMBRE 2011 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (15 artículos)

OCTUBRE 2011 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (15 artículos)

AGOSTO 2011 (15 artículos)

JULIO 2011 (16 artículos)

JUNIO 2011 (15 artículos)

MAYO 2011 (15 artículos)

ABRIL 2011 (15 artículos)

MARZO 2011 (16 artículos)

FEBRERO 2011 (14 artículos)

ENERO 2011 (15 artículos)

DICIEMBRE 2010 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (15 artículos)

OCTUBRE 2010 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (15 artículos)

AGOSTO 2010 (16 artículos)

JULIO 2010 (15 artículos)

JUNIO 2010 (15 artículos)

MAYO 2010 (16 artículos)

ABRIL 2010 (15 artículos)

MARZO 2010 (16 artículos)

FEBRERO 2010 (14 artículos)

ENERO 2010 (15 artículos)

DICIEMBRE 2009 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (15 artículos)

OCTUBRE 2009 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (14 artículos)

AGOSTO 2009 (13 artículos)

JULIO 2009 (14 artículos)

JUNIO 2009 (12 artículos)

MAYO 2009 (7 artículos)

Lo más leído
1 Entró en una secta satánica en Colombia y presenció sacrificios humanos en Halloween: hoy lo cuenta
2 17 películas que tratan el aborto: ninguna agota el tema y hasta las pro-aborto muestran su sordidez
3 El cardenal Burke y el activista gay
4 Amor verdadero en el matrimonio
5 ¿Quién creó el bulo de que la Iglesia proclamaba una tierra plana? Un historiador ¡y un novelista!
6 «Estado Islámico ha mandado a los cristianos una carta como "última advertencia" para que se vayan»
7 Termómetro de persecución religiosa del mes de octubre
8 «Misión», un juego de tablero sobre liderazgo y evangelización, con grandes figuras jesuitas
9 La primavera española
10 El diablo existe, dice Francisco: anima a combatirlo con el escudo de la fe y el cinto de la verdad