Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Lunes, 26 de junio de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Vida y familia
Wendy Savage es asesora ética del colegio británico de médicos

Abortar niñas por selección de sexo no es discriminación de género: palabra de abortera feminista

Abortar niñas por selección de sexo no es discriminación de género: palabra de abortera feminista
La doctora y abortera Wendy Savage defiende, como feminista, el aborto selectivo aunque suponga la eliminación preferentemente de niñas.

ReL

17 abril 2017

En mayo de 2015 un caso causó estupor en Vietnam y en todo el mundo: una mujer había abortado 18 veces porque su marido quería un varón y siempre venían niñas. Dieciocho mujeres asesinadas para que viva un hombre. ¿Violencia de género? No: "Mi cuerpo es mío". Las feministas se ven obligadas a callar y aceptar las consecuencias de considerar el aborto un derecho de la mujer.

El caso de esa madre vietnamita es sin duda un caso extremo, pero a otra escala esa situación es muy común: todas las estadísticas que existen al respecto señalan que, cuando el sexo es un factor para el aborto, las más perjudicadas son siempre las niñas. Lo cual para algunas feministas y aborteras no es ningún problema, como recoge Benedetta Frigerio en La Nuova Bussola Quotidiana:

Se prefiere a los varones sobre las mujeres, que a menudo son abortadas precisamente a causa de su sexo. Lo ha admitido también la doctora Wendy Savage, que no sólo ha llevado a cabo diez mil asesinatos de niños en el vientre de su madre, sino que también es miembro de la comisión ética de la British Medical Association [Asociación Británica de Médicos] y sostiene la licitud de la selección de fetos.


Según la feminista y abortera Wendy Savage, "la selección de sexo no es discriminación de género porque ese término solo sirve para personas vivas; el feto es una vida humana potencial, no es una vida  humana real, hay que concentrarse en los derechos de las mujeres".

Es bien sabido, como admite la feminista Savage en una entrevista concedida al Daily Mail, que para evitar los abortos de las niñas muchos hospitales ingleses comunican el sexo del pequeño sólo cuando el embarazo ya está muy avanzado, o en el momento del parto. De hecho, el aumento del aborto selectivo, sobre todo en las comunidades inmigrantes de Asia, llevó en 2012 a la denuncia de varios médicos, que quedaron impunes. Sin embargo, este hecho hizo que el gobierno iniciara una investigación, cuyos datos fueron publicados en 2014: faltaban entre 1.400 y 4.700 niñas entre la población inmigrante.
 
Savage ha admitido que "es su cuerpo [de la mujer] y es su feto" y, por lo tanto, "si una mujer no quiere un feto de un sexo (…), obligarla a seguir con el embarazo no es un bien para el probable niño y tampoco para su salud mental [de la mujer]". Asombra que nadie se haya atrevido a pedir la dimisión de la feminista, que habría sido expulsada de cualquier comité ético occidental si se hubiera atrevido a hablar del aborto como de un asesinato.

Pero lo que debería hacer reflexionar, sobre todo, es que esto suceda en la emancipada patria de las sufragistas, las primeras feministas que surgieron como movimiento en Gran Bretaña en 1872, y que pasaron del derecho al voto a la reivindicación de su autonomía e igualdad en todo y por todo con el hombre, motivo por el cual debían poder vivir, trabajar y obtener cualquier rol social concedido hasta ese momento sólo a los varones.
 
¿Cómo es posible que las feministas modernas defiendan que se aborte a las niñas y -por qué no-, el vientre de alquiler como decisión consciente, y no económicamente condicionada, de una mujer? La respuesta está en la coherencia con la premisa de su pensamiento, según el cual "el útero es mío y lo gestiono yo", aunque sea a costa de acabar con otra vida. Efectivamente, si la libertad de elección de la mujer, prescindiendo de su bondad, es un absoluto (como lo es para la teoría feminista) que va en contra también de la libertad de otro de vivir, ¿dónde está el límite? Es evidente que el límite no existe, porque si es justo matar a un hijo porque no lo quiero, debe serlo también la eliminación de una mujer si no me gusta.

Y con mayor razón entonces debería ser lícita la fabricación artificial de un hijo, parirlo para luego entregarlo, tal vez a dos hombres que pretenden tenerlo, si así lo deseo. Tal como ha declarado una verdadera feminista como la presidenta de la Cámara de Diputados italiana, Laura Boldrini, el feminismo no es más que el primado de los fuertes sobre los débiles.


Laura Boldrini, presidenta de la Cámara de Diputados italiana y feminista que ha intentado obligar a los diputados a hablar según el lenguaje inclusivo, se muestra contraria a los vientres de alquiler por lo que suponen de explotación de mujeres pobres. Pero, si "su cuerpo es suyo", ¿por qué no rentabilizarlo?

Efectivamente, al surgir de una rebelión hacia cualquier tipo de autoridad o ley natural objetiva, la mujer sin límites está destinada a someter a todo el que sea más débil, incluida otra mujer con menos poder que ella (y que en este caso es una niña que es abortada, o una mujer que es utilizada como incubadora y parturienta para realizar las quimeras de otros). Así, y siempre por el mismo motivo, las feministas que querían gestionar su cuerpo, que no querían ser madres sino asumir papeles masculinos, han obligado a todas las otras mujeres a vivir en sociedades que tal vez las apoyan como directivas, pero no como madres. Y que las consideran meros objetos sexuales, haciendo que el hombre no sienta responsabilidad hacia ellas y, menos aún, hacia sus hijos. Porque, efectivamente, "el útero es mío y lo gestiono yo”.
 
Traducción de Helena Faccia Serrano (diócesis de Alcalá de Henares).
Religión en Libertad existe gracias a tu ayuda
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
5 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

MH
18/04/2017
....
... la postura de esta feminista aunque malvada es coherente con la idea de derecho sobre el feto, porque si en teoría no es un ser humano no importa la causa por la que se le elimina.
MH
18/04/2017
....
...si se gesta en el vientre de una mujer sólo puede ser de la especie humana. En el caso de los abortos por selección de sexo se pone esto en evidencia, sino fuesen seres vivos no se podría saber qué sexo tienen y ocurre lo mismo con los abortos por síndrome down.

Nos preguntamos que dirían si una causa de aborto fuese por ejemplo la tendencia a la homosexualidad del feto, si se pudiera saber, también lo defenderían como un derecho absoluto sobre el cuerpo de la mujer?
MH
18/04/2017
....
´´el feto es una vida humana potencial, no es una vida humana real, hay que concentrarse en los derechos de las mujeres´´.

Esta es una muestra de adaptar la realidad a lo que se quiere que sea, en lugar de reconocer la realidad (el llamado conocimiento) y adaptarnos a una verdad. Es como una especie de seudo-razón. No creo que desde el punto de vista científico exista lo de vida humana potencial, ó es vida ó no lo es, y si se gesta en el vientre de una mujer sólo puede ser de la especi
jesus lorenzo cuervo
17/04/2017
comparen.
Comparen Ustedes la cara de la sujetA (sí, con A, porque aunque fea es una tía) con la cara de la Hermana Clare en la noticia siguiente. Como la bruja y caperucita. El refranero Español es sabio: la cara es el espejo del alma.
Marta
17/04/2017
Ya nada nos asombra.
No les importa nada, en algunos lugares ni siquiera se molestan en discutir si el no nacido es humano o no (bien saben que lo es), siguen opinando que el derecho de la mujer prevalece sobre cualquier otro, incluso al de la vida. También está ya en vigor en algunos países la matanza de bebés ya nacidos, si no resultan tan sanos como se esperaba. Luego van a ciertos países en los que la mujer es considerada menos que un animal, y no dicen mi pío, a cubrirse de pies a cabeza.

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS